DODI AL-FAYED

Rico, di­ná­mi­co y en­can­ta­dor; ge­ne­ro­so y obs­ti­na­do, las con­tra­dic­cio­nes de su esen­cia hi­cie­ron de Dodi Al-Fayed un per­so­na­je me­mo­ra­ble en la his­to­ria de la prin­ce­sa Dia­na.

Ritmo Platinum - - Contenido - tex­to Aman­da Pi­zano fo­tos Fuen­te externa

Co­no­ce­mos al con­tro­ver­sial hom­bre que cap­tó la aten­ción de Dia­na en sus úl­ti­mos días.

Los even­tos que lle­va­ron a Dodi Al-Fayed a en­con­trar­se en el mis­mo vehícu­lo que la prin­ce­sa de Ga­les aque­lla no­che de 1997 son tan in­ve­ro­sí­mi­les como iró­ni­cos. Dodi te­nía po­cos me­ses de ha­ber­se con­ver­ti­do en aman­te de la prin­ce­sa. Las ma­las len­guas di­cen que la pa­re­ja es­ta­ba pro­fun­da­men­te enamo­ra­da, que el úl­ti­mo ob­se­quio que Dodi com­pró fue el anillo de com­pro­mi­so con el que pla­nea­ba ha­cer­la su es­po­sa y que Dia­na se en­con­tra­ba em­ba­ra­za­da. Los re­por­tes ofi­cia­les no ha­cen re­fe­ren­cia al com­pro­mi­so de los im­pli­ca­dos, pe­ro sí es­ta­ble­cen que es­ta no se en­con­tra­ba em­ba­ra­za­da. El se­cre­ta­rio pri­va­do de Dia­na de­cla­ró en me­ses re­cien­tes que la prin­ce­sa no es­ta­ba enamo­ra­da de Dodi, que so­lo bus­ca­ba un ve­rano de di­ver­sión en su ya­te, y a sus ex­pen­sas.

En aquel cá­li­do ve­rano, Dodi y Dia­na fue­ron fo­to­gra­fia­dos des­de las pla­yas de St. Tro­pez has­ta las ori­llas de la Ri­vie­ra fran­ce­sa, pe­ro ¿quién era exac­ta­men­te Dodi Al-Fayed y que le llevó a los bra­zos de la mu­jer más fa­mo­sa del mun­do? Dodi Al-Fayed era el hijo ma­yor del bi­llo­na­rio Moha­med Al-Fayed, quien hi­zo su for­tu­na ba­jo la ban­de­ra de las tien­das Ha­rrods, del club de soc­cer Ful­ham y del Ho­tel Ritz en Pa­rís.

Dodi na­ció en Ale­jan­dría, Egip­to, en 1955, hijo de Sa­mi­ra Khas­hog­gi, quien era her­ma­na del bi­llo­na­rio tra­fi­can­te de ar­mas Ad­nan Khas­hog­gi. Fue edu­ca­do en las me­jo­res es­cue­las pri­va­das del mun­do, al­gu­nas en Pa­rís, la pres­ti­gio­sa aca­de­mia Le Ro­sey en Sui­za y, bre­ve­men­te, en la Aca­de­mia Mi­li­tar Sand­hurst, donde los prín­ci­pes Wi­lliam y Harry es­tu­dia­ron pos­te­rior­men­te. Du­ran­te su ju­ven­tud, Dodi di­vi­dió su tiem­po en­tre sus ho­ga­res en Pa­rís, la Ri­vie­ra, Cai­ro y Ale­jan­dría, pe­ro a sus quin­ce años se mu­dó a Lon­dres donde se con­vir­tió en un ros­tro fa­mi­liar en la vi­da noc­tur­na de es­ta ciu­dad. Tra­ba­jó como un ofi­cial de la Fuer­za Aé­rea de los Emi­ra­tos Ára­bes en Lon­dres, pe­ro de­jó su ca­rre­ra mi­li­tar atrás pa­ra de­di­car­se a la in­dus­tria del ci­ne, pro­du­cien­do pe­lí­cu­las como Cha­riots of Fi­re y The Scar­let Let­ter. An­tes de su re­la­ción con Dia­na, Dodi es­tu­vo vin­cu­la­do ro­mán­ti­ca­men­te con una mul­ti­tud de mujeres fa­mo­sas, como Ju­lia Roberts, Broo­ke Shields, Wi­no­na Ry­der y Nancy Si­na­tra. En 1986, Dodi con­tra­jo matrimonio con la mo­de­lo Su­zan­ne Gre­gard, pe­ro se di­vor­cia­ron tras so­lo ocho me­ses. En 1997, es­tu­vo com­pro­me­ti­do con la mo­de­lo ame­ri­ca­na Kelly Fis­her, com­pran­do in­clu­so una ca­sa en Ma­li­bú. Más tar­de, Fis­her de­cla­ró que Dodi la ha­bía de­ja­do pa­ra sa­lir con Dia­na y tra­tó de de­man­dar­lo por $500,000 dó­la­res, in­di­can­do que ha­bía sa­cri­fi­ca­do su ca­rre­ra pa­ra ca­sar­se con él y el pro­ce­so le­gal fue

ter­mi­na­do so­lo por res­pe­to a la fa­mi­lia de Al-Fayed tras su trá­gi­ca muer­te al la­do de la prin­ce­sa.

Dodi y Dia­na se co­no­cie­ron en 1986 en un jue­go de po­lo en Wind­sor. Dia­na aún es­ta­ba ca­sa­da con Char­les y el par no vol­vió a ver­se jun­tos has­ta 1997, cuan­do Dodi in­vi­tó a Dia­na y a sus hi­jos a pa­sar tiem­po en su ya­te en el sur de Fran­cia. Más tar­de, en el ve­rano, Dia­na vol­vió al bar­co sin los chi­cos. Fue en es­ta oca­sión que los pa­pa­raz­zi lo­gra­ron cap­tar una foto de la pa­re­ja dán­do­se un apasionado be­so, cau­san­do un fuer­te im­pac­to al­re­de­dor del mun­do. La pa­re­ja pa­só tiem­po en el sur de Fran­cia y en Sar­di­nia an­tes de vo­lar a Pa­rís, donde tuvieron el trá­gi­co ac­ci­den­te que ter­mi­nó sus vi­das.

Dodi pa­só su vi­da en la som­bra de su pa­dre, lu­chan­do en re­bel­día contra las ca­de­nas que la ri­que­za y na­tu­ra­le­za de su pa­dre le im­pu­sie­ron, gas­tan­do gran­des, irra­cio­na­les e im­pul­si­vas can­ti­da­des de di­ne­ro en bús­que­da de en­tre­te­ni­mien­to. Sus co­no­ci­dos in­sis­ten en que Dodi era un hom­bre ge­ne­ro­so, con una ino­cen­cia es­con­di­da de­trás de su fa­cha­da dra­má­ti­ca. Cuen­tan que su per­so­na­li­dad era ca­ma­leó­ni­ca, con unas ten­den­cias a en­gran­de­cer sus aven­tu­ras y que sus re­la­cio­nes per­so­na­les fue­ron múl­ti­ples y di­ver­sas, prueba de que bus­ca­ba un al­go que no ha­bía re­ci­bi­do en in­fan­cia. En ára­be, su nom­bre Emad, quie­re de­cir “en quien se pue­de de­pen­der”, pe­ro Dodi es re­cor­da­do como un hom­bre ne­ce­si­ta­do de aten­ción, por tur­nos ge­ne­ro­so o in­sen­si­ble, im­pul­si­vo o cau­te­lo­so. RP

Sus co­no­ci­dos in­sis­ten en que Dodi era un hom­bre ge­ne­ro­so, con una ino­cen­cia es­con­di­da de­trás de su fa­cha­da dra­má­ti­ca. Cuen­tan que su per­so­na­li­dad era ca­ma­leó­ni­ca, con unas ten­den­cias a en­gran­de­cer sus aven­tu­ras y que sus re­la­cio­nes per­so­na­les fue­ron múl­ti­ples y di­ver­sas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.