DIA­NA, MAR­TÍN BASHIR Y LA EN­TRE­VIS­TA QUE CAM­BIO LA MONARQUÍA

La prin­ce­sa de Ga­les tu­vo una com­ple­ja y di­fí­cil re­la­ción con los me­dios, pues les ne­ce­si­ta­ba pa­ra me­dir su re­la­ción con el pue­blo pe­ro le des­agra­da­ba su per­pe­tua in­va­sión a su es­pa­cio.

Ritmo Platinum - - Contenido - tex­to Aman­da Pi­zano

Una de las lec­cio­nes más du­ras de apren­der pa­ra la prin­ce­sa Dia­na fue có­mo ma­ni­pu­lar a los me­dios pa­ra su be­ne­fi­cio.

Aun­que fa­lle­ció ha­ce ca­si exac­ta­men­te dos dé­ca­das, la vi­da de la prin­ce­sa Dia­na ha con­ti­nua­do fas­ci­nan­do al pú­bli­co. Dia­na fue co­no­ci­da por sus tra­ba­jos fi­lan­tró­pi­cos y su ge­nui­na cer­ca­nía al pú­bli­co que le ado­ra­ba, pe­ro, a tra­vés de los años, se­ría su re­la­ción con el prín­ci­pe Char­les y con la fa­mi­lia real que le co­lo­ca­ría en la mi­ra de los pa­pa­raz­zi. Dia­na y Char­les se com­pro­me­tie­ron en 1981, des­pués de 12 ci­tas, y con­tra­je­ron matrimonio cin­co me­ses des­pués. En la si­guien­te dé­ca­da, ten­drían so­lo dos hi­jos y un di­fí­cil di­vor­cio en co­mún. Su ro­man­ce tu­vo sus com­pli­ca­cio­nes des­de el ini­cio: in­clu­yen­do dudas an­tes de la bo­da, múl­ti­ples amo­ríos, con­ver­sa­cio­nes ín­ti­mas pu­bli­ca­das y li­bros donde se re­la­ta­ron de­ta­lles pri­va­dos de sus vi­das. En el trans­cur­so de es­te tiem­po, Dia­na pa­só de ser una víc­ti­ma pa­si­va a re­be­lar­se contra la ima­gen que la monarquía tra­ta­ba de crear pa­ra ella.

En una mo­vi­da ines­pe­ra­da, en 1995, po­cas se­ma­nas an­tes de anun­ciar su di­vor­cio, Dia­na con­tac­tó a Mar­tin Bashir, quien tra­ba­ja­ba pa­ra la BBC, pa­ra sen­tar­se a dar­le una en­tre­vis­ta. Bashir en­tró al pa­la­cio de Kensington sin au­to­ri­za­ción de la Co­ro­na pa­ra en­tre­vis­tar a la prin­ce­sa, por lo que las cá­ma­ras fue­ron dis­fra­za­das como una compra de su­per­mer­ca­do.

Ade­más de con­fe­sar su eter­na lu­cha contra la bu­li­mia y las au­to­le­sio­nes, en­tre

En una mo­vi­da ines­pe­ra­da, en 1995, po­cas se­ma­nas

an­tes de anun­ciar su di­vor­cio, Dia­na con­tac­tó a Mar­tin Bashir, quien tra­ba­ja­ba pa­ra la BBC, pa­ra sen­tar­se a dar­le una

en­tre­vis­ta.

sus con­fe­sio­nes más re­le­van­tes, Dia­na con­fe­só que ha­bía si­do muy fe­liz du­ran­te el ini­cio de su matrimonio, que ha­bía sen­ti­do una fuer­te ne­ce­si­dad de que fun­cio­na­ra y que ama­ba pro­fun­da­men­te a su es­po­so.

Sin em­bar­go, ad­mi­tió tam­bién que las co­sas co­men­za­ron a ir mal cuan­do su es­po­so ce­la­ba el he­cho de que los me­dios le pres­ta­ban más aten­ción a su es­po­sa que a su per­so­na.

Fue du­ran­te es­te tiem­po que el prín­ci­pe de­ci­dió que de­be­rían te­ner agen­das se­pa­ra­das pa­ra que la aten­ción vol­vie­ra a re­caer so­bre él y sus fun­cio­nes. Dia­na con­fe­só que en ese mo­men­to se dio cuen­ta de que Char­les no que­ría que su es­po­sa tu­vie­ra opi­nio­nes, que en su vi­sión, ella se­ría siem­pre la jo­ven de 18 años con la que se com­pro­me­tió.

Otra de sus gran­des re­ve­la­cio­nes in­clu­yó que se ha­bía en­con­tra­do pro­fun­da­men­te de­pri­mi­da tras el na­ci­mien­to de Wi­lliam en 1982 y que la fa­mi­lia real no ha­bía he­cho na­da pa­ra ayu­dar­la.

Fue du­ran­te es­te pe­río­do –ad­mi­tió la prin­ce­sa– que se ha­bía co­men­za­do a las­ti­mar, en bra­zos y pier­nas, por­que no po­día li­diar con la gran pre­sión que su rol demandaba.

Dia­na con­fe­só, ade­más, que se en­te­ró de que su es­po­so te­nía una aman­te an­tes de su matrimonio, que es­to in­ten­si­fi­có su bu­li­mia y que ami­gos de su es­po­so le ha­bían plan­tea­do de ser ines­ta­ble y de ne­ce­si­tar ser in­ter­na­da pa­ra que se me­jo­ra­ra. Es du­ran­te es­ta en­tre­vis­ta que Dia­na uti­li­za la fa­mo­sa lí­nea “ha­bía­mos tres en es­te matrimonio, y es­to ha­cía que fue­ra de­ma­sia­do con­cu­rri­do”.

fo­tos Ma­rio Testino y fuen­te externa

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.