Alt­horp Park Em­pla­za­mien­to del des­can­so final

Dia­na vi­vió una vi­da pú­bli­ca, lle­na de con­tra­dic­cio­nes y com­ple­ji­da­des que le si­guie­ron has­ta el lu­gar de su des­can­so final.

Ritmo Platinum - - Personal Style - tex­to Aman­da Pi­zano fo­tos Fuen­te externa

Como to­do en la vi­da de Dia­na, su fu­ne­ral fue con­tro­ver­sial. Su exes­po­so y pa­dre de sus hi­jos, su ma­dre, her­ma­nos al­gu­nos ami­gos cer­ca­nos y un clé­ri­go. La en­te­rra­ron en un ves­ti­do di­se­ña­do por Cat­he­ri­ne Wal­ker, ne­gro y de man­gas lar­gas, que la prin­ce­sa mis­ma ha­bía ele­gi­do se­ma­nas an­tes. El ro­sa­rio que le ha­bía re­ga­la­do la Ma­dre Teresa de Cal­cu­ta, quien fa­lle­ció la mis­ma se­ma­na que Dia­na, fue co­lo­ca­do en sus ma­nos. Du­ran­te la ce­re­mo­nia, mo­men­tos an­tes de ser en­te­rra­da, es­cu­do de ar­mas real que cu­bría su ataúd fue re­ti­ra­do por su her­mano, el conde Spen­cer, y re­em­pla­za­do por la ban­de­ra de la fa­mi­lia Spen­cer, afir­man­do que Dia­na “es una Spen­cer aho­ra” y con la ben­di­ción del prín­ci­pe Char­les y sus hi­jos, Wi­lliam y Harry. Al­gu­nos, en­tre ellos Paul Bu­rrell, el ma­yor­do­mo de Dia­na, cri­ti­ca­ron es­ta ac­ción, pues con­si­de­ran que es­to te­nía más que ver con los des­agra­dos en­tre las dos fa­mi­lias que con los de­re­chos y de­seos de Dia­na y que le pri­va­ba a la prin­ce­sa de un es­ta­tus del que ha­bía estado or­gu­llo­sa en vi­da. El plan ori­gi­nal era que des­can­sa­ra en la crip­ta de la fa­mi­lia, en la igle­sia de Great Bring­ton, en las cer­ca­nías de Alt­horp Park, el ho­gar cen­te­na­rio de la fa­mi­lia Spen­cer, pe­ro la fa­mi­lia ex­pre­sóo preo­cu­pa­ción so­bre la se­gu­ri­dad e in­te­gri­dad de la igle­sia y de los mi­les de vi­si­tan­tes que po­drían abru­mar al pe­que­ño pue­blo.

Ofi­cial­men­te, su tum­ba se en­cuen­tra en una is­la den­tro de los te­rre­nos de Alt­horp Park, en un lu­gar donde la tum­ba po­dría ser cui­da­da y vi­si­ta­da con pri­va­ci­dad por Wi­lliam, Harry y los de­más miem­bros de la fa­mi­lia Spen­cer. La is­la se en­cuen­tra en un la­go or­na­men­tal den­tro de los jar­di­nes de la pro­pie­dad. Un ca­mino, bor­dea­do con trein­ta y seis ro­bles, uno por ca­da año de su vi­da, lle­va has­ta el la­go. Cua­tro cis­nes ne­gros ha­bi­tan el es­te­ro, que ade­más se en­cuen­tra lleno de ne­nú­fa­res, que eran de las flo­res fa­vo­ri­tas de la prin­ce­sa. En la ori­lla sur se en­cuen­tra el Sum­mer­hou­se, un mo­nu­men­to que ha si­do adap­ta­do pa­ra ser­vir de me­mo­rial a Dia­na. El ho­nor de lle­var su ataúd has­ta la is­la fue otor­ga­do al Se­gun­do Ba­ta­llón del Re­gi­mien­to de la Prin­ce­sa de Ga­les, pues Dia­na fue Co­ro­nel en Je­fe de es­te en­tre 1992 y 1996. En los vein­te años des­de el fa­lle­ci­mien­to de la prin­ce­sa, su tum­ba ha si­do vi­si­ta­da por mi­les de per­so­nas, en­tre los me­ses de ju­lio y sep­tiem­bre, cuan­do el par­que se en­cuen­tra abier­to a vi­si­tan­tes y aun­que la en­tra­da no les es per­mi­ti­da a la is­la en sí. Las con­tro­ver­sias que abun­da­ron du­ran­te la vi­da de la prin­ce­sa le si­guie­ron al lu­gar de su des­can­so final, pues las crí­ti­cas so­bre el estado del mis­mo y los ru­mo­res de que es­ta no se en­cuen­tra real­men­te en­te­rra­da en Alt­horp, re­sur­gen pe­rió­di­ca­men­te. En los días pre­vios al 18.o aniver­sa­rio de su fa­lle­ci­mien­to, Da­rren McG­rady, quien sir­vió de chef per­so­nal de la prin­ce­sa y sus hi­jos du­ran­te cua­tro años en el pa­la­cio de Kensington, es­cri­bió en Twit­ter que era “tris­te ver que el conde Spen­cer y @Alth­ro­pEs­ta­te ha­bían des­cui­da­do el lu­gar de re­po­so de Dia­na”, e in­si­nuan­do con el hash­tag “Pro­veYouDidn­tWan­tHer FO­rTHeMo­ney” que la idea de que Dia­na vol­vie­ra a su ho­gar de in­fan­cia te­nía más que ver con la en­tra­da que se le co­bra a los vi­si­tan­tes del par­que que con la paz de la prin­ce­sa o sus fa­mi­lia­res.

En res­pues­ta a es­tos co­men­ta­rios y las fo­to­gra­fías que sur­gie­ron del estado de la tum­ba al­re­de­dor del mis­mo tiem­po,

un por­ta­voz de Alt­horp Es­ta­te res­pon­dió mu­chas de las acu­sa­cio­nes lan­za­das al in­ter­net por McG­rady, men­cio­nan­do, en­tre otras co­sas que el al­ga que McG­rady men­cio­na­ba abun­da­ba en el la­go, ha­bía si­do un fe­nó­meno na­tu­ral cau­sa­do por el ex­tre­mo ca­lor al mo­men­to de su vi­si­ta y que es­te no ha­bía re­cu­rri­do, que la is­la siem­pre ha cons­ta­do con la pro­tec­ción de un gru­po de ár­bo­les ma­du­ros que pro­veen som­bra y pri­va­ci­dad in­ten­cio­nal y que se le da man­te­ni­mien­to y se eva­lúa el estado del mo­nu­men­to con­me­mo­ra­ti­vo de for­ma anual. Es­te año, los hi­jos de Dia­na, el du­que de Cam­brid­ge y el prín­ci­pe Harry re­de­di­ca­ron su tum­ba en una ce­re­mo­nia que se llevó a ca­bo el 1ro. de ju­lio, en el aniver­sa­rio de su cumpleaños, lle­van­do a la nue­va ge­ne­ra­ción de la fa­mi­lia, los prín­ci­pes Geor­ge y Char­lot­te, al ser­vi­cio pri­va­do en la is­la. Fue­ron acom­pa­ña­dos por la du­que­sa de Cam­brid­ge, Ka­te Midd­le­ton, el conde Spen­cer y sus her­ma­nas, la se­ño­ra Sa­rah McCor­quo­da­le y la ba­ro­ne­sa Fe­llo­wes. El ser­vi­cio es­tu­vo a car­go del ar­zo­bis­po de Can­ter­bury. Se en­con­tra­ron au­sen­tes el prín­ci­pe Char­les y su es­po­sa Ca­mi­lla, la du­que­sa de Cornwall, pues es­tos se en­con­tra­ban en Ca­na­dá pa­ra las ce­le­bra­cio­nes na­cio­na­les de es­te país. Pa­ra la ce­le­bra­ción, la ter­ce­ra es­po­sa del conde, la se­ño­ra Karen, se en­car­gó de su­per­vi­sar el pri­mer pro­yec­to de re­no­va­ción de los jar­di­nes del par­que Alt­horp en 300 años. Harry y Wi­lliam en­car­ga­ron una es­ta­tua que se­rá co­lo­ca­da en los jar­di­nes pú­bli­cos del Pa­la­cio de Kensington, en Lon­dres, donde vi­vió la prin­ce­sa por una gran par­te de su vi­da.

Los ru­mo­res, que to­man fuer­za ca­da vez que se acer­ca un aniver­sa­rio sig­ni­fi­ca­ti­vo de la par­ti­da de Dia­na, ase­gu­ran que la prin­ce­sa no des­can­sa en Alt­horp, sino que el ataúd que lle­va­ba su cuer­po fue dra­má­ti­ca y se­cre­ta­men­te mo­vi­do a úl­ti­mo mo­men­to en un en­tie­rro se­cre­to, aun cuan­do una au­dien­cia te­le­vi­si­va de 2.5 bi­llo­nes de per­so­nas ob­ser­va­ron el co­che fú­ne­bre en­trar a las puer­tas del ho­gar de la fa­mi­lia Spen­cer en sep­tiem­bre de 1997. Los es­cép­ti­cos ase­gu­ran que ba­jo el man­to de la no­che, el cuer­po de Dia­na fue tras­la­da­do a la pe­que­ña igle­sia en las ve­cin­da­des de su ho­gar na­tal. La fuer­za

Su tum­ba se en­cuen­tra en una is­la den­tro los te­rre­nos de Alt­horp Park, en un lu­gar donde po­dría ser vi­si­ta­da con pri­va­ci­dad por Wi­lliam, Harry y los de­más

miem­bros de la fa­mi­lia Spen­cer.

que to­man es­tos ru­mo­res se de­be a una se­rie de even­tos ex­tra­ños que ocu­rrie­ron al­re­de­dor de la fe­cha en que fa­lle­ció Dia­na, que in­clu­yen la apa­ri­ción de un re­cua­dro de ce­men­to fres­co en el sue­lo de la igle­sia, en la crip­ta de la fa­mi­lia Spen­cer, donde se ha­bía pre­pa­ra­do un lu­gar pa­ra en­te­rrar a la Prin­ce­sa del Pue­blo. Do­cu­men­tos ase­gu­ran que es­te es­pa­cio fue ce­rra­do y que no ha si­do abier­to des­de en­ton­ces. Pe­ro los que creen las teo­rías de cons­pi­ra­ción se afe­rran a ru­mo­res de que la no­che que Dia­na fue en­te­rra­da, ac­ti­vi­da­des sos­pe­cho­sas se lle­va­ron a ca­bo en el pe­que­ño pue­blo, in­clu­yen­do un apa­gón ex­tra­ño que afec­tó a la par­te del pue­blo que pró­xi­mo a la igle­sia. Re­si­den­tes del área ase­gu­ran que esa no­che se es­cu­cha­ba en las ca­lles ma­qui­na­ria pe­sa­da ope­ran­do, que la igle­sia se en­con­tra­ba ce­rra­da al pú­bli­co y que se ob­ser­va­ba ce­men­to fres­co y mo­sai­cos re­mo­vi­dos de las pa­re­des. RP

Los es­cép­ti­cos ase­gu­ran que ba­jo el man­to de la no­che, el cuer­po de Dia­na fue tras­la­da­do a la pe­que­ña igle­sia

en las ve­cin­da­des de su ho­gar na­tal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.