GINNIFER GOODWIN

INOL­VI­DA­BLE EN EL ROL DE JACKIE KEN­NEDY, ESTA VERSATIL AC­TRIZ SE EN­CUEN­TRA EN SU ME­JOR MO­MEN­TO

Ritmo Platinum - - Personal Style - tex­to Re­dac­ción Rit­mo Pla­ti­num fo­tos Fuen­te ex­ter­na

Es una ac­triz ca­ma­leó­ni­ca. Lo di­cen sus múl­ti­ples y va­ria­dos per­so­na­jes. Ha po­di­do ba­lan­cear su ca­rre­ra en­tre el ci­ne y la te­le­vi­sión con mu­cho éxi­to. Es inol­vi­da­ble su pa­pel de Jackie Ken­nedy en una pro­duc­ción pa­ra la te­le­vi­sión de­no­mi­na­da "Ma­tar a Ken­nedy" en el 2013. Los pri­me­ros pa­pe­les de Goodwin fue­ron en pro­gra­mas de la NBC co­mo "Law & Or­der" y "Ed", an­tes de apa­re­cer en la pe­lí­cu­la pa­ra te­le­vi­sión de Co­medy Cen­tral, "Porn 'n Chic­ken". Lue­go tu­vo pa­pe­les en pe­lí­cu­las co­mo "La son­ri­sa de Mo­na Li­sa", "Win a Da­te with Tad Ha­mil­ton" y "Walk the Li­ne", en la que in­ter­pre­tó a Vi­vian Li­ber­to, la pri­me­ra es­po­sa de Johnny Cash.

El ho­nor ser la pri­me­ra da­ma de los Es­ta­dos Uni­dos es un sue­ño pa­ra cual­quie­ra, aun cuan­do sea co­mo in­ter­pre­ta­ción del per­so­na­je co­mo tal en un fil­me.

Ginnifer Goodwin ha si­do una de las casi una de­ce­na de mu­je­res que se han vis­to en­vuel­tas en la piel de la ad­mi­ra­da mu­jer, elo­gia­da a tra­vés de los tiem­pos.

No de­be ser ta­rea fá­cil pa­ra na­die, pues la da­ma po­seía un gar­bo na­tu­ral y úni­co que im­preg­na­ba a ca­da pie­za que ves­tía y en ca­da pa­so que da­ba... es­to sin ha­blar de una her­mo­sa son­ri­sa de­li­ca­da, pe­ro siem­pre evo­can­do sin­ce­ri­dad ¿Juz­gue us­ted si es cual­quier co­sa?

Ella fue más de lo que cual­quier pa­pel pue­da ocu­par; po­co se ha di­cho de lo que su per­so­na real­men­te fue, su confidente nun­ca trai­cio­nó su con­fian­za. En­tre ellas, en el más allá, es­tá to­do cuan­to qui­sié­ra­mos ver o sa­ber.

Lo que sí se co­no­ce has­ta el día de hoy es que le gus­ta­ba ves­tir­se con tra­jes fran­ce­ses, lo que al­gu­nos diseñadores ame­ri­ca­nos con­si­de­ra­ron un sím­bo­lo de des­leal­tad... el buen gus­to no tie­ne fron­te­ras.

Du­ran­te su pe­río­do co­mo pri­me­ra da­ma, Jac­que­li­ne se con­vir­tió en un icono de la mo­da, tan­to en su na­ción co­mo en el res­to del mun­do. Uno de sus pri­me­ros gran­des pro­yec­tos fue re­de­co­rar la ca­sa pre­si­den­cial y dar­le un con­te­ni­do his­tó­ri­co, pues con­si­de­ra­ba que la man­sión te­nía que re­pre­sen­tar ple­na­men­te a su país, pa­ra lo cual re­co­lec­tó mue­bles an­ti­guos au­tén­ti­cos y re­tra­tos ori­gi­na­les de per­so­na­jes co­mo Tho­mas Jef­fer­son y Ben­ja­mín Fran­klin. La pa­re­ja siem­pre se dis­tin­guió por re­pre­sen­tar nu­me­ro­sos ac­tos so­cia­les don­de apre­cia­ban el ar­te, la mú­si­ca, la cul­tu­ra y demás ac­tos pro­pios de las per­so­nas cul­tas.

“Ki­lling Ken­nedy”

Su per­so­na ha ins­pi­ra­do múl­ti­ples cin­tas co­mo Ki­lling Ken­nedy, pro­ta­go­ni­za­da por Ginnifer Goodwin y Rob Lo­we, quien re­pre­sen­tó al presidente nú­me­ro 35 de Es­ta­dos Uni­dos. La pe­lí­cu­la, tra­du­ci­da al es­pa­ñol ¿Quién mató a Ken­nedy?, fue un fil­me pa­ra te­le­vi­sión di­ri­gi­da por Nel­son McCor­mick, la cual fue rea­li­za­da en Es­ta­dos Uni­dos en el 2012, ba­sa­do en la no­ve­la del mis­mo nom­bre, es­cri­ta por Bill O’Reilly y Mar­tin Du­gard.

Se cen­tra en dos per­so­na­jes cu­ya exis­ten­cia que­dó uni­da pa­ra siem­pre lue­go de ese fa­tí­di­co día en Da­llas, Te­xas. Por un la­do, es­tá John F. Ken­nedy, el bien pa­re­ci­do lí­der de la po­ten­cia nor­te­ame­ri­ca­na, y por otro, Lee Har­vey Os­wald (Will Roth­haar), el in­fa­me ver­du­go. Lo que se bus­ca es pro­fun­di­zar acer­ca de es­tos dos hom­bres y sus con­flic­tos in­ter­nos y ex­terno. La pe­lí­cu­la cuen­ta los acon­te­ci­mien­tos que tu­vie­ron co­mo desen­la­ce el ase­si­na­to del presidente Ken­nedy, acon­te­ci­mien­to que mar­có a la hu­ma­ni­dad.

Jun­to a la vi­da del presidente ame­ri­cano, se cuen­ta la de otra per­so­na: un ma­ri­ne de­silu­sio­na­do con su país. Cuan­do los ca­mi­nos de am­bos se unen, la his­to­ria de Es­ta­dos Uni­dos cam­bia­rá de una for­ma que na­die se ha­bía ima­gi­na­do. La pe­lí­cu­la se com­ple­ta aña­dien­do datos so­bre la Gue­rra Fría y la lu­cha de Ken­nedy con­tra el avan­ce del co­mu­nis­mo.

La esen­cia de esta obra ci­ne­ma­to­grá­fi­ca pa­ra la pan­ta­lla chi­ca es la si­guien­te: en 1959 dos hom­bres de di­fe­ren­tes formas de pen­sar y tem­pe­ra­men­tos tie­nen un en­cuen­tro que mar­ca un an­tes y un des­pués en sus vidas: uno des­de Was­hing­ton D.C., don­de se pre­pa­ra pa­ra anun­ciar su candidatura a la pre­si­den­cia de su na­ción; mien­tras que el otro, des­de la em­ba­ja­da nor­te­ame­ri­ca­na en Mos­cú, es­tá lis­to pa­ra re­nun­ciar a su con­di­ción de ciu­da­dano es­ta­dou­ni­den­se. En las es­ce­nas se apre­cia la re­cons­truc­ción de uno de los mo­men­tos de ma­yor re­le­van­cia de las cró­ni­cas que se pue­dan con­tar so­bre el es­ta­do nor­te­ame­ri­cano, y que aún sir­ve de re­fe­ren­cia en nues­tros días: el cri­men con­tra el Pri­mer Man­da­ta­rio de los E.E. U.U. John F. Ken­nedy. Ma­tar a Ken­nedy se aden­tra en lo ocu­rri­do aquel trá­gi­co día 22 de no­viem­bre de 1963, sin de­jar fue­ra la reali­dad de ca­da per­so­na­je en­car­na­do; aquí los mo­men­tos más ten­sos del presidente al fren­te de la política y su pro­gre­so ha­cia el li­de­raz­go por el que hoy es re­cor­da­do.

Ginnifer Goodwin

Pre­ci­sa­men­te es el fil­me en el que Ginnifer Goodwin ha­ce su in­cor­po­ra­ción a la lis­ta de casi una de­ce­na de ac­tri­ces que, has­ta ese mo­men­to, han en­car­na­do a la im­por­tan­te pri­me­ra da­ma. Le an­te­ce­die­ron Katie Holmes, Jill Hen­nessy, Sa­rah Mi­che­lle-Ge­ller y Blair Brown. En esa oca­sión, coin­ci­dió con la con­me­mo­ra­ción del 50 aniver­sa­rio del ase­si­na­to de John F. Ken­nedy. No es pa­ra me­nos, la tra­ma se ba­só en los úl­ti­mos años de vi­da del presidente de los Es­ta­dos Uni­dos. La ac­triz de Éra­se una vez, con esta in­ter­pre­ta­ción da un gi­ro to­tal a su ca­rre­ra, ha­cien­do un an­tes y un des­pués de su tra­ba­jo en las pan­ta­llas, un sal­to de his­to­rias de dul­ces sus­pi­ros pa­ra aden­trar­se al dra­ma­tis­mo his­tó­ri­co de un lí­der, cu­yo nom­bre tras­cien­de a tra­vés de los años.

Pe­ro, ¿qué es lo que di­ce la cin­ta de esta ele­gan­te mu­jer? No mu­cho; más bien la pro­yec­tan de una ma­ne­ra muy su­til cuan­do, con un gra­do al­to de in­cer­ti­dum­bre, se pue­de su­po­ner que fue mu­cho más que lo que cual­quier his­to­ria pue­da con­tar. No obs­tan­te, es­te fil­me no es pre­ci­sa­men­te por la que se le ha­ga re­fe­ren­cia a su vi­da pro­fe­sio­nal, es más bien co­no­ci­da por in­ter­pre­tar a Mar­ge­ne Heff­man en la se­rie Big Lo­ve y por ha­cer la voz ori­gi­nal de la te­nien­te Judy Hoops en la pe­lí­cu­la ani­ma­da del 2016, Zoo­to­pia. Su más re­cien­te in­ter­pre­ta­ción fue la de Mary Mar­ga­ret Blan­chard en On­ce Upon a Ti­me.

De su ori­gen, a mo­do per­so­nal, se sa­be que es ori­gi­na­ria de Memp­his (Ten­nes­see). Hi­ja de Lin­da, tra­ba­ja­do­ra de Fe­de­ral Ex­press, y Tim Goodwin, quien era pro­pie­ta­rio de un es­tu­dio

de gra­ba­ción. Sus pa­dres es­tán di­vor­cia­dos y tie­ne una her­ma­na más jo­ven, Me­lis­sa.

Tras gra­duar­se en Lau­san­ne Co­lle­gia­te School en 1996, Goodwin fue a la Fa­cul­tad de Be­llas Ar­tes de la Uni­ver­si­dad de Bos­ton don­de re­ci­bió su título en tea­tro en 2001.

En ma­yo de 2012 hi­zo pú­bli­ca su re­la­ción amo­ro­sa con su com­pa­ñe­ro de re­par­to en On­ce Upon a Ti­me, Jos­hua Da­llas.

El 9 de oc­tu­bre de 2013, Josh le pro­pu­so ma­tri­mo­nio a Ginnifer en Los Án­ge­les y dos días des­pués en­via­ron un co­mu­ni­ca­do a la re­vis­ta Peo­ple que anun­cia­ba: “Es­ta­mos muy emo­cio­na­dos de anun­ciar nues­tro com­pro­mi­so y no po­de­mos es­pe­rar pa­ra ce­le­brar con nues­tros ami­gos y fa­mi­lia­res, in­clu­yen­do nues­tra se­gun­da fa­mi­lia de On­ce Upon a Ti­me”.

El 20 de no­viem­bre de 2013 la pa­re­ja anun­ció que es­ta­ban es­pe­ran­do a su pri­mer be­bé jun­tos. El 12 de abril de 2014 se ce­le­bró en Ca­li­for­nia la bo­da en­tre Goodwin y Da­llas en una ce­re­mo­nia pri­va­da.

El 29 de ma­yo de 2014 na­ció su pri­mer hi­jo al que lla­ma­ron Oli­ver Fin­lay Da­llas. En no­viem­bre de 2015 se anun­ció que es­ta­ban es­pe­ran­do a su se­gun­do hi­jo. Y el 1 de ju­nio de 2016 la pa­re­ja le dio a Hu­go Wil­son Da­llas.

Los pri­me­ros pa­pe­les de Goodwin fue­ron en pro­gra­mas de la NBC co­mo Law & Or­der y Ed, an­tes de apa­re­cer en la pe­lí­cu­la pa­ra te­le­vi­sión de Co­medy Cen­tral, Porn ‘n Chic­ken. Lue­go tu­vo pa­pe­les en pe­lí­cu­las co­mo La son­ri­sa de Mo­na Li­sa, Win a Da­te with Tad Ha­mil­ton!

y Walk the Li­ne, en la que in­ter­pre­tó a Vi­vian Li­ber­to, la pri­me­ra es­po­sa de Johnny Cash. Tam­bién in­ter­pre­tó a Do­ri Dum­cho­vic en la co­me­dia ne­gra Lo­ve Co­mes to the Exe­cu­tio­ner.

Des­de 2006 has­ta 2011, Goodwin fue una de las protagonistas en la se­rie de HBO, Big Lo­ve, en el pa­pel de Mar­ge­ne Heff­man, la ter­ce­ra es­po­sa de una fa­mi­lia po­lí­ga­ma. Con la pe­lí­cu­la de 2009 He’s Just Not That In­to You ha lo­gra­do po­pu­la­ri­dad.

En 2011 in­ter­pre­tó a Ra­chel en So­met­hing Bo­rro­wed, sien­do una de las protagonistas.

Des­de 2011 in­ter­pre­ta a Blan­ca­nie­ves en la se­rie de te­le­vi­sión On­ce upon a ti­me, de la ca­de­na ABC.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.