De san­gre real

Los orí­ge­nes de la prin­ce­sa Dia­na de Ga­les: co­no­cien­do a sus an­ces­tros.

Ritmo Platinum - - Personal Style -

An­tes de que se con­vir­tie­ra en la es­po­sa del he­re­de­ro de la co­ro­na bri­tá­ni­ca, lady Dia­na Spen­cer lle­va­ba en sus ve­nas san­gre real. Sus an­te­ce­so­res se en­car­ga­ron de que fue­ra así y cons­tru­ye­ron du­ran­te va­rios si­glos un ca­mino de al­te­za que aún exis­te, el que con­ti­núan re­co­rrien­do sus vás­ta­gos, los prín­ci­pes Harry y Wi­lliam, quien ade­más ya tie­ne los des­cen­dien­tes y he­re­de­ros del tí­tu­lo real: el prín­ci­pe Geor­ge y la prin­ce­sa Char­lot­te.

Pre­vio al acon­te­ci­mien­to (su bo­da con Char­les) que dio fa­ma a su vi­da y que a pe­sar de su as­cen­den­cia (era una aris­tó­cra­ta, he­re­de­ra de una fa­mi­lia de reyes), le en­tre­gó un tí­tu­lo real de pe­so, en la cer­ca­nía de Dia­na hu­bo per­so­na­li­da­des de in­te­rés, con nom­bres pre­ce­di­dos por ad­je­ti­vos no­bles. La san­gre real de la bel­dad in­gle­sa des­co­no­ci­da has­ta la apa­ri­ción de Char­les en su vi­da, ha estado en las ve­nas de los su­yos des­de el si­glo XIV. Par­te de los an­ces­tros de Dia­na pro­vie­nen de la di­nas­tía Tu­dor, que tu­vo como pri­mer so­be­rano al rey Harry VII y a su es­po­sa Eli­za­beth de York, hi­ja del pri­mer mo­nar­ca de la ca­sa de York, el rey Eduar­do IV de In­gla­te­rra y lady Eli­za­beth Wood­vi­lle, hi­ja del conde de Ri­vers, y des­de ellos des­cen­dió lady Dia­na Spen­cer, más tar­de Dia­na de Ga­les. Acer­can­do a los an­ces­tros de Dia­na un po­co más a nues­tros días, una de las per­so­nas cer­ca­nas a ella y con fun­cio­nes in­tere­san­tes den­tro de la reale­za, lo fue su bi­sa­bue­lo Ja­co­bo Ha­mil­ton. El se­ñor Ha­mil­ton fue el pri­mer Go­ber­na­dor de Ir­lan­da del Nor­te, ade­más de ha­ber he­re­da­do el tí­tu­lo de du­que de Aber­con, con­vir­tién­do­se en el ter­ce­ro de es­te li­na­je. Ja­co­bo Ha­mil­ton desem­pe­ñó di­ver­sos ro­les a lo lar­go de sus días. El se­ñor Ha­mil­ton cum­plió di­ver­sas fun­cio­nes al ser­vi­cio del Ro­yal In­nis­ki­lling Fu­sie­lliers, des­de donde pa­só a for­mar par­te de la pri­me­ra Li­fe Guards. Ca­be re­sal­tar que ce­le­bra­das las elec­cio­nes ge­ne­ra­les in­gle­sas de 1900, el bi­sa­bue­lo de Dia­na fue ele­gi­do como miem­bro del par­la­men­to por la ciu­dad de Lon­don­derry, pa­ra, tres años más tar­de, con­ver­tir­se en te­so­re­ro del hou­sehold, una cu­rul que ocu­pó has­ta el cie­rre de la ad­mi­nis­tra­ción con­ser­va- do­ra de Art­hur Bal­four. Ja­co­bo Ha­mil­ton tam­bién fun­gió como al­cal­de de North Ire­land y, gra­cias a su po­pu­la­ri­dad y acep­ta­ción, fue asig­na­do en el car­go una se­gun­da oca­sión. Ca­ba­lle­ro de la Or­den de San Pa­tri­cio, ca­ba­lle­ro de la Ja­rre­te­ra, así nom­bra­do tam­bién Ja­co­bo Ha­mil­ton, quien ade­más re­ci­bió un tí­tu­lo ho­no­ra­rio del Queen’s Uni­ver­sity de Bel­fast e igual­men­te re­ci­bió la Real Ca­de­na Vic­to­ria­na en 1945, año en el que tam­bién lo hi­cie­ron can­ci­ller. Otro de los ser­vi­cios del ter­cer du­que de Aber­corn, fue como te­nien­te de Tyo­ne, car­go que ocu­pó has­ta su muer­te. Cynt­hia Ha­mil­ton, abue­la pa­ter­na de Dia­na, re­ci­bió dos tí­tu­lo no­bles en sus días en la tie­rra. Du­ran­te sus años de sol­te­ra, fue co­no­ci­da como lady

Cynt­hia Ha­mil­ton y, a su matrimonio, se con­vir­tió en viz­con­de­sa Alt­horp, he­re­dan­do más ade­lan­te el titulo de con­de­sa Spen­cer, jun­to a con su es­po­so, Al­ber­to Eduar­do Spen­cer, con quien pro­creó dos des­cen­dien­tes: lady Ana Spen­cer y John Spen­cer VIII conde Spen­cer. Es­te no­ble, el sép­ti­mo conde Spen­cer sir­vió du­ran­te la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial como ca­pi­tán de la First Li­fe Guards.

El abue­lo de Lady Di fue tam­bién un fer­vien­te po­lí­ti­co den­tro del Par­ti­do Con­ser­va­dor, con­cen­trán­do­se en la zo­na de Nort­ham­ptons­hi­re.

Otra de las per­so­na­li­da­des in­tere­san­tes en el ár­bol ge­nea­ló­gi­co de Dia­na, lo fue su bi­sa­bue­lo Char­les Ro­bert Spen­cer, quien fue­ra el sex­to conde la fa­mi­lia Spen­cer. Asu­mió el tí­tu­lo, tras la muer­te de su her­mano, quien mu­rió sin ha­ber te­ni­do des­cen­dien­tes. Es­te si­guió una lí­nea sí­mil a la de al­gu­nos de sus an­te­pa­sa­dos, in­cur­sio­nó en la po­lí­ti­ca, in­cli­nán­do­se por los idea­les li­be­ra­les bri­tá­ni­cos. En ese sen­ti­do, Spen­cer re­pre­sen­tó al dis­tri­to elec­to­ral de North Nort­ham­ptons­hi­re de 1880 a 1885 y de Mid Nort­ham­ptons­hi­re de 1885 a 1895, y en una se­gun­da oca­sión en el lap­so de 1900 a 1905.

Por va­rios años, Char­les Spen­cer cor­te­jó a la rei­na Vic­to­ria, al tiem­po que ser­vía de can­ci­ller. Un tí­tu­lo que le fue da­do en 1905, fue el de viz­con­de Alt­horp y, des­de 1908, fun­gió como te­nien­te lord de Nort­ham­ptons­hi­re. Más cer­cano a Dia­na es­tá Mau­ri­cio Ro­che, su abue­lo ma­terno. Fue el cuarto ba­rón Fer­moy, gus­ta­ba de la po­lí­ti­ca y era par­ti­da­rio de lo con­ser­va­dor.

Es­te no­ble vio la luz en la ciu­dad de Chel­sea, pe­ro de adul­to atra­ve­só las fron­te­ras in­gle­sas en bus­ca de for­ma­ción aca­dé­mi­ca, tras­la­dán­do­se a Mas­sa­chu­setts pa­ra edu­car­se en la Uni­ver­si­dad de Har­vard, de donde se vio obli­ga­do a re­gre­sar pa­ra su­ce­der a su pa­dre y con­ver­tir­se en el cuarto ba­rón de Fer­moy. Gra­cias a su pa­sio­nes po­lí­ti­cas, Mau­ri­cio Ro­che ocu­pó una cu­rul en el par­la­men­to lo­cal King’s Lynn, tras ha­ber par­ti­ci­pa­do en las elec­cio­nes ge­ne­ra­les de 1924, es­tan­do allí has­ta 1935. En es­ta lo­ca­li­dad, Ro­ches tam­bién fun­gió como al­cal­de du­ran­te un pe­río­do. El tam­bién Lord Fer­moy, se unió a las fi­las de la Real Fuer­za Aé­rea, cuan­do la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial co­men­za­ba a de­jar sen­tir sus pri­me­ros efec­tos.

Sin em­bar­go, su in­cli­na­ción po­lí­ti­ca era más fuer­te que aque­lla que te­nía por la mi­li­cia y, al fa­lle­ci­mien­to del en­ton­ces re­pre­sen­tan­te par­la­men­ta­rio de King’s Lynn (1943), se vio mo­ti­va­do a renunciar a su mi­sión de gue­rra, pa­ra pos­tu­lar­se en se­gun­da oca­sión al car­go de re­pre­sen­tan­te par­la­men­ta­rio. La ca­rre­ra po­lí­ti­ca del cuarto ba­rón de Fer­moy, fi­na­li­zó con la di­so­lu­ción del par­la­men­to en 1945.

Ade­más de los nom­bra­dos, en el ár­bol ge­nea­ló­gi­co de la prin­ce­sa Dia­na Ga­les, fi­gu­ran per­so­na­li­da­des tan in­tere­san­tes como Char­les II, Jai­me

II, Wins­ton Chur­chill e in­clu­so la rei­na Vic­to­ria. Es­to de­ja cla­ro que no fue coin­ci­den­cia que la her­mo­sa jo­ven se con­vir­tie­ra en prin­ce­sa, las per­so­nas a su al­re­de­dor fue­ron quie­nes qui­zás la lle­va­ron al al­tar del bra­zo del he­re­de­ro de la co­ro­na in­gle­sa. RP

Los an­ces­tros de Dia­na de Ga­les os­ten­ta­ron títulos no­bles o de al­gu­na for­ma es­tu­vie­ron muy cer­ca de la reale­za. Es­to la con­vier­te en una prin­ce­sa por na­tu­ra­le­za, qui­zas por ello sus fi­nos do­tes y gran edu­ca­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.