He­re­de­ro al trono El prín­ci­pe Wi­lliam

Pro­fun­da­men­te im­pac­ta­do por la vi­da y muer­te, de su ma­dre, la tra­yec­to­ria de Wi­lliam ha si­do re­sul­ta­do di­rec­to sus ex­pe­rien­cias.

Ritmo Platinum - - Personal Style - tex­to En­ma­nuel Pe­ña fo­tos Fuen­te externa

Du­que de Cam­brid­ge, conde de Strat­hearn, ba­rón Ca­rrick­fer­gus,

Ca­ba­lle­ro de la Or­den de la Ja­rre­te­ra, Ca­ba­lle­ro de la Or­den del Car­do. Hijo del prín­ci­pe y la prin­ce­sa de Ga­les. Nie­to de la rei­na Isa­bel II y del prín­ci­pe Fe­li­pe, du­que de Edim­bur­go.

Se­gun­do en lí­nea de su­ce­sión, so­lo te­nía 21 ho­ras de ha­ber lle­ga­do al mun­do cuan­do fue os­ten­ta­do a sus súb­di­tos, una pe­que­ña y re­gor­de­ta bo­li­ta de sa­ba­nas con más títulos que nom­bres. Wi­lliam Art­hur Phi­lip Louis de Ga­les na­ció pa­sa­das las nue­ve de la ma­ña­na, en el úl­ti­mo día de la pri­ma­ve­ra del 1982. Cua­ren­ta y cua­tro días des­pués, en el cumpleaños 82 de su bi­sa­bue­la pa­ter­na, la Rei­na Ma­dre, fue bau­ti­za­do. Re­cién cum­pli­do el año va de gi­ra real re­co­rrien­do Australia y Nue­va Ze­lan­da.

Su in­fan­cia fue tan tran­qui­la como es de es­pe­rar­se de la de un prín­ci­pe en tiem­pos de paz. Su ado­les­cen­cia, por el con­tra­rio, no fue ni tran­qui­la ni fe­liz: re­cién pa­sa­do su de­ci­mo­cuar­to cumpleaños se di­vor­cia­ron sus pa­dres Char­les Phi­lip Art­hur Geor­ge Wind­sor y Dia­na Fran­ces Spen­cer. Des­pués quin­ce años de matrimonio, Dia­na acep­ta di­vor­ciar­se de Char­les, tras un acuer­do ver­bal “amistoso”. La se­pa­ra­ción im­pli­ca­ba la pér­di­da del tí­tu­lo real, lo que sig­ni­fi­ca­ba que la prin­ce­sa ten­dría que re­ve­ren­ciar a sus pro­pios hi­jos, así como a Char­les. Aun­que se­guía sien­do miem­bro de la no­ble­za bri­tá­ni­ca, per­de­ría su co­ne­xión for­mal con la fa­mi­lia real, in­clu­yen­do Wi­lliam y Harry. Como ma­dre del fu­tu­ro he­re­de­ro, Dia­na qui­so man­te­ner el nom­bre de “Su Al­te­za Real”. In­clu­so su ex­sue­gra, la rei­na Isa­bel II ha­bía acep­ta­do la con­di­ción, pe­ro Char­les fue “in­fle­xi­ble” y ne­gó a Lady Di di­cho privilegio, de acuer­do a in­for­ma­ción de The New York Ti­mes. El ex­ma­yor­do­mo de Lady Di, Paul Bu­rrell, re­ve­ló en su li­bro có­mo el jo­ven prín­ci­pe Wi­lliam tra­tó de con­so­lar a Dia­na: “Ella me con­tó có­mo Wi­lliam se ha­bía sen­ta­do jun­to ella una no­che cuan­do es­ta­ba mo­les­ta por la pér­di­da del tí­tu­lo, la ro­deó con sus bra­zos y di­jo: No te preo­cu­pes, ma­má. Yo te lo de­vol­ve­ré cuan­do sea rey”. Un di­vor­cio es, tris­te­men­te, un su­ce­so co­mún aun­que no tan­to así en la reale­za y el es­cán­da­lo ve­ni­de­ro azo­tó con mor­bo mal­sano la vi­da del jo­ven prín­ci­pe. Los chi­cos fue­ron tes­ti­gos del es­can­da­lo­so di­vor­cio y sus con­se­cuen­cias. “No­so­tros dos íba­mos re­bo­tan­do en­tre ellos. Fue una ma­ne­ra in­tere­san­te de cre­cer”, des­cri­bió el prín­ci­pe Harry, her­mano dos años me­nor que Wi­lliam. El re­sul­ta­do de es­tas ausencias y aban­do­nos fue que Wi­lliam y Harry se vol­vie­ron in­se­pa­ra­bles, como que­ría su ma­dre. El acoso de los me­dios fue du­ro y du­ra­de­ro; la ines­ta­bi­li­dad fa­mi­liar fue por igual trau­má­ti­co. Pe­ro lo peor aún es­ta­ba por ve­nir. To­do un año trans­cu­rrió con los afa­nes que con­lle­va y lue­go, sin mu­cho sen­ti­do, con quin­ce años, el prín­ci­pe Wi­lliam con­tem­pla ho­rro­ri­za­do la muer­te de su ma­dre en un su­ce­so au­to­mo­vi­lís­ti­co en el Puen­te del Al­ma. La úl­ti­ma vez que ha­bló con su ma­dre, los pe­que­ños prín­ci­pes es­ta­ban

ju­gan­do en Bal­mo­ral con sus pri­mos Za­ra y Pe­ter, her­ma­nos de la prin­ce­sa Ana. Apu­ró la lla­ma­da pa­ra se­guir ju­gan­do. “No­so­tros es­tá­ba­mos con pri­sa de de­cir­le Adiós. Es­ta lla­ma­da que­dó fuer­te­men­te pe­ga­da en mi men­te”, ad­mi­tió Wi­lliam. Tiem­po des­pués, mu­cho des­pués, (ya como pa­dre) el prín­ci­pe Wi­lliam de­cla­ró “Ella (ma­má) nos dio los ins­tru­men­tos y nos pre­pa­ró bien pa­ra la vi­da. Ella en­ten­dió que ha­bía una vi­da real fue­ra de las pa­re­des del pa­la­cio y que­ría que no­so­tros la vié­ra­mos des­de muy jó­ve­nes. No­so­tros en­ten­di­mos al­gu­nos de los pro­ble­mas reales en la vi­da, que pue­den pa­sar cer­ca de uno con mu­cha fa­ci­li­dad”, con­ti­nuó Wi­lliam. Pa­ra él, la obli­ga­ción mo­ral que he­re­dó de su ma­dre es ex­plo­rar fue­ra del pa­la­cio y ver a los menos pri­vi­le­gia­dos. “Mi co­ra­zón va a to­da la gen­te que ha per­di­do a al­guien que quie­re. Es­to lo co­nec­ta a uno. Es un club tris­te del que no se quie­re ser miem­bro”. Vol­vien­do a su vi­da en esa épo­ca, en sep­tiem­bre de 2001, tras un año sa­bá­ti­co vuel­ve a los es­tu­dios. En­tra en la Uni­ver­si­dad es­co­ce­sa de Saint An­drews donde es uno más del mon­tón; de­be co­ci­nar, lim­piar y ha­cer­se la ca­ma en el pe­que­ño apar­ta­men­to es­tu­dian­til que com­par­te con tres com­pa­ñe­ros, en­tre ellos, Ka­te Midd­le­ton, su fu­tu­ra pro­me­ti­da.

Wi­lliam re­ci­bió tam­bién el acos­tum­bra­do en­tre­na­mien­to mi­li­tar, en es­te ca­so como te­nien­te del re­gi­mien­to Blues and Ro­yals de la Ca­ba­lle­ría Real, donde sir­vió jun­to a su her­mano el prín­ci­pe Harry. Con li­cen­cia de pi­lo­to tras for­mar­se en la aca­de­mia Ro­yal Air For­ce College Cran­well, en 2009, fue trans­fe­ri­do a la Real Fuer­za Aé­rea (RAF) donde fue as­cen­di­do al ran­go de ofi­cial de la Fuer­za Aé­rea y com­ple­tó su en­tre­na­mien­to como pi­lo­to de he­li­cóp­te­ro. En ju­lio de 2005, reali­zó sus pri­me­ros actos ofi­cia­les, re­pre­sen­tan­do a la rei­na Isa­bel en el aniver­sa­rio del fin de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial.

El más real de los cuen­tos de ha­das pue­de ser, sin duda, la his­to­ria en­tre Ka­te y Wi­lliam. Es­tu­dia­ron jun­tos: Él se li­cen­cia en Geo­gra­fía y ella en His­to­ria del Ar­te. A pe­sar de su­frir una bre­ve rup­tu­ra en el 2007, Ka­te y Wi-

lliam se com­pro­me­ten. Nue­ve años des­pués de co­no­cer­se, la pa­re­ja es­tá lis­ta y for­ma­li­zan anun­cian­do a la pren­sa el com­pro­mi­so. El año si­guien­te se ca­sa­ron en la Aba­día de West­mins­ter, Lon­dres.

Ho­ras an­tes de la bo­da, el prín­ci­pe Wi­lliam y su es­po­sa fue­ron nom­bra­dos du­ques de Cam­brid­ge, y Wi­lliam conde de Strat­hearn y ba­rón Ca­rrick­fer­gus. El du­cen­té­si­mo ter­cer día del 2009 la pa­re­ja se con­vir­tie­ron en pa­dres del ter­cer su­ce­sor en la lí­nea a la co­ro­na bri­tá­ni­ca. Dos años des­pués, en ma­yo de 2015, na­ció su se­gun­do hijo, una ni­ña, en un par­to na­tu­ral y sin com­pli­ca­cio­nes.

El prín­ci­pe Wi­lliam he­re­dó de Lady Di el in­te­rés por te­ner un ho­gar fe­liz, idea que com­par­te con Ka­te Midd­le­ton: “Quie­ro criar a mis hi­jos en un mun­do fe­liz, es­ta­ble, se­gu­ro y eso es lo más im­por­tan­te pa­ra am­bos como pa­dres”, di­ce el prín­ci­pe. “Quie­ro que Geor­ge crez­ca en un am­bien­te real y vi­vo, no quie­ro que crez­ca de­trás de las pa­re­des del pa­la­cio. Tie­ne que es­tar ahí afue­ra”, di­jo el prín­ci­pe evo­can­do a si los mis­mos de­seos que te­nía su ma­dre, la abue­la de Geor­ge, pa­ra con Wi­lliam. Tam­bién el nie­to de la rei­na Isa­bel II ha­bla sin ta­pu­jos de la nos­tal­gia que sien­te por su ma­dre, ex­pli­can­do que le ha he­cho mu­cha fal­ta y le hu­bie­ra en­can­ta­do que co­no­cie­ra a su es­po­sa e hi­jos: “Me gus­ta­ría ha­ber te­ni­do sus con­se­jos. Me en­can­ta­ría que hu­bie­ra co­no­ci­do a Ka­te y hu­bie­ra vis­to cre­cer a los ni­ños. Me en­tris­te­ce que no pue­da ser, que nun­ca la co­no­ce­rán”. Al pre­gun­tar al prín­ci­pe so­bre la muer­te de su ma­dre Dia­na de Ga­les, el hijo del prin­ci­pe Char­les de Ga­les no es­qui­vó la pre­gun­ta: “Me ha cos­ta­do ca­si 20 años lle­gar a es­ta eta­pa (...) To­da­vía lo en­cuen­tro di­fí­cil por­que en ese mo­men­to es­ta­ba tan jo­ven. Ade­más no es la tris­te­za que to­das las per­so­nas sien­ten, por­que to­dos los de­más co­no­cen la his­to­ria, to­dos la co­no­cen a ella”, afir­mó Wi­lliam.

Res­pec­to a su ac­tual fa­mi­lia, agra­de­ció la es­ta­bi­li­dad que ha lo­gra­do con Ka­te. “No po­dría ha­cer mi tra­ba­jo sin la es­ta­bi­li­dad de mi fa­mi­lia (...) La es­ta­bi­li­dad en el ho­gar es de­ma­sia­do im­por­tan­te pa­ra mí”, co­men­ta abier­ta­men­te el prín­ci­pe. RP

“Quie­ro que Geor­ge crez­ca en un am­bien­te real y vi­vo, no quie­ro que crez­ca de­trás de las pa­re­des del pa­la­cio. Tie­ne que es­tar ahí afue­ra” - Prín­ci­pe Wi­lliam.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.