Re­tros­pec­ti­va: las jo­yas de la prin­ce­sa

Ecléc­ti­cas y ro­mán­ti­cas, las jo­yas de Dia­na re­fle­ja­ban su bri­llan­te per­so­na­li­dad, mez­clan­do una am­plia ga­ma de ge­mas y mon­tu­ras, y cru­zan­do es­ti­los y dé­ca­das.

Ritmo Platinum - - Personal Style - tex­to Aman­da Pi­zano fo­tos Fuen­te externa

Aun­que pre­vio a su matrimonio Dia­na Spen­cer no se con­si­de­ra­ba una aman­te de las pren­das, la prin­ce­sa de Ga­les apren­dió rá­pi­da­men­te a dis­fru­tar del pla­cer de la jo­ye­ría fi­na, prin­ci­pal­men­te por la gran de­man­da de es­tas que te­nía su re­ple­to ca­len­da­rio de ac­ti­vi­da­des reales. Su gus­to fue ecléc­ti­co, como buen re­fle­jo de su per­so­na­li­dad, te­nien­do pre­fe­ren­cias cla­ras por las perlas, los za­fi­ros y los dia­man­tes. Y, con el tiem­po y la ex­pe­rien­cia, la prin­ce­sa se vol­vió ca­da vez más au­daz al mo­men­to de mez­clar los re­que­ri­mien­tos de su agen­da real con las in­fluen­cias de su pro­pia per­so­na­li­dad, crean­do al­gu­nos de los looks más em­ble­má­ti­cos de la fa­mi­lia real bri­tá­ni­ca y acer­can­do es­ta institución un po­co más al si­glo XX. La co­lec­ción de jo­yas de Dia­na fue de­ja­da a sus hi­jos tras el trá­gi­co ac­ci­den­te que to­mó su vi­da, con la ex­cep­ción de aque­llas pie­zas que fue­ron de­vuel­tas a la co­ro­na pues se con­si­de­ra­ban prés­ta­mos a la prin­ce­sa pa­ra su uso en fun­cio­nes ofi­cia­les, con la intención de que es­tos las tu­vie­ran a su dis­po­si­ción pa­ra el uso de sus fu­tu­ras es­po­sas o hi­jas. En es­tas pá­gi­nas, reuni­mos al­gu­nos de los atuen­dos más in­tere­san­tes, icó­ni­cos y dis­tin­ti­vos de Lady Di.

Re­loj no­ble

Una de las pie­zas que Dia­na po­seía an­tes de su matrimonio fue un re­loj Tank Fra­nçai­se de Cartier que le re­ga­lo su pa­dre, el oc­ta­vo Earl Spen­cer, du­ran­te su ju­ven­tud y que po­cas ve­ces de­jó de usar. El Tank es el clá­si­co re­loj de Cartier, con su fa­cha­da cua­dra­da y sus nú­me­ros ro­ma­nos.

El za­fi­ro de la ple­be­ya

Dia­na Spen­cer y el prín­ci­pe de Ga­les re­ve­la­ron su com­pro­mi­so ma­tri­mo­nial en fe­bre­ro de 1981. Su anillo de com­pro­mi­so es una co­ro­na de 14 dia­man­tes ro­dean­do un za­fi­ro Cey­lán de for­ma ova­la­da y de 12 qui­la­tes. Fue crea­do por el jo­ye­ro Ga­rrard y, en aquel mo­men­to, te­nía un cos­to de 28,000 li­bras es­ter­li­nas. La se­lec­ción de es­ta pie­za fue inusual pues no fue he­cha

es­pe­cí­fi­ca­men­te pa­ra la oca­sión ni era úni­co, es­tan­do dis­po­ni­ble en el ca­tá­lo­go de co­lec­ción de Ga­rrard pa­ra la compra de cual­quie­ra que pu­die­ra pa­gar­lo. Al­gu­nos ru­mo­res di­cen que le se­lec­cio­nó por ser el de ma­yor ta­ma­ño dis­po­ni­ble, mien­tras que otros in­sis­ten que Dia­na le se­lec­cio­nó pues le re­cor­da­ba al anillo de com­pro­mi­so de su ma­dre. La his­to­ria­do­ra de jo­yas Les­lie Field opi­na que Dia­na ha­bía di­cho que que­ría un za­fi­ro y le ha­bían ofre­ci­do me­dia do­ce­na de op­cio­nes, pe­ro que, al final, “eli­gió es­te pu­ra­men­te por que le gus­ta­ba”, mien­tras que a los ru­mo­res de que era el de ma­yor ta­ma­ño afir­ma que la prin­ce­sa le con­tó que “de­fi­ni­ti­va­men­te no era el de ma­yor ta­ma­ño de los que le ofre­cie­ron, sen­ci­lla­men­te le ha­bía pa­re­ci­do muy her­mo­so”. El nom­bre “Com­mo­ner’s Sapp­hi­re” o Za­fino de la ple­be­ya se de­bía a los orí­ge­nes no reales de la no­via y al ori­gen de ca­tá­lo­go del anillo. En mu­chas oca­sio­nes, se re­fie­re al anillo y sus orí­ge­nes po­co tra­di­cio­na­les con un sím­bo­lo del matrimonio fallido de Dia­na y Char­les.

Due­lo de tia­ras

Aun­que Dia­na afir­ma­ba que de­tes­ta­ba uti­li­zar tia­ras pues es­tas le da­ban do­lor de ca­be­za, la Cam­brid­ge Lo­ver’s Knots fue una de sus pie­zas go-to. Los orí­ge­nes de la tiara re­caen so­bre la rei­na Mary, abue­la de la ac­tual rei­na Eli­za­beth. Cuen­ta con 19 perlas en for­ma de go­ta y dia­man­tes di­ver­sos que le fue­ron ob­se­quia­dos en pie­zas de jo­ye­ría pa­ra su bo­da.

La rei­na Eli­za­beth le ob­se­quio la tiara a Dia­na como re­ga­lo de bo­das, qui­zás con la es­pe­ran­za de que la uti­li­za­ra pa­ra el gran even­to, pe­ro Dia­na op­tó por se­guir la tra­di­ción fa­mi­liar y uti­li­zar la Tiara Spen­cer. Aún así, fue­ron múl­ti­ples las oca­sio­nes que vie­ron a Dia­na de Ga­les ves­tir es­ta es­pec­ta­cu­lar obra de ar­te. Tras el di­vor­cio de Dia­na y Char­les, la tiara vol­vió a la co­lec­ción pri­va­da de la rei­na, donde se man­tu­vo fue­ra del ojo pú­bli­co por ca­si dos dé­ca­das, has­ta que fue lle­va­da por la du­que­sa de Cam­brid­ge el año pa­sa­do pa­ra un ban­que­te de estado.

Otra pie­za fa­vo­ri­ta, que re­afir­ma­ba su aso­cia­ción fi­lial, fue la tiara de la fa­mi­lia Spen­cer, jo­ya que Dia­na, como sus her­ma­nas, uti­li­zó el día de su bo­da. Los orí­ge­nes de es­ta pi­za re­mon­tan al si­glo XVIII, creán­do­se de un con­jun­to de jo­yas y tia­ras me­no­res que la fa­mi­lia ha­bía acu­mu­la­do.

Sui­te de za­fi­ros sau­di­tas

A la par de su anillo de com­pro­mi­so, uno de los con­jun­tos más lla­ma­ti­vos que po­seía la prin­ce­sa eran aque­llos que le re­ga­ló la fa­mi­lia real sau­dí con mo­ti­vo de sus nup­cias. Com­pues­ta por un co­llar, pul­se­ra, re­loj, anillo y pen­dien­tes de za­fi­ro y dia­man­tes, la sui­te fue­ron las jo­yas per­fec­tas pa­ra acom­pa­ñar su nue­vo anillo de com­pro­mi­sos. La co­rrea del re­loj fue con­ver­ti­da en dos sets de are­tes, de es­tos dos jue­gos uno fue re­ga­la­do a Ka­te Midd­le­ton por su es­po­so, el prín­ci­pe Wi­lliam.

Gar­gan­ti­llas

Las gar­gan­ti­llas eran de las pie­zas fa­vo­ri­tas

de la prin­ce­sa y es­ta no te­mía a uti­li­zar­las de for­mas ver­sá­ti­les como, por ejem­plo, como tiara. La gar­gan­ti­lla de es­me­ral­das fue una pie­za art de­có per­te­ne­cien­te a la rei­na Mary y los pen­dien­tes de la mis­ma ge­ma con los que Dia­na so­lía uti­li­zar­la fue­ron un re­ga­lo de Char­les pa­ra su cumpleaños 22. Dia­na con­vir­tió el za­fi­ro del anillo del sui­te sau­dí en una gar­gan­ti­lla, la cual tam­bién uti­li­zó atre­vi­da­men­te como ac­ce­so­rio pa­ra el ca­be­llo, ade­más de la for­ma tra­di­cio­nal.

Sui­te Swan La­ke

Es­ta es una de las pie­zas más fa­mo­sas de la prin­ce­sa, pues fue uti­li­za­do en su úl­ti­mo com­pro­mi­so pú­bli­co an­tes de mo­rir. Ade­más, la prin­ce­sa uti­li­zó es­te es­pec­ta­cu­lar co­llar pa­ra la ac­tua­ción del La­go de los Cis­nes donde se to­mo las icó­ni­cas imá­ge­nes ro­dea­das de bai­la­ri­nas.

Perlas y za­fi­ros

Otra pie­za que se vol­vió icó­ni­ca fue aque­lla gar­gan­ti­lla con sie­te ti­ras de perlas que sos­te­nían un enor­me za­fi­ro ro­dea­do por dos fi­las de dia­man­tes. El za­fi­ro fue ori­gi­nal­men­te un re­ga­lo de la rei­na ma­dre a Dia­na por sus nup­cias. Dia­na uti­li­zó el broche en va­rias oca­sio­nes an­tes de con­ver­tir­lo en el cho­ker que llevó aque­lla no­che que le fo­to­gra­fia­ron bai­lan­do con John Tra­vol­ta.

La Sui­te de Dia­man­tes de Omán

El con­jun­to es de un co­llar de dia­man­te geo­mé­tri­co, pen­dien­tes y pul­se­ra y le fue re­ga­la­do por el sul­tán de Omán du­ran­te una vi­si­ta al país en 1986. RP

La se­lec­ción de su anillo de com­pro­mi­so fue inusual pues no fue he­cho es­pe­cí­fi­ca­men­te pa­ra la oca­sión ni era úni­co, es­tan­do dis­po­ni­ble en el ca­tá­lo­go de co­lec­ción de Ga­rrard pa­ra la compra.

Cam­brid­ge Lo­ver’s Knot Tiara

Sui­te de Dia­man­tes de Omán

Tiara Spen­cer y Sui­te de za­fi­ros sau­di­tas

El Za­fi­ro de la Ple­be­ya y el Tank Fra­nçai­se de Cartier

Sui­te Swan La­ke

Gar­gan­ti­lla de es­me­ral­das de la rei­na Mary

Sui­te de za­fi­ros sau­di­tas

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.