PER­SO­NAL STYLE

Ritmo Platinum - - Personal Style -

C ada vez más, las ca­rre­ras en las ar­tes se han in­fil­tra­do en la con­cien­cia po­pu­lar co­mo op­cio­nes vá­li­das pa­ra desa­rro­llar­se pro­fe­sio­nal­men­te. ¿En su ca­so, có­mo se ini­cia en el mun­do del di­se­ño? Des­de pe­que­ña mo­di­fi­ca­ba mi ro­pa, siem­pre me ha in­tri­ga­do el pro­ce­so crea­ti­vo y la vi­da de diseñadores que mar­ca­ron un an­tes y un des­pués en la mo­da. Y pa­ra con­fir­mar que es­to es lo que que­ría ha­cer en mi vi­da, a mis 15 años, to­me un cur­so téc­ni­co de di­se­ño de mo­das sabatino en Mercy Jác­quez. Ahí co­men­zó esta gran aven­tu­ra y es mu­cho el ca­mino que me fal­ta por re­co­rrer. Jac­que­li­ne Ken­nedy es una mu­jer que ha ins­pi­ra­do a mi­llo­nes, tan­to por su es­ti­lo de vi­da co­mo por su pre­fe­ren­cia por los di­se­ños clá­si­cos, casi atem­po­ra­les. ¿Có­mo lle­ga a us­ted la idea de crear una co­lec­ción ins­pi­ra­da en Jackie Ken­nedy? Ca­da co­lec­ción que ha­go es el resultado de la unión de dos o tres ele­men­tos que me per­mi­ten crear una his­to­ria. En las úl­ti­mas dos co­lec­cio­nes que he rea­li­za­do es­tá pre­sen­te la esen­cia de Jackie Ken­nedy.

Una es mi re­cien­te co­la­bo­ra­ción con Il Pra­to. Esta es una “cap­su­le co­llec­tion” ins­pi­ra­da en el es­pí­ri­tu de los bar­cos de ve­la y de la pa­sión que com­par­tían Jackie y John Ken­nedy por ellos. Cuan­do (Jac­que­li­ne Bou­vier) te­nía 10 años, com­pu­so un poe­ma ti­tu­la­do Sea joy, don­de di­ce que vi­vir en el océano es su úni­co de­seo, y de he­cho es­te siem­pre es­tu­vo pre­sen­te en su vi­da. La otra co­lec­ción que es­toy pro­du­cien­do es­tá ins­pi­ra­da en el con­cep­to de un Jar­dín Ecues­tre don­de sub­ra­yo el gran amor que Jac­que­li­ne Ken­nedy te­nía y Char­lot­te Ca­si­rag­hi tie­ne por los ca­ba­llos.

¿Qué nom­bre le dio a la co­lec­ción? “Sa­rah Cury For Il Pra­to”, a la pri­me­ra, y “Eques­trian Gar­den”, a la se­gun­da. El pro­ce­so crea­ti­vo es com­ple­jo y en mu­chas oca­sio­nes, la ins­pi­ra­ción sur­ge de los lu­ga­res me­nos es­pe­ra­dos. ¿Qué pen­sa­ba al di­se­ñar ca­da pie­za de esta co­lec­ción? Siem­pre he pen­sa­do, y man­ten­go, que la ad­mi­ra­do­ra nú­me­ro uno de mis pie­zas soy yo mis­ma, pues si no crees ge­nui­na­men­te en lo que ha­ces, es muy di­fí­cil que otro lo ha­ga. Así que ca­da pie­za crea­da en mis co­lec­cio­nes son un au­to­rre­tra­to de lo que an­he­lo ves­tir.

¿Por qué Jac­que­li­ne Ken­nedy? Por­que es un ar­que­ti­po de mi ADN co­mo mar­ca. Ca­da vez más el fe­nó­meno de ex­plo­rar a pro­fun­di­dad las elec­cio­nes es­ti­lís­ti­cas de las pri­me­ras da­mas se ha vuel­to con­tro­ver­sial. ¿Cree que la ma­ne­ra de ves­tir de Jackie Ken­nedy in­flu­yó so­bre el ni­vel de po­pu­la­ri­dad que al­can­zó? De ser po­si­ti­va la res­pues­ta, fa­vor ex­pli­car por qué. Sí, cla­ro. Es­te es­ti­lo en­glo­ba­ba, ade­más de su ro­pa, las ar­tes que ella pro­mo­vía, el con­jun­to de per­so­na­li­da­des que fre­cuen­te­men­te in­vi­ta­ba a la ca­sa blan­ca y su sin­gu­lar ca­ris­ma. Era un com­ple­jo con­jun­to, que se veía sen­ci­llo y dis­cre­to; pe­ro en ver­dad era pen­sa­do y eje­cu­ta­do con su­mo cuidado, cul­ti­va­do con de­ter­mi­na­ción, in­te­li­gen­cia y gran donaire. Su co­lec­ción… ¿qué ele­men­tos con­tie­ne de Jackie? Qui­se tras­la­dar el es­ti­lo Jackie Ken­nedy al 2017, con un ai­re más fres­co. Cor­tes lim­pios, co­lo­res só­li­dos, las si­lue­tas de las dé­ca­das de los 50 y 60; fu­sio­nan­do ele­men­tos sig­ni­fi­ca­ti­vos (bar­cos de ve­la, ecues­tre) de am­bas ins­pi­ra­cio­nes.

¿Qué es el di­se­ño pa­ra Sa­rah Cury? Pa­ra mí, el di­se­ño es el me­dio por el cual ma­te­ria­li­zo mis sue­ños, es una fuen­te inago­ta­ble de co­no­ci­mien­tos y la bús­que­da cons­tan­te a mi ideal de be­lle­za. Jackie Ken­nedy fue una mu­jer que sim­bo­li­zó mu­chas co­sas pa­ra mu­chas per­so­nas. Pa­ra sus hi­jos fue ma­dre y con­se­je­ra; pa­ra sus es­po­sos, com­pa­ñe­ra y, pa­ra mu­chos que le co­no­cie­ron o le ad­mi­ra­ron, una mu­jer de gran fuer­za y ca­ris­ma. ¿Qué sig­ni­fi­ca pa­ra us­ted Jackie Ken­nedy? Jackie Ken­nedy sig­ni­fi­ca cla­se y dis­tin­ción; fue una au­tén­ti­ca di­plo­má­ti­ca. Te­nía una gran sen­si­bi­li­dad y al mis­mo tiem­po una fuer­za in­te­rior admirable. Era de­vo­ta del ar­te y la cul­tu­ra, por eso apre­cia­ba el buen ves­tir. Pe­ro su más gran­de rol fue el de ma­dre de Ca­ro­li­ne y John John y el de es­po­sa de John F. Ken­nedy. Co­mo to­do ser hu­mano, no fue per­fec­ta, pe­ro po­seía cua­li­da­des que to­das las mu­je­res de­be­ría­mos es­tu­diar.

¿Có­mo de­fi­ni­ría un ícono de la mo­da? Un ícono de mo­da es una per­so­na que le rin­de tri­bu­to a su per­so­na­li­dad de una ma­ne­ra dis­tin­ti­va, ins­pi­ran­do a otras per­so­nas por su es­ti­lo. To­da mu­jer tie­ne ese di­se­ña­dor que dis­fru­ta, cu­ya ro­pa siem­pre le ha­ce sen­tir es­pe­cial, bien pues­ta y có­mo­da. En el ca­so de Jackie, fue­ron Oleg Cas­si­ni, Cha­nel y Va­len­tino. ¿Ad­mi­ra us­ted a al­gún di­se­ña­dor? ¿A quién y por qué? Ad­mi­ro a va­rios. Si en la ac­tua­li­dad ten­go que ele­gir, di­ría a Pier­pao­lo Pic­cio­li de Va­len­tino y Josep Font de Del Po­zo por­que me iden­ti­fi­co con su es­té­ti­ca y el per­fil que pro­yec­tan co­mo diseñadores. En sus co­lec­cio­nes

se pue­de per­ci­bir el tra­ba­jo ar­te­sa­nal que hay de­trás y el pro­ce­so crea­ti­vo con­cep­tua­li­za­do a la per­fec­ción.

¿Qué con­lle­va el di­se­ño de una co­lec­ción? El di­se­ño de una co­lec­ción es co­mo la me­ta­mor­fo­sis. Es un pro­ce­so que na­ce de una idea o un ob­je­to, va evo­lu­cio­nan­do me­dian­te la in­ves­ti­ga­ción, lue­go se va trans­for­man­do y mol­dean­do por me­dio de va­rios pa­sos has­ta dar­le vi­da a un gru­po de pie­zas que con­for­man la co­lec­ción.

¿Cuál es su es­ce­na­rio ideal?

Cual­quier lu­gar que me ins­pi­re. ¿Qué ha­ce pa­ra que ca­da co­lec­ción su­ya sea di­fe­ren­te? La ins­pi­ra­ción te guía y te lle­va a des­cu­brir un nue­vo len­gua­je en ca­da co­lec­ción. Uno de los pro­pó­si­tos más im­por­tan­tes al desa­rro­llar una mar­ca es te­ner ele­men­tos dis­tin­ti­vos que la se­pa­ren de las demás ofer­tas del mer­ca­do. ¿Qué ele­men­tos o ca­rac­te­rís­ti­cas le de­fi­nen co­mo di­se­ña­do­ra? La es­té­ti­ca poé­ti­ca, si­lue­tas or­gá­ni­cas, el al­to­rre­lie­ve, yux­ta­po­si­ción de ele­men­tos y téc­ni­cas ar­te­sa­na­les sar­to­ria­les. Jackie Ken­nedy fue una mu­jer que lo­gró su­pe­rar mu­chos re­tos y si­tua­cio­nes ad­ver­sas du­ran­te su vi­da, so­bre to­do man­te­nien­do una ima­gen de ele­gan­cia, gracia y ca­ris­ma. ¿Cuál con­si­de­ra fue o se­ría su ma­yor re­to? Su­pe­rar­me a mí mis­ma, pa­ra po­der di­ri­gir la ben­di­ción que Dios tie­ne en mi vi­da. ¿Qué pro­yec­ta el fu­tu­ro cer­cano de Sa­rah Cury? So­li­di­fi­car mi equi­po, ha­cer mis co­lec­cio­nes prêt-à-por­ter y glo­ba­li­zar mi mar­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.