El prín­ci­pe ame­ri­cano: JFK Jr.

La hi­ja ma­yor de los Ken­nedy y úni­ca he­re­de­ra de la sa­ga política, del po­der y el le­ga­do de una gran fa­mi­lia.

Ritmo Platinum - - Contenido -

aro­li­ne Ken­nedy es, en efec­to, la se­gun­da hi­ja de la pa­re­ja Ken­nedy y se lla­ma así en ho­nor a su tía ma­ter­na, quien vino a ale­grar el ho­gar de John F. Ken­nedy y su es­po­sa, Jac­que­li­ne, y a sus­ti­tuir a una pri­me­ra her­ma­na que na­ció muer­ta. Ca­ro­li­ne se con­ver­tía en su lle­ga­da al mun­do, en 1957, en la hi­ja ma­yor de los Ken­nedy, la úni­ca su­per­vi­vien­te de una sa­ga política de po­der y un le­ga­do fa­mi­liar. Ca­ro­li­ne te­nía so­lo cua­tro años cuan­do se mu­dó a la Ca­sa Blan­ca, tras ser ele­gi­do su pa­dre, presidente de los Es­ta­dos Uni­dos de Amé­ri­ca. Pa­ra ese en­ton­ces, era una edu­ca­dí­si­ma hi­ja úni­ca, con un plan de es­tu­dios su­per­vi­sa­do por su pro­pia ma­dre. De­di­ca­ba sus días a es­tu­diar, ju­gar y mon­tar a un po­ni al que bau­ti­zó co­mo Ma­ca­ro­ni, un re­ga­lo del vi­ce­pre­si­den­te Lyn­don B. John­son. Cre­cía en una fa­mi­lia que re­fle­ja­ba ser per­fec­ta. Era una ni­ña ado­ra­ble, tí­mi­da y dul­ce. Tan­to, que una fo­to su­ya con el po­ni pu­bli­ca­da en la pren­sa ins­pi­ró al can­tan­te Neil Dia­mond pa­ra es­cri­bir la fa­mo­sa can­ción "Sweet Ca­ro­li­ne", co­mo él mis­mo re­co­no­ció en 2007: “Era una fo­to inocen­te y ma­ra­vi­llo­sa, y en­se­gui­da me di cuen­ta que ahí ha­bía una can­ción”.

Via­ja­ba en jet pri­va­do, iba de va­ca­cio­nes a los lu­ga­res más ex­clu­si­vos, re­ci­bía regalos de nu­me­ro­sos líderes mun­dia­les. Por ejem­plo, el ca­cho­rro que le ob­se­quió el ru­so Ni­ki­ta Kh­rush­chev.

Su ado­ra­do her­mano pe­que­ño, John John, na­ció dos se­ma­nas des­pués de que se ins­ta­la­ran en Was­hing­ton co­mo fa­mi­lia pre­si­den­cial. Más tar­de na­ció y mu­rió, un ter­cer her­mano va­rón. Le fal­ta­ban 5 días pa­ra cum­plir los seis años cuan­do su pa­dre fue ti­ro­tea­do en Te­xas. La ni­ñe­ra se lle­vó a los hi­jos del presidente ase­si­na­do a ca­sa de su abue­la ese día. Al vol­ver por la no­che, fue quien dio a los ni­ños la trá­gi­ca no­ti­cia. Cuen­tan que Jac­que­li­ne se en­fa­dó mu­cho, por­que que­ría ser ella quien lo di­je­ra. Ha da­do la vuel­ta al mun­do la ins­tan­tá­nea de los dos pe­que­ños en el fu­ne­ral. Ella, ju­gue­tean­do tí­mi­da. El pe­que­ño John le­van­tan­do su ma­ni­ta en se­ñal de sa­lu­do a John F. Ken­nedy.

Ahí empieza su pa­pel, del que nun­ca se lo­gra­rían es­con­der, co­mo los huér­fa­nos de Amé­ri­ca, hi­jos de la viu­da de Amé­ri­ca. Sa­lie­ron de la Ca­sa Blan­ca y se ins­ta­la­ron en Geor­ge­town. La pre­sión de la pren­sa y los tu­ris­tas que que­rían ver dón­de vi­vía la fa­mo­sa y des­gra­cia­da fa­mi­lia, hi­zo que Jac­que­li­ne Ken­nedy op­ta­ra por mu­dar­se a un lu­jo­so apar­ta­men­to de la me­jor zo­na de Nue­va York, don­de se cria­ron Ca­ro­li­ne y el pe­que­ño John, pa­ra em­pe­zar de nue­vo. Lue­go lle­va­rían una vi­da más lu­jo­sa aún. El ma­tri­mo­nio de Jac­que­li­ne con el mul­ti­mi­llo­na­rio ar­ma­dor Aris­tó­te­les Onas­sis, cin­co años des­pués les abrió las puer­tas de un día a día lleno de co­mo­di­da­des ma­te­ria­les. Pe­ro, ni ese se­gun­do ma­tri­mo­nio, esa nue­va fa­mi­lia, per­mi­tió sa­cu­dir­se el pa­sa­do, de ser los huér­fa­nos de Amé­ri­ca.

Ca­ro­li­ne es­tu­dió en los me­jo­res co­le­gios y aca­bó Ar­tes en Har­vard y De­re­cho en Co­lum­bia, con re­sul­ta­dos más o me­nos bri­llan­tes. Du­ran­te un tiem­po, qui­so ser re­por­te­ra o fo­tó­gra­fa. Pro­bó co­mo be­ca­ria en una re­dac­ción, pe­ro no es­ta­ba he­cha pa­ra ese mun­do, su ape­lli­do bri­lla­ba de­ma­sia­do. Se­gún re­cuer­da uno de sus co­le­gas, “Pa­só dos ho­ras so­la en un ban­co an­tes de que al­guien le di­je­ra ho­la”.

Lle­va­ba Ken­nedy es­cri­to en la fren­te. Es en­ton­ces cuan­do ha­ce un vi­ra­je en su ca­rre­ra, que es­ta­rá re­la­cio­na­da has­ta la ac­tua­li­dad con el Par­ti­do De­mó­cra­ta, y se de­di­ca a la ges­tión, por ejem­plo, en el Mu­seo Me­tro­po­li­tano de Ci­ne y Te­le­vi­sión de Nue­va York, don­de em­pe­zó.

Fue allí don­de co­no­ció a su fu­tu­ro ma­ri­do, Edwin Schloss­berg, di­se­ña­dor y tam­bién ase­sor de Oba­ma en asun­tos ar­tís­ti­cos.

A par­tir de ahí, Ca­ro­li­ne se de­di­ca­ría a las relaciones pú­bli­cas, a re­pre­sen­tar ins­ti­tu­cio­nes, a apo­yar al par­ti­do, a

las fun­da­cio­nes sin áni­mo de lu­cro y a man­te­ner la me­mo­ria de su pa­dre con fun­da­cio­nes y be­cas a po­lí­ti­cos emer­gen­tes.

Ella y su her­mano, tras la muer­te de su ma­dre en 1994, son sin du­da, la lla­ma­da aris­to­cra­cia de Es­ta­dos Uni­dos. John John empieza a bri­llar en to­da la fa­mi­lia y a des­ta­car co­mo un apues­to y ca­ris­má­ti­co jo­ven de vi­da per­fec­ta. Es ele­gi­do el “hom­bre más sexy del año” por la re­vis­ta ‘Peo­ple’. Sa­le con Ma­don­na, Broo­ke Shields y Daryl Han­nah. Lue­go se ca­sa con una es­ti­lo­sa ru­bia, Ca­roly­ne Bes­set­te, ex­pu­bli­cis­ta de Cal­vin Klein, y se con­vier­te en edi­tor de éxi­to, tras fundar la pres­ti­gio­sa re­vis­ta política ‘Geor­ge’. Nun­ca de­mos­tró am­bi­cio­nes po­lí­ti­cas co­mo los hom­bres de su fa­mi­lia. Los dos más bri­llan­tes, su pa­dre y su tío Ro­bert, aca­ba­ron ase­si­na­dos. So­lo su tío Ted, senador, tu­vo una muer­te na­tu­ral. Ca­ro­li­ne y John es­tán más cer­ca que nun­ca, es­pe­cial­men­te tras la muer­te de Jac­que­li­ne. Sus apa­ri­cio­nes pú­bli­cas es­tán lle­nas de mi­ra­das y son­ri­sas. Sin em­bar­go, la ven­ta de una pro­pie­dad, ale­jó a los her­ma­nos du­ran­te un tiem­po.

Ca­ro­li­ne es­tu­dió en los me­jo­res co­le­gios y aca­bó Ar­tes en Har­vard y De­re­cho en Co­lum­bia, con re­sul­ta­dos bri­llan­tes. Du­ran­te un tiem­po, qui­so ser re­por­te­ra o fo­tó­gra­fa. Pro­bó co­mo be­ca­ria en una re­dac­ción, pe­ro no es­ta­ba he­cha pa­ra ese mun­do, su ape­lli­do bri­lla­ba de­ma­sia­do.

Ese tiem­po fue cor­to, co­mo la vi­da del hi­jo del presidente. John John mu­rió en un ac­ci­den­te de avio­ne­ta (él era el pi­lo­to) jun­to con su es­po­sa y la her­ma­na de esta. Era 1999 y via­ja­ban so­bre el océano Atlán­ti­co ha­cia la bo­da de su pri­mo Rory. Ca­ro­li­ne se que­da so­la, la úni­ca des­cen­dien­te de John Fitz­ge­rald Ken­nedy, la ni­ña que te­nía una vi­da per­fec­ta. Aho­ra la con­ti­núa con su ma­ri­do, con el que tie­ne dos hi­jas y un hi­jo.

Pe­ro, en 2008 Ca­ro­li­ne da un vuel­co a su ima­gen de tí­mi­da y su cu­rrí­cu­lum co­mo re­la­cio­na­do­ra pú­bli­cas, y anun­cia que op­ta a ser senadora en sus­ti­tu­ción de Hi­llary Clin­ton, que ha si­do nom­bra­da por Oba­ma, se­cre­ta­ria de Es­ta­do. Ahí empieza un cal­va­rio de crí­ti­cas. Con­ce­de en­tre­vis­tas en las que sa­le mal pa­ra­da, le pre­gun­tan so­bre su pa­tri­mo­nio y no con­tes­ta, los me­dios le acu­san de fal­ta de cla­ri­dad e in­clu­so hay chan­zas so­bre su uso ex­tre­mo del “¿sa­bes?”. En su par­ti­do tam­po­co re­ci­ben la no­ti­cia con al­ga­ra­bía.

Su pe­ri­plo po­lí­ti­co de pri­me­ra lí­nea aca­ba en 2009, cuan­do ella mis­ma re­nun­cia a ese asien­to del se­na­do “por ra­zo­nes per­so­na­les”. El mis­mo asien­to de senador que ha­bía ocu­pa­do su tío Ro­bert, tam­bién ase­si­na­do en 1968, cin­co años des­pués del mag­ni­ci­dio de JFK, con quien ha­bía com­par­ti­do, ade­más de la san­gre, a la ru­bia Ma­rilyn Mon­roe. En 2012, Ca­ro­li­ne Ken­nedy ha­ce cam­pa­ña por Oba­ma y par­ti­ci­pa en mí­ti­nes por Es­ta­dos Uni­dos. El ‘pre­mio’ le lle­ga po­co des­pués, cuan­do es nom­bra­da em­ba­ja­do­ra de Ja­pón, la pri­me­ra mu­jer en ese pues­to de ese país, has­ta el 18 de enero de 2017. Sus ac­tua­cio­nes han es­ta­do cer­ca­nas a la po­lé­mi­ca. Por ejem­plo, cuan­do lle­gó a pre­sen­tar las cre­den­cia­les an­te el em­pe­ra­dor Akihi­to, fue­ra de pro­to­co­lo, con ves­ti­do cor­to, o cuan­do cri­ti­có en twit­ter la ca­za de ba­lle­nas del país, al­go que no sen­tó na­da bien a las au­to­ri­da­des ni­po­nas.

Ca­da vez apa­re­ce más en pú­bli­co con su hi­jo, de quien ya se es­pe­cu­la so­bre si se­gui­rá la vo­ca­ción política de su abue­lo Ken­nedy. Ella se­ría en­ton­ces la ma­dre de otro Ken­nedy po­de­ro­so. Pe­ro, de mo­men­to es y se­rá siem­pre la hi­ja de JFK, has­ta en el Le­jano Orien­te. La ni­ña del po­ni Ma­ca­ro­ni, so­bre la que ha caí­do el pe­so de so­bre­vi­vir a to­dos: “Pien­so en mi ma­dre y en John to­do el tiem­po. En lo que ha­brían he­cho o có­mo ha­brían ma­ne­ja­do al­go. Me acuer­do cuan­do com­pro un he­la­do don­de iba con mi ma­dre en Cen­tral

Park o cuan­do ha­go es­quí acuá­ti­co con mi hi­jo, que era lo que ha­cía con mi her­mano John”, afir­ma en de­cla­ra­cio­nes a la pren­sa de los Es­ta­dos Uni­dos.

Sin du­da, que Ca­ro­li­ne es un re­fle­jo de for­ta­le­za femenina, ya que vi­vió la muer­te de su pa­dre, de su ma­dre y su ado­ra­do her­mano pe­que­ño. El te­ner una fa­mi­lia mar­ca­da por las tra­ge­dias, no ha lo­gra­do qui­tar­le su es­pí­ri­tu e ím­pe­tu, pa­ra man­te­ner el le­ga­do po­lí­ti­co de es­te po­de­ro­so ape­lli­do. RP

En 2008 Ca­ro­li­ne da un vuel­co a su ima­gen de tí­mi­da y su cu­rrí­cu­lum co­mo re­la­cio­na­do­ra pú­bli­ca y anun­cia que op­ta a ser senadora en sus­ti­tu­ción

de Hi­llary Clin­ton , que fue nom­bra­da por Oba­ma se­cre­ta­ria de Es­ta­do.

Ahí empieza un cal­va­rio de crí­ti­cas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.