Ca­ro­li­ne Ken­nedy

Ca­ris­má­ti­co y fas­ci­nan­te, John F. Ken­nedy fue el presidente que los Es­ta­dos Uni­dos año­ra­ba en un mo­men­to po­lí­ti­co de mu­cha de­li­ca­de­za. Ken­nedy, jo­ven y so­ña­dor, cap­ti­vo al mun­do con su vi­sión de una Amé­ri­ca pa­ra to­dos y la le­yen­da idí­li­ca de su Ca­me­lot p

Ritmo Platinum - - Contenido -

John Fitz­ge­rald Los hi­jos de Pa­trick Ken­nedy y Ro­se Fitz­ge­rald fue­ron cria­dos pa­ra ser gran­des hom­bres y mu­je­res. De esta ge­ne­ra­ción de nue­ve her­ma­nos, don­de se des­ta­can per­so­na­li­da­des co­mo Eu­ci­ne Ken­nedy, que fue la fun­da­do­ra de los jue­gos olím­pi­cos es­pe­cia­les, Ro­bert “Bobby” Ken­nedy quien fue pro­cu­ra­dor ge­ne­ral de los Es­ta­dos Uni­dos y can­di­da­to a la Pre­si­den­cia y Ed­ward “Ted” Kenn­nedy, senador del es­ta­do de Mas­sa­chu­setts, el per­so­na­je más re­co­no­ci­do es John Fitz­ge­rald Ken­nedy, el tri­gé­si­mo quin­to presidente de los Es­ta­dos Uni­dos. De esta di­nas­tía de ti­ta­nes na­ce, en Broo­kli­ne, Mas­sa­chu­setts, el inverosímil per­so­na­je que cap­tu­ró el co­ra­zón del pue­blo ame­ri­cano y el mun­do.

El sue­ño ame­ri­cano

Apo­da­do Jack, el se­gun­do hi­jo de la pa­re­ja Ken­nedy, fue pro­mo­tor de la uni­dad que ca­rac­te­ri­za­ba a los her­ma­nos, que a pe­sar de sus di­fe­ren­cias, siem­pre se man­tu­vie­ron cer­ca­nos. El pa­triar­ca, Pa­trick Ken­nedy, pre­sio­na­ba fuer­te­men­te por el desa­rro­llo de sus hi­jos, pe­ro el jo­ven Jack no era el me­jor es­tu­dian­te en la es­cue­la ca­tó­li­ca. Aun­que se des­ta­có en ma­te­rias co­mo in­glés e his­to­ria, su pre­fe­ren­cia era por los de­por­tes, el ai­re li­bre y per­se­guir chi­cas.

Jack cur­só sus es­tu­dios uni­ver­si­ta­rios en Cam­brid­ge, Mas­sa­chu­setts, y tras su gra­dua­ción de la afa­ma­da uni­ver­si­dad Har­vard, se en­lis­tó en la ma­ri­na y fue asig­na­do al co­man­do de un bo­te pa­tru­lle­ro al sur del océano Pa­cí­fi­co. Le fue otor­ga­da la me­da­lla del cuer­po de ma­ri­nes por su con­duc­ta he­roi­ca du­ran­te la in­ter­cep­ción de un bu­que ja­po­nés en 1943.

La Cá­ma­ra, el Se­na­do y la ru­ta ha­cia la Ca­sa Blan­ca

El her­mano ma­yor de Jack, Jo­seph Pa­trick Ken­nedy, mu­rió du­ran­te su ser­vi­cio mi­li­tar en 1944. Jo­seph era ofi­cial de la ma­ri­na de los Es­ta­dos Uni­dos, avia­dor na­val y pi­lo­to de bom­bar­de­ros. Tras es­te trá­gi­co even­to, las es­pe­ran­zas po­lí­ti­cas de Pa­trick Ken­nedy, quien

ha­bía si­do em­ba­ja­dor de los Es­ta­dos Uni­dos en In­gla­te­rra, re­ca­ye­ron so­bre su se­gun­do hi­jo. Pa­ra 1952, Jack ha­bía re­co­rri­do gran par­te del ca­mino que su her­mano se ha­bía plan­tea­do, sien­do miem­bro de la Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes por el 11mo. dis­tri­to de Mas­sa­chu­setts y senador por el es­ta­do de Mas­sa­chu­setts. Du­ran­te su cam­pa­ña pa­ra es­te úl­ti­mo pues­to, Jack ha­bía con­tra­ta­do a su her­mano me­nor Ro­bert, co­mo di­rec­tor de cam­pa­ña. Su vic­to­ria y po­pu­la­ri­dad se de­bie­ron en gran par­te a su ca­ris­má­ti­ca per­so­na­li­dad, sien­do re­co­no­ci­do co­mo el nue­vo mo­de­lo po­lí­ti­co ideal, pues com­bi­na­ba el ai­re de cam­bio de la ju­ven­tud con una fuer­te ba­se in­te­lec­tual y aca­dé­mi­ca y la pro­ve­nien­cia de una fa­mi­lia co­no­ci­da y afluen­te con una gran hu­mil­dad per­so­nal.

JFK y Jackie

Una no­che de 1952, Jac­que­li­ne Lee Bou­vier co­no­ció al jo­ven senador elec­to de Mas­sa­chu­setts John F. Ken­nedy en una cena con ami­gos mu­tuos.

Jack la in­vi­tó de in­me­dia­to a una ci­ta y el res­to, co­mo di­cen, fue his­to­ria. La pa­re­ja con­tra­jo ma­tri­mo­nio el 12 de sep­tiem­bre de 1953. En 1957 tras ha­ber per­di­do un pri­mer em­ba­ra­zo, na­ció la hi­ja pri­mo­gé­ni­ta de la pa­re­ja, Ca­ro­li­ne Bou­vier Ken­nedy.

“La hu­ma­ni­dad de­be po­ner fin a la gue­rra, o la gue­rra pon­drá fin a la hu­ma­ni­dad”.

- John F. Ken­nedy

En enero de 1960, John F. Ken­nedy anun­ció su candidatura a la Pre­si­den­cia de los Es­ta­dos Uni­dos. Aun­que Jackie es­ta­ba em­ba­ra­za­da, su apo­yo a la cam­pa­ña fue in­con­di­cio­nal. En­tre las la­bo­res que reali­zó, al­gu­nas des­de su ho­gar, al­gu­nas acom­pa­ñan­do a JFK en el lar­go ca­mino de cam­pa­ña, se des­ta­can las car­tas que res­pon­día la jo­ven es­po­sa a mano, múl­ti­ples en­tre­vis­tas co­mer­cia­les y su co­lum­na se­ma­nal ti­tu­la­da “Es­po­sa en cam­pa­ña”. Jackie co­men­zó, des­de tem­prano mo­men­to, a in­vo­lu­crar­se con la ca­rre­ra política de su es­po­so de una ma­ne­ra nun­ca an­tes vis­ta.

El presidente y la pri­me­ra da­ma

El 8 de no­viem­bre de 1960, John F. Ken­nedy de­rro­tó a Ri­chard Ni­xon por un pe­que­ño mar­gen, con­vir­tién­do­se en el tri­gé­si­mo quin­to presidente de los Es­ta­dos Uni­dos. Me­nos de tres se­ma­nas des­pués, Jac­que­li­ne Ken­nedy dio a luz a su se­gun­do hi­jo, John Fitz­ge­rald Ken­nedy Jr., Jac­que­li­ne fre­cuen­te­men­te via­ja­ba con el presidente, y a ve­ces so­la, apro­ve­chan­do su am­plio co­no­ci­mien­to en culturas e idio­mas. La pri­me­ra da­ma ha­bla­ba fran­cés, es­pa­ñol e ita­liano, y es­to, en par­te, le ayu­dó a ga­nar­se el pue­blo es­ta­dou­ni­den­se. Jackie era tan ado­ra­da en Fran­cia que cuan­do el presidente se in­tro­du­cía así mis­mo a la Na­ción fran­ce­sa, se des­cri­bía co­mo el hom­bre que acom­pa­ña­ba a Jac­que­li­ne Ken­nedy a Pa­rís. Los Ken­nedy creían que la Ca­sa Blan­ca era un lu­gar pa­ra ce­le­brar la his­to­ria es­ta­dou­ni­den­se y fre­cuen­te­men­te in­vi­ta­ban ar­tis­tas, es­cri­to­res, cien­tí­fi­cos, poe­tas y mú­si­cos a acom­pa­ñar­les. Jac­que­li­ne Ken­nedy com­par­tía la pa­sión de su es­po­so por los mue­bles y pa­ra es­to, re­mo­de­la­ron las ha­bi­ta­cio­nes de la Ca­sa Blan­ca pa­ra así po­der co­lo­car pie­zas re­pre­sen­ta­ti­vas de la his­to­ria ame­ri­ca­na en es­te sím­bo­lo del sue­ño ame­ri­cano.

Los amo­ríos del presidente eran fa­mo­sos, los ru­mo­res per­mean­do la pren­sa de la épo­ca. El más fa­mo­so de es­tos es­cán­da­los, es el amo­río que JFK te­nía con Ma­rilyn Mon­roe.

El dis­pa­ro que cam­bio el mun­do

A pe­sar de to­das es­tas irregularidades ma­tri­mo­nia­les, Jack re­gre­só y se en­tre­gó de lleno a su es­po­sa tras la pér­di­da de su ter­cer hi­jo, Pa­trick Bou­vier Ken­nedy. Esta pér­di­da, sin em­bar­go, se­ría eclip­sa­da por el ase­si­na­to de John F.

“Soy el hom­bre que ha acom­pa­ña­do a Jac­que­li­ne Ken­nedy a Pa­rís y lo he dis­fru­ta­do enor­me­men­te”.

- John F. Ken­nedy

Ken­nedy po­cos me­ses des­pués. El 22 de no­viem­bre de 1963 en Da­llas, Te­xas, el presidente John F. Ken­nedy fue ase­si­na­do mien­tras tran­si­ta­ba por una ru­ta de des­fi­le en las ca­lles de Da­llas en un con­ver­ti­ble. Ken­nedy fue lle­va­do al Par­kland Me­mo­rial Hos­pi­tal, don­de se confirmó la tragedia ocu­rri­da. Po­cas ho­ras des­pués el vi­ce­pre­si­den­te Lyn­don B John­son, se ju­ra­men­tó co­mo presidente de los Es­ta­dos Uni­dos.

Le­ga­do

Ken­nedy fue el pri­me­ro de seis pre­si­den­tes que sir­vie­ron en la ma­ri­na es­ta­dou­ni­den­se y fue el crea­dor de los Navy Seals. Im­pul­só ade­más el desa­rro­llo de mi­sio­nes es­pa­cia­les de ma­ne­ra sig­ni­fi­ca­ti­va, y aun­que el Apo­llo 11 arri­ba­ría a la lu­na en 1969, Ken­nedy fue quien to­mó la ini­cia­ti­va de per­fec­cio­nar el pro­gra­ma es­pa­cial es­ta­dou­ni­den­se. Su rol en la Gue­rra Fría con­tra la Unión So­vié­ti­ca fue ins­tru­men­tal y fue el presidente quien im­plan­tó el fa­mo­so em­bar­go a la is­la de Cu­ba, to­man­do un rol de­ci­si­vo en re­vo­lu­cio­nar la política ex­te­rior es­ta­dou­ni­den­se. Du­ran­te su cam­pa­ña y el tiem­po que es­tu­vo en ofi­ci­na, Ken­nedy de­mos­tró ser un ser hu­mano ex­cep­cio­nal y po­seer una gran in­te­li­gen­cia política, uti­li­zan­do los in­cal­cu­la­bles re­cur­sos al al­can­ce de su fa­mi­lia dies­tra­men­te. Jack fue tam­bién un maes­tro ora­dor, pro­du­cien­do al­gu­nos de los me­jo­res dis­cur­sos pre­si­den­cia­les de la his­to­ria, en­tre ellos des­ta­ca su discurso inau­gu­ral, don­de ex­hor­ta al pue­blo ame­ri­cano a no pen­sar qué pue­de ha­cer el es­ta­do por ca­da in­di­vi­duo, sino qué pue­de ca­da in­di­vi­duo ha­cer por el bien co­mún, y va­rios dis­cur­sos en los que im­pul­sa el pro­gra­ma es­pa­cial ame­ri­cano. Ken­nedy es el ejem­plo per­fec­to del es­ta­dou­ni­den­se que sir­ve a su pa­tria, y si hu­bie­ra te­ni­do la opor­tu­ni­dad de ter­mi­nar lo que em­pe­zó, es­ta­ría­mos ha­blan­do del presidente más efec­ti­vo en la his­to­ria de los Es­ta­dos Uni­dos. Ac­tual­men­te los res­tos del presidente Ken­nedy des­can­san jun­to con los de su es­po­sa, en el ce­men­te­rio de Ar­ling­ton en las afue­ras de Was­hing­ton D.C. RP

“Ele­gi­mos ir a la lu­na en esta dé­ca­da y ha­cer las otras co­sas, no por­que sean fá­ci­les, sino por­que son di­fí­ci­les, ya ese ob­je­ti­vo ser­vi­rá pa­ra or­ga­ni­zar y me­dir lo me­jor de nues­tras ener­gías y ha­bi­li­da­des, por­que ese re­to es uno que desea­mos acep­tar, uno que no es­ta­mos dis­pues­tos a pos­po­ner, y uno que pre­ten­de­mos al­can­zar”.

- John F. Ken­nedy

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.