Ho­tel Ritz de Pa­rís: Es­ce­na­rio de una gran pa­sión

En es­te lu­gar, la prin­ce­sa Dia­na de Ga­les y el millonario egip­cio Dodi Al-Fayed vi­vie­ron los úl­ti­mos mo­men­tos más in­ten­sos de sus vi­das, esos de los que ins­pi­ran a poe­tas y ha­cen sus­pi­rar a los ro­mán­ti­cos.

Ritmo Platinum - - Personal Style - tex­to May­ra Pé­rez Cas­ti­llo fo­tos Fuen­te externa

Allí, en la ma­jes­tuo­sa Sui­te Im­pe­rial del ho­tel Ritz en Pa­rís, Fran­cia, vi­vió sus mi­nu­tos fi­na­les la prin­ce­sa Dia­na de Ga­les, el lu­gar de su úl­ti­ma ce­na de aquel 30 de agos­to de 1997, pre­vio a la tra­ge­dia que aca­pa­ró los ti­tu­la­res de me­dios de to­do el mun­do y en la que per­dió la vi­da… pe­ro aquí, ¿qué vi­vió an­tes del si­nies­tro? Qui­zás los mo­men­tos más in­ten­sos cu­yos tes­ti­gos fue­ron esas pa­re­des que abrie­ron sus puer­tas el pri­me­ro de ju­nio de 1898 y las cá­ma­ras que hoy nos per­mi­ten co­no­cer los de­ta­lles.

En sus enor­mes sa­las, mue­bles vintage y las des­lum­bran­tes obras de ar­tes fran­ce­sas pro­pias del si­glo XVIII, Dia­na y el millonario egip­cio Dodi Al-Fayed die­ron rien­das suel­tas a sus sen­ti­mien­tos.

Bron­cea­dos por el sol y em­bria­ga­dos de fe­li­ci­dad, con­tem­pla­ron aque­lla ma­ña­na las aguas de la Cos­ta Es­me­ral­da de Cer­de­ña des­de la cu­bier­ta del Jo­ni­kal, de donde por su­ge­ren­cia del pa­dre de su ama­do no de­bían sa­lir, pa­ra evi­tar el acoso de los pa­pa­raz­zi, pe­ro como ya sa­be­mos, su temor fue me­nor a lo que ocu­rrió. Ella man­tu­vo su cos­tum­bre gas­tro­nó­mi­ca; como ca­da día, desa­yu­nó ju­go de na­ran­ja y ca­fé con le­che; él, so­lo ca­fé, aun­que en la ces­ta que subió el ma­yor­do­mo Re­né De­lor tam­bién ha­bían fru­tas tro­pi­ca­les como gui­neos, na­ran­jas y ki­wis; ade­más de crois­sants con mer­me­la­da. Como es na­tu­ral de los enamo­ra­dos, no se ca­lla­ban, un te­ma tras otro, car­ca­ja­das y siem­pre aga­rra­dos de las ma­nos, re­la­tó el sir­vien­te que les aten­dió al ser en­tre­vis­ta­do. Cuan­do el sol es­tu­vo en su pun­to más al­to de su ele­va­ción so­bre el ho­ri­zon­te, el mue­lle es­ta­ba li­bre de fis­go­nes, per­fec­to pa­ra abor­dar el Mer­ce­des-Benz blan­co con des­tino al ae­ro­puer­to de Ol­bia; pe­ro aquí no co­rrie­ron con la mis­ma suer­te que en el mue­lle: ca­ma­ró­gra­fos, pa­pa­raz­zi y pe­rio­dis­tas les es­pe­ra­ban an­sio­sos. De es­to se en­te­ra­ron

an­tes de ate­rri­zar… no que­rían que ellos da­ña­ran su pa­raí­so.

In­ves­ti­ga­ron si te­nían op­cio­nes pa­ra evi­tar el es­pa­cio in­va­di­do, que es donde se re­ci­ben los hués­pe­des del ho­tel. No que­dó más que ba­jar del avión, ella son­rien­te, de­trás y de­lan­te de sus jó­ve­nes guar­daes­pal­das; con ga­fas de sol, tra­je ma­rrón y ca­mi­sa ne­gra. El úl­ti­mo en sa­lir fue Dodi.

Subie­ron en un vehícu­lo ne­gro mo­de­lo Mer­ce­des 600 que se­ría con­du­ci­do por Phi­lip­pe Dour­neau, ex­cho­fer del Ritz, quien fue con­tra­ta­do per­ma­nen­te­men­te pa­ra con­du­cir el vehícu­lo de Dodi mien­tras se en­con­tra­ra en Pa­rís. Te­nían pri­sa.

Los pa­pa­raz­zi los per­se­guían sin pru­den­cia al­gu­na, por lo que Dia­na te­mía que se es­tre­lla­ran, pe­ro a las 4:35 lle­ga­ron al Ritz sin más im­pre­vis­tos. Se di­ri­gie­ron al pi­so dos donde se en­con­tra­ba la Sui­te Im­pe­rial; ella desea­ba vol­ver a sa­lir, es­ta vez, de com­pras, pe­ro la in­sis­ten­cia de los cu­rio­sos con cá­ma­ras la de­ja­ron pre­sa en su deseo, so­lo pu­do ad­qui­rir un re­ga­lo pa­ra Harry que cum­plía años y otros po­cos ar­tícu­los.

El me­dio que se va­lió pa­ra lo­grar­lo aún es des­co­no­ci­do, lo que sí se sa­be es que los pa­que­tes en­vuel­tos fue­ron en­con­tra­dos en la re­si­den­cia de su pro­me­ti­do y una em­plea­da del Ritz los guar­dó en la ma­le­ta que con­te­nía las per­te­nen­cias de la prin­ce­sa pa­ra en­viar­la a Sa­rah, la her­ma­na de Dia­na.

Cuan­do re­gre­sa­ron al ho­tel en la tar­de, los re­ci­bió Clau­de Rou­let, el se­gun­do de la ca­de­na de man­do del ho­tel. Les vio fe­li­ces como to­dos los que les ob­ser­va­ron aquel día. Se di­ri­gie­ron al pi­so dos, donde se en­con­tra­ba la Sui­te Im­pe­rial; lue­go ella fue a la pe­lu­que­ría del Ritz pa­ra su ci­ta en la no­che y él a la jo­ye­ría a es­co­ger el anillo con el que le pe­di­ría matrimonio.

Eran las 7:00 de la no­che cuan­do la pa­re­ja sa­lió por la par­te de atrás y subió al mis­mo vehícu­lo que lo ha­bía lle­va­do en la tar­de. Lue­go de cin­co mi­nu­tos, el Mer­ce­des 600 se de­tu­vo en la ca­lle Ar­sè­ne-Hous­sa­ye donde se con­cen­tró un gru­po de fo­tó­gra­fos que vo­ci­fe­ra­ban con ame­na­zas de lla­mar a otros más, en­tre otras co­sas más, ac­ción que des­per­tó temor en la miem­bro de la ca­sa de real.

Se di­ri­gían al pi­so de 10 ha­bi­ta­cio­nes de Dodi, Dia­na se fue al salón ver­de a pre­pa­rar­se pa­ra lo que se­ría una de las tan­tas noches ro­mán­ti­cas que ten­drían, a su cri­te­rio, pe­ro que en reali­dad fue la úl­ti­ma. En tan­to, Dodi re­pa­sa­ba ca­da de­ta­lle –re­cor­dó al ma­yor­do­mo pre­pa­rar la cham­pa­ña con hie­lo–, cer­ca de las 10:00 de la no­che se di­ri­gie­ron al res­tau­ran­te Chez Be­noît, ba­jo el mis­mo acoso que les acom­pa­ñó des­de que aban­do­na­ron el mar, a tal pun­to de de­vol­ver­se al ho­tel y te­ner que can­ce­lar la re­ser­va.

Rá­pi­da­men­te en­tra­ron al Ritz; du­ran­te es­te pro­ce­so los len­tes cho­ca­ban la ca­ra de la da­ma, has­ta que al fin por po­co tiem­po en­con­tra­ron el so­sie­go en el L’Es­pa­don. Ves­ti­dos de ma­ne­ra muy ca­sual, no es­ta­ban a la al­tu­ra de la eti­que­ta del res­tau­ran­te por lo que las mi­ra­das de re­pro­che se co­men­za­ron a ge­ne­rar. Ella or­de­nó por en­tra­da cham­pi­ño­nes y es­pá­rra­gos; ade­más de len­gua­do con ver­du­ras re­bo­za­das como pla­to fuer­te; él, ro­da­ba­llo a la pa­rri­lla y una bo­te­lla de cham­pa­ña.

El acoso de los co­men­sa­les les obli­ga­ron a de­ser­tar el es­pa­cio e hi­cie­ron la so­li­ci­tud de que se le lle­va­ra la ce­na a la Sui­te Im­pe­rial. La no­che no aca­ba­ba ni la in­sis­ten­cia de Dodi en lle­var­la a ca­bo tan per­fec­ta como la ha­bía ima­gi­na­do. “¿Cuán­tos pa­pa­raz­zi hay?”, le pre­gun­tó al guar­daes­pal­das. Ha­bían al­re­de­dor de unos 30, y cien­tos de cu­rio­sos.

La op­ción a la pro­ble­má­ti­ca fue cam­biar de vehícu­lo y cho­fer. A pe­sar de las ad­ver­ten­cias de su pa­dre de que no era pru­den­te, él con­ti­nuó con el plan y lo llevó a ca­bo, sa­lien­do por la puer­ta tra­se­ra con des­tino a la muer­te.

El res­to de la cró­ni­ca es más que co­no­ci­da. En torno a es­te her­mo­so y apre­cia­do ho­tel por las per­so­na­li­da­des más pres­ti­gio­sas del mun­do, de la fe­cha has­ta hoy ha cam­bia­do a cau­sa de las re­mo­de­la­cio­nes, aun­que su esen­cia per­ma­ne­ce. Aún es­tá el ele­gan­te res­tau­ran­te en el que los co­men­sa­les pue­den dis­fru­tar una sa­bro­sa his­to­ria con­ta­da a tra­vés de los sa­bo­res del chef, lle­na de emo­cio­nes, gi­ros y desen­la­ces ines­pe­ra­dos... por su­pues­to, no la mis­ma que vi­vie­ron Dia­na y Dodi, pe­ro sí una igual­men­te in­ten­sa, au­tén­ti­ca y que ten­ga un final fe­liz. RP

Las sui­tes del Ritz Pa­rís man­tie­nen la no­ble­za que las hi­zo le­gen­da­rias y que qui­zás atra­je­ron a la enamo­ra­da pa­re­ja. Ac­tual­men­te se han agran­da­do y di­se­ña­do de nue­vo pa­ra man­te­ner­se al día en to­tal dis­cre­ción con las tec­no­lo­gías van­guar­dis­tas, re­na­cen or­na­men­ta­das con su­ti­les se­das en ar­mo­nía con el es­ti­lo neo­clá­si­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.