“Cham­pag­ne et as­per­ges s’il vous plaît” Gas­tro­no­mía a la pri­me­ra da­ma

La ele­gan­cia que ca­rac­te­ri­zó a Jackie Ken­nedy per­mea­ba to­do as­pec­to de su vi­da, in­clu­yen­do sus pre­fe­ren­cias gas­tro­nó­mi­cas, co­mo la cham­pa­ña acom­pa­ña­da de es­pá­rra­gos.

Ritmo Platinum - - Icono -

In­du­da­ble­men­te, la pri­me­ra da­ma era due­ña de una ele­gan­cia úni­ca, que se ha man­te­ni­do en la me­mo­ria del mun­do a tra­vés del tiem­po, y por la que ha si­do to­ma­da co­mo re­fe­ren­cia en in­nu­me­ra­bles oca­sio­nes. Así de ele­gan­te era tam­bién su gus­to gas­tro­nó­mi­co. El me­nú de Jackie era bre­ve, pe­ro muy acer­ta­do de so­fis­ti­ca­ción. Es­pá­rra­gos fríos con una bur­bu­jean­te co­pa de cham­pán fran­cés, era la pe­ti­ción de siem­pre de la gla­mo­ro­sa da­ma. Al­gu­nos di­rán que su es­bel­ta fi­gu­ra era pro­duc­to de los es­pá­rra­gos, pe­ro otros afir­man que la reali­dad era que el es­pu­man­te la sos­te­nía, re­pre­sen­tan­do su esen­cia e ima­gen bur­bu­jean­te y re­fi­na­da.

Jackie re­pre­sen­ta­ba la mu­jer que to­da jo­ven ame­ri­ca­na que­ría ser, en­car­nan­do el sue­ño ame­ri­cano. No so­lo con­ta­ba con el es­po­so de en­sue­ño, per­te­ne­cien­te a una fa­mi­lia prác­ti­ca­men­te no­ble y coronado a la pre­si­den­cia de los Es­ta­dos Uni­dos, pe­ro ade­más con un círcu­lo so­cial que in­clu­yó a ce­le­bri­da­des y eru­di­tas de la épo­ca.

Frank Si­na­tra le des­cri­bió una vez co­mo “cla­se apar­te”, y es­to que­ría de­cir que Jackie no vi­si­ta­ba ba­res co­mo los me­ros mor­ta­les. En vez, la pri­me­ra da­ma en­vol­vía en con­tex­to so­cial sus pre­fe­ren­cias gas­tro­nó­mi­cas y coc­te­le­ras. Jackie dis­fru­ta­ba de sa­lir a com­prar con su her­ma­na Lee Rad­zi­will has­ta la ho­ra de al­mor­zar. Era en es­te mo­men­to que se vol­vía evi­den­te su pre­fe­ren­cia por los es­pá­rra­gos fríos acom­pa­ña­dos de cham­pán. Jackie dis­fru­ta­ba del es­pu­man­te más de lo que se no­ta­ba a tra­vés de los len­tes te­les­có­pi­cos que la en­fo­ca­ba, fre­cuen­te­men­te to­man­do va­rias co­pas al día. Y, aun­que Jackie no fue la úni­ca pri­me­ra da­ma en dis­fru­tar de los vi­nos (Pat Ni­xon, Ma­mie Ei­sen­ho­wer y Betty Ford eran fa­mo­sas por sus de­gus­tes coc­te­le­ros), Jackie, con su crian­za afluen­te y edu­ca­ción eu­ro­pea, sabía có­mo ha­cer de dis­fru­tar de un coc­tel to­do un even­to so­cial, avi­van­do al­muer­zos y ce­nas de es­ta­do con vi­nos o es­pu­man­tes im­por­ta­dos de Fran­cia. En tér­mi­nos de su pre­di­lec­ción gas­tro­nó­mi­ca, Jackie pre­fe­ría pe­que­ños bis­trós o res­tau­ran­tes que brin­da­ban ser­vi­cios dis­cre­tos e in­tere­san­tes ca­tá­lo­gos de vi­nos, vi­si­tan­do con fre­cuen­cia aque­llos es­ta­ble­ci­mien­tos que ofre­cían an­ti­pas­to me­di­te­rrá­neo, vi­nos de bor­go­ña o ex­cep­cio­na­les cham­pa­ñas fran­ce­ses. RP

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.