Mrs. Ken­nedy: un ícono po­lí­ti­co, mu­jer ejem­plar y sím­bo­lo de una era

La pri­me­ra da­ma Jac­que­li­ne Lee “Jackie” (Bou­vier) Ken­nedy Onas­sis fue un sím­bo­lo de fuer­za pa­ra una na­ción trau­ma­ti­za­da tras el ase­si­na­to de una de las fi­gu­ras po­lí­ti­cas más enér­gi­cas del país, el presidente John F. Ken­nedy.

Ritmo Platinum - - Icono - tex­to En­ma­nuel Pe­ña fo­tos Fuen­te ex­ter­na

Jackie, aque­lla mu­jer que a fi­na­les de los 50 con­fe­sa­ba a sus ami­gos que es­ta­ba can­sa­da de es­cu­char a «to­dos esos po­lí­ti­cos abu­rri­dos», hi­zo su pro­pia política. Su con­tri­bu­ción fue vital pa­ra la fas­ci­na­ción que los ame­ri­ca­nos sen­tían por JFK y aque­llos 1,036 días de Pre­si­den­cia. Aun­que por años se la ha con­si­de­ra­do co­mo una re­fe­ren­cia de la cul­tu­ra y de la mo­da, su in­fluen­cia his­tó­ri­ca de he­cho, va mu­cho más allá… Ella es la res­pon­sa­ble de crear el le­ga­do de los Ken­nedy. De­di­có gran par­te de su vi­da a “ha­cer de él, el gran presidente que tan­to que­ría ser”. “El presidente Ken­nedy es­tá por en­ci­ma de la política de un mo­do que no to­dos los pre­si­den­tes con­si­guen”, di­ce Ra­chel Flor, vo­ce­ra de la Fun­da­ción de la Biblioteca John F. Ken­nedy. “En un mo­men­to en que la política es tan di­vi­si­va co­mo hoy, la gen­te bus­ca ins­pi­ra­ción y re­fu­gio. Él real­men­te si­gue re­so­nan­do con la gen­te”. Y en gran par­te es­to es obra de Mrs. Ken­nedy. Es un he­cho po­co co­no­ci­do, pe­ro el Ala Oriental de la Ca­sa Blan­ca en oca­sio­nes es lla­ma­da “Guam” por los miem­bros del equi­po del Ala Oc­ci­den­tal por­que es­tá muy le­ja­na del círcu­lo de po­der y por­que los al­tos ase­so­res pre­si­den­cia­les a me­nu­do ex­clu­yen de las reunio­nes im­por­tan­tes, a quie­nes tra­ba­jan pa­ra el des­pa­cho de la pri­me­ra da­ma.Pe­ro, Jackie fue mu­cho más que un ten­de­de­ro, de he­cho, era as­tu­ta e im­pla­ca­ble. Te­nía 31 años cuan­do se con­vir­tió en pri­me­ra da­ma, ha­cién­do­la la ter­ce­ra más jo­ven en la his­to­ria (de­trás de Fran­ces Fol­som Cle­ve­land, quien te­nía 21, y Ju­lia Gar­di­ner Ty­ler, que te­nía 24). Ken­nedy, por su­pues­to, es más co­no­ci­da por su ele­gan­te es­ti­lo de ves­tir, pe­ro es­ta­ba más co­nec­ta­da con la ad­mi­nis­tra­ción de su ma­ri­do, de lo que se le da cré­di­to: co­no­cía su plan pa­ra echar al di­rec­tor del FBI, J. Ed­gar Hoo­ver, y fue una es­pe­cie de ca­ja de re­so­nan­cia de JFK du­ran­te la cri­sis de los Mi­si­les con Cu­ba y la Unión So­vié­ti­ca. Así mis­mo, Jackie es­tu­vo de­trás del look mo­derno del Air For­ce One. Con­ven­ció al go­bierno de que es­cri­bie­ra “Es­ta­dos Uni­dos de Amé­ri­ca” en el avión. La ele­gan­te pri­me­ra da­ma creó el muy cuidado Jar­dín de Ro­sas que hoy se man­tie­ne en la Ca­sa Blan­ca. Pe­ro, es­to no es to­do, en los 160 años de his­to­ria, de re­mo­de­la­cio­nes y re­mo­za­cio­nes al gus­to de ca­da fa­mi­lia pre­si­den­cial, nun­ca se pen­só en la Ca­sa Blan­ca co­mo en un hi­to po­lí­ti­co…

Fue has­ta la lle­ga­da de Jackie Ken­nedy que es­to cam­bió, cuan­do ella ins­pec­cio­nó por pri­me­ra vez la man­sión se le ca­yó el al­ma a los pies, es­ta­ba com­ple­ta­men­te des­pro­vis­to de la his­to­ria ame­ri­ca­na. Tra­zó un plan pa­ra con­ven­cer a co­lec­cio­nis­tas pa­ra do­nar pie­zas nor­te­ame­ri­ca­nas im­por­tan­tes, rehí­zo las es­tan­cias pú­bli­cas tras in­ves­ti­gar cui­da­do­sa­men­te, y así con­ver­tir­las en ver­da­de­ros lu­ga­res his­tó­ri­cos y creó la Aso­cia­ción His­tó­ri­ca de la Ca­sa Blan­ca pa­ra pro­te­ger el pa­tri­mo­nio de la man­sión. Y pa­ra se­llar su obra, reali­zó una vi­si­ta guia­da por ella mis­ma que fue re­trans­mi­ti­da por te­le­vi­sión a cin­cuen­ta y seis mi­llo­nes de es­pec­ta­do­res, crean­do de es­te mo­do con­cien­cia en­tre los ame­ri­ca­nos de sus tra­di­cio­nes y pa­tri­mo­nio cul­tu­ral. Los es­fuer­zos co­mo pri­me­ra da­ma por sal­var Abu Sim­bel, tu­vie­ron la mis­ma im­por­tan­cia que su res­tau­ra­ción de la Ca­sa Blan­ca, aun­que fue­ron mu­cho me­nos co­no­ci­dos. Pa­ra te­ner una idea de qué ti­po de tem­plo es, bas­ta una bre­ve des­crip­ción; un rayo de luz pe­ne­tra en la os­cu­ri­dad del gran tem­plo de Abu Sim­bel al ama­ne­cer. Ilu­mi­na la es­ta­tua de Ram­sés II, la del dios Amón y la de Ra, el dios sol. So­lo Ptah, la dei­dad de la os­cu­ri­dad, per­ma­ne­ce en la som­bra. El fe­nó­meno so­lo se re­pi­te dos ve­ces al año, el 22 de oc­tu­bre y el 22 de fe­bre­ro, dos días se­ña­la­dos en el cul­to de los an­ti­guos egip­cios, que qui­zá ce­le­bra­ran el cum­plea­ños y la co­ro­na­ción del fa­raón. En 1962, alar­ma­da al en­te­rar­se de las inun­da­cio­nes que ame­na­za­ban el im­por­tan­te mo­nu­men­to egip­cio, es­cri­bió a JFK, di­cien­do “Es el ma­yor tem­plo del Ni­lo (del si­glo XIII a.C.), se­ría co­mo de­jar que se inun­da­ra el Par­te­nón… Abu Sim­bel es lo más im­por­tan­te, na­da ha­brá que se le igua­le”, sin em­bar­go, pe­se a su creen­cia de que los con­gre­sis­tas re­cha­za­rían Abu Sim­bel co­mo “unas ro­cas egip­cias”, el mag­ne­tis­mo per­so­nal de la pri­me­ra da­ma lo­gró los fon­dos ne­ce­sa­rios pa­ra sal­var el

tem­plo. El presidente egip­cio Ca­mal Ab­del Nas­ser ofre­ció man­dar uno de los te­so­ros de su país a Es­ta­dos Uni­dos co­mo mues­tra de agra­de­ci­mien­to, Jac­que­li­ne eli­gió el tem­plo de Den­dur, pues la pa­re­ja lo ins­ta­la­ría en Was­hing­ton DC pa­ra “Re­cor­dar a la gen­te que los sen­ti­mien­tos del es­pí­ri­tu son los que evi­tan las gue­rras”. Así mis­mo, el pro­pio JFK re­co­no­ce que los hi­tos cul­tu­ra­les de su ges­tión pre­si­den­cial, pro­ba­ble­men­te, no hu­bie­ran exis­ti­do de no ha­ber te­ni­do a Jackie co­mo es­po­sa y com­pa­ñe­ra. Sin Jac­que­li­ne Bou­vier no se hu­bie­ra dis­fru­ta­do del re­co­no­ci­do vio­lon­che­lis­ta Pau Ca­sals, quien tam­bién re­ci­bió la Me­dal of Free­dom años más tar­de, de ma­nos del mis­mo presidente Ken­nedy. No se hu­bie­ra po­di­do pre­sen­ciar en Nor­tea­mé­ri­ca la ex­po­si­ción de la Mo­na Li­sa. Tam­po­co la fa­mo­sí­si­ma cena de los cua­ren­ta y nue­ve ga­na­do­res del pre­mio No­bel, casi to­dos los ga­na­do­res oc­ci­den­ta­les vi­vos, so­bre la que JFK ase­ve­ró jo­co­sa­men­te “Pien­so que es esta la más ex­traor­di­na­ria co­lec­ción de ta­len­to y co­no­ci­mien­to hu­mano que se ha­ya reuni­do en la Ca­sa Blan­ca, con la po­si­ble ex­cep­ción de cuan­do Tho­mas Jef­fer­son ce­na­ba aquí a so­las”. Así mis­mo los es­fuer­zos por desa­rro­llar un Tea­tro Na­cio­nal, hoy Cen­tro Jhon F. Ken­nedy pa­ra las Ar­tes Es­cé­ni­cas, no hu­bie­ra exis­ti­do, sin el im­pul­so di­ná­mi­co y cul­tu­ral de Jackie Ken­nedy. Triste his­to­ria de es­te úl­ti­mo, ya que a pe­sar de que abrió sus puer­tas en 1971 co­mo un me­mo­rial, la idea se fue ges­tan­do des­de 1958 con el presidente Ei­sen­ho­wer y fue del to­do to­ma­do por JFK y de­ja­do un po­co de la­do tras el fa­lle­ci­mien­to del mis­mo. Bien vis­to to­do es­te im­pul­so a la vi­da cul­tu­ral de la Na­ción era así mis­mo un discurso po­lí­ti­co en­ca­mi­na­do por Mrs. Ken­nedy. El ma­tri­mo­nio in­sis­tía en que las ar­tes de­bían in­cluir­se ne­ce­sa­ria­men­te en cual­quier de­fi­ni­ción de una vi­da ple­na. Los mu­chos es­ta­dou­ni­den­ses que go­za­ban en ese en­ton­ces de la pros­pe­ri­dad de pos­gue­rra, aco­gie­ron es­te men­sa­je con agra­do.

Tras el ase­si­na­to, Jackie no se qui­tó el tra­je has­ta que no re­gre­só, la ma­dru­ga­da si­guien­te, a la Ca­sa Blan­ca. Lo vis­tió, sal­pi­ca­do de san­gre, a bor­do del Air For­ce One en el vue­lo de vuel­ta a Was­hing­ton, mien­tras Lyn­don B. John­son ju­ra­ba co­mo presidente. Aun­que al­gu­nos de los que le via­ja­ban en el avión, le ofre­cie­ron cam­biar­se de ro­pa, ella de­cli­nó el ofre­ci­mien­to: “Quie­ro que vean lo que le han he­cho a John”. Hoy el con­jun­to man­cha­do de san­gre to­da­vía se guar­da en los Ar­chi­vos Na­cio­na­les. El agu­do sen­ti­do de Jac­que­li­ne Ken­nedy de có­mo los sím­bo­los y la ce­re­mo­nia po­dían mol­dear la his­to­ria nor­te­ame­ri­ca­na, nun­ca fue más evi­den­te que du­ran­te el lar­go fin de se­ma­na, tras el ase­si­na­to de su ma­ri­do. Mrs. Ken­nedy re­pro­du­jo lo apren­di­do du­ran­te la re­mo­de­la­ción de la Ca­sa Blan­ca con re­la­ción al fu­ne­ral de Abraham Lin­coln, que fue, por cier­to, el más ela­bo­ra­do en la his­to­ria del país an­tes de 1963. Jackie se pu­so a tra­ba­jar pa­ra pre­ser­var y or­ques­tar el le­ga­do del tri­gé­si­mo quin­to presidente, a es­ca­sos días de su ase­si­na­to en Da­llas, el 22 de no­viem­bre de 1963. Por lo que el pri­mer pa­so fue lo­grar que el fu­ne­ral de JFK fue­ra igual al adiós que Es­ta­dos Uni­dos le dio a Abraham Lin­coln, una or­den que pa­re­ció di­se­ña­da a vin­cu­lar por siem­pre a am­bos man­da­ta­rios ase­si­na­dos en la con­cien­cia de la Na­ción. La Viu­da de Amé­ri­ca, aún sin sa­lir de su pas­mo, im­pro­vi­só tres días de inol­vi­da­bles ce­re­mo­nias icó­ni­cas pa­ra to­do oc­ci­den­te. El ri­tual en la sa­la es­te y en la ro­ton­da del Ca­pi­to­lio, los líderes de to­do el mun­do ca­mi­nan­do has­ta lo más ín­ti­mo de la an­ti­gua ca­te­dral, el Air For­ce One sím­bo­lo de po­de­río ame­ri­cano, so­bre­vo­lan­do en for­ma de sa­lu­do en el en­tie­rro y por úl­ti­mo, la lla­ma eter­na (co­mo la que ha­bía vis­to en sus tiem­pos de es­tu­dian­te de la Sor­bo­na). To­do es­to ayu­dó bas­tan­te al pue­blo nor­te­ame­ri­cano a re­cu­pe­rar un po­co del res­pe­to pro­pio. La se­ño­ra Ken­nedy si­guió sien­do un so­por­te pa­ra los nor­te­ame­ri­ca­nos aún en un mo­men­to tan te­rri­ble. En el pri­mer aniver­sa­rio del ase­si­na­to es­cri­bió pa­ra la re­vis­ta Look “Aho­ra es una le­yen­da por más que hu­bié­ra­mos pre­fe­ri­do que fue­ra un hom­bre… al me­nos nun­ca co­no­ce­rá nin­gu­na de las tris­te­zas que qui­zás nos de­pa­re el fu­tu­ro. Él es­tá li­bre y no­so­tros te­ne­mos que vi­vir”. RP

Jac­que­li­ne Ken­nedy Onas­sis fue una mu­jer apa­sio­na­da tan­to por la cul­tu­ra así co­mo con la his­to­ria, no so­lo de su

país, sino de to­do el mun­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.