DI­VOR­CIO EN LA CA­SA REAL

Los prín­ci­pes de Ga­les nun­ca ima­gi­na­ron que su unión de 11 años se con­ver­ti­ría en una cró­ni­ca que la Co­ro­na bri­tá­ni­ca nun­ca hu­bie­se que­ri­do que se es­cri­bie­ra.

Ritmo Platinum - - Contenido - tex­to Ros­mery Mén­dez

Los prín­ci­pes de Ga­les nun­ca ima­gi­na­ron que su unión de on­ce años se con­ver­ti­ría en una trama dig­na de te­le­no­ve­las.

Des­de la ni­ñez, los cuen­tos nos re­crean la vi­da de las prin­ce­sas como el es­ce­na­rio per­fec­to; tan per­fec­to, que ter­mi­na­mos desean­do ser como ellas cuan­do sea­mos adul­tas. En­ton­ces la his­to­ria tie­ne otro ma­tiz al ha­blar de lady Dia­na, quien tu­vo una exis­ten­cia di­fe­ren­te y un final no ap­ta pa­ra in­fan­tes. In­fi­de­li­da­des, amor la­có­ni­co has­ta se­llar con la tra­ge­dia. Que­da de más de­cir que que su matrimonio no fun­cio­nó.

Ca­sa­da con el he­re­de­ro más co­di­cia­do de la reale­za eu­ro­pea, Dia­na Spen­cer pa­só de ser una ple­be­ya a Su Al­te­za Real la prin­ce­sa de Ga­les. Era la pri­me­ra pro­me­ti­da in­gle­sa de quien lle­va­ría la co­ro­na des­de el si­glo XVII. Al igual de Char­les, en ese en­ton­ces su fu­tu­ro es­po­so, ella era des­cen­dien­te del rey in­glés Harry VII. Fi­nal­men­te se ca­sa­ron y to­do, por po­co tiem­po, mar­chó ex­ce­len­te has­ta que, a cau­sa de las múl­ti­ples trai­cio­nes amo­ro­sas, la pa­re­ja, con dos hi­jos fru­to de sus días de fe­li­ci­dad, tu­vo que to­mar­se un tiem­po se­pa­ra­dos que ini­ció en di­ciem­bre de 1992, des­pués de 11 años. En ese mo­men­to no se anun­ció si hu­bo al­gún acuer­do eco­nó­mi­co ni se ru­mo­ró si la prin­ce­sa de Ga­les ha­bía re­ci­bi­do el pa­pel de em­ba­ja­dor in­for­mal de buena vo­lun­tad de Gran Bre­ta­ña.

El tiem­po trans­cu­rrió y él to­mó la de­ci­sión de di­vor­ciar­se; ella, en cam­bio, le to­mó más tiem­po acep­tar dar un final for­mal, tal vez por la pre­sión so­cial, qui­zás por­que guar­da­ba aún la es­pe­ran­za.

En una de­cla­ra­ción ofi­cial, el des­pa­cho de Dia­na di­jo que es­ta man­ten­dría su tí­tu­lo de prin­ce­sa de Ga­les y se­gui­ría ple­na­men­te in­vo­lu­cra­da en las de­ci­sio­nes so­bre los hi­jos del matrimonio, los prín­ci­pes Wi­lliam y Harry, pe­ro nun­ca se­ría rei­na de In­gla­te­rra. El Pa­la­cio no ofre­ció de­cla­ra­cio­nes so­bre la de­ci­sión de Dia­na. En di­ciem­bre de ese mis­mo año, la rei­na Isa­bel II con­fir­mó que ha­bía so­li­ci­ta­do a la pa­re­ja que se di­vor­cia­se lo más pron­to posible. Char­les ac­ce­dió de in­me­dia­to, pe­ro Dia­na rehu­só. El pe­di­do de la rei­na vino lue­go que Dia­na dio una re­ve­la­do­ra en­tre­vis­ta te­le­vi­si­va en la que de­ta­lló la rup­tu­ra de su matrimonio y el adul­te­rio de su es­po­so y el su­yo pro­pio. En esa oca­sión, di­jo que pre­fe­ría no di­vor­ciar­se.

29 ju­lio 1981.

Char­les y Dia­na con­traen matrimonio. Du­ran­te la lu­na de miel, se ru­mo­ra que la prin­ce­sa se to­po con un ta­tua­je en el cuer­po de Char­les, una “C” en ho­me­na­je a Ca­mi­lla Par­ker-Bow­les. Así des­cu­bre que to­do lo que ha­bía vi­vi­do no era más que un matrimonio de conveniencia y no lo que ella pen­sa­ba. Po­co me­ses des­pués de su des­afor­tu­na­do des­cu­bri­mien­to que­da em­ba­ra­za­da y el el 21 de ju­nio de 1982 da a luz al prín­ci­pe Wi­lliam, quien ha­ce unas se­ma­nas con­fe­só a los me­dios de co­mu­ni­ca­ción su se­gu­ri­dad de que la prin­ce­sa de Ga­les hu­bie­ra que­ri­do con lo­cu­ra a sus nietos "Hu­bie­ra si­do una ab­so­lu­ta pe­sa­di­lla", di­jo a mo­do de chan­za.

15 de sep­tiem­bre 1984.

A dos años de alum­brar el pri­mo­gé­ni­to de la pa­re­ja Real, na­ce el se­gun­do hijo, Harry, quien tu­vo que vivir el di­vor­cio de sus pa­dres y con tan so­lo 12 años en­fren­tar el do­lor de la or­fan­dad ma­ter­na, la que aún no ha ter­mi­na­do de pro­ce­sar, se­gún sus con­fe­sio­nes.

No­viem­bre de 1992.

Se pu­bli­ca una con­ver­sa­ción ín­ti­ma en­tre Char­les y Ca­mi­la fil­tra­da por los me­dios de co­mu­ni­ca­ción.

Agos­to de 1993.

Se ha­ce pú­bli­ca una con­ver­sa­ción te­le­fó­ni­ca en­tre Dia­na y su pre­sun­to aman­te, Ja­mes Gil­bey, la pren­sa sa­ca a la luz el he­cho, re­la­cio­nán­do­lo con otros aman­tes, como el ca­pi­tán Ja­mes He­witt, el mar­chan­te de ar­te Oli­ver Hoa­re y el ju­ga­dor de rugby Will Car­ling.

No­viem­bre de 1994.

Char­les re­ve­la que ha en­ga­ña­do a su es­po­sa, se re­fie­re a su matrimonio como un ‘fra­ca­so’ y des­cri­be a Ca­mi­lla como una ‘muy buena ami­ga’.

No­viem­bre de 1995.

Dia­na ad­mi­te que ha en­ga­ña­do a Char­les, su es­po­so, el prín­ci­pe de Ga­les con el ca­pi­tán Ja­mes He­witt, quien ha­ce unos me­ses ne­gó ser el pa­dre de Harry. El mi­li­tar re­ti­ra­do acla­ró así con un rumor que du­ran­te años ha ro­dea­do el nom­bre de es­te prín­ci­pe de 32 años de edad.

Di­ciem­bre de 1995.

Isa­bel II co­mu­ni­ca a Char­les y Dia­na que ‘es desea­ble un rá­pi­do di­vor­cio’. Char­les ma­ni­fes­tó es­tar de acuer­do con la su­ge­ren­cia, pe­ro, al pa­re­cer Dia­na se ha­bía ne­ga­do, has­ta que el 28 de

fe­bre­ro de 1996 acep­ta el di­vor­cio.

Su vi­da ma­tri­mo­nial es­tu­vo ro­dea­da de es­cán­da­los. So­bre ella llo­vie­ron las crí­ti­cas por su per­so­na­li­dad ines­ta­ble, pe­ro a pe­sar de su apa­ren­te fra­gi­li­dad, con­si­guió ha­cer­se muy po­pu­lar tan­to por sus co­la­bo­ra­cio­nes en obras hu­ma­ni­ta­rias como por su ca­ris­má­ti­ca per­so­na­li­dad. Co­di­cia­da por la pren­sa, con­si­de­ra­da un sím­bo­lo se­xual, pron­to cam­bió su ima­gen re­ca­ta­da e in­ge­nua por otra so­fis­ti­ca­da y gla­mu­ro­sa. Era evi­den­te que el matrimonio no fun­cio­na­ba. Si ha juz­gar de la apa­rien­cia va­mos, se po­dría de­cir que no ha­bía amor en­tre ellos. La re­la­ción em­pe­zó a res­que­bra­jar­se en for­ma pú­bli­ca a fi­na­les de los 80 y, fi­nal­men­te, a ini­cios de los 90; el dis­tan­cia­mien­to en­tre am­bos cón­yu­ges era evi­den­te. La pu­bli­ca­ción de su bio­gra­fía ofi­cial, Dia­na: su ver­da­de­ra

Muer­ta Dia­na, el prín­ci­pe Char­les, eterno he­re­de­ro de la Co­ro­na bri­tá­ni­ca, hi­zo reali­dad su sue­ño al con­traer matrimonio con su amor ver­da­de­ro: Ca­mi­la Par­ker-Bow­les.

his­to­ria, de An­drew Mor­ton, re­ve­ló que la ines­ta­bi­li­dad de su vi­da tal vez de­ge­ne­ró sus de­pre­sio­nes ner­vio­sas y se ru­mo­ra pro­du­jo cin­co in­ten­tos de sui­ci­dio y una fuer­te ba­ta­lla contra la bu­li­mia.

Por su par­te, Char­les reanu­da­ba su re­la­ción con su amor de to­da la vi­da: Ca­mi­lla Par­ker-Bow­les. Du­ran­te los quin­ce años de su matrimonio, Dia­na cum­plió su pro­me­sa y tu­vo dos hi­jos, los prín­ci­pes Wi­lliam y Harry. El tiem­po ha confirmado que el per­fec­to cuen­to de ha­das ja­más exis­tió. Dia­na vi­vió aco­sa­da por la pren­sa que hi­zo de su vi­da un cal­va­rio. Fa­lle­ció trá­gi­ca­men­te en sos­pe­cho­sas cir­cuns­tan­cias, per­se­gui­da por los pa­pa­raz­zi, en un ac­ci­den­te au­to­mo­vi­lís­ti­co el 31 de agos­to de 1997. Como ca­da de­ci­sión que se to­ma en la vi­da, el nue­vo pa­so de Dia­na de Ga­les tu­vo acep­ta­ción de unos y la apro­ba­ción de otros.

El im­pac­to so­cial y so­bre to­do fa­mi­liar afec­to su sa­lud emo­cio­nal, sien­do evi­den­te en una ma­ni­fes­ta­ción de su mar­ca­da ho­nes­ti­dad du­ran­te un con­gre­so so­bre la adic­ción a las dro­gas y al al­cohol en ju­nio de 1993, en el que ofre­ció unas pa­la­bras en las que in­clu­yó el men­sa­je: "Es posible que pa­ra las mujeres su­pon­ga un enor­me es­fuer­zo el re­co­no­cer que ya no pue­den más... cuan­do to­do su mun­do se les cae en­ci­ma y se des­va­ne­ce su au­to­es­ti­ma en la nie­bla de la so­le­dad y la de­ses­pe­ra­ción", tal vez ha­bló por ella su de­cep­ción fren­te a los aco­sos so­cia­les, vio­la­da de sus de­re­chos a te­ner res­pe­to de su vi­da pri­va­da... per­di­da en­tre tan­tos co­men­ta­rios e in­se­gu­ra de lo que una vez tu­vo con­trol.

So­lo fue­ron es­tos fac­to­res que la lle­va­ron a anun­ciar su re­ti­ro de la vi­da pú­bli­ca, en di­ciem­bre de 1993.

Su plan no fun­cio­nó, no de­pen­día de ella ser in­te­rés de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción, los pa­pa­raz­zi y el círcu­lo so­cial en el que, al ca­sar­se con Char­les, se in­tro­du­jo.

Fue­ra de es­to, ella con­ti­nuó con sus vi­si­tas, con la di­fe­ren­cia de que, al pa­re­cer, li­bre de coor­di­na­ción y obe­de­cien­do a sus de­seos como quien co­no­ce la li­ber­tad.

Has­ta que en 1994, la vi­da equi­li­bró un po­co la jus­ti­cia que qui­zá es­pe­ró: Char­les re­co­no­ció por pri­me­ra vez –pú­bli­ca­men­te– que ha­bía co­me­ti­do adul­te­rio con Ca­mi­lla Par­ker-Bow­les cuan­do to­da­vía es­ta­ba le­gal­men­te ca­sa­do con Dia­na.

La so­cie­dad que una vez la con­de­nó a ella, aho­ra tam­bién lo con­de­na a él. La en­tre­vis­ta le­van­tó la des­apro­ba­ción po­pu­lar, pe­ro no so­lo él fue afec­ta­do, sino tam­bién su aman­te Ca­mi­lla.

A raíz de la al­bo­ro­tan­te con­fe­sión, se pu­so en te­la de jui­cio so­bre el de­re­cho que te­nía Char­les a la co­ro­na y la res­pon­sa­bi­li­dad de ser la ca­be­za sim­bó­li­ca de la Igle­sia de In­gla­te­rra. RP

Los prín­ci­pes de Ga­les to­ma­ron la de­ci­sión de se­pa­rar­se en 1992 y cua­tro años más tar­de, el 15 de ju­lio de 1996 fir­ma­ron su di­vor­cio, mar­can­do un des­agra­da­ble pre­ce­den­te en la his­to­ria de la monarquía bri­tá­ni­ca.

fo­tos Fuen­te externa

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.