LA PRIN­CE­SA MA­DRE

A pe­sar de que la prin­ce­sa Dia­na siem­pre guio a sus hi­jos por el sen­de­ro aca­dé­mi­co, nun­ca de­jó de en­se­ñar­les que lo más im­por­tan­te es te­ner un co­ra­zón no­ble y so­li­da­rio.

Ritmo Platinum - - Contenido -

Uno de los ro­les que de­fi­nió a Dia­na fue la con­tro­ver­sial for­ma en la que se in­vo­lu­cró con la edu­ca­ción de sus hi­jos.

El pa­pel de ma­dre siem­pre es pri­mor­dial en una mu­jer. Dia­na Fran­ces Spen­cer era con­si­de­ra­da por mu­chos como una de las fi­gu­ras más im­por­tan­tes y hu­mil­des de la reale­za in­gle­sa y del mun­do.

El 29 de ju­lio de 1981 con­tra­jo matrimonio con el prín­ci­pe

Char­les de Ga­les.

En menos de un año, el 21 de ju­nio de 1982, cuan­do la prin­ce­sa te­nía ape­nas 20 años, pro­crea­ron a su pri­mer hijo, Wi­lliam Art­hur Phi­lip Louis, nom­bre tra­du­ci­do al es­pa­ñol como Wi­lliam, con­vir­tién­do­se en el he­re­de­ro de la co­ro­na bri­tá­ni­ca. No tar­da­ron mu­cho pa­ra te­ner otro be­bé cuan­do la prin­ce­sa cum­plió 24 años; re­ci­bió a Henry Char­les Al­bert Da­vid, me­jor co­no­ci­do como el prín­ci­pe Harry, o en es­pa­ñol Harry. Más allá de que am­bos tu­vie­ran for­tu­na y una buena edu­ca­ción, la prin­ce­sa Dia­na les en­se­ñó des­de muy pe­que­ños las ver­da­de­ras co­sas im­por­tan­tes en la vi­da, como el res­pe­to, el amor a los de­más y, so­bre to­do, a ser agra­de­ci­dos con lo que po­seen, no tan­to lo ma­te­rial, sino es­pi­ri­tual. En vez de lle­var­los to­dos los días a al­mor­zar a res­tau­ran­tes ca­ros, ellos co­mían en oca­sio­nes jun­to a su ma­dre en pues­tos de co­mi­da rá­pi­da. En las noches iban al ci­ne a ver pe­lí­cu­las como una fa­mi­lia nor­mal; en sus ra­tos li­bres vi­si­ta­ban par­ques de di­ver­sio­nes como los de­más ni­ños. El prin­ci­pal pro­pó­si­to de Dia­na era que sus hi­jos tu­vie­ran una vi­da co­mún y co­rrien­te, y que so­lo con­si­de­ra­ran al pre­fi­jo prín­ci­pe como una pa­la­bra más de sus nom­bres. Así como la fi­lán­tro­pa los mo­ti­va­ba a que dis­fru­ta­ran como in­fan­tes co­mu­nes, los en­se­ñó tam­bién a ser sen­si­bles fren­te a pro­ble­mas de­li­ca­dos, lo que hi­zo que fue­ran unos ni­ños ma­du­ros en com­pa­ra­ción a la eta­pa de la vi­da que es­ta­ban vi­vien­do, por­que con­si­de­ra­ba que ins­truir­les con ma­du­rez era al­go que les apor­ta­ría a su desa­rro­llo.

En vez de acos­tum­brar­los so­lo a te­ner una vi­da lle­na de lu­jos y sir­vien­tes, ellos iban a asi­los de an­cia­nos, cen­tros de tra­ta­mien­tos de en­fer­me­da­des, al­ber­ges pa­ra per­so­nas in­di­gen­tes, en­tre otros si­tios que ne­ce­si­ta­ban apo­yo. En su tiem­po li­bre, in­clu­so, los lle­va­ba a ba­rrios mar­gi­na­dos donde vi­vían per­so­nas en las ca­lles pa­ra que se sen­si­bi­li­za­ran y apren­die­ran a dar amor a quie­nes más lo ne­ce­si­tan, por­que en la ma­yo­ría de los ca­sos no te­nían a na­die.

Wi­lliam fue lle­va­do por su ma­dre a un cen­tro de per­so­nas sin ho­gar cuan­do te­nía 12 años, y aún de grande como el prín­ci­pe de Cam­brid­ge con­ti­núa asis­tien­do. Dis­fru­ta de pa­sar el tiem­po con per­so­nas que tie­nen his­to­rias in­creí­bles y que real­men­te han pa­sa­do por mo­men­tos di­fí­ci­les.

Pe­ro hay al­go que se de­be re­sal­tar: no so­lo les en­se­ñó con ac­ti­vi­da­des como las an­te­rio­res, tam­bién gra­cias a sus bue­nos mo­da­les la prin­ce­sa les en­se­ña­ba sin que se die­ra cuen­ta, eso de­fi­ni­ti­va­men­te se he­re­da­ba. Sus hi­jos, cuan­do veían to­das las obras de ca­ri­dad que rea­li­za­ba, se sen­tían ins­pi­ra­dos a ser como ella. Con 28 años,

Lady Di, una ma­dre muy ac­ti­va, era pre­si­den­ta de más de 40 or­ga­ni­za­cio­nes be­né­fi­cas con

cau­sas tan so­li­da­rias como los ni­ños aban­do­na­dos, el si­da o las mi­nas te­rres­tres.

¿Por qué ha­cía to­do eso? Por­que a que sus hi­jos sa­lie­ran del tra­di­cio­nal cas­ti­llo y co­no­cie­ran de pri­me­ra fuen­te có­mo era el mun­do real, y cuá­les con­se­cuen­cias te­nía, a di­fe­ren­cia de la crian­za de la ma­yo­ría de jó­ve­nes de la reale­za.

Aun­que su agen­da es­tu­vie­ra arro­pa­da de ac­ti­vi­da­des, ca­si siem­pre tra­ta­ba de es­tar lo más cer­ca posible de ellos, in­clu­so cuan­do po­día los ba­ña­ba y acos­ta­ba an­tes de dor­mir. Era una mu­jer jo­ven, muy di­ver­ti­da, bro­mis­ta y tra­vie­sa; ellos la con­si­de­ra­ban como una ni­ña grande, rea­li­za­ba to­do ti­po de aven­tu­ras con tal de que sus ni­ños la pa­sa­ran bien. Al­gu­nos asun­tos de edu­ca­ción su ma­dre se los en­se­ñó con lec­cio­nes y he­chos. Uno de los prin­ci­pa­les fue que en la épo­ca de los no­ven­ta, en In­gla­te­rra, cuan­do se de­cía que las per­so­nas ho­mo­se­xua­les eran por­ta­do­res del vi­rus de in­mu­no­de­fi­cien­cia hu­ma­na (VIH) y que, por en­de, de­bían es­tar ais­la­dos por­que su­pues­ta­men­te se trans­mi­tía. Dia­na rom­pió ese mi­to. Una foto de ella aga­rran­do la mano de un pa­cien­te con VIH se hi­zo vi­ral. 20 años des­pués, su hijo Wi­lliam se ha so­li­da­ri­za­do con la cau­sa y aún pro­mue­ve la de­tec­ción a tiem­po de es­ta en­fer­me­dad.

La pri­va­ci­dad era al­go muy va­lio­so pa­ra Dia­na. Una Na­vi­dad fue jun­to a sus hi­jos a es­quiar y los pa­pa­raz­zi no los de­ja­ban res­pi­rar.

No per­mi­tían que pa­sa­ran un mo­men­to ameno. Dia­na, como ma­dre al fin, de­jó su pa­pel de prin­ce­sa y dia­lo­gó con los pe­rio­dis­tas pa­ra que le die­ran un mo­men­to li­bre jun­to a sus dos te­so­ros. Ne­ce­si­ta­ba pro­te­ger a sus hi­jos... eran su ma­yor prio­ri­dad. Las en­se­ñan­zas no eran so­lo de par­te de ma­dre a hijo, tam­bién vi­ce­ver­sa. En una oca­sión su hijo ma­yor, Wi­lliam, vio mu­cha ro­pa en el cló­set de su ma­dre, y le pre­gun­tó si ella po­dría do­nar­la o ven­der­la pa­ra una buena cau­sa, y gra­cias a su idea, la ma­dre lo­gró mi­llo­nes de dó­la­res en subas­tas, di­ne­ro que fue des­ti­na­do pa­ra fun­da­cio­nes de per­so­nas con cán­cer y si­da.

Pe­ro no to­do fue em­pí­ri­co, tam­bién sus hi­jos rea­li­za­ron es­tu­dios en im­por­tan­tes cen­tros edu­ca­ti­vos en In­gla­te­rra. Los prín­ci­pes que­rían que su pri­mo­gé­ni­to ini­cia­rá lo más pron­to posible una edu­ca­ción que no se­ría pro­lon­ga­da. A Wi­lliam y a su her­mano lo ins­cri­bie­ron en el jar­dín de ni­ños lla­ma­do Se­ño­ra Ja­ne My­nors, cer­ca de Not­ting Hill, en Lon­dres; des­pués, fue­ron mo­vi­dos al “Wet­herby School”, mien­tras que en su ado­les­cen­cia asis­tie­ron a la pre­pa­ra­to­ria “Lud­gro­ve School”. La edu­ca­ción de Dia­na pre­va­le­ce en la ac­tua­li­dad. Los prín­ci­pes de Ga­les aún con­ti­núan con las en­se­ñan­zas que les de­jó su ma­dre vein­te años atrás. Los gran­des va­lo­res hu­ma­ni­ta­rios han per­mi­ti­do que en la ac­tua­li­dad am­bos per­te­nez­can

y so­bre to­do sean por­ta­vo­ces de di­ver­sas cau­sas. Des­pués de fi­na­li­zar sus es­tu­dios es­co­la­res, Harry tra­ba­jó en un or­fa­na­to en Le­so­to, Áfri­ca.

En 2016, el prín­ci­pe Harry jun­to a la can­tan­te de Bar­ba­dos, Rihan­na, rea­li­za­ron una cam­pa­ña pa­ra pre­ve­nir la pro­pa­ga­ción del vi­rus del si­da, am­bos so­me­tién­do­se a prue­bas pa­ra mo­ti­var a otros. En de­fi­ni­ti­va, "la prin­ce­sa de los po­bres" –como tam­bién era lla­ma­da– de­jó un le­ga­do in­que­bran­ta­ble y que se­rá ad­mi­ra­do por mi­les de mi­llo­nes de per­so­nas en el mun­do que, al igual que sus hi­jos, apren­die­ron va­lio­sas en­se­ñan­zas pa­ra vivir una vi­da ple­na.

Los gran­des va­lo­res hu­ma­ni­ta­rios han per­mi­ti­do que en la ac­tua­li­dad am­bos prín­ci­pes per­te­nez­can y so­bre to­do sean por­ta­vo­ces de di­ver­sas cau­sas fi­lan­tró­pi­cas.

Pa­ra Dia­na de Ga­les, su prio­ri­dad como ma­dre no so­lo era que sus hi­jos se edu­ca­ran y di­vir­tie­ran, tam­bién lo fue que ellos desa­rro­lla­ran sen­si­bi­li­dad hu­ma­na y solidaridad, cu­ya ra­zón sus agen­das con­tem­pla­ron vi­si­tas donde se res­pi­ra­ban ne­ce­si­da­des y des­fa­vor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.