UNA PRIN­CE­SA DE CO­RA­ZÓN NO­BLE

Una de las fa­ce­tas más co­no­ci­das de la prin­ce­sa era su sen­si­bi­li­dad an­te la des­gra­cia y los más ne­ce­si­ta­dos. Fue­ron va­rias y di­ver­sas las cau­sas que abra­zó du­ran­te su vi­da.

Ritmo Platinum - - Contenido - tex­to Pau­li­na Va­re­la

Una de las fa­ce­tas más im­por­tan­tes y tras­cen­den­ta­les fue la la­bor de Dia­na como em­ba­ja­do­ra de cau­sas hu­ma­ni­ta­rias.

Ad­mi­ra­da y re­cor­da­da por la gran ma­yo­ría, Dia­na de Ga­les fue, es y se­rá un icono de es­ti­lo, pe­ro qui­zá su fa­ce­ta más im­por­tan­te y tras­cen­den­tal fue­ra su la­bor como em­ba­ja­do­ra de cau­sas hu­ma­ni­ta­rias, su ac­ti­vis­mo y preo­cu­pa­ción por pro­ble­mas como las mi­nas te­rres­tres de An­go­la y Bos­nia, la en­fer­me­dad de le­pra, y la con­cien­cia­ción so­bre el SI­DA, en­fer­me­dad a la que prestó gran par­te de su tiem­po y ayu­da. Lady Di, como mu­chos la co­no­cían, pre­fe­ría una vi­da de­di­ca­da al cui­da­do de sus hi­jos, pe­ro ca­yó en la cuen­ta de que con su ima­gen po­día ha­cer mu­cho más por los des­fa­vo­re­ci­dos. Es por ello por lo que Dia­na via­jó por to­do el mun­do apo­yan­do pro­yec­tos hu­ma­ni­ta­rios de or­ga­nis­mos como la Cruz Ro­ja. Su es­ti­lo siem­pre im­pe­ca­ble tam­bién su­po es­tar a la al­tu­ra de las si­tua­cio­nes, lu­cien­do re­la­ja­dos ves­ti­dos y tra­jes de fal­da y cha­que­ta en to­nos cre­mas, blan­cos y cru­dos en sus vi­si­tas a zo­nas des­fa­vo­re­ci­das.

A fi­nes de la dé­ca­da de 1980, la prin­ce­sa de Ga­les se hi­zo po­pu­lar por su res­pal­do a cau­sas hu­ma­ni­ta­rias. Sus pa­tro­ci­nios in­clu­ye­ron Cen­tre­point, una or­ga­ni­za­ción que tra­ba­ja con per­so­nas sin ho­gar, The Na­tio­nal Aids Trust, The Le­prosy Mis­sion y el Ro­yal Brom­pton Hos­pi­tal donde se de­di­ca­ban a ni­ños con cán­cer. Tam­bién ayu­dó a ni­ños po­bres en Áfri­ca, mu­chos que ha­bían per­di­do par­tes de sus cuer­pos por las mi­nas te­rres­tres. Dia­na fi­gu­ra­ba al la­do de per­so­na­li­da­des como Nel­son Man­de­la, el Da­lái La­ma o la ma­dre Teresa de Cal­cu­ta y tam­bién presidió nu­me­ro­sas fun­da­cio­nes be­né­fi­cas.

Dia­na ayu­dó al Reino Uni­do a cam­biar la for­ma que veían el vi­rus VIH/ SI­DA y en abril de 1987, la prin­ce­sa Dia­na abrió la pri­me­ra uni­dad en el Reino Uni­do, ex­clu­si­va­men­te pa­ra los pa­cien­tes in­fec­ta­dos con el vi­rus, en el Lon­don Midd­le­sex Hos­pi­tal. Al abrir es­ta uni­dad, hi­zo un dis­cur­so so­bre el es­tig­ma y la dis­cri­mi­na­ción re­la­cio­na­dos con al VIH. Tam­bién ha­bló so­bre los pre­jui­cios, las ac­ti­tu­des ne­ga­ti­vas y los abu­sos di­ri­gi­dos a las per­so­nas que vi­ven con el vi­rus. La prin­ce­sa Dia­na fue una de las pri­me­ras “ce­le­bri­da­des” al igual que El­ton John, que lla­mó la aten­ción ha­cia el VIH/Si­da que en es­tos tiem­pos ate­rro­ri­za­ba al mun­do de­bi­do a la fal­ta de com­pren­sión y a la des­in­for­ma­ción.

Dia­na so­lía vi­si­tar a los en­fer­mos o per­so­nas sin ho­gar en los hos­pi­cios de to­do el mun­do con el fin de au­men­tar la con­cien­cia de las en­fer­me­da­des y la com­pa­sión por los que es­ta­ban en­fer­mos. Du­ran­te una de sus vi­si­tas a un hos­pi­cio lla­ma­do Ca­sey Hou­se en To­ron­to, Ca­na­dá, fren­te a los me­dios de co­mu­ni­ca­ción del mun­do, la prin­ce­sa Dia­na es­tre­chó la mano de un hom­bre que su­fría de VIH. En es­te tiem­po ha­bía un es­tig­ma que es­te vi­rus se trans­mi­tía por el tac­to, y con es­te sim­ple ges­to ella mos­tró que es­ta era una con­di­ción que ne­ce­si­ta­ba com­pa­sión y com­pren­sión, no mie­do e ig­no­ran­cia. Dia­na era una fi­gu­ra muy im­por­tan­te pa­ra con­ven­cer a la gen­te de que sim­ple­men­te to­car a las víc­ti­mas del SI­DA es­ta­ba bien, y no mo­ri­rían al es­tre­char­se las ma­nos. Como de­cía la prin­ce­sa Dia­na: «El VIH no ha­ce pe­li­gro­so a las per­so­nas. Us­ted pue­de es­tre­char sus ma­nos y dar­les un abra­zo; el cie­lo sa­be que lo ne­ce­si­tan”. Al igual que con sus es­fuer­zos contra el SI­DA, Dia­na via­jó a paí­ses con al­tos por­cen­ta­jes de

le­pra con el fin de eli­mi­nar el es­tig­ma que ro­dea­ba a la en­fer­me­dad.

Como em­ba­ja­do­ra de La Mi­sión de la Le­pra, vi­si­tó hos­pi­ta­les en la In­dia, Ne­pal y Zim­bab­we y pa­só tiem­po con los pa­cien­tes, di­si­pan­do el mi­to que ro­dea la en­fer­me­dad, que pue­de ser trans­mi­ti­da por el tac­to. Dia­na se sen­ta­ba en las ca­mas de los pa­cien­tes y les es­tre­cha­ba las ma­nos, ha­bla­ba con ellos y se pa­sa­ba el tiem­po oyen­do sus his­to­rias. Era un ges­to que re­pe­tía una y otra vez en los hos­pi­ta­les de la In­dia y Zim­bab­we has­ta su muer­te. Dia­na tu­vo un im­pac­to sig­ni­fi­ca­ti­vo en el cam­bio de la opi­nion pú­bli­ca y las ac­ti­tu­des ha­cia la en­fer­me­dad y fue sin duda una ca­ri­dad que no si­guió el pro­to­co­lo y la tra­di­ción de la fa­mi­lia real otra ra­zón por la que fue ti­tu­la­da “La Prin­ce­sa del Pue­blo”. Ade­más de tra­ba­jar en or­ga­ni­za­cio­nes be­né­fi­cas, prestó su nom­bre a la cam­pa­ña contra las mi­nas te­rres­tres con la Cruz Ro­ja. En to­tal, 71 paí­ses te­nían mi­nas te­rres­tres cuan­do la prin­ce­sa vi­si­tó An­go­la en 1997. Dia­na que­ría dar voz a los he­ri­dos por mi­nas te­rres­tres en al­gu­nos de los paí­ses más po­bres y más de­vas­ta­dos por la gue­rra. Hi­zo un es­pe­cial de te­le­vi­sión vi­si­tan­do los pues­tos de la Cruz Ro­ja y el HA­LO Trust donde di­jo que era su “Es­pe­ran­za, [que]tra­ba­jan­do jun­tos cen­tra­re­mos la aten­ción mun­dial en es­te te­ma vi­tal, pe­ro has­ta aho­ra muy des­cui­da­do pro­ble­ma”. Dia­na con­ti­nuó di­cien­do que ha­bía leí­do so­bre como An­go­la te­nía la ma­yor can­ti­dad de ampu­tados, pe­ro nun­ca pen­só to­par­se con ni­ñas y ni­ños con am­bas pier­nas ampu­tadas. Vi­si­tó to­dos los hos­pi­ta­les en An­go­la donde vio la reali­dad. Una de ca­da 333 per­so­nas ha­bían per­di­do una par­te de su cuer­po.

Per­so­nas que es­tu­vie­ron pre­sen­tes en sus vi­si­tas, al igual que los pa­cien­tes, recuerdan de Dia­na ser muy agra­da­ble y có­mo los mo­ti­va­ba muy fa­vo­ra­ble­men­te en sus reunio­nes, como se ca­len­ta­ban con

Dia­na ayu­dó al Reino Uni­do a cam­biar la for­ma que veían el vi­rus VIH/SI­DA, y en abril

de 1987, la prin­ce­sa Dia­na abrió la pri­me­ra uni­dad en el Reino Uni­do, ex­clu­si­va­men­te pa­ra los pa­cien­tes in­fec­ta­dos con el vi­rus, en el Lon­don

Midd­le­sex Hos­pi­tal.

su energía vi­tal y su sin­ce­ra sim­pa­tía y su com­pa­sión na­tu­ral. Po­día co­nec­tar con el su­fri­mien­to de la gen­te y en­ten­día su pe­sar. Carl Hef­ti, un téc­ni­co de or­to­pe­dia de la Cruz Ro­ja, di­ce que Dia­na "te­nía un con­tac­to muy bueno con los pa­cien­tes. Ella es­ta­ba muy in­vo­lu­cra­da con las co­sas. Al­gu­nas ve­ces ca­si llo­ra­ba. Era her­mo­so". Al día si­guien­te, Dia­na usó to­da la pren­sa que la se­guía y ca­mi­nó por las ca­lles de Kui­to, con­si­de­ra­da la ciu­dad más mi­na­da del mun­do en ese mo­men­to. In­clu­so fue tan le­jos, que se pu­so un cas­co an­ti­dis­tur­bios y una cha­que­ta de flak y si­guió a Paul Hes­lop de HA­LO Trust en los cam­pos cer­ca­nos pa­ra ex­plo­tar al­gu­nas mi­nas, donde fue gra­ba­da por BBC.

Era inusual que al­guien de la fa­mi­lia real pu­sie­ra en jue­go su vi­da, otra ra­zón por la que fue muy que­ri­da por el pue­blo, no le te­mía a en­su­ciar­se las ma­nos.

Se di­ce que su apo­yo per­so­nal ha si­do un fac­tor sig­ni­fi­ca­ti­vo pa­ra alen­tar a Gran Bre­ta­ña ya otros paí­ses a apo­yar el Tra­ta­do de Ot­ta­wa que pre­ten­día in­tro­du­cir una prohi­bi­ción del uso de mi­nas te­rres­tres. Dia­na tam­bién mos­tró una gran afi­ni­dad por los jó­ve­nes y se con­vir­tió en una cam­peo­na pa­ra al­gu­nos de los más vul­ne­ra­bles. Vi­si­ta­ba el Ro­yal Mars­den Hos­pi­tal, co­no­ci­do por tra­tar los cán­ce­res in­fan­ti­les, y Great Or­mand Street Hos­pi­tal pa­ra Ni­ños, a me­nu­do donde tra­ta­ba de con­for­tar a los ni­ños y ha­cía una co­ne­xión per­so­nal con mu­chos.

Ha­blan­do so­bre su tra­ba­jo con el Ro­yal Brom­pton Hos­pi­tal de Lon­dres, ella di­jo: "Ha­go los via­jes al menos tres ve­ces a la se­ma­na, y pa­so has­ta cua­tro ho­ras a la vez con los pa­cien­tes, sos­te­nien­do sus ma­nos y ha­blan­do con ellos. Al­gu­nos vi­vi­rán y al­gu­nos mo­ri­rán, pe­ro to­dos ellos ne­ce­si­tan ser ama­dos mien­tras es­tán aquí; yo tra­to de es­tar allí pa­ra ellos".

In­clu­so lue­go de la muer­te de Dia­na, el equi­po de Dia­na co­men­zó a re­ci­bir do­na­ti­vos del pú­bli­co ge­ne­ral y gru­pos co­mu­ni­ta­rios por lo que tuvieron que crear “El Fon­do Con­me­mo­ra­ti­vo de la Prin­ce­sa Dia­na”, llle­gan­do a re­cau­dar un to­tal de $44 mi­llo­nes. Lue­go del cie­rre del Fon­do en 2012, se ha­bía otor­ga­do 727 do­na­cio­nes a 471 or­ga­ni­za­cio­nes y gas­ta­do más de 145 mi­llo­nes de dó­la­res en cau­sas be­né­fi­cas.

RP

fo­tos Fuen­te externa

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.