El re­na­ci­mien­to de una vi­da en libros

El rol que Jac­que­li­ne Ken­nedy eli­gió pa­ra sí mis­ma tras ha­ber en­viu­da­do dos ve­ces fue el de edi­to­ra de libros. En es­te se des­ta­có co­mo una apa­sio­na­da y ecléc­ti­ca pro­fe­sio­nal.

Ritmo Platinum - - Icono -

Jac­que­li­ne Lee Bou­vier na­ció el 28 de ju­lio de 1929, en el seno de una fa­mi­lia acau­da­la­da pe­ro com­ple­ja. A sus 10 años, sus pa­dres de di­vor­cia­ron, y, aun­que Jackie y su her­ma­na Lee tu­vie­ron to­do lo que pu­die­ron desear, Jackie des­cu­brió el pla­cer de leer co­mo un es­ca­pe de su reali­dad. An­tes de ha­ber ini­cia­do el co­le­gio, ha­bía leí­do to­dos los libros pa­ra ni­ños de su biblioteca. Sus hé­roes eran Mow­gli del li­bro de Rud­yard Ki­pling The Jun­gle Book (El Li­bro de la Sel­va), Ro­bin Hood, el abue­lo del Little Lord Fauntle­roy, Scar­lett O’Ha­ra de Go­ne With the Wind y el poe­ta Lord By­ron. Su ma­dre se pre­gun­tó en aquel mo­men­to si su hi­ja se­ría al­gún día es­cri­to­ra, pe­ro Jackie, a pe­sar de in­da­gar en pe­rio­dis­mo, tra­ba­jan­do pa­ra el Was­hing­ton Ti­mes-He­rald des­pués de su gra­dua­ción uni­ver­si­ta­ria, aban­do­nó es­te ca­mino a fa­vor de ca­sar­se con John F. Ken­nedy.

El en­ton­ces senador Ken­nedy su­fría de do­lo­res de­bi­li­tan­tes de una he­ri­da ob­te­ni­da en la gue­rra y agra­va­da por los fre­cuen­tes jue­gos de fút­bol ame­ri­cano que se ju­ga­ba en ca­sa de sus pa­dres. Du­ran­te esos pri­me­ros me­ses de ma­tri­mo­nio, Ken­nedy fue so­me­ti­do a dos ci­ru­gías muy de­li­ca­das. Fue du­ran­te es­te pe­río­do de recuperación que Jackie le alen­tó a es­cri­bir un li­bro so­bre un gru­po de se­na­do­res que ha­bían arries­ga­do sus ca­rre­ras po­lí­ti­cas por de­fen­der cau­sas en las que creían. El li­bro, ti­tu­la­do Pro­fi­les in Cou­ra­ge (Per­fi­les en Co­ra­je), ganó el pre­mio Pu­lit­zer en 1957.

Jackie se vol­vió un icono en su rol co­mo pri­me­ra da­ma y viu­da, pe­ro el rol que le de­fi­nió en sus pro­pios tér­mi­nos fue el de edi­to­ra de libros.

Nor­man Mai­ler le des­cri­bió co­mo una “pri­sio­ne­ra de la ce­le­bri­dad”, ca­rac­te­ri­zan­do a Jac­que­li­ne Ken­nedy Onas­sis co­mo la má­xi­ma ex­pre­sión del po­der de los me­dios en crear mi­tos. Lo que Mai­ler no sabía era que pa­ra el mo­men­to en que es­cri­bió esas palabras, en 1983, la mu­jer más fa­mo­sa del mun­do ya ha­bía ele­gi­do su nue­vo rol, y es­te le ale­ja­ría del ojo pú­bli­co y no se­ría dic­ta­do por nin­gún hom­bre.

Dos ve­ces en­viu­da­da an­tes de sus cua­ren­ta y cin­co años, Jac­que­li­ne no vol­ve­ría a par­ti­ci­par de esta ins­ti­tu­ción du­ran­te su vi­da, bus­can­do en vez ocu­par su tiem­po

con la­bo­res que le lle­na­ran. “Siem­pre he vi­vi­do mi vi­da pa­ra los hom­bres”, le con­fe­só a un vie­jo ami­go des­pués de la muer­te de Onas­sis, “aho­ra me doy cuen­ta de que no pue­do vol­ver a ha­cer eso”. Esta vez de­ci­dió de­di­car las úl­ti­mas dé­ca­das de su vi­da a sus dos gran­des pa­sio­nes: su tra­ba­jo y su fa­mi­lia.

Sus ami­gos se preo­cu­pa­ban por Jackie, quien se en­con­tra­ba en un pe­río­do de pro­fun­do due­lo, no so­lo por Onas­sis, sino tam­bién por Jack. Sus hi­jos se en­con­tra­ban ha­cien­do sus pro­pias vidas. A sus 17 años, Ca­ro­li­ne pla­nea­ba ir­se a es­tu­diar ar­te en Lon­dres y John, con 14 años, es­tu­dia­ba el co­le­gio en Man­hat­tan. Una de sus se­cre­ta­rias del tiem­po en la Ca­sa Blan­ca le su­gi­rió em­plear­se co­mo cu­ra pa­ra las ho­ras de ocio. Ini­cial­men­te, Jackie re­pu­dio la idea, pe­ro más y más se vol­vió atrac­ti­va al dar­se cuen­ta de que ne­ce­si­ta­ba al­go que lle­na­ra su vi­da.

Pe­ro Jackie no ha­bía tra­ba­ja­do des­de sus días en el Was­hing­ton Ti­mes-He­rald, ha­cía más de 20 años.

Jackie co­no­cía a Tho­mas Guinz­burg, el edi­tor, des­de ha­cia más de dos dé­ca­das y es­te ha­bía he­re­da­do Vi­king Press de su pa­dre, Ha­rold K. Guinz­burg. Guinz­burg hi­jo, ini­cial­men­te le co­men­tó que real­men­te Jackie no es­ta­ba pre­pa­ra­da pa­ra ser edi­to­ra, pues no te­nía nin­gún en­tre­na­mien­to ni ex­pe­rien­cia en el área. Jackie le con­ven­ció de que le con­tra­ta­ra co­mo con­sul­to­ra, pa­ra así en­tre­nar­se y de­mos­trar sus ta­len­tos. Su suel­do ini­cial fue de $200 dó­la­res a la se­ma­na, tra­ba­jan­do cua­tro días a la se­ma­na, aun cuan­do no ne­ce­si­ta­ba real­men­te el in­gre­so. Jackie tu­vo una herencia ge­ne­ro­sa de John F. Ken­nedy y, even­tual­men­te, acor­dó con Ch­ris­ti­na, la hi­ja de Onas­sis, por $26 mi­llo­nes.

Ini­cial­men­te, sus co­le­gas es­ta­ban in­ti­mi­da­dos por la an­ti­gua pri­me­ra da­ma, pe­ro ella les con­quis­tó re­par­tien­do ca­ra­me­los, sen­tán­do­se en el sue­lo de su ofi­ci­na pa­ra re­pa­sar ma­nus­cri­tos mien­tras co­mía za­naho­rias cru­das o sánd­wi­ches de pe­pino. Ade­más, te­nía una ve­na tra­vie­sa, imi­tan­do a clien­tes arro­gan­tes des­pués de que par­tían, pa­ra el de­lei­te de sus co­le­gas. Su in­vo­lu­cra­mien­to en el cam­po de las pu­bli­ca­cio­nes cau­só un gran interés en el pú­bli­co, que encontró a la inal­can­za­ble Jackie de re­pen­te ac­ce­si­ble. Adi­cio­nal­men­te, sus ín­ti­mos ami­gos sin­tie­ron un cam­bio en Jackie, pues esta ha­bía vuel­to a la jo­ven que dis­fru­ta­ba de di­ver­sio­nes con en­tu­sias­mo y pa­sión. Tra­ba­jar le pro­du­jo mu­cha con­fian­za y paz en sí mis­ma y es­to cam­bió su vi­da. Cuan­do le elo­gia­ban, era por su tra­ba­jo, por que ha­bía con­tri­bui­do a al­go pro­duc­ti­vo, no por que era Onas­sis o Ken­nedy.

Una com­pli­ca­ción sur­gió en sus la­bo­res en Vi­king con la pu­bli­ca­ción de la no­ve­la de Jef­frey Ar­cher, Shall We Tell The Pre­si­dent?,

“Ano­che, a las 10:15, mi ma­dre fa­lle­ció. Se en­con­tra­ba ro­dea­da de su fa­mi­lia y ami­gos y libros, las per­so­nas y co­sas que ama­ba. Mu­rió co­mo vi­vió, de su pro­pia for­ma, y nos sen­ti­mos agra­de­ci­dos por eso. Aho­ra es­tá en

ma­nos de Dios”. - John F. Ken­nedy Jr.

en 1977. La pre­mi­sa de es­te era de un fu­tu­ro in­cier­to y du­ran­te un aten­ta­do con­tra un fic­ti­cio presidente ame­ri­cano ba­sa­do en el cu­ña­do de Jackie, Ted Ken­nedy. Exis­ten ver­sio­nes con­tra­dic­to­rias so­bre qué ocu­rrió exac­ta­men­te, pe­ro el resultado fue un con­flic­to en­tre Jackie, la fa­mi­lia Ken­nedy y su je­fe. Jackie eli­gió re­nun­ciar a su po­si­ción en Vi­king, pe­ro su pa­sión por el tra­ba­jo ha­bía si­do en­cen­di­da y esta bus­có tra­ba­jo en Dou­ble­day, cor­to tiem­po des­pués. La do­ce­na de libros que edi­ta­ba al año re­fle­ja­ban su ecléc­ti­co gus­to. Libros so­bre dan­za, his­to­ria fran­ce­sa o ru­sa, ar­te, libros de ni­ños –co­mo los que edi­tó pa­ra su ami­ga, la can­tan­te Carly Si­mon– y au­to­bio­gra­fías que fue­ron ca­ta­pul­ta­das a las lis­tas de me­jor ven­di­dos, co­mo las de Mi­chael Jack­son o Bill Mo­yers.

En es­tos años, cuan­do Jackie par­ti­ci­pa­ba en even­tos de so­cie­dad, era por­que que­ría, asis­tien­do a libros pa­ra sus au­to­res y ba­ta­llan­do pa­ra pre­ser­var las edi­fi­ca­cio­nes his­tó­ri­cas de la ciu­dad de Nue­va York co­mo par­te de la So­cie­dad Mu­ni­ci­pal de las Ar­tes, in­clu­yen­do la exi­to­sa cam­pa­ña pa­ra sal­var la Grand Cen­tral Sta­tion de ser des­trui­da en 1978.

In­de­pen­dien­te­men­te de to­do lo demás que ha­ya si­do du­ran­te su vi­da –he­roí­na trá­gi­ca o icono re­nuen­te– Jackie se dis­tin­guió co­mo una mu­jer pro­fe­sio­nal de­di­ca­da, que de­jó un im­pre­sio­nan­te le­ga­do en libros. Sus pu­bli­ca­cio­nes, más de 100 tí­tu­los, son un le­ga­do que pre­sen­ta un vistazo úni­co a los in­tere­ses y pa­sio­nes de esta as­tu­ta mu­jer. Lue­go de la muer­te de Aris­tó­te­les Onas­sis en mar­zo de 1975, Jackie lo­gró trans­for­mar su ima­gen pú­bli­ca, re­em­pla­zan­do su amplia vi­da so­cial con ac­ti­vi­da­des pro­duc­ti­vas. Las imá­ge­nes de sus ex­ce­si­vas com­pras y ex­tre­mas fies­tas fue­ron re­em­pla­za­das por fo­tos de Jackie sa­lien­do del New York Pu­blic Li­brary o lle­gan­do a ca­sa pa­ra ce­nar con sus hi­jos.

Re­fi­rién­do­se a la ca­rre­ra de Jackie co­mo edi­to­ra, Glo­ria Stei­nem le pre­gun­tó –en una de sus úl­ti­mas en­tre­vis­tas– que por qué ele­gía tra­ba­jar. Jackie le res­pon­dió elo­cuen­te­men­te, ilus­tran­do pun­tos so­bre el cam­bio ge­ne­ra­cio­nal que ocu­rría en ese mo­men­to: “Es una tragedia que no se su­po­nía que las mu­je­res de mi ge­ne­ra­ción tra­ba­ja­ran si te­nían fa­mi­lias. Es­tas po­seían la me­jor edu­ca­ción del mun­do, pe­ro se su­po­nía que no hi­cie­ran na­da cuan­do sus hi­jo hu­bie­ran cre­ci­do, de­jan­do sus gran­des men­tes sin ejer­ci­tar­se. Las mu­je­res de­ben tra­ba­jar si

así lo desean. Te­ne­mos que ha­cer las co­sas que nos ha­cen fe­li­ces. La de­fi­ni­ción de la fe­li­ci­dad es el uso com­ple­to de nues­tras fa­cul­ta­des, en­ca­mi­na­dos a la ex­ce­len­cia, en una vi­da que nos per­mi­ta cre­cer. Es­to apli­ca tan­to a los hom­bres co­mo a las mu­je­res”. Has­ta po­cas se­ma­nas an­tes de su muer­te, iba tres ve­ces a la se­ma­na a su pe­que­ña ofi­ci­na, aba­rro­ta­da de libros.

Una de las me­jo­res ma­ne­ras de ilus­trar la po­li­fa­cé­ti­ca per­so­na­li­dad de Jackie es la se­lec­ción de libros que edi­tó. En­tre ellos re­sal­tan The Car­toon His­tory of the Uni­ver­se y The Car­toon His­tory of the Uni­ver­se II, pu­bli­ca­dos por Larry Go­nick en 1990 y 1992 (es­to de­mues­tra el ávi­do interés de Jackie por los libros ilus­tra­dos y la as­tu­cia de las ca­ri­ca­tu­ras), Pho­to­graphs, 1939-1967 pu­bli­ca­do en 1994 por To­ni Fris­sell y con una in­tro­duc­ción por Geor­ge Plim­pton (es­te fue uno de los úl­ti­mos libros que Jackie edi­tó an­tes de es­tar muy en­fer­ma pa­ra tra­ba­jar). Fris­sell era fa­mo­so por to­mar fo­tos pa­ra pu­bli­ca­cio­nes co­mo Vo­gue, Har­per’s Ba­zaar o Life. Fue idea de Jackie bus­car a Plim­pton pa­ra la in­tro­duc­ción, Allu­re de Dia­na Vreen­lan, quien fue una gran ami­ga per­so­nal y ha­bía co­la­bo­ra­do con Jackie en sus días en la Ca­sa Blan­ca y to­da la se­rie de libros de ni­ños es­cri­tos por la can­tan­te Carly Si­mon, en­tre es­tos The Fis­her­man’s Song.

Otros tí­tu­los no­to­rios in­clu­yen:

La tri­lo­gía del Cai­ro, de Na­guib Mah­fouz (“Pa­la­ce Walk”, “Pa­la­ce of De­si­re” y “Su­gar Stree” en 1990, 1991 y 1992).

Cuan­do Jackie es­cu­chó que el escritor Na­guib Mah­fouz ha­bía ga­na­do el Pre­mio No­bel de la Paz, en 1988, es­ta­ba an­sio­sa de co­la­bo­rar con él en su pró­xi­mo pro­yec­to. La cul­tu­ra egip­cia era uno de los in­tere­ses que Jackie ha­bía con­ce­bi­do du­ran­te su tiem­po co­mo pri­me­ra da­ma, es­pe­cial­men­te cuan­do ha­bía co­la­bo­ra­do pa­ra lle­var el Tem­plo de Den­dur al Mu­seo Me­tro­po­li­tano de Ar­te co­mo agra­de­ci­mien­to de par­te del go­bierno egip­cio. Jackie fue de­ter­mi­nan­te en fir­mar a Na­guib Mah­fouz a Dou­ble­day en la dé­ca­da de 1980. Mah­fouz per­ma­ne­ció con Dou­ble­day por mu­cho tiem­po, pu­bli­can­do al­re­de­dor de 20 to­mos con la em­pre­sa. La Tri­lo­gía de Cai­ro re­la­ta la his­to­ria de in­de­pen­den­cia de una fa­mi­lia en tres par­te en­tre los años de 1917 y 1944.

Moon­walk, 1988, Mi­chael Jack­son

Moon­walk, la úni­ca au­to­bio­gra­fía de Mi­chael Jack­son. Es­te fue uno de los gran­des re­tos de Jackie co­mo edi­to­ra, pues ne­go­ciar el con­tra­to con Jack­son y lo­grar que es­te le cum­plie­ra fue to­da una odi­sea. Al día, Moon­walk pro­vee un vistazo sin pre­ce­den­te a la vi­da del rey del pop y cuen­ta con 100 fo­to­gra­fías ex­clu­si­vas de los ar­chi­vos per­so­na­les de Jack­son.

Hea­ling and the Mind, 1993, Bill Mo­yers

Jackie tu­vo el pla­cer de co­la­bo­rar con el re­por­te­ro Bill Mo­yers, a quien le edi­tó cua­tro libros. Mo­yers era un ami­go de Jackie de sus días en la Ca­sa Blan­ca y su re­la­ción la­bo­ral sur­gió de un gran res­pe­to mu­tuo. Pu­bli­ca­do en 1993, Hea­ling and the Mind es un com­pen­dio de las en­tre­vis­tas rea­li­za­das por Mo­yers so­bre el po­der de la men­te hu­ma­na. Es­te fue el úl­ti­mo li­bro de Mo­yers que edi­tó la ex pri­me­ra da­ma, que per­de­ría su ba­ta­lla con­tra el cán­cer me­nos de un año des­pués. RP

“Jackie Onas­sis cul­ti­va­ba au­to­res, no su­je­tos. Nu­tría,

pen­san­do en los es­cri­to­res y a lar­go pla­zo”.

– David Stenn

“Si pro­du­ces un li­bro,

ha­brás he­cho al­go ma­ra­vi­llo­so con tu vi­da”. - Jac­que­li­ne Ken­nedy Onas­sis

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.