Som­bra del es­plen­dor: Lee Rad­zi­will

Los pa­dres de Jackie, una re­la­ción de po­co tiem­po pe­ro, con ex­ce­len­tes fru­tos: sus hi­jas.

Ritmo Platinum - - Contenido -

rans­cu­rría el año 1928 cuan­do el co­rre­dor de bol­sa de Wall Street, John Ver­nou Bou­vier III y la so­cia­li­te Ja­net Nor­ton Lee unie­ron sus vidas en ma­tri­mo­nio, del que un año más tar­de, na­ció la fu­tu­ra pri­me­ra da­ma de los Es­ta­dos Uni­dos, Jac­que­li­ne. Ade­más, fru­tos de es­te, tam­bién na­ció la ac­triz y es­cri­to­ra Lee Rad­zi­will.

Ja­net Lee Nor­ton

Sus pa­dres la bau­ti­za­ron co­mo Ja­net Lee Nor­ton, cuan­do lle­gó al mun­do el 3 de di­ciem­bre de 1907. La se­gun­da hi­ja del abo­ga­do y pro­mo­tor in­mo­bi­lia­rio, Ja­mes Tho­mas Lee y Mar­ga­ret A. Me­rrit, re­ci­bió sus pri­me­ras en­se­ñan­zas aca­dé­mi­cas en la es­cue­la pa­ra se­ño­ri­tas Spen­ce, sien­do la Sweet Briar Co­lla­ge y la Uni­ver­si­dad de Vas­sar las ele­gi­das pa­ra la edu­ca­ción su­pe­rior.

John Ver­nou Bou­vier

John Ver­nou Bou­vier III na­ció en East Ham­pton, New York. Fue el pri­mo­gé­ni­to del ma­tri­mo­nio en­tre Jonh Ver­nou Bou­vier Jr. y Mau­de Fran­ces, del que ade­más na­cie­ron otros cua­tro vás­ta­gos. Pue­de afir­mar­se que el pa­dre de Jackie Ken­nedy, pro­vie­ne de una fa­mi­lia aca­dé­mi­ca y eco­nó­mi­ca­men­te exi­to­sa. Su pa­dre fue un dis­tin­gui­do abo­ga­do de los Es­ta­dos Uni­dos. Su bi­sa­bue­lo, Mi­chael Bou­vier, pe­se a ser un eba­nis­ta y mi­gran­te, lo­gró des­ta­car­se gra­cias a la ca­li­dad y ele­gan­cia de su tra­ba­jo. Lue­go de lle­gar a la ciu­dad de New

York a tra­vés del Niá­ga­ra, se es­ta­ble­ció en Fi­la­del­fia, don­de ins­ta­ló una tien­da de mue­bles que tu­vo co­mo clien­tes a miem­bros de la al­ta so­cie­dad, en­tre los que des­ta­can el re­co­no­ci­do ban­que­ro Step­hen Gi­rard. Es­te des­ta­ca­do eba­nis­ta de la zo­na de Fi­la­del­fia, lo­gró for­tu­na en la es­pe­cu­la­ción in­mo­bi­lia­ria. La his­to­ria de éxi­to de la fa­mi­lia Bou­vier, la con­ti­nua­ron Mi­chael Char­les Bou­vier, quien se des­ta­có en el mun­do fi­nan­cie­ro de Wall Street, de­jan­do su for­tu­na al pa­dre de John Ver­nou Bou­vier III. Di­cha ri­que­za fue uti­li­za­da pa­ra ad­qui­rir una fin­ca en Lond Is­land, co­no­ci­da co­mo “La­sa­ta” y en la que Jackie dis­fru­tó mon­tar a ca­ba­llo por mu­cho tiem­po. La Uni­ver­si­dad Shef­field Scien­ti­fic School de Ya­le, fue la ca­sa de es­tu­dios su­pe­rio­res de Bou­vier. Allí den­tro, fue miem­bro de la so­cie­dad secreta Book and Sna­ke and Clois­ter Club. Al gra­duar­se, for­mó par­te de la em­pre­sa de su cu­ña­do co­mo co­rre­dor de bol­sas, em­pleo que aban­do­nó pa­ra unir­se a la ma­ri­na de los Es­ta­dos Uni­dos. Des­de el Uni­ted Sta­te Navy, Bou­vier pa­só a las fi­las de la ar­ma­da ame­ri­ca­na, or­ga­ni­za­ción en la que al­can­zó el ran­go de ma­yor, pe­ro es en 1919 cuan­do se regresa a los ne­go­cios fi­nan­cie­ros de Wall Street.

Ja­net y John: una re­la­ción de al­ti­ba­jos

Ja­net y John, te­nían vein­te y trein­ta y sie­te años res­pec­ti­va­men­te, cuan­do ce­le­bra­ron su ca­sa­mien­to el sie­te de ju­lio de 1928, en la igle­sia Phi­lo­me­na’s de East Ham­pton. Pe­ro fue un ma­tri­mo­nio tam­ba­lean­te; en 1936 en­fren­ta­ron una pri­me­ra y efí­me­ra se­pa­ra­ción.

Esta re­pre­sen­tó el preám­bu­lo de la se­pa­ra­ción de­fi­ni­ti­va, que cul­mi­nó en di­vor­cio en el año 1940. Mu­chos cul­pan a lo “mu­je­rie­go” y ex­ce­si­vo que era “Black Jack” (apo­do que re­ci­bió Ver­nou Bou­vier gra­cias a su om­ni­pre­sen­cia y pro­nun­cia­do es­ti­lo ), cuan­do con­su­mía be­bi­das al­cohó­li­cas.

Los Bou­vier: des­pués del di­vor­cio

Tras el di­vor­cio, John no vol­vió a ca­sar­se ja­más. De su la­do, Ja­net ce­le­bró nup­cias dos años lue­go de la se­pa­ra­ción, con el abo­ga­do y he­re­de­ro de la Stan­dar Oil, Hugh Dud­ley Au­chin­closs Jr. Pa­ra Au­chin­closs, Ja­net Lee Nor­ton, re­pre­sen­tó su ter­ce­ra es­po­sa, con quien pro­creó dos hi­jos: Ja­net Au­chin­closs Rut­her­furd y Ja­mes Lee Au­chin­closs. La vi­da amo­ro­sa de la ma­dre de la fe­ne­ci­da pri­me­ra da­ma nor­te­ame­ri­ca­na, no ter­mi­nó ahí, sino más bien con un ter­cer ma­tri­mo­nio, que se pro­du­jo lue­go del fa­lle­ci­mien­to de Dud­ley Au­chin­closs. El ter­cer sí de Ja­net, fue en 1979 y fue pa­ra ami­go de in­fan­cia: Bing­ham Mo­rris, de quien se se­pa­ró dos años más tar­de.

Apa­ren­te­men­te, lue­go del di­vor­cio, no hu­bo una re­la­ción de amis­tad en­tre los “je­fes” de la fa­mi­lia Bou­vier. Pues el día en que se ca­sa la pri­mo­gé­ni­ta del que fue­ra su ma­tri­mo­nio, la aho­ra se­ño­ra Au­chin­closs evi­tó que su hi­ja fue­ra es­col­ta­da por el pa­dre has­ta el al­tar, con­ce­dien­do di­cho pri­vi­le­gio al pa­dras­tro de la no­via, Hugh Dud­ley Au­chin­closs Jr. Ac­ción que tra­jo co­mo con­se­cuen­cia el enojo y tris­te­za del se­ñor Bou­vier. Lo que nun­ca es­tu­vo en dis­cu­sión fue el de­re­cho del que era due­ño ca­da uno, pa­ra li­bre­men­te com­par­tir con las ni­ñas siem­pre que fue­ra po­si­ble.

Sus úl­ti­mos días

Ja­net Lee Bou­vier fa­lle­ció por com­pli­ca­cio­nes cau­sa­das por el Alz­hei­mer, el 22 de ju­lio de 1989, a los 81 años.

Sus res­tos des­can­san en el Com­mon Bur­ying Ground and Is­land Ce­me­tery en New­port, Long Is­land.

En el ca­so de John Ver­nou Bou­vier, sus úl­ti­mos días de vi­da fue­ron un tan­to más trau­ma­dos. Lue­go de su di­vor­cio es­tu­vo a so­las en su apar­ta­men­to en New York, afir­man­do mu­chos, que gran par­te del tiem­po lo pa­sa­ba to­man­do al­cohol. Pa­ra la pri­ma­ve­ra de 1957, el pa­dre de Jackie Ken­nedy, fue diag­nos­ti­ca­do con cán­cer de hí­ga­do, en la eta­pa ter­mi­nal.

Lue­go de que se le des­cu­brie­se cán­cer, Bou­vier se in­ter­nó en Le­nox Hill Hos­pi­tal, en don­de a par­tir del 27 de ju­lio del mis­mo año, se so­me­tió a qui­mio­te­ra­pia. Pa­ra el pri­me­ro de agos­to, ca­yó en un co­ma del que ja­más des­per­tó, mu­rien­do el día 3 del mis­mo mes, a los 66 años.

Al cul­mi­nar el fu­ne­ral que or­ga­ni­za­ra Jac­que­li­ne Ken­nedy, en la ca­te­dral de San Pa­tri­cio de Man­hat­tan, sus res­tos fue­ron de­po­si­ta­dos en el te­rreno fa­mi­liar de los Bou­vier, den­tro del ce­men­te­rio ca­tó­li­co de la San­tí­si­ma Tri­ni­dad en Est Ham­pton, New York. RP

El ma­tri­mo­nio de los Bou­vier es­tu­vo lleno de

al­ti­ba­jos a lo lar­go de do­ce años. Sin em­bar­go,

pa­re­cía que dis­fru­ta­ban mu­cho es­tar jun­tos, pues con mu­cha fre­cuen­cia se les veía com­par­tir en

en­cuen­tros so­cia­les, so­bre to­do en los even­tos ecues­tres en los que se ha­cían acom­pa­ñar

de su hi­ja “Jackie”. Gran par­te del tiem­po que es­tu­vie­ron jun­tos, fre­cuen­ta­ban “La­sa­ta”, fin­ca fa­mi­liar ubi­ca­da en

East Ham­ptom.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.