Cons­pi­ra­cio­nes: La muer­te de un presidente

El 22 de no­viem­bre de 1963 es un día que vi­vi­rá en in­fa­mia por el res­to de la his­to­ria. John F. Ken­nedy no es el úni­co presidente de los Es­ta­dos Uni­dos que ha si­do ob­je­to de un ase­si­na­to exi­to­so, pe­ro el ata­que so­bre su per­so­na es uno de los even­tos más c

Ritmo Platinum - - Icono - tex­to Víc­tor Pi­zano fo­tos Fuen­te ex­ter­na

Los ves­ti­gios de aque­lla tar­de de no­viem­bre que­da­rían fres­cos en la me­mo­ria cul­tu­ral de una na­ción por dé­ca­das. Las imá­ge­nes im­pac­tan­tes de lo que se con­ver­ti­ría en el mo­men­to más re­le­van­te de una dé­ca­da tur­bu­len­ta se di­fun­di­rían a un pa­so cru­do a tra­vés de las on­das de ra­dio.

La fi­gu­ra de la pri­me­ra da­ma agi­tan­do sus bra­zos, in­ten­tan­do de­ses­pe­ra­da­men­te bus­car re­fu­gio en el caos mien­tras la li­mo­si­na pre­si­den­cial ace­le­ra­ba, ale­ján­do­se de la pla­za Dea­ley ha­cia un fu­tu­ro in­cier­to. Los días fue­ron un em­bro­llo de caos y con­fu­sión; se­gui­da la muer­te con­fir­ma­da del presidente, su cuer­po fue tras­la­da­do al Air­for­ce One, el avión pre­si­den­cial, don­de el vi­ce­pre­si­den­te Lyn­don B. John­son to­mó el ju­ra­men­to pre­si­den­cial. Me­nos de una ho­ra, lue­go de que el presidente fue­ra de­cla­ra­do fa­lle­ci­do, el pue­blo ame­ri­cano te­nía un lí­der nue­vo. Jac­que­li­ne Ken­nedy, di­plo­má­ti­ca­men­te, ma­ne­jó un pe­río­do de gran dis­tur­bio du­ran­te los días, se­ma­nas y me­ses que si­guie­ron a la muer­te de su es­po­so. El pue­blo ame­ri­cano la acom­pa­ño en su lu­to.

Los su­su­rros de cons­pi­ra­ción no tar­da­ron en sur­gir. Y co­mo lo ha­cen, los su­su­rros se con­vir­tie­ron en gri­tos por jus­ti­cia. Un pue­blo bus­ca­ba có­mo ali­viar el des­am­pa­ro de su pér­di­da. Has­ta el día de hoy, cer­ca de un se­ten­ta por ciento del pue­blo ame­ri­cano cree que hu­bo al­gún ti­po de com­plot pa­ra de­rro­car al lí­der ca­ris­má­ti­co. Un coup d’état en el Nue­vo Mun­do.

Ken­nedy fue, en su mo­men­to, una fi­gu­ra es­tre­me­ce­do­ra. Un po­lí­ti­co jo­ven y enér­gi­co, con ca­ris­ma y una vi­sión op­ti­mis­ta en un mo­men­to cru­cial en la his­to­ria de los Es­ta­dos Uni­dos. Su es­po­sa era un mo­de­lo de cla­se y ele­gan­cia. Su fa­mi­lia era la ima­gen del sue­ño ame­ri­cano. A pe­sar del desas­tre de la Bahía de los Puer­cos, ya casi un año de la cri­sis de los mi­si­les, Ken­nedy era per­ci­bi­do co­mo un lí­der dis­pues­to a en­fren­tar la ame­na­za so­vié­ti­ca con de­ter­mi­na­ción y firmeza.

La muer­te abrup­ta del presidente pro­vo­có un fe­nó­meno me­diá­ti­co que, has­ta ese mo­men­to, no te­nía pre­ce­den­te. El even­to cam­bió la for­ma en que las per­so­nas com­par­tían in­for­ma­ción. Lee Har­vey Os­wald, el hom­bre que ha­bía si­do acusado del cri­men, fue ase­si­na­do en vi­vo en te­le­vi­sión el si­guien­te día. Su ase­sino, Jack Ruby, ha si­do el enfoque de teo­rías de cons­pi­ra­ción des­de ese día.

Pa­ra com­pren­der el fe­nó­meno de la cons­pi­ra­ción, se de­be acla­rar que las cir­cuns­tan­cias que ro­dean la muer­te del presidente no son, en su to­ta­li­dad, cla­ras. Aque­llos que gri­tan foul play apun­tan a los án­gu­los de en­tra­da de las ba­las. La can­ti­dad de

ti­ros que re­por­ta­ron aque­llos pre­sen­tes en la pla­za Dea­ley, afir­man que los vi­deos de aque­lla tar­de prue­ban que ha­bía más de un fran­co­ti­ra­dor; que Os­wald no te­nía la ex­pe­rien­cia re­que­ri­da pa­ra acer­tar los ti­ros. En al­gún mo­men­to al­guien ha­bló de una ba­la de hie­lo. Ha si­do ase­sino: el con­duc­tor del vehícu­lo, la mis­ma es­po­sa, el agen­te que es­ta­ba mon­ta­do en el vehícu­lo que les se­guía en la com­par­sa pre­si­den­cial y has­ta un po­bre in­fe­liz que pa­re­ce so­lo ha­ber es­ta­do to­man­do sol en la –aho­ra fa­mo­sa– “lo­ma de gra­ma”. Las fo­tos de la tar­de con­fir­man la pre­sen­cia de in­di­vi­duos que nun­ca fue­ron in­ves­ti­ga­dos; ¿quién es “El hom­bre de la som­bri­lla”, o “La se­ño­ra de la ba­bush­ka”? To­do ti­po de teo­rías exis­ten so­bre la tar­de de no­viem­bre. Una cam­pa­ña in­ter­na de la CIA pa­ra des­ti­tuir al presidente. El efec­to de me­di­das to­ma­das por los her­ma­nos Ken­nedy pa­ra eli­mi­nar las or­ga­ni­za­cio­nes cri­mi­na­les de la épo­ca. Al­gu­nos di­cen que fue­ron los Ilu­mi­na­ti, o los Ma­so­nes, o sus enemi­gos de iz­quier­da, o sus enemi­gos de de­re­cha.

La co­mi­sión Wa­rren de­cla­ró que Lee Har­vey Os­wald ha­bía ac­tua­do so­lo; que un hom­bre plan­ta­do en un sex­to pi­so ha­bía ase­si­na­do al presidente de la na­ción más po­de­ro­sa del mun­do. Se­ten­ta por ciento de los ciu­da­da­nos es­ta­dou­ni­den­ses no es­tán de acuer­do, aún hoy. Co­mo se desen­vuel­ve la his­to­ria, el le­ga­do de Ken­nedy no tu­vo tiem­po de asen­tar­se, su muer­te in­ter­fi­rió en el pro­ce­so na­tu­ral de pér­di­da de po­pu­la­ri­dad que tra­di­cio­nal­men­te ex­pe­ri­men­tan los líderes. To­da­vía con­ti­núa sien­do el presidente más po­pu­lar de la era mo­der­na, con to­do y las cons­pi­ra­cio­nes que lo co­lo­can

co­mo king­pin de la ma­fia, o co­mo alia­do de la Unión So­vié­ti­ca.

Pa­ra el pue­blo ame­ri­cano, en­fren­tar­se al he­cho de que el fun­da­men­to de su de­mo­cra­cia po­día ser sa­cu­di­do por un so­lo in­di­vi­duo de tal for­ma, no te­nía pre­ce­den­te real. Cua­tro pre­si­den­tes han si­do ase­si­na­dos en la his­to­ria de los Es­ta­dos Uni­dos, nin­guno cau­só el ni­vel de es­tra­gos, la po­la­ri­za­ción, co­mo lo que pro­vo­có la muer­te de Ken­nedy.

La gran na­rra­ti­va que re­cu­bre es­te mo­nu­men­tal even­to his­tó­ri­co, es la de la fuer­za del sis­te­ma en el que vi­vi­mos. Sa­be­mos hoy que el presidente Ken­nedy mu­rió en esa tar­de de no­viem­bre, pro­duc­to de dos ba­la­zos: uno en la gar­gan­ta y otro en la par­te su­pe­rior-de­re­cha de la ca­be­za. Sa­be­mos que el in­for­me ofi­cial nos cuen­ta que Lee Har­vey Os­wald fue el res­pon­sa­ble. Se­gún lo que sa­be­mos, los even­tos pre­sen­ta­dos por la co­mi­sión de Wa­rren coin­ci­den con las prue­bas que te­ne­mos a nues­tra dis­po­si­ción. Sa­be­mos que John F. Ken­nedy mu­rió la tar­de del vein­ti­dós de no­viem­bre del mil no­ve­cien­tos se­sen­ta y tres. De­jó a una viu­da que tu­vo que car­gar con el lu­to de una na­ción. De­jó dos hi­jos. De­jó un le­ga­do de com­pa­sión y tra­ba­jo ar­duo co­mo representante en el go­bierno.

Su vi­da fue ce­le­bra­da por su tra­ba­jo. Y, tal vez, su muer­te siem­pre es­ta­rá ates­ta­da de mis­te­rio. RP

Pa­ra el pue­blo ame­ri­cano, en­fren­tar­se al he­cho de que el fun­da­men­to de su de­mo­cra­cia po­día ser sa­cu­di­do por un so­lo in­di­vi­duo de tal for­ma, no

te­nía pre­ce­den­te real.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.