Mu­sa de la mo­da: el se­llo del buen gus­to

Su es­ti­lo per­so­nal fue úni­co. Ha si­do re­fe­ren­te aún mu­chos años des­pués de su des­apa­ri­ción fí­si­ca. Emu­la­do en mu­chas oca­sio­nes por gran­des fi­gu­ras, su ima­gen siem­pre fue ele­gan­te, fres­ca y bien pues­ta.

Ritmo Platinum - - Icono -

Ma­dre de cua­tro hi­jos, po­cas mu­je­res han al­can­za­do el icó­ni­co es­ta­tus de es­ti­lo de Jackie, una au­tén­ti­ca dei­dad den­tro del mun­do de la mo­da. Jac­que­li­ne Lee Bou­vier na­ció el 28 de ju­lio de 1929, en Sout­ham­pton, Nue­va York. A la edad de 1 año su ma­dre le com­pró un ca­ba­llo, y a los 11 años de edad es­ta­ba ga­nan­do nu­me­ro­sos cam­peo­na­tos. En 1951 em­pe­zó su 1er. tra­ba­jó co­mo fo­tó­gra­fa y columnista del Was­hing­ton Ti­mes-He­rald news­pa­per, cu­brien­do even­tos de su­ma im­por­tan­cia. Cur­san­do su tra­ba­jo co­mo pe­rio­dis­ta, co­no­ció al que más tar­de se­ría su es­po­so y el 35to. presidente de los Es­ta­dos Uni­dos, Jhon F. Ken­nedy. Sir­vió de tan­ta in­fluen­cia y re­co­no­ci­mien­to a mi­llo­nes de per­so­nas no so­lo por ser la pri­me­ra da­ma, sino tam­bién por su for­ma de ves­tir, y el es­ti­lo sen­ci­llo que lle­va­ba en to­do mo­men­to. Mar­có la lí­nea y abrió puer­tas a que las per­so­nas re­co­no­cie­ran lo bo­ni­to que po­día lle­gar a ves­tir una pri­me­ra da­ma, sin po­ner mu­cho tra­ba­jo. Su es­ti­lo y for­ma de ves­tir que la re­pre­sen­ta­ba en to­do mo­men­to, to­mó los gran­des triun­fos de pren­das, cor­tes y co­lo­res, gra­cias a sus gran­des som­bre­ros y ga­fas de sol, pa­ñue­los cor­tos, co­lo­res pas­te­les, es­tam­pa­dos sencillos, y sus guan­tes blan­cos, pe­ro ade­más, a di­fe­ren­cia de las demás, su preo­cu­pa­ción por re­pe­tir ves­ti­dos, des­ta­car co­lo­res e in­no­var pei­na­dos, era mí­ni­ma.

Es por es­to que se con­vir­tió en un sím­bo­lo pa­ra las mu­je­res del mun­do, dan­do a re­co­no­cer su es­ti­lo, es­pe­cial­men­te en la épo­ca de los se­sen­ta y los se­ten­ta. Lo im­pac­tan­te de su ma­ne­ra de ves­tir, fue que no era al­go mo­men­tá­neo, sino al­go que ella lle­va­ba siem­pre. Asi­mis­mo te­nía una ele­gan­cia sen­ci­lla, fá­cil y de­li­ca­da, que se sus­ten­ta­ba en sie­te co­sas:

Som­bre­ros

Gran­des Ga­fas

Per­las

Bu­fan­da de Se­da

Los sim­ples, pe­ro ele­gan­tes la­zos

Bol­sos pe­que­ños

Prin­cess Coat (Abri­go de Reale­za)

Su es­ti­lo con los tra­jes de Cha­nel, las ca­mi­se­tas ma­ri­ne­ras pa­ra el ve­rano y sus mí­ti­cas ga­fas de sol, son un ejem­plo pa­ra to­das no­so­tras. Looks que no pa­san de mo­da y que ca­da tem­po­ra­da las di­fe­ren­tes fir­mas in­tro­du­cen en sus co­lec­cio­nes, pren­das que nos re­cuer­dan al es­ti­lo se­sen­te­ro que tan ele­gan­te­men­te lu­cía ella. Jackie apos­ta­ba prin­ci­pal­men­te por los to­nos dis­cre­tos, co­lo­res pas­tel co­mo el rosa, azul, cru­dos, ama­ri­llo y al­gún to­que de color con pren­das en ro­jo. Y las pie­zas eran sen­ci­llas, aus­te­ras y sin de­ta­lles, pe­ro ca­da look, a pe­sar de esa sen­ci­llez, de­cía mu­cho de su es­ti­lo, y muy po­si­ti­vo. Co­mo com­ple­men­tos, sus pre­fe­ri­dos eran los co­lla­res de per­las y los som­bre­ros pill box.

No so­lo Jackie fue pro­fun­da­men­te ama­da y ado­ra­da, sino que su­po mar­car su lí­nea de pri­me­ra da­ma con to­da la ele­gan­cia po­si­ble. Es por es­to que dé­ca­das más tar­de de su tiem­po en la Ca­sa Blan­ca, se­gui­mos

Dé­ca­das más tar­de de su tiem­po en la Ca­sa Blan­ca, se­gui­mos va­lo­ran­do su fi­gu­ra, sus formas de ves­tir que no re­que­rían de mu­cho tiem­po y el sin­nú­me­ro de ar­ticu­los que ella te­nía, que hoy en día se­gui­mos uti­li­zan­do.

va­lo­ran­do su fi­gu­ra, sus formas de ves­tir que no re­que­rían de mu­cho tiem­po y el sin­nú­me­ro de ar­tícu­los que ella te­nía, que hoy en día se­gui­mos uti­li­zan­do.

Me­la­nia Trump, es­po­sa del ac­tual presidente de los Es­ta­dos Uni­dos, uti­li­zó un mo­de­lo azul pas­tel, en la to­ma de po­se­sión de su es­po­so, ins­pi­ra­do en el es­ti­lo sen­ci­llo, pe­ro ele­gan­te que Jackie siem­pre lle­va­ba. Más de me­dio si­glo des­pués de aque­llo, y a los 22 años de su muer­te, la viu­da de JFK si­gue sien­do una in­fluen­cia in­dis­cu­ti­ble en la mo­da, y un re­fe­ren­te ob­vio pa­ra sus su­ce­so­ras, y no so­lo en EE. UU. Cuan­do en 2008 Car­la Bru­ni reali­zó su pri­me­ra vi­si­ta de Es­ta­do co­mo ma­da­me Sar­kozy a Reino Uni­do, sus gui­ños a Jackie, som­bre­ro pill­box in­clui­do, de­ja­ron muy cla­ro en qué es­pe­jo se es­ta­ba mi­ran­do. Esta nue­va re­vi­sión del le­ga­do de Jackie, coin­ci­de con el es­treno de una es­pe­ra­da pe­lí­cu­la cen­tra­da en su fi­gu­ra. Jackie, di­ri­gi­da por el ci­neas­ta chi­leno Pa­blo La­rraín y pro­ta­go­ni­za­da por Na­ta­lie Port­man, que op­tó al Os­car, se cen­tra en los días in­me­dia­ta­men­te pos­te­rio­res al ase­si­na­to de Ken­nedy. La di­se­ña­do­ra

de ves­tua­rio Ma­de­li­ne Fon­tai­ne, tam­bién no­mi­na­da al Os­car por su tra­ba­jo en el fil­me, tu­vo que re­vi­si­tar es­ti­lis­mos tan icó­ni­cos co­mo el tra­je rosa de Cha­nel que que­dó aso­cia­do pa­ra siem­pre en la me­mo­ria colectiva con el mag­ni­ci­dio de Da­llas. “Ma­de­li­ne hi­zo un tra­ba­jo in­creí­ble, re­crean­do el ves­tua­rio con el que to­dos he­mos vis­to a Jackie”, afir­ma la ac­triz en las no­tas de pro­duc­ción del lar­go­me­tra­je. “Jackie apre­cia­ba mu­cho la be­lle­za. Co­men­cé a ver su ar­ma­rio co­mo par­te de la fa­cha­da de la que se ro­dea­ba. Era una par­te de có­mo que­ría ser vis­ta, pe­ro ella era mu­cho más que su ro­pa”.

Me­la­nia Trump, que no ocul­ta su ad­mi­ra­ción por Jackie, tam­bién pa­re­ce que­rer se­guir su ejem­plo a la ho­ra de ele­gir un di­se­ña­dor de ca­be­ce­ra que, ade­más, la ase­so­re en cues­tio­nes de es­ti­lis­mo. Du­ran­te su pa­so por la Ca­sa Blan­ca, el de Jackie fue Oleg Cas­si­ni y to­do apun­ta a que la nue­va pri­me­ra da­ma es­ta­dou­ni­den­se ha en­con­tra­do el su­yo en Her­vé Pie­rre, que, al igual que Cas­si­ni, es franco-es­ta­dou­ni­den­se.

Por otro la­do te­ne­mos al di­se­ña­dor fran­cés Ge­rard Da­rel, con su co­lec­ción “In the Skin of an Icon”, el cual ba­só su pro­pues­ta en lo úl­ti­mo de Ken­nedy Onas­sis po­sCa­sa Blan­ca. Era es­ti­lo de ca­lle, el cual in­cluía t-shirts, abri­gos y len­tes gran­des. Ade­más in­clu­ye pan­ta­lo­nes al­tos color navy, y tam­bién ts­hirts con el nom­bre “Jackie”, es­cri­to en ellos por el ar­te afri­cano, tras ser ani­ma­do por An­dré De­rain a vi­si­tar el Mu­seo de Et­no­gra­fía en el Pa­la­cio de Tro­ca­de­ro de Pa­rís. Cha­nel, Gi­venchy, Dior... Jackie Ken­nedy tu­vo ac­ce­so a to­dos los gran­des nom­bres de la al­ta cos­tu­ra, y la fir­ma Guc­ci in­clu­so re­bau­ti­zó un bol­so en su ho­nor. Pe­ro, su di­se­ña­dor de ca­be­ce­ra, co­mo he­mos di­cho, era Oleg Cas­si­ni, quien la vis­tió en sus even­tos más im­por­tan­tes. Él pu­so de mo­da los ves­ti­dos de cin­tu­ra ajus­ta­da, fal­da li­ge­ra­men­te de vue­lo y sin man­gas, un di­se­ño que per­du­ra has­ta nues­tros días. Reali­zó na­da más y na­da me­nos que 300 pren­das pa­ra la pri­me­ra da­ma. Co­mo curiosidad, y ca­sua­li­da­des de la vi­da, el di­se­ña­dor fue no­vio de Gra­ce Kelly. RP

La ac­tual pri­me­ra da­ma de los Es­ta­dos Uni­dos, Me­la­nia Trump, eli­gió un pre­cio­so atuen­do que mu­chos ca­ta­lo­ga­ron co­mo muy pa­re­ci­do al es­ti­lo Jackie Ken­nedy, no so­lo por el color, sino tam­bién por el cor­te clá­si­co y ele­gan­te que la dis­tin­guía.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.