UNA AMIS­TAD UNI­DA EN EL AMOR

La re­la­ción de es­tas per­so­na­li­da­des lla­mó mu­cho la aten­ción. Era un deseo de Dia­na co­no­cer a la re­li­gio­sa por la paz que, se­gún ella y to­dos los que la co­no­cie­ron, ema­na­ba su per­so­na.

Ritmo Platinum - - Contenido - tex­to: Ri­car­do Pi­char­do Vi­ñas

Dos mujeres cu­yas sen­si­bi­li­da­des hu­ma­ni­ta­rias les unie­ron en una her­mo­sa amis­tad: Dia­na de Ga­les y la Ma­dre Teresa.

Aun­que de es­tir­pes dis­tin­tas y cos­tum­bres de­sigua­les, Dia­na man­tu­vo una buena, inol­vi­da­ble y co­men­ta­da amis­tad con la Ma­dre Teresa de Cal­cu­ta. ¿Quién di­ría que es­tas dos mujeres tu­vie­ran co­sas en co­mún? ¿A quién se le ocu­rría pen­sar que una prin­ce­sa con to­do lo que un ser hu­mano pu­die­se te­ner: lu­jo, fa­ma, di­ne­ro, ape­lli­do, abo­len­go y una in­cues­tio­na­ble be­lle­za fí­si­ca, en­ta­bla­ría una re­la­ción tan cer­ca­na con una mu­jer que vi­vía en po­bre­za ex­tre­ma, ayu­dan­do a los po­bres en­tre los po­bres? Mu­chos ase­gu­ran que, más que una coin­ci­den­cia, fue una “dio­si­den­cia”. Se co­no­cie­ron en Ro­ma en 1992. Se­gún la prin­ce­sa, era un deseo que te­nía de mu­cho tiem­po, co­no­cer a la mon­ja oriun­da de Ma­ce­do­nia. “He cum­pli­do un sue­ño”, afir­mó Lady Di con una am­plia son­ri­sa en las puer­tas del con­ven­to ro­mano Via Ca­si­li­na tras co­no­cer a la Pre­mio No­bel de la Paz. La en­ton­ces mu­jer de Char­les de In­gla­te­rra son­reía y se aga­cha­ba pa­ra se­guir es­cu­chan­do con pa­sión las pa­la­bras de la nue­va San­ta de la Igle­sia Ca­tó­li­ca mien­tras de­ce­nas de fo­tó­gra­fos cap­ta­ban la ins­tan­tá­nea que mar­có el ini­cio de una amis­tad du­ra­de­ra.

Pa­ra la bri­tá­ni­ca se tra­ta­ba de una ci­ta muy an­sia­da ya que, en va­rias oca­sio­nes, ha­bía ma­ni­fes­ta­do su in­te­rés en co­no­cer a la re­li­gio­sa. Y es que, un año an­tes, en enero de 1991, el en­cuen­tro en Lon­dres de am­bas ha­bía te­ni­do que ser can­ce­la­do de­bi­do a la de­li­ca­da sa­lud que pa­de­cía la mi­sio­ne­ra. Sin em­bar­go, en fe­bre­ro de 1992 ha­cía reali­dad uno de sus sue­ños en una reunión que du­ró 30 mi­nu­tos y en la que tuvieron la opor­tu­ni­dad de re­zar jun­tas por los más des­fa­vo­re­ci­dos y de con­ver­sar. En 1992, Dia­na vo­ló es­pe­cial­men­te a Ita­lia pa­ra re­unir­se con la Ma­dre Teresa, que re­cién sa­lía de una ci­ru­gía car­dio­vas­cu­lar. An­tes de re­zar jun­tas de ro­di­llas, las dos mujeres se abra­za­ron y allí se ori­gi­nó la amis­tad en­tre las dos. Mu­chos bri­tá­ni­cos afir­man que Dia­na bus­có la guía de la Ma­dre Teresa cuan­do fra­ca­só su matrimonio con el prín­ci­pe Char­les. “Es­tu­vo siem­pre muy preo­cu­pa­da por los po­bres y su ac­ti­tud ha­cia ellos fue buena. Por eso se hi­zo cer­ca­na a mí”, ha­bía di­cho la mon­ja, pos­tra­da en una si­lla de rue­das, po­co an­tes de mo­rir, una se­ma­na des­pués de Dia­na, una coin­ci­den­cia a la que mu­chos ha­cen re­fe­ren­cia. La prin­ce­sa sin­tió un gran afec­to y ad­mi­ra­ción por la re­li­gio­sa: siem­pre apo­yó su obra por los des­am­pa­ra­dos y en va­rias oca­sio­nes des­ti­nó fon­dos pa­ra ha­cer posible su obra. Co­no­cer a la Ma­dre Teresa fue pa­ra Lady Di la oca­sión de re­ci­bir el lla­ma­do del amor.

Ma­dre Teresa na­ció el 26 de agos­to de 1910 en

A lo lar­go de la vi­da de Teresa de Cal­cu­ta, va­rios jefes de Estado

que ad­mi­ra­ban su la­bor qui­sie­ron co­no­cer­la y, por su pues­to, re­co­no­cer­la. En­tre ellos Ro­nald

Rea­gan, la rei­na So­fía de Es­pa­ña e Isa­bel de In­gla­te­rra.

Al­ba­nia, y a los 18 años in­gre­só a la Or­den de las Her­ma­nas de Nues­tra Se­ño­ra de Loreto, en la In­dia; to­mó el nom­bre de Teresa, ins­pi­ra­da por la san­ta fran­ce­sa Teresa de Li­sieux. El dis­cur­so teo­ló­gi­co de la Ma­dre Teresa cau­ti­vó des­de el pri­mer mo­men­to. Ella de­cía: “La peor po­bre­za es la de la so­le­dad y la de no ser desea­do”, por ello, se en­tre­gó a los más po­bres de los po­bres. Su úl­ti­mo en­cuen­tro ha­bía si­do en ju­nio de es­te año, en Nue­va York, en la se­de de las Mi­sio­ne­ras de la Ca­ri­dad. Du­ran­te su ex­ten­sa vi­da como mi­sio­ne­ra, la Ma­dre Teresa tu­vo va­rios en­cuen­tros con di­fe­ren­tes per­so­na­li­da­des en to­do el mun­do. A lo lar­go de la vi­da de Teresa de Cal­cu­ta, va­rios jefes de Estado que ad­mi­ra­ban su la­bor qui­sie­ron co­no­cer­la y, por su pues­to, re­co­no­cer­la. En­tre ellos des­ta­can Ro­nald Rea­gan y su es­po­sa Nancy, quie­nes en la Ca­sa Blan­ca le en­tre­ga­ron la Me­da­lla Pre­si­den­cial de la Li­ber­tad. La rei­na So­fía de Es­pa­ña y la rei­na Isa­bel fue­ron las ‘ro­yals’ eu­ro­peas que más apo­ya­ron la la­bor de una mu­jer que ha si­do ca­no­ni­za­da por el pa­pa Francisco. RP

fo­tos: Fuen­te externa

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.