Cons­pi­ra­cio­nes so­bre la muer­te de Dia­na

Los se­gun­dos, mi­nu­tos, ho­ras y días pre­vios al ac­ci­den­te que le cos­tó la vi­da a la prin­ce­sa Dia­na han si­do su­je­tos a un es­cru­ti­nio cons­tan­te en las dos dé­ca­das que han trans­cu­rri­do des­de el su­ce­so.

Ritmo Platinum - - Personal Style - tex­to Victor Pi­zano fo­tos Fuen­te externa

Vein­te años des­pués del ac­ci­den­te que des­po­jó al mun­do de la afa­ma­da “Ro­sa de In­gla­te­rra”, aún se tie­ne pre­gun­tas so­bre los even­tos que cul­mi­na­ron en la muer­te de la prin­ce­sa en el tú­nel Pont de l’Al­ma. Las teo­rías tie­nen di­fe­ren­tes en­fo­ques: la re­la­ción en­tre Dodi Al-Fayed y la prin­ce­sa, el estado de em­bria­guez del con­duc­tor, la fal­ta de imá­ge­nes per­ti­nen­tes al ca­so. Se­gún el pa­dre de AlFa­yed, el pú­bli­co nun­ca ob­tu­vo re­pues­tas con­cre­tas so­bre la muer­te de la prin­ce­sa y su hijo; ¿qué real­men­te ocu­rrió la no­che del 31 de agos­to de 1997? Los se­gun­dos, mi­nu­tos, ho­ras y días pre­vios al mo­men­to del ac­ci­den­te fa­tal en el Pont de l’Al­ma han si­do su­je­tos a es­cru­ti­nio cons­tan­te en el trans­cur­so del tiem­po. Los teó­ri­cos bus­can im­pli­car a di­fe­ren­tes or­ga­ni­za­cio­nes, sien­do la más co­mún la que men­cio­na la mis­ma co­ro­na de la que Dia­na fue par­te du­ran­te quin­ce años (en­tre el 1981 y el 1996).

¿Qué pa­só esa no­che?

El Mer­ce­des-Benz mo­de­lo S280 sa­lió del Ho­tel Ritz Pa­rís, a las 12:20 a. m. A bor­do del vehícu­lo es­ta­ba la prin­ce­sa, Dodi AlFa­yed, Tre­vor Rees-Jo­nes (un miem­bro del equi­po de se­gu­ri­dad de la fa­mi­lia AlFa­yed) y Hen­ri Paul (el con­duc­tor). La prin­ce­sa Dia­na y su aman­te es­ta­ban en el si­llón tra­se­ro, mien­tras que Tre­vor Ree­sJo­nes ocu­pa­ba el asien­to de­lan­te­ro jun­to con el con­duc­tor. El des­tino de la pa­re­ja era el apar­ta­men­to de Al-Fayed, ubi­ca­do en la Rue Ar­sè­ne Hous­sa­ye; el tra­yec­to los lle­va­ría a tran­si­tar el pa­ra­le­lo al río Se­na. A pe­sar de in­ten­tos de dis­per­sar a la mul­ti­tud de pa­pa­raz­zi, mu­chos iden­ti­fi­ca­ron el vehícu­lo que lle­va­ba a la prin­ce­sa y una persecución re­sul­tó inevi­ta­ble. El Mer­ce­des-Benz en­tra al tú­nel a una ve­lo­ci­dad es­ti­ma­da de 100 ki­ló­me­tros por ho­ra, una ve­lo­ci­dad más al­ta de la per­mi­ti­da en el tú­nel, a las 12:23. Hen­ri Paul pier­de el con­trol del vehícu­lo a unos me­tros de la en­tra­da. El vehícu­lo se des­vía brus­ca­men­te, en­tran­do en con­tac­to con un Fiat Uno de co­lor blan­co, cu­yo con­duc­tor nun­ca fue iden­ti­fi­ca­do. El Pont de l’Al­ma es un puen­te en Pa­rís que cru­za el río Se­na. Fue nom­bra­do pa­ra hon­rar la ba­ta­lla de Al­ma, li­bra­da du­ran­te la Gue­rra de Cri­mea en el si­glo XIX.

El tú­nel tie­ne una lon­gi­tud de 153 me­tros y un an­cho de 42 me­tros. Los pi­la­res cen­tra­les, que sir­ven de so­por­te pa­ra el te­cho, se en­cuen­tran a dis­tan­cias equi­dis­tan­tes, y ca­da uno es­ta nu­me­ra­do. La dé­ci­mo ter­ce­ra co­lum­na es el des­tino final del vehícu­lo, que cho­ca de fren­te con la mis­ma y ter­mi­na re­cos­ta­do del mu­ro opues­to, apun­tan­do en di­rec­ción a la en­tra­da del puen­te. Pre­sen­tes en la es­ce­na, pa­pa­raz­zi, lo­ca­les que se

en­con­tra­ban cer­ca al mo­men­to del ac­ci­den­te y tu­ris­tas que tran­si­ta­ban las ca­lles de Pa­rís, son los pri­me­ros en la es­ce­na. Al-Fayed y el con­duc­tor, Hen­ri Paul, mu­rie­ron al ins­tan­te de la co­li­sión. Rees-Jo­nes ha­bía so­bre­vi­vi­do, pe­ro es­ta­ba en estado de­li­ca­do.

En el es­tro­pea­do asien­to tra­se­ro, la prin­ce­sa es­ta­ba vi­va, se­pul­ta­da ba­jo el ar­ma­zón del vehícu­lo y en estado crí­ti­co Las pri­me­ras pa­tru­llas lle­ga­ron a la es­ce­na a las 12:30 a. m. Me­dia ho­ra des­pués, la prin­ce­sa es tras­la­da­da del vehícu­lo e in­me­dia­ta­men­te su­fre un pa­ro car­dia­co, que re­quie­re una re­su­ci­ta­ción. La prin­ce­sa es trans­por­ta­da al hos­pi­tal Pi­tié-Sal­pê­triè­re donde se ha­cen in­ten­tos de sal­var­la has­ta las 4:00 a. m., la ho­ra en que es pro­nun­cia­da su muer­te. La cau­sa pre­va­len­te de la muer­te se es­ta­ble­ce como una herida en la ve­na pul­mo­nar iz­quier­da que pro­du­jo una he­mo­rra­gia in­ter­na.

En­tre las teo­rías más po­pu­la­res se en­cuen­tran:

El Con­duc­tor

Hen­ri Paul fa­lle­ció en el trá­gi­co ac­ci­den­te que tam­bién re­sul­tó en la muer­te de la prin­ce­sa. Un exa­men pos­te­rior mos­tró que el con­duc­tor ha­bía to­ma­do al­cohol en la no­che del ac­ci­den­te, y que es­ta­ba con­du­cien­do en un estado de ebrie­dad que su­pe­ra­ba el lí­mi­te per­mi­ti­do en la ciu­dad de Pa­rís. Los exámenes de san­gre tam­bién mos­tra­ron que Paul es­ta­ba to­man­do an­ti­de­pre­si­vos al mo­men­to de su muer­te.

Paul fue acu­sa­do reite­ra­da­men­te de te­ner al­gu­na co­ne­xión con el ser­vi­cio de in­te­li­gen­cia in­glés: el MI6. La prueba más con­tun­den­te de es­ta co­ne­xión ya­ce en el ca­pi­tal que es­ta­ba en la per­te­nen­cia de Paul al mo­men­to de su muer­te, unos 2,500 dó­la­res, sien­do la ex­pli­ca­ción

A pe­sar de in­ten­tos de dis­per­sar a la mul­ti­tud de pa­pa­raz­zi, mu­chos iden­ti­fi­ca­ron el vehícu­lo que lle­va­ba a la prin­ce­sa y una persecución re­sul­tó inevi­ta­ble.

ofi­cial que, como con­duc­tor de di­ver­sas fi­gu­ras de re­nom­bre pa­ra el ho­tel Ritz, el mis­mo de­bía es­tar pre­pa­ra­do pa­ra cual­quier si­tua­ción. Una for­tu­na de unos 340,000 dó­la­res, dis­tri­bui­dos a tra­vés de di­ver­sas ins­ti­tu­cio­nes ban­ca­rias en Fran­cia re­sul­ta­ron ser el pro­duc­to de una vi­da de sol­te­ro, con po­cas res­pon­sa­bi­li­da­des fi­nan­cie­ras di­rec­tas. Moha­med Al-Fayed, el pa­dre del fa­lle­ci­do Dodi Al-Fayed, quien has­ta el día de hoy man­tie­ne una in­ves­ti­ga­ción pa­ra en­con­trar la ver­dad so­bre lo ocu­rri­do esa no­che, plan­tea que Paul es inocen­te y duda la au­ten­ti­ci­dad de los exámenes pro­vis­tos por las au­to­ri­da­des fran­ce­sas.

Los Pa­pa­raz­zi

Du­ran­te la es­ta­día de la prin­ce­sa en Pa­rís, la mis­ma fue con­ti­nua­men­te aco­sa­da por

La cul­pa­bi­li­dad de los fo­tó­gra­fos se ha con­ver­ti­do en una de las teo­rías más re­le­van­tes en el ac­ci­den­te que le cos­tó la vi­da a la prin­ce­sa.

fo­tó­gra­fos bus­can­do cap­tar imá­ge­nes de Dia­na con su nue­vo aman­te. La no­che del 30 de agos­to, pre­via a su sa­li­da del ho­tel Ritz, se ha­bían im­ple­men­ta­do tác­ti­cas pa­ra in­ten­tar dis­per­sar la mul­ti­tud que es­pe­ra­ba a la prin­ce­sa.

Lue­go de su sa­li­da del ho­tel, el vehícu­lo de la prin­ce­sa fue cons­tan­te­men­te vi­gi­la­do por los fo­tó­gra­fos, al pun­to en que una persecución re­sul­ta­ba inevi­ta­ble. Mu­chos ar­gu­men­tan que la úni­ca ra­zón por la que Hen­ri Paul ha­bía ex­ce­di­do los lí­mi­tes de ve­lo­ci­dad era en un es­fuer­zo pa­ra eva­dir a los invasivos e in­sis­ten­tes fo­tó­gra­fos. La cul­pa­bi­li­dad de los fo­tó­gra­fos en el ac­ci­den­te se ha con­ver­ti­do en una de las teo­rías más po­pu­la­res; mu­chos ha­blan de un ac­ci­den­te que in­vo­lu­cra un flash que afec­tó la vi­sión del con­duc­tor, otros con­si­de­ra­ron fa­vo­ra­ble el tu­mul­to por

per­mi­tir que cier­tas fuer­zas ac­tua­ran en se­cre­to en contra de la vi­da de la prin­ce­sa. Años des­pués del ac­ci­den­te, una in­ves­ti­ga­ción fran­ce­sa de­ter­mi­nó que los res­pon­sa­bles del ac­ci­den­te de aque­lla no­che fue­ron, en com­bi­na­ción, el con­duc­tor del Mer­ce­des-Benz, Hen­ri Paul, y los pa­pa­raz­zi, que a tra­vés de sus ac­cio­nes guia­ron al vehícu­lo a to­mar ries­gos in­ne­ce­sa­rios. Un ju­ra­do de­ter­mi­nó que los mis­mos eran cul­pa­bles de ‘ma­tan­za ile­gal’.

In­vo­lu­cra­mien­to de MI6

El al­can­ce e in­fluen­cia de la MI6, en su to­ta­li­dad, se des­co­no­ce. Una vez tras otra, a tra­vés de los años, han sur­gi­do teo­rías ba­sa­das en di­fe­ren­tes exa­gen­tes de MI6 que han confirmado que lo ocu­rri­do en la no­che del 30 de agos­to era par­te de un plan pa­ra eli­mi­nar a la prin­ce­sa de­bi­do a su cre­cien­te po­pu­la­ri­dad y se­pa­ra­ción de la Co­ro­na.

Más allá, los crí­ti­cos apun­tan a la re­la­ción de la prin­ce­sa con Dodi Al-Fayed, mu­sul­mán en prác­ti­ca, po­dría afec­tar ne­ga­ti­va­men­te el fu­tu­ro de la fa­mi­lia real.

Ri­chard Tom­lin­son, exa­gen­te de la or­ga­ni­za­ción, du­ran­te una de­cla­ra­ción en el año 2008, afir­mó que las cir­cuns­tan­cias que ro­dea­ban los even­tos de la no­che del 31 de agos­to del 1997 fue­ron similares a un plan que MI6 te­nía pa­ra el ase­si­na­to del po­lí­ti­co ser­bio Slo­bo­dan Mi­loše­vic.

El plan, que con­sis­tía en in­ca­pa­ci­tar al con­duc­tor del vehícu­lo uti­li­zan­do una luz es­tro­bos­có­pi­ca pa­ra ge­ne­rar una co­li­sión, fue emu­la­do y uti­li­za­do en la prin­ce­sa a pe­ti­ción de la co­ro­na in­gle­sa.

En re­la­ción a la luz que se­ría pro­du­ci­da por tal ope­ra­ción, los teó­ri­cos sos­tie­nen que mu­chos de los pre­sen­tes cer­ca de la es­ce­na vie­ron un des­te­llo mo­men­tos an­tes del ac­ci­den­te. Has­ta aho­ra nun­ca ha sur­gi­do prueba real y con­tun­den­te de que es­te sea el ca­so y una in­ves­ti­ga­ción rea­li­za­da en el pe­río­do 2007-2008 no en­con­tró evi­den­cia de que fue­se un plan real en la ba­se de da­tos de MI6.

El Fiat Uno Blan­co

Qui­zás el úni­co mis­te­rio real de la no­che, y uno cu­ya res­pues­ta ha eva­di­do al pú­bli­co por dé­ca­das, es el rol que ju­gó el pe­que­ño Fiat Uno blan­co en el cho­que. Se sa­be, en fun­ción de los re­si­duos de pin­tu­ra en­con­tra­dos en el Mer­ce­des-Benz, que el con­duc­tor del mis­mo con­ti­nuó su ca­mino lue­go de en­trar en con­tac­to con el vehícu­lo que lle­va­ba a la prin­ce­sa, aún sien­do cla­ro lo ocu­rri­do de­trás. Los es­fuer­zos pa­ra en­con­trar el pe­que­ño vehícu­lo fran­cés y, has­ta más im­por­tan­te, la iden­ti­dad del con­duc­tor, han re­sul­ta­do un fra­ca­so has­ta aho­ra. Al-Fayed ale­ga que el vehícu­lo fue uti­li­za­do por MI6 pa­ra in­ter­cep­tar el Mer­ce­des-Benz de la prin­ce­sa y pro­du­cir la co­li­sión, y sos­tie­ne que exis­te evi­den­cia de que el con­duc­tor del vehícu­lo era Ja­mes An­dan­son, un pe­rio­dis­ta y fo­tó­gra­fo, que mu­rió en ma­yo del 2000 ba­jo cir­cuns­tan­cias ex­tra­ñas, sien­do su cuer­po en­con­tra­do en un BMW ne­gro que­ma­do y con un dis­pa­ro en la ca­be­za.

La policía fran­ce­sa de­ter­mi­nó que el Fiat Uno que es­tu­vo en po­se­sión de An­dan­son

pre­vio al ac­ci­den­te, no po­día ser el mis­mo que hu­yó de la es­ce­na, ya que es­te no es­ta­ba en con­di­cio­nes pa­ra es­tar en las vías pú­bli­cas al mo­men­to del ac­ci­den­te.

El Trans­por­te al Hos­pi­tal

De­bi­do a su de­li­ca­da con­di­ción lue­go del ac­ci­den­te, la prin­ce­sa Dia­na no pu­do ser trans­por­ta­da al hos­pi­tal in­me­dia­ta­men­te. De acuer­do a los ré­cords ofi­cia­les, la mis­ma lle­gó al hos­pi­tal a las 2:00a. m., lue­go de ha­ber si­do so­me­ti­da a un tra­ta­mien­to in­ten­so pre­vio y du­ran­te el via­je en am­bu­lan­cia, in­clu­yen­do una re­su­ci­ta­ción. Si bien el da­ño in­terno que te­nía la prin­ce­sa era ex­ten­so, sus he­ri­das eran cu­ra­bles, de no ser por el lar­go tiem­po que per­ma­ne­ció ca­mino al hos­pi­tal, o por lo menos es­to re­fie­ren los teó­ri­cos.

La tris­te reali­dad es que, in­de­pen­dien­te a si hu­bo la intención en los even­tos que lle­va­ron (o cau­sa­ron) la muer­te de la prin­ce­sa Dia­na, es­te fue un cho­que que hoy día tu­vie­ra un al­to ni­vel de su­per­vi­ven­cia.

La cau­sa más ob­via­men­te re­le­van­te en la muer­te de la prin­ce­sa Dia­na es el he­cho de que no lle­va­ba pues­to su cin­tu­rón de se­gu­ri­dad.

La vi­da de la “Ro­sa de In­gla­te­rra” fue fu­gaz. Su muer­te con­mo­cio­nó al mun­do; aún hoy al­gu­nos di­cen ver­la en Pa­rís o Saint-Tro­pez, se­gu­ros de que su muer­te no fue más que un ela­bo­ra­do plan pa­ra li­be­rar­la de la aten­ción que tan­to ha­bía evi­ta­do du­ran­te su vi­da.

Du­ran­te su vi­da, la prin­ce­sa ha­bía si­do un sím­bo­lo pa­ra los des­am­pa­ra­dos, una luz en la os­cu­ri­dad. Es ca­si razonable ad­mi­tir que pa­ra mu­chos, Dia­na no mu­rió en ese tú­nel en la no­che del 31 de agos­to. Dia­na como fi­gu­ra, como le­yen­da, vi­vi­rá por siem­pre. RP

La vi­da de la “Flor de In­gla­te­rra” fue fu­gaz. Su muer­te con­mo­cio­nó al mun­do, aún hoy al­gu­nos di­cen ver­la en Pa­rís o Saint-Tro­pez, se­gu­ros de que su muer­te no fue más que un ela­bo­ra­do plan pa­ra li­be­rar­la de la aten­ción contra la que ha­bía lu­cha­do du­ran­te su vi­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.