“Un Ve­rano Es­pe­cial” El dia­rio de viajes de Jackie y Lee

En 1951, las her­ma­nas Bou­vier se em­bar­ca­ron en un pla­cen­te­ro via­je eu­ro­peo. El dia­rio de viajes, es­cri­to e ilus­tra­do por es­tas crea­ti­vas jó­ve­nes, es un te­so­ro pa­ra la pos­te­ri­dad.

Ritmo Platinum - - Icono -

En 1951, Jac­que­li­ne Ken­nedy, a sus 22 años, ha­bía pa­sa­do un año es­tu­dian­do en Fran­cia. Su her­ma­na me­nor, Lee, te­nía 18 años y an­sia­ba unir­se a ella por­que “es­ta­ba lle­na de curiosidad y an­sia­ba ver to­do lo que Jackie le ha­bía es­ta­do des­cri­bien­do en sus car­tas”. Su ma­dre se en­con­tra­ba ex­tre­ma­da­men­te apren­si­va so­bre de­jar a sus hi­jas ir so­las a esta aven­tu­ra, que to­ma­ría más de tres me­ses, pe­ro ac­ce­dió tras un pe­río­do de ar­dua per­sua­sión. Jackie se com­pro­me­tió a cui­dar a su her­ma­na me­nor y las jó­ve­nes Bou­vier se en­con­tra­ron en li­ber­tad de sa­lir a co­no­cer.

“One Spe­cial Sum­mer” o “Un ve­rano es­pe­cial” es el dia­rio de es­te via­je, crea­do co­mo un re­ga­lo de agra­de­ci­mien­to a su ma­dre y pa­dras­tro por per­mi­tir­les des­pe­gar en tal aven­tu­ra. Sa­bien­do que su ma­dre (co­mo la ma­yo­ría de las ma­dres) apre­cia­ría al­go que ha­bían crea­do a mano so­bre cual­quier co­sa que le pu­die­ron ha­ber com­pra­do, las her­ma­nas di­vi­die­ron el tra­ba­jo de re­gis­trar el via­je, Jackie su­per­vi­só to­das las in­ter­pre­ta­cio­nes ar­tís­ti­cas, las poesía y las par­tes de Ro­ma y Es­pa­ña. Mien­tras tan­to, Lee es­cri­bió las des­crip­cio­nes pa­ra la ma­yo­ría de sus aven­tu­ras. El resultado com­bi­na­do es un re­cuen­to en­can­ta­dor que lee co­mo un cuen­to de­dos jó­ve­nes vi­vien­do la ex­pe­rien­cia de via­jar al ex­tran­je­ro jun­tas. Lee es­cri­be en la in­tro­duc­ción: “No po­día ima­gi­nar na­da que pu­die­ra ser más di­ver­ti­do que un via­je con Jackie, ya que am­bas com­par­ti­mos el mis­mo sen­ti­do de lo di­ver­ti­do y de lo ri­dícu­lo. Hi­ci­mos es­te li­bro en un es­ta­do de alegría y ri­sa, que fue nues­tro es­ta­do de áni­mo du­ran­te to­do el via­je”. Es in­creí­ble­men­te tierno ver la for­ma en la que Jackie cap­ta lo pe­que­ña que se sen­tía a ve­ces, es­pe­cial­men­te en las ilus­tra­cio­nes, cuan­do se en­fren­ta a fi­gu­ras de au­to­ri­dad y lo re­fle­ja en el con­tras­te del ta­ma­ño, en­tre los di­bu­jos de las au­to­ri­da­des y de las re­pre­sen­ta­cio­nes de las her­ma­nas.

Por ejem­plo, en una oca­sión te­nían un com­pro­mi­so ofi­cial pa­ra re­unir­se con el em­ba­ja­dor de Es­ta­dos Uni­dos en Es­pa­ña, la ilus­tra­ción le pin­ta casi dos ve­ces más gran­de que los di­bu­jos de las di­ver­ti­das her­ma­nas. El li­bri­llo de­mues­tra tam­bién co­mo las sen­ci­llas ilus­tra­cio­nes pue­den ser mu­cho más ex­pre­si­vas que las palabras es­cri­tas.

El li­bro se im­pri­mió en una pri­me­ra edi­ción li­mi­ta­da, pues la idea no era ha­cer un vo­lu­men co­mer­cial, sino un re­cuer­do pa­ra fa­mi­lia­res y ami­gos. De esta me­mo­ria es­cri­ta exis­ten so­lo qui­nien­tos ejem­pla­res de la pri­me­ra edi­ción, to­dos fir­ma­dos por las her­ma­nas.

Com­ple­ta­men­te ela­bo­ra­do por las dos jó­ve­nes, e ilus­tra­do prin­ci­pal­men­te por Jackie, que era una ca­ri­ca­tu­ris­ta ex­per­ta. El li­bro lo­gra trans­mi­tir una inocen­cia casi in­fan­til, el pla­cer de es­tar jun­tas y de dis­fru­tar de la li­ber­tad de via­jar al ex­te­rior so­las por pri­me­ra vez.

En me­nos de diez años, Jackie se­ría la pri­me­ra da­ma de los Es­ta­dos Uni­dos y en­can­ta­ría a Pa­rís en una vi­si­ta de es­ta­do ofi­cial con el presidente, y Lee es­ta­ría ca­sa­da con Sta­nis­law Rad­zi­will.

Lo que ha­ce a es­te li­bro tan sig­ni­fi­ca­ti­vo es que fue pu­bli­ca­do en su se­gun­da edi­ción sin ser re­edi­ta­do, re­su­mien­do el pri­mer via­je de las her­ma­nas jun­tas, en un te­so­ro de pa­pel pa­ra la pos­te­ri­dad.

Al re­des­cu­brir es­te ma­nus­cri­to en 1974, las her­ma­nas de­ci­die­ron pu­bli­car­lo, sin una pa­la­bra ni un tra­zo de plu­ma cam­bia­do, pe­ro in­clu­yen­do fo­to­gra­fías y co­pias de te­le­gra­mas. Am­bas her­ma­nas fir­ma­ron el li­bro con sus nom­bres de sol­te­ra, al­go que ra­ra­men­te ha­cían des­pués de sus ma­tri­mo­nios.

Lo que ha­ce a es­te li­bro tan sig­ni­fi­ca­ti­vo es que fue pu­bli­ca­do en su se­gun­da edi­ción sin ser re­edi­ta­do, re­su­mien­do el pri­mer via­je de las her­ma­nas jun­tas, en un te­so­ro de pa­pel pa­ra la pos­te­ri­dad.

”Y aquí es­tá, tal co­mo lo hi­ci­mos en 1951, sin una pa­la­bra o una plu­ma cam­bia­da”.

El li­bro do­cu­men­tó tres me­ses en las vidas de dos mu­je­res jó­ve­nes apa­ga­do en una aven­tu­ra enor­me. Su experiencias son no­ve­do­sas, y tie­nen un tono jo­vial,

pues es­cri­bían pa­ra los ojos de su ma­dre y desea­ban so­bre to­do trans­mi­tir­le la fe­li­ci­dad que les cau­sa­ba ha­ber po­di­do ha­cer es­te via­je jun­tas y sin la cen­su­ra que qui­zás hu­bie­ra co­lo­rea­do sus palabras si el pro­pó­si­to hu­bie­ra si­do otro.

La es­cri­tu­ra no es per­fec­ta. Hay poe­sías que pro­ba­ble­men­te no le ha­brían mos­tra­do a na­die más. Sus ob­ser­va­cio­nes son a ve­ces im­pru­den­te­men­te agu­das y crí­ti­cas, y tal vez inad­ver­ti­da­men­te hu­mo­rís­ti­cas, co­mo es ca­rac­te­rís­ti­co de la ado­les­cen­cia y el prin­ci­pio de los años vein­te.

Se no­ta que las vo­ces pro­vie­nen de mu­je­res jó­ve­nes con di­ne­ro a su dis­po­si­ción, y co­ne­xio­nes fa­mi­lia­res pa­ra apo­yar­las y ofre­cer experiencias so­cia­les a las que otros via­je­ros no hu­bie­ran po­di­do ac­ce­der, por ejem­plo, un co­che de Hill­man Minx les aguar­da­ba a su lle­ga­da a In­gla­te­rra. Jackie ha­bla­ba fran­cés, es­tu­dia­ba mu­cho, vi­si­ta­ba mu­seos y mo­nu­men­tos, y asis­tía a con­cier­tos y fies­tas con nue­vos ami­gos y du­ran­te su es­ta­día so­cial en Eu­ro­pa, es­to fue de la mis­ma ma­ne­ra. Ha­ber vi­vi­do en Fran­cia por un año pre­vio al via­je, le ayu­dó a con­so­li­dar sus con­tac­tos, al­gu­nos que le que­da­rían pa­ra el res­to de su vi­da.

Las ilus­tra­cio­nes de Jackie mues­tran a las her­ma­nas di­fe­ren­tes es­ce­na­rios so­cia­les, en­tre ellos, en un con­cier­to en Pa­rís y en un bai­le en Es­pa­ña.

Po­co des­pués de re­gre­sar a ca­sa, Jackie em­pe­zó a tra­ba­jar en el pe­rió­di­co Was­hing­ton Ti­mes-He­rald. Ella con­ven­ció al edi­tor de que real­men­te que­ría es­cri­bir, y él le dio una opor­tu­ni­dad. Co­mo “In­qui­ring Ca­me­ra Girl”, le hi­zo a la gen­te en Was­hing­ton, D.C. pre­gun­tas in­tere­san­tes, to­mó su fo­to­gra­fía y lue­go es­cri­bió so­bre sus res­pues­tas en una co­lum­na de pe­rió­di­co.

Las ilus­tra­cio­nes de Jackie mues­tran a las her­ma­nas en di­fe­ren­tes es­ce­na­rios so­cia­les, en­tre ellos, en un con­cier­to en Pa­rís y en un bai­le en Es­pa­ña.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.