Ca­me­lot: De­fi­nien­do un le­ga­do

La maes­tría de Jackie Ken­nedy en ma­ne­jar los me­dios se en­cuen­tra me­jor re­pre­sen­ta­da en la en­tre­vis­ta que le con­ce­dió a Theo­do­re H. Whi­te, días des­pués del ase­si­na­to de John F. Ken­nedy.

Ritmo Platinum - - Icono - tex­to Amanda Pi­zano fo­tos Fuen­te ex­ter­na

Es en esta pu­bli­ca­ción don­de se in­mor­ta­li­za el le­ga­do del tri­gé­si­mo quin­to presidente ame­ri­cano, en las palabras de su es­po­sa y con com­pa­ra­cio­nes a la mís­ti­ca ciu­dad del rey Ar­tu­ro, Ca­me­lot. La en­tre­vis­ta, pu­bli­ca­da en la re­vis­ta Life, fue rea­li­za­da en Hyan­nis Port, Mas­sa­chu­setts, don­de la fa­mi­lia Ken­nedy tie­ne aún su ho­gar an­ces­tral. Al lla­mar pa­ra so­li­ci­tar la en­tre­vis­ta, Jackie so­li­ci­tó a Whi­te por nom­bre. Whi­te se en­con­tra­ba en el den­tis­ta en Man­hat­tan cuan­do le in­for­ma­ron que Jackie Ken­nedy ha­bía lla­ma­do pa­ra so­li­ci­tar­le per­so­nal­men­te, pues la viu­da le con­si­de­ra­ba un vie­jo ami­go y por­que te­nía un men­sa­je pa­ra el pue­blo ame­ri­cano y Whi­te de­bía ser el ca­nal de es­te men­sa­je. Whi­te sa­lió pa­ra Mas­sa­chu­setts, don­de en­tre­vis­tó a Jackie y te­le­fo­neó el tex­to de la en­tre­vis­ta des­de la ha­bi­ta­ción de una cria­da. Al­gu­nas fuen­tes ase­gu­ran in­clu­so que Life re­tra­só su im­pre­sión, a un costo de $30,000 dó­la­res la ho­ra, pa­ra es­pe­rar el tex­to que se­ría su por­ta­da. En di­ciem­bre de 1969, Whi­te do­nó to­dos sus apun­tes re­la­cio­na­dos al ar­tícu­lo al John F. Ken­nedy Pre­si­den­tial Li­brary, so­li­ci­tan­do que sus no­tas – y las co­rrec­cio­nes que la pri­me­ra da­ma ha­bía rea­li­za­do en su pro­pio pu­ño y le­tra – no fue­ran des­ple­ga­dos al pú­bli­co has­ta un año des­pués del fa­lle­ci­mien­to de la pri­me­ra da­ma. En su au­to­bio­gra­fía, Whi­te es­cri­bió que se ha­bía con­ver­ti­do en el ins­tru­men­to de Jackie cuan­do esta bus­ca­ba in­mor­ta­li­zar a su es­po­so y dar­le for­ma a su le­ga­do. El con­te­ni­do do­na­do por Whi­te se en­cuen­tra dis­po­ni­ble en ar­chi­vos di­gi­ta­les en in­ter­net, por lo que se pue­de vi­sua­li­zar, en­tre las palabras re­dac­ta­das a mano por Whi­te, las no­tas de Jackie, que bus­ca­ba cla­ri­fi­car los de­ta­lles del con­te­ni­do y de las abre­via­cio­nes del pe­rio­dis­ta. Son es­tas no­tas que de­mues­tran la gran aten­ción a los de­ta­lles y pers­pi­ca­cia de Jackie Ken­nedy, pues en ellas se ob­ser­va cla­ra­men­te la as­tu­cia de una mu­jer que sabía que el pue­blo – y su fa­mi­lia - ne­ce­si­ta­ba una le­yen­da y que se la en­tre­gó en la for­ma de la me­tá­fo­ra de Ca­me­lot. El tex­to fi­nal fue pu­bli­ca­do el 6 de di­ciem­bre de 1963 y lee: “Pa­ra el presidente Ken­nedy: Un epi­lo­go Por Theo­do­re H. Whi­te Hyan­nis Port

Ella re­cuer­da lo ca­lien­te que era el sol de Da­llas y las mul­ti­tu­des – ma­yo­res y más fre­né­ti­cas que las que ha­bían vis­to en México o Vie­na. El sol le ce­ga­ba, pe­ro no po­día po­ner­se len­tes, pues te­nía que sa­lu­dar a la mul­ti­tud.

Más ade­lan­te, re­cuer­da ha­ber vis­to un tú­nel y pen­sar que ha­bría un mo­men­to de fres­cu­ra ba­jo ese tú­nel. Hu­bo un so­ni­do de mo­to­ci­cle­ta, co­mo ha­bía siem­pre en los des­fi­les, el pe­tar­deo de una mo­to­ci­cle­ta. El so­ni­do del dis­pa­ro lle­gó, y, en ese mo­men­to, co­mo el so­ni­do de la mo­to­ci­cle­ta, y re­cuer­da a Con­nally de­cir “No, no, no, no, no…” Re­cuer­da las ro­sas. Tres ve­ces ese día en Te­xas, les ha­bían re­ci­bi­do con las ro­sas ama­ri­llas de Te­xas. Pe­ro, en Da­llas, le ha­bían da­do ro­sas rojas. Re­cuer­da ha­ber pen­sa­do, ¡qué di­ver­ti­do! – ro­sas rojas pa­ra mí; y lue­go el ca­rro es­ta­ba lleno de san­gre y ro­sas rojas.

Mu­cho más tar­de, acom­pa­ñan­do el cuer­po des­de el hos­pi­tal en Da­llas ha­cia el ae­ro­puer­to, se encontró so­la con Clint Hill – el pri­mer agen­te se­cre­to que lle­gó a su res­ca­te – y el doc­tor Bur­kley, el mé­di­co ofi­cial de la Ca­sa Blan­ca. Bur­kley le dio dos ro­sas que se ha­bían des­li­za­do ba­jo la ca­mi­sa del presidente, cuan­do ha­bía caí­do su ca­be­za en su re­ga­zo.

Du­ran­te to­da esa no­che tra­ta­ron de se­pa­rar­los, de se­dar­la y de cui­dar­la – pe­ro ella no se los per­mi­tió. Que­ría es­tar con él. Ella re­cor­da­ba que Jack ha­bía di­cho, cuan­do su pa­dre su­frió el de­rra­me ce­re­bral, que no que­ría vi­vir así. “No de­jes que eso me pa­se a mí,” le ha­bía di­cho, “Cuan­do me to­que ir­me”.

Aho­ra, en sus ma­nos se en­con­tra­ba una me­da­lla de San Cris­tó­bal de oro.

Ella le ha­bía da­do una me­da­lla de esta, cuan­do se ca­sa­ron; pe­ro al fa­lle­cer Pa­trick ese ve­rano, que­rían po­ner al­go en el ataúd con el ni­ño que fue­ra de par­te de los dos, así que ha­bían pues­to la me­da­lla.

Pe­ro, él le ha­bía pe­di­do una nue­va pa­ra

mar­car su dé­ci­mo aniver­sa­rio, un mes des­pués de que fa­lle­ció Pa­trick.

La lle­va­ba pues­ta cuan­do mu­rió, y ella la ha­bía en­con­tra­do. Pe­ro, le per­te­ne­cía a él – así que no la pu­so en el ataúd. Que­ría dar­le al­go que fue­ra de ella, al­go que ama­ba. Así que se qui­tó su ani­llo de ma­tri­mo­nio, y lo pu­so en su de­do. Cuan­do sa­lió de la ha­bi­ta­ción del hos­pi­tal en Da­llas, pre­gun­tó ¿“Crees que fue lo co­rrec­to?, aho­ra no me que­da na­da”. Y Kenny O’Don­nell le di­jo, “Dé­ja­lo exac­ta­men­te don­de esta”.

Eso fue a la 1:30 p. m. en Te­xas.

Pe­ro en­ton­ces, en el Hos­pi­tal Bet­hes­da de Mary­land, a las tres de la mañana si­guien­te, Kenny en­tró a la ha­bi­ta­ción don­de se en­con­tra­ba el cuer­po y le lle­vó de vuel­ta el ani­llo, al que, mien­tras con­ver­sa­ba, ella le da­ba vuel­tas.

En su me­ñi­que se en­con­tra­ba otro ani­llo: una ban­da fi­na de oro con pe­que­ñas es­me­ral­das – el que le ha­bía re­ga­la­do en me­mo­ria de Pa­trick.

Ha­bía un pen­sa­mien­to, tam­bién, que se ha­bía que­da­do con ella. “Cuan­do Jack ci­ta­ba al­go, usual­men­te era de al­guno de los clá­si­cos” di­jo, “Me da tan­ta ver­güen­za que lo úni­co que me vie­ne a la men­te, es una lí­nea de una co­me­dia mu­si­cal. Por las no­ches, cuan­do nos acos­tá­ba­mos a dor­mir, Jack to­ca­ba ré­cords; y la can­ción que más le gus­ta­ba era “Al fi­nal del ré­cord”. Las lí­neas que más le gus­ta­ba oír eran: “No de­jes que se ol­vi­den/que una vez hu­bo un es­pa­cio/por un cor­to, es­plen­do­ro­so ins­tan­te, co­no­ci­do co­mo Ca­me­lot”. Ella que­ría ase­gu­rar­se que ese pun­to es­tu­vie­ra cla­ro, si­guien­do: “Ha­brán de nue­vo gran­des pre­si­den­tes – y los John­son son ma­ra­vi­llo­sos, han si­do muy bue­nos con­mi­go – pe­ro no ha­brá de nue­vo otro Ca­me­lot”.

“Ha­ce un tiem­po, mien­tras leía his­to­ria, me amar­ga­ba mu­cho. Du­ran­te mu­cho tiem­po pen­sé que la his­to­ria era al­go que los hom­bres vie­jos, amar­ga­dos, es­cri­bían. Pe­ro en­ton­ces, me di cuen­ta que la his­to­ria era lo que ha­bía he­cho a Jack quien era. De­bes ima­gi­nar­lo co­mo es­te pe­que­ño chi­co, en­fer­mó mu­chas ve­ces del tiem­po, le­yen­do en ca­ma, le­yen­do his­to­ria, le­yen­do a los “Ca­ba­lle­ros de la Me­sa Re­don­da”, le­yen­do a “Marl­bo­rough”. Pa­ra Jack, la his­to­ria es­ta­ba lle­na de hé­roes. Y eso le hi­zo quien era, y si el vio los hé­roes, qui­zás otros pe­que­ños los ve­rán tam­bién. El hom­bre es una com­bi­na­ción del bien y el mal. Jack te­nía esta idea he­roi­ca de la his­to­ria, la vis­ta idea­lís­ti­ca”.

Pe­ro, ella vol­vió a la idea que le cau­ti­va­ba: “No de­jes que se ol­vi­den/que una vez hu­bo un es­pa­cio/por un cor­to, es­plen­do­ro­so ins­tan­te, co­no­ci­do co­mo Ca­me­lot” y no vol­ve­rá a ser así nun­ca.

¿Y su per­so­na? Se ho­rro­ri­za­ba de pen­sar en las his­to­rias que cir­cu­la­ban, in­si­nuan­do que vi­vi­ría en el ex­te­rior. “No voy a vi­vir en Eu­ro­pa. No voy a via­jar ex­ten­sa­men­te. Eso es una pro­fa­na­ción. Voy a vi­vir en los lu­ga­res que vi­ví con Jack. En Geor­ge­town y con los Ken­nedys en el Ca­pe Cod. Son mi fa­mi­lia. Voy a criar a mis hi­jos. Quie­ro que John crez­ca pa­ra ser un buen hom­bre”. En cuan­to al me­mo­rial del presidente, re­cor­da­ba que en los úl­ti­mos dis­cur­sos de sus úl­ti­mos días en Te­xas, ha­bía ha­bla­do de que en di­ciem­bre esta Na­ción lan­za­ría el ma­yor pro­pul­sor de cohe­tes en el cie­lo, ha­cien­do que fue­ran los Es­ta­dos Uni­dos los pri­me­ros en el es­pa­cio. Así que, ella que­ría que al­go su­yo acom­pa­ña­ra el cohe­te – qui­zás so­lo sus ini­cia­les pin­ta­das en una es­qui­na del Sa­turno, don­de na­die lo hu­bie­ra no­ta­do. Pe­ro aho­ra, los ame­ri­ca­nos ve­rían la lu­na des­de el Ca­bo Ken­nedy. El nue­vo nom­bre, na­ci­do de su es­pe­ran­za, fue una gran sor­pre­sa.

Lo úni­co que ella sabía que ne­ce­si­ta­ba pa­ra él era la lla­ma eter­na so­bre su tum­ba en Ar­lign­ton.

“Cuan­do cru­zas el puen­te des­de Was­hing­ton ha­cia Vir­gi­nia,” cuen­ta, “ves la man­sión Lee en el la­do de la co­li­na en la dis­tan­cia. Cuan­do Ca­ro­li­ne era muy pe­que­ña, la man­sión fue una de las pri­me­ras co­sas que apren­dió a re­co­no­cer. Aho­ra, en la no­che, pue­des ver su lla­ma des­de mi­llas de dis­tan­cia”.

Ella di­jo que era tiem­po de que la gen­te pu­sie­ra aten­ción so­bre el nue­vo presidente y la nue­va pri­me­ra da­ma. Pe­ro, no quie­re que se ol­vi­den de John F. Ken­nedy o que le le­ye­ran so­lo en pol­vo­rien­tas y amar­gas his­to­rias, por­que... “Por un cor­to, es­plen­do­ro­so ins­tan­te, exis­tió Ca­me­lot”. RP

“No de­jes que se ol­vi­den que una vez hu­bo un es­pa­cio, por un cor­to, es­plen­do­ro­so ins­tan­te, co­no­ci­do co­mo Ca­me­lot”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.