El mun­do a sus pies Jackie fue­ra de los Es­ta­dos Uni­dos

Su gran ca­ris­ma, co­no­ci­mien­to de idio­mas la­ti­nos co­mo, el fran­cés, ita­liano y es­pa­ñol hi­cie­ron que las demás na­cio­nes del mun­do se enamo­ra­ran de Jac­que­li­ne Ken­nedy.

Ritmo Platinum - - Icono -

Jackie era la más ra­ra de las cria­tu­ras po­lí­ti­cas: lo bas­tan­te or­di­na­ria co­mo pa­ra no ser ame­na­za­do­ra, pe­ro lo su­fi­cien­te­men­te ele­va­da co­mo pa­ra ins­pi­rar ad­mi­ra­ción, es­to re­sul­ta­ba en que el pue­blo le ama­ra.

Los años de la Ca­sa Blan­ca de John F. Ken­nedy y Jac­que­li­ne Ken­nedy fue­ron mar­ca­dos en gran par­te por las cri­sis po­lí­ti­cas en el ex­tran­je­ro y la agi­ta­ción en el país. Con el trans­cur­so del tiem­po, Jackie desa­rro­lló sus des­tre­zas po­lí­ti­cas y apo­yó a su ma­ri­do du­ran­te to­da su ca­rre­ra política, aun­que sus prin­ci­pa­les in­tere­ses con­sis­tían en criar y pro­te­ger a sus hi­jos. Sin em­bar­go, los ase­so­res de Jack, re­co­no­cie­ron el al­to po­ten­cial po­lí­ti­co de esta mu­jer y le en­car­ga­ron ex­tra­ofi­cial­men­te en­can­tar, no so­lo al pue­blo, sino tam­bién al mun­do. Es así co­mo sur­gen los viajes don­de Jackie se en­tre­vis­ta con per­so­na­li­da­des de las más al­tas es­tir­pes so­cia­les, cul­tu­ra­les y po­lí­ti­cas de to­do el mun­do.

No so­lo en­can­ta­ba al presidente fran­cés Char­les de Gau­lle con su re­fi­na­do co­no­ci­mien­to de la len­gua y cul­tu­ra fran­ce­sas, sino que de­jó una pro­fun­da im­pre­sión en Ni­ki­ta Kh­rush­chev, pri­mer

mi­nis­tro de la Unión So­vié­ti­ca. Se in­for­ma que mien­tras JFK se sen­tía in­sa­tis­fe­cho con el en­cuen­tro de Kh­rush­chev, Jackie pre­gun­tó acer­ca de los pe­rros, que eran una fa­mo­sa pa­sión del pri­mer mi­nis­tro. Kh­rush­chev que­dó tan encantado que le en­vió uno de los ca­cho­rros y De Gau­lle acep­tó su pro­pues­ta de ex­po­ner la Mo­na Li­sa de Leo­nar­do da Vin­ci en los Es­ta­dos Uni­dos.

Así de­mos­tró Jackie ser de vital im­por­tan­cia, tan­to pa­ra la apa­rien­cia pú­bli­ca de la ad­mi­nis­tra­ción, co­mo pa­ra el es­ta­tus po­lí­ti­co del presidente. Su ver­da­de­ro po­der con­sis­tía en mi­ti­gar las ex­plo­si­vas vi­si­tas de Es­ta­do y, al mis­mo tiem­po, pro­por­cio­nar a los pe­rio­dis­tas una na­rra­ti­va efec­ti­va y co­lo­ri­da.

JFK ani­mó a Jackie a ha­cer viajes por sí so­la, pa­ra re­pre­sen­tar a los Es­ta­dos Uni­dos y al presidente en el ex­tran­je­ro.

En 1962, Jackie via­jó a la In­dia y a Pa­kis­tán, acom­pa­ña­da por su her­ma­na me­nor Lee y John Kenneth Gal­braith, que ser­vía co­mo em­ba­ja­dor de Es­ta­dos Uni­dos en la In­dia en ese mo­men­to. El via­je era par­te ofi­cial y par­te pri­va­do ce­le­brán­do­se ban­que­tes de Es­ta­do y ce­nas pri­va­das en su ho­nor. Su via­je de bue­na vo­lun­tad se lle­vó a ca­bo en­tre el 12 y 26 de mar­zo de 1962. Du­ran­te es­te tiem­po los via­je­ros si­guie­ron un ho­ra­rio es­tric­to: fue­ron re­ci­bi­dos en el ae­ro­puer­to de Del­hi por el pri­mer mi­nis­tro Ja­wahar­lal Neh­ru, vi­si­ta­ron el Taj Mahal y co­no­cie­ron a Neh­ru, la hi­ja de In­di­ra Gand­hi, que se con­ver­ti­ría en pri­me­ra mi­nis­tra en 1966. Ade­más, tam­bién se reunie­ron con Ayub Khan, presidente de Pa­kis­tán, vi­si­ta­ron el lu­gar don­de se en­te­rró a Gand­hi, mon­ta­ron un ele­fan­te, vie­ron un jue­go de po­lo y vi­si­ta­ron a ni­ños en un hos­pi­tal.

Khan, in­clu­so, le ob­se­quió un ca­ba­llo lla­ma­do “Sar­dar”, co­mo un ges­to de bue­na vo­lun­tad. Es­te fue ex­tre­ma­da­men­te bien re­ci­bi­do, ya que Jackie era un fer­vien­te aman­te de los ca­ba­llos y una gran ji­ne­te. A lo lar­go de su via­je, la gen­te en las ca­lles ex­cla­ma­ban “Lar­ga vi­da a Jackie Ken­nedy” y “Rei­na de Amé­ri­ca”. Cu­rio­sa­men­te, la co­ber­tu­ra de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción so­bre su via­je a la In­dia y Pa­kis­tán fue prin­ci­pal­men­te so­bre su ves­ti­men­ta, pues el pú­bli­co an­he­la­ba sa­ber

las no­ve­da­des del “Jackie Look”. Se in­di­có que en es­te via­je, ella y su her­ma­na fue­ron acom­pa­ña­das por 23 agen­tes de se­gu­ri­dad y lle­va­ron 62 pie­zas de equi­pa­je.

Jackie lu­cía ro­pa de ins­pi­ra­ción in­dia di­se­ña­da ex­clu­si­va­men­te pa­ra es­te via­je por el di­se­ña­dor ofi­cial de la pri­me­ra da­ma, Oleg Cas­si­ni. Cam­bia­ba sus ar­tícu­los de ves­ti­men­ta va­rias ve­ces al día, sin em­bar­go, su por­ta­voz des­ta­có el he­cho de que “la Sra. Ken­nedy no con­si­de­ra­ba es­te via­je un des­fi­le de mo­da”.

El via­je fue muy apre­cia­do en­tre los ase­so­res de JFK, que per­ci­bie­ron la gi­ra de bue­na vo­lun­tad co­mo una se­ñal in­va­lua­ble pa­ra for­ta­le­cer los la­zos di­plo­má­ti­cos en­tre Orien­te y Oc­ci­den­te. Se hi­zo hin­ca­pié en que Jackie ha­bía lo­gra­do me­jo­rar la co­mu­ni­ca­ción de ma­ne­ra de­ci­si­va, un resultado que agra­dó mu­cho al presidente. Si hu­bie­se via­ja­do so­lo allí, pro­ba­ble­men­te ha­bría to­ca­do te­mas más de­li­ca­dos y pre­ca­rios, que hu­bie­ran he­cho inevi­ta­ble una con­fron­ta­ción y que hu­bie­ran pues­to una pre­sión so­bre la co­mu­ni­ca­ción en­tre los dos paí­ses. Otros viajes rea­li­za­dos por Jackie du­ran­te su tiem­po en la Ca­sa Blan­ca in­clu­ye­ron vi­si­tas a Ro­ma, don­de fue re­ci­bi­da por el pa­pa Juan XXIII, Gre­cia, Ita­lia, México y Fran­cia. RP

Khan, in­clu­so, le ob­se­quió un ca­ba­llo lla­ma­do “Sar­dar”, co­mo un ges­to de bue­na vo­lun­tad. Es­te fue ex­tre­ma­da­men­te bien re­ci­bi­do, ya que Jackie era un fer­vien­te aman­te de los ca­ba­llos y una gran ji­ne­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.