NA­TA­LIE PORT­MAN

LA MÁS RE­CIEN­TE “JACKIE KEN­NEDY” DE LA PAN­TA­LLA GRAN­DE

Ritmo Platinum - - Personal Style - tex­to Nat­ha­lie Hernández fo­tos Fuen­te ex­ter­na

Ella es una ac­triz in­na­ta. Des­de sus pri­me­ros años de vi­da co­men­zó a de­mos­trar­lo. Na­ta­lie Port­man dio ini­cio a su ca­rre­ra ar­tís­ti­ca con cla­ses de bai­le a los cua­tro años y, des­de en­ton­ces, ha sa­bo­rea­do el éxi­to. La ac­tua­ción lle­gó a ella cuan­do se en­con­tra­ba dan­zan­do en los sa­lo­nes. Gra­cias a sus des­tre­zas, las com­pa­ñías lo­ca­les de tea­tro se in­tere­sa­ron en ella y la hi­cie­ron par­te de sus re­par­tos. Ca­da obra re­pre­sen­tó un es­la­bón en la es­ca­le­ra de su vi­da, pues ca­da pro­yec­to le fue lle­van­do a otro más re­le­van­te. Na­ta­lie es de las es­ca­sas ac­tri­ces que ate­so­ra las cua­tro es­ta­tui­llas más im­por­tan­tes de la in­dus­tria: Os­car, BAFTA, Glo­bo de Oro y el Pre­mio del Sin­di­ca­to de Ac­to­res.

Ella es, sin du­das, una pro­fe­sio­nal in­na­ta de la ac­tua­ción. Es­ce­na a es­ce­na, se con­vir­tió en due­ña in­dis­cu­ti­ble de una ca­rre­ra car­ga­da de éxi­tos. En una oca­sión, Na­ta­lie Port­man ex­pre­só: “Pre­fie­ro ser in­te­li­gen­te a ser una una es­tre­lla de ci­ne exi­to­sa, y no me im­por­ta si la uni­ver­si­dad arrui­na mi ca­rre­ra”. Sin em­bar­go, con su pro­ce­der de vi­da y el pa­so del tiem­po, ha de­mos­tra­do su ca­pa­ci­dad de con­ju­gar am­bas co­sas. Ha de­ja­do en evi­den­cia su in­te­li­gen­cia y ha al­can­za­do el éxi­to.

El más re­cien­te lo­gro de Port­man es el fil­me Jackie del crea­dor chi­leno Pa­blo La­rraín. Una cin­ta que registra los días de la ex­tin­ta pri­me­ra da­ma es­ta­dou­ni­den­se, pos­te­rio­res al ase­si­na­to de su es­po­so y presidente de los Es­ta­dos Uni­dos, John Fit­ge­rald Ken­nedy. Jackie re­pre­sen­ta ver­da­de­ra­men­te un acier­to en la ca­rre­ra de Port­man. Co­mo ella mis­ma afir­ma­se, “fue un re­to”, pues encarnar a la mu­jer más gla­mo­ro­sa del si­glo XX, re­sul­ta com­ple­jo, no por la ele­gan­cia de la se­ño­ra Ken­nedy, sino más bien por la his­to­ria que es­cri­bió en su vi­da y la for­ma úni­ca en que di­vi­dió el queha­cer pú­bli­co del pri­va­do, y esta repu­tada ac­triz lo­gró ha­cer lo que Jackie hi­zo, a la per­fec­ción. Así lo afir­man las crí­ti­cas re­ci­bi­das, las que so­lo au­gu­ran elo­gios. No es pa­ra me­nos que en es­te tra­ba­jo, la ac­triz se acer­ca­ra a la per­fec­ción. Pa­ra in­ter­pre­tar a Jac­que­li­ne Ken­nedy, ella es­tu­dió la mo­du­la­ción de voz de la viu­da, la que va­ria­ba de acuer­do al en­torno en que se en­con­tra­ba, ade­más del par­ti­cu­lar acen­to de la icó­ni­ca Ken­nedy. Las con­si­de­ra­cio­nes de las que fue ob­je­to la nue­va pe­lí­cu­la, en es­pe­cial la ac­tua­ción de la pro­ta­go­nis­ta, la lle­va­ron a co­ro­nar­se con una es­ta­tui­lla “Crí­ti­ca Ci­ne­ma­to­grá­fi­ca” a me­jor ac­triz. Du­ran­te el es­treno de Jackie, en el Fes­ti­val In­ter­na­cio­nal de Ci­ne de To­ron­to, la pro­ta­go­nis­ta del fil­me, re­ve­ló que sin­tió mie­do al asu­mir el pa­pel, afir­man­do: “Sí, yo es­ta­ba ab­so­lu­ta­men­te ate­rro­ri­za­da y tam­bién pen­sé que no ha­bía si­do la me­jor idea acep­tar la pe­lí­cu­la, por­que era muy fá­cil fra­ca­sar. Pe­ro tam­bién me gus­ta lo que me da mie­do y siem­pre ter­mino tra­ba­jan­do en to­do lo que me da más pá­ni­co. No sé, hay gen­te que tra­ta de con­ver­tir­me en per­fec­cio­nis­ta o pien­san que me gus­ta que to­do sal­ga per­fec­to, pe­ro pien­so que tam­bién me sien­to có­mo­da con el fra­ca­so. No ten­go pro­ble­mas en ha­cer al­go mal, aun­que no lo ha­ga in­ten­cio­nal­men­te. Siem­pre tra­to de ha­cer un buen tra­ba­jo, pe­ro si al­go no fun­cio­na, si­go ade­lan­te con el si­guien­te pa­so”.

Pe­ro apa­ren­te­men­te el mie­do es un ver­da­de­ro es­tí­mu­lo pa­ra la “Black Swan”, ya que el te­mor pro­vo­có que en su cuer­po ha­bi­ta­se el es­pí­ri­tu de Jac­que­li­ne Ken­nedy du­ran­te el ro­da­je de la pe­lí­cu­la: ella era la es­po­sa de John F. Ken­nedy. Re­fi­rién­do­se a su in­ter­pre­ta­ción, Port­man ha­bló de su apren­di­za­je, ex­pre­san­do, ade­más, que es­te rol le hi­zo co­no­cer más a fon­do a la icó­ni­ca mu­jer, ya que so­lo la veía de for­ma su­per­fi­cial, cen­trán­do­se en la ma­ne­ra ves­tir y sus pei­na­dos. En ese mis­mo ám­bi­to, ha­bló de la res­pon­sa­bi­li­dad que sin­tió al asu­mir el pro­ta­gó­ni­co de Jackie y pun­tua­li­zó: “Tu­ve la res­pon­sa­bi­li­dad de hon­rar a una per­so­na real por los he­chos reales de su vi­da, pe­ro co­mo pre­sen­ta la pe­lí­cu­la, hay cier­tos he­chos que no siem­pre son reales y la ver­dad es que só­lo es una ver­sión. Y hay tan­tas… Lo me­jor que yo vi en to­da la in­ves­ti­ga­ción y sus en­tre­vis­tas es que Jackie Ken­nedy se edi­ta­ba a sí mis­ma y de­jó mu­chos es­pa­cios va­cíos que ella mis­ma bo­rró, de­jan­do abier­ta la ima­gi­na­ción en aque­llos arre­pen­ti­mien­tos que no que­ría que fue­ran pú­bli­cos. ¿Qué es lo que no qui­so mos­trar a ni­vel de la per­so­na pú­bli­ca que ella mis­ma ha­bía crea­do? Yo so­lo pu­de usar mi ima­gi­na­ción pa­ra pre­sen­tar­la co­mo una pie­za de fic­ción. Na­die de­be­ría to­mar esta pe­lí­cu­la co­mo un li­bro de his­to­ria. Es más bien la ima­gi­na­ción de una per­so­na que res­pe­ta­mos co­mo un ser hu­mano bas­tan­te com­ple­jo”.

Na­ta­lie, más allá de Jackie

Pe­se al éxi­to al­can­za­do en Jackie, ni la vi­da ni el éxi­to to­tal de Na­ta­lie Port­man se cir­cuns­cri­ben a esta. La jo­ven ac­triz ju­día, de ori­gen is­rae­lí, es ade­más li­cen­cia­da en Psi­co­lo­gía por la Uni­ver­si­dad de Har­vard, en don­de des­ta­có de los demás es­tu­dian­tes, al fun­gir co­mo ayu­dan­te de in­ves­ti­ga­ción de Alan Ders­ho­witz, en el la­bo­ra­to­rio de So­cio­lo­gía, de la pres­ti­gio­sa ca­sa de es­tu­dios. Des­de su re­si­den­cia en el cam­pus uni­ver­si­ta­rio, Port­man es­cri­bió una car­ta al pe­rió­di­co es­tu­dian­til The Har­vard Crim­son, co­mo res­pues­ta a un en­sa­yo que cri­ti­ca­ba las ac­cio­nes del pue­blo de Israel pa­ra con el de Pa­les­ti­na. En mar­zo del 2006, en res­pues­ta a una in­vi­ta­ción que le hi­cie­re la Uni­ver­si­dad de Co­lum­bia, la ac­triz dic­tó una con­fe­ren­cia so­bre te­rro­ris­mo, en la que to­mó co­mo re­fe­ren­cia la pe­lí­cu­la V de Ven­det­ta, fil­me del que fue pro­ta­go­nis­ta. Pe­ro su an­dar en el ám­bi­to del co­no­ci­mien­to va más allá, tan­to re­ci­bien­do co­mo apor­tan­do. La tam­bién es­ta­dou­ni­den­se, reali­zó un post­gra­do en la Uni­ver­si­dad He­brea de Je­ru­sa­lén, ade­más de ha­ber es­tu­dia­do fran­cés, ja­po­nés, he­breo, ale­mán y ára­be. En el año 2015, Na­ta­lie pro­nun­ció un emo­ti­vo discurso en la uni­ver­si­dad de Har­vard, que de­jó en evi­den­cia su fi­lo­so­fía de vi­da, cuan­do in­vi­tó a los re­cién gra­dua­dos a asu­mir su pro­pia inex­pe­rien­cia, in­se­gu­ri­da­des e ig­no­ran­cias pa­ra to­mar ries­gos y lo­grar ob­je­ti­vos inima­gi­na­bles.

La pro­ce­den­cia de Na­ta­lie

La re­co­no­ci­da ac­triz, na­ció lla­mán­do­se ori­gi­nal­men­te Ne­ta-Lee Hersh­lag, en la ca­pi­tal de Israel, Je­ru­sa­lén. Su pa­dre, Av­ner Hersh­lag, es un mé­di­co es­pe­cia­lis­ta en fer­ti­li­dad, y su ma­dre, She­lley Hersh­lag tra­ba­ja co­mo agen­te ar­tís­ti­ca de Na­ta­lie, quien tam­bién lle­va san­gre aus­tria­ca, po­la­ca, ru­sa y ru­ma­nés. Sien­do ape­nas una in­fan­te, la fa­mi­lia se ra­di­có en Was­hing­ton, D.C, ciu­dad en la que Port­man hi­zo sus pri­me­ros años de es­cue­la en Char­les E. Smith Je­wish Day School. Des­de allí se tras­la­da­ron Con­nec­ti­cut y lue­go a Long Is­land, New York.

Una vi­da de fil­mes

Mu­chos han si­do los ro­les asu­mi­dos por Na­ta­lie, de he­cho mu­cho an­tes de que cul­mi­na­ra la pre­pa­ra­to­ria. Du­ran­te sus ve­ra­nos, vi­si­ta­ba di­fe­ren­tes lu­ga­res pa­ra el ro­da­je de es­ce­nas de las que fue par­te, en dis­tin­tas pe­lí­cu­las. A los diez año par­ti­ci­pó en su pri­mer gran tra­ba­jo, una par­ti­ci­pa­ción en el mu­si­cal Ruth­less y, a los tre­ce, hi­zo su de­but pa­ra la pan­ta­lla gran­de en León, fil­me de Luc Bes­son. Más ade­lan­te, Port­man es­tu­vo en el re­par­to de Beau­ti­ful Girls, de Ted Dem­me, Mars At­tacks, pro­duc­to de Tim Burt­ton. Asi­mis­mo, tu­vo pre­sen­cia en To­dos di­cen I Lo­ve You, de Woody Allen, A cual­quier otro lu­gar de Way­ne Wang (en la que su­pri­mió es­ce­nas de des­nu­dez) y La fuer­za del amor de Matt Williams, pe­lí­cu­la en la que hi­zo su pri­me­ra es­ce­na de amor en la que ya se ha­bía vuel­to in­de­pen­dien­te, a los 18 años. Un con­tra­to im­por­tan­te de la ac­triz is­rae­lí fue al­can­za­do en el 1997. Ella es­tu­vo en los tres pri­me­ros epi­so­dios de la sa­ga Star Wars, ro­da­je que ini­ció a los 16 años du­ran­te el ve­rano de 1997. Los dos si­guien­tes, los reali­zó a los 19 y 22 años res­pec­ti­va­men­te, en dis­tin­tos paí­ses. Pe­ro los pro­yec­tos que ma­yor sa­bor a éxi­to han de­ja en su vi­da son: Black Swan”, y el hit ac­tual Jackie. Pe­ro no po­de­mos ol­vi­dar sus par­ti­ci­pa­cio­nes en las tam­bién ca­li­fi­ca­das de bue­nas: Los fan­tas­mas de Go­ya y Clo­ser, pe­ro la fil­mo­gra­fía de Na­ta­lie su­ma unas 38 cin­tas.

Pe­se a la lar­ga lis­ta de fil­mes de los que ha si­do par­te, el ta­len­to de esta jo­ven ac­triz no se li­mi­ta a ello. La ma­dre de Aleph Mi­lle­pied Port­man y es­po­sa de Ben­ja­min Mi­lle­pied, tam­bién ha in­cur­sio­na­do en la te­le­vi­sión y ha si­do par­te de di­ver­sos cor­to­me­tra­jes. Port­man, tam­bién ha fun­gi­do co­mo es­cri­to­ra y di­rec­to­ra. Una de las pe­lí­cu­las pa­ra las que es­cri­bió un frag­men­to fue New York, I Lo­ve You, en la que ade­más tu­vo la opor­tu­ni­dad de di­ri­gir un seg­men­to.

El la­do sen­si­ble de esta ar­tis­ta, la ha lle­va­do ha ser par­te de di­ver­sas obras ca­ri­ta­ti­vas en dis­tin­tas par­tes del mun­do, preo­cu­pa­das por la hu­ma­ni­dad y el me­dio am­bien­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.