Nos­tal­gia pa­sa­da: El presidente que nun­ca fue

Ritmo Platinum - - Contenido -

John John reunía to­dos los atri­bu­tos pa­ra ocu­par el pri­mer pues­to en la lla­ma­da reale­za de EE. UU.

Hi­jo del tri­gé­si­mo quin­to presidente de Es­ta­dos Uni­dos y de Jackie Bou­vier, de igual nom­bre que su pro­ge­ni­tor, na­ció ape­nas dos se­ma­nas des­pués de que su pa­dre fue­se ele­gi­do presidente. Vi­vió una in­fan­cia en la mirilla de la pren­sa, pa­só sus pri­me­ros tres años de vi­da en la Ca­sa Blan­ca has­ta que su pa­dre fue ase­si­na­do tres días an­tes de su ter­cer cum­plea­ños. El sa­lu­do mi­li­tar que el pe­que­ño John reali­zó an­te el ataúd de su pa­dre du­ran­te la pro­ce­sión fú­ne­bre, se con­vir­tió en una ima­gen icó­ni­ca de los años 60. Mu­rió ha­ce 18 años, pe­ro se le si­gue re­cor­dan­do. John F. Ken­nedy Jr., co­no­ci­do co­mo John John y, a pe­sar de que cre­ció ba­jo el ojo pú­bli­co, mu­chos as­pec­tos de su vi­da son to­da­vía des­co­no­ci­dos.

La in­fan­cia del “hi­jo de Amé­ri­ca” no fue la ideal, con­tra­rio de lo que pu­die­ra es­pe­rar­se de al­guien en su po­si­ción. Muy a pe­sar de que su ma­dre, Jac­que­li­ne, in­sis­tie­ra en dar­le una ni­ñez “nor­mal”, la his­to­ria le te­nía de­pa­ra­da otra co­sa. Y lo que mar­có su vi­da no fue el tor­men­to de vi­vir sien­do car­ne de ca­ñón de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción, aun­que es­to in­flu­yó en que du­ran­te su vi­da adul­ta se ale­ja­ra del fo­co de las cá­ma­ras. El even­to que trans­for­mó, su­ce­dió po­cos an­tes de su ter­cer cum­plea­ños. La muer­te de su pa­dre no so­lo trans­for­mó su es­truc­tu­ra fa­mi­liar, sino que tam­bién cam­bió su do­mi­ci­lio. Lue­go del su­ce­so, cre­ció en el la­do no­roes­te de Man­hat­tan, don­de con­ti­nuó

sien­do re­co­no­ci­do y fo­to­gra­fia­do por la gen­te, que afec­tuo­sa­men­te le apo­dó John-John (so­bre­nom­bre que nun­ca uti­li­zó nin­gún fa­mi­liar).

Sin em­bar­go, nin­gu­na fo­to­gra­fía su­ya fue más fa­mo­sa que la de ese ter­cer cum­plea­ños. So­bre la icó­ni­ca ima­gen, el fo­tó­gra­fo Stan Stearns con­ta­ba que ha­bía una hor­da de fo­tó­gra­fos fren­te a la ca­te­dral de St. Matthew the Apostle, en Was­hing­ton, don­de se iba a ce­le­brar el fu­ne­ral. Mien­tras el ataúd se acer­ca­ba, to­dos ellos lo fo­to­gra­fia­ban. Sin em­bar­go, él en­fo­ca­ba a Jac­que­li­ne Ken­nedy. Ella le su­su­rra­ba al­go a su hi­jo

John Jr. Y, de re­pen­te, el mu­cha­cho le­van­tó su brazo de­re­cho y sa­lu­dó al ataúd. El fo­tó­gra­fo de­cía que to­do fue gra­cias a su pa­dre, tam­bién fo­tó­gra­fo, y que ha­bía cu­bier­to a la pri­me­ra da­ma. Es­te la co­no­cía bien y sabía de sus ex­pre­sio­nes.

La vi­da ha­bía cam­bia­do pa­ra

John Jr. Su fi­gu­ra pa­ter­na fue su tío Ro­bert, que cui­dó de Jackie, Ca­ro­li­ne y de él, aun­que su ma­dre se ca­só en se­gun­das nup­cias con el mag­na­te grie­go Aris­tó­te­les Onas­sis en 1968 (el mis­mo año en que Ro­bert fue ase­si­na­do). Es­tu­dió en el neo­yor­quino Co­lle­gia­te School, pe­ro aca­bó egre­san­do en el ins­ti­tu­to Phi­llips Aca­demy y se ma­tri­cu­ló en la Uni­ver­si­dad de Brown, don­de se gra­duó en His­to­ria (1993). Allí fue miem­bro de la fra­ter­ni­dad Phi Psi y ob­tu­vo su Ju­ris Doc­tor en 1989

El pe­que­ño John F. Ken­nedy Jr. pa­só al­go más de los pri­me­ros años de su vi­da ba­jo la mirilla de la pren­sa y el es­cru­ti­nio pú­bli­co, sien­do un sím­bo­lo de la fa­mi­lia ame­ri­ca­na en ge­ne­ral. Y si bien su es­ta­tus cam­bió drás­ti­ca­men­te, tam­bién es cier­to, que nun­ca se ale­jó del to­do

de la vi­da pú­bli­ca, aún que­rién­do­lo él.

(re­pro­bó el exa­men dos oca­sio­nes an­tes de apro­bar­lo en su ter­cer in­ten­to). Frank Man­kie­wicz, quien fue­ra el se­cre­ta­rio de pren­sa del senador Ro­bert Ken­nedy en 1968 al ser ase­si­na­do, comparte una pós­tu­ma y re­ve­la­do­ra re­fle­xión acer­ca de JFK Jr. y de su fa­mi­lia. Re­cuer­do ha­ber man­te­ni­do una con­ver­sa­ción con John Ken­nedy

Jr. en la ca­sa de Teddy Ken­nedy, en Was­hing­ton, cuan­do aca­ba­ba de ter­mi­nar sus es­tu­dios en la Uni­ver­si­dad Brown. No sabía qué ha­cer con su vi­da; du­da­ba en­tre de­di­car­se a la política y for­jar­se su pro­pia vi­da, al mar­gen de su fa­mi­lia, en Nue­va York. Le acon­se­jé que se ale­ja­ra de Was­hing­ton por­que te­mía que se per­die­ra si se que­da­ba en la ca­pi­tal. Si se hu­bie­ra aven­tu­ra­do a ve­nir aquí aho­ra, y creo que lo ha­bría he­cho en los pró­xi­mos cin­co años, ten­go la im­pre­sión de que la his­to­ria ha­bría si­do muy di­fe­ren­te. Ha­bía cre­ci­do.

John F. Ken­nedy Jr, John John, reunía to­dos los atri­bu­tos pa­ra ocu­par el pri­mer pues­to en eso que se ha da­do en lla­mar la reale­za de EE

UU. Hi­jo me­nor del presidente, apues­to, ca­ris­má­ti­co, em­pren­de­dor de éxi­to… Esa era la ima­gen que mos­tra­ban los me­dios de co­mu­ni­ca­ción y que en­can­di­la­ba al pú­bli­co. Una ima­gen muy ale­ja­da de la que te­nía de él, la que fue­ra su asis­ten­te per­so­nal du­ran­te

cin­co años, Ro­seMa­rie Te­ren­zio, tal y co­mo se pue­de com­pro­bar en su li­bro de me­mo­rias. En él se na­rra có­mo se fra­guó su amis­tad y su ma­tri­mo­nio con Ca­rolyn Bes­set­te. Te­ren­zio pre­sen­ta a un Ken­nedy Jr. pro­tec­tor y pa­cien­te, pe­ro en oca­sio­nes, tam­bién un po­co im­pul­si­vo, un re­tra­to bas­tan­te alejado del ícono en el que se ha con­ver­ti­do. No obs­tan­te, te­nía una pro­fun­da ad­mi­ra­ción ha­cia el per­so­na­je y su es­fuer­zo por fundar la re­vis­ta Geor­ge en cu­yo desa­rro­llo, cuen­ta la asis­ten­te, ella co­la­bo­ró es­tre­cha­men­te. Una fas­ci­na­ción que no ocul­ta en las en­tre­vis­tas. “Creo que su in­ge­nio y su sen­ti­do del hu­mor fue lo que real­men­te me ganó”, ha re­co­no­ci­do en el pro­gra­ma Good Mor­ning Amé­ri­ca de la ca­de­na ABC. Du­ran­te el tiem­po que tra­ba­jó con John John, des­de 1994 has­ta su muer­te en un ac­ci­den­te de avio­ne­ta en 1999, Te­ren­zio fue tes­ti­go de ex­cep­ción del no­viaz­go y las ten­sio­nes en su ma­tri­mo­nio con Bes­set­te, de quien se con­vir­tió en su par­ti­cu­lar pa­ño de lá­gri­mas. “Mu­chas ve­ces yo era la úni­ca per­so­na que ella creía que po­día en­ten­der có­mo se sen­tía”, cuen­ta en el li­bro. Te­ren­zio re­la­ta có­mo tu­vo que me­diar pa­ra con­ven­cer a su je­fe de que in­vi­ta­ra a la que en­ton­ces to­da­vía era su no­via, a la pre­sen­ta­ción de su re­vis­ta o có­mo con­si­guió, a pe­ti­ción de John John, que esta ac­ce­die­ra a acu­dir a la bo­da de su pri­mo, Rory Ken­nedy. Un via­je que re­sul­tó fa­tal, ya que en el vue­lo se pro­du­jo el ac­ci­den­te en el que am­bos per­die­ron la vi­da. Des­de los años 80 has­ta su muer­te, Ken­nedy fue una de las per­so­nas más vis­tas y fo­to­gra­fia­das en Man­hat­tan. Su trá­gi­ca y pre­ma­tu­ra muer­te, jus­to cuan­do pen­sa­ba en­trar en la are­na política co­mo senador de­mó­cra­ta por Nue­va York, no hi­zo más que re­for­zar el mi­to de la mal­di­ción que ha en­lu­ta­do a los Ken­nedy du­ran­te ge­ne­ra­cio­nes. La muer­te de Ken­nedy Jr, que nun­ca cre­yó en la mal­di­ción de su fa­mi­lia, se­gún su asis­ten­te, su­pu­so un gran re­vés per­so­nal y emo­cio­nal pa­ra ella. En va­rias en­tre­vis­tas ha ase­gu­ra­do se re­fu­gió en las palabras que es­te so­lía re­pe­tir: “Na­da es nun­ca tan bueno o tan ma­lo co­mo pa­re­ce cuan­do su­ce­de”. So­bre su muer­te y el ac­ci­den­te de avión, se ha es­pe­cu­la­do mu­cho. Se sa­be que el avión des­apa­re­ció del con­trol de ra­dar al­re­de­dor de las 21:40 h del vier­nes 17 de ju­lio y que sus res­tos son fi­nal­men­te ha­lla­dos y re­cu­pe­ra­dos el mar­tes 20. La sor­pre­si­va muer­te de

JFK Jr. quien fue am­plia­men­te co­no­ci­do en el ám­bi­to so­cial y empresarial de EE.UU., des­per­tó nu­me­ro­sas mues­tras de pe­sar y el pro­pio presidente Clin­ton quie­nes se so­li­da­ri­zan con el senador Ed­ward Ken­nedy, con­ver­ti­do aho­ra en el úni­co re­fe­ren­te pú­bli­co de la fa­mi­lia. Sus res­tos y los de sus fa­mi­lia­res fue­ron cre­ma­dos po­cas ho­ras des­pués, dis­per­sán­do­se sus ce­ni­zas en el mar, ba­jo tam­bién inusua­les ho­no­res mi­li­ta­res, da­do su con­di­ción de ci­vi­les, des­de el des­truc­tor USS Bris­coe. RP

En­tre las cir­cuns­tan­cias que ro­dean al ac­ci­den­te, se des­ta­can la ace­le­ra­da y aca­so pre­ma­tu­ra ma­nio­bra de des­cen­so y, fi­nal­men­te la inex­pli­ca­ble, por el mo­men­to, pér­di­da de con­trol, que lle­va a la má­qui­na a caer en el mar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.