La his­to­ria de dos prin­ce­sas

Des­de el anun­cio de la bo­da de Cat­he­ri­ne Midd­le­ton y el prín­ci­pe Wi­lliam, las com­pa­ra­cio­nes en­tre es­ta jo­ven in­gle­sa y la sue­gra que nun­ca co­no­ció han fas­ci­na­do al mun­do.

Ritmo Platinum - - Personal Style - tex­to Aman­da Pi­zano fo­tos Fuen­te externa

Por las similares cir­cuns­tan­cias a las que es­tas dos jó­ve­nes fue­ron in­tro­du­ci­das con sus ma­tri­mo­nios a los he­re­de­ros del trono bri­tá­ni­co, no es ex­tra­ño que los me­dios y el pú­bli­co bus­quen ob­se­si­va­men­te si­mi­li­tu­des en to­dos los as­pec­tos de sus vi­das.

Si bien es ver­dad que Cat­he­ri­ne Midd­le­ton y Dia­na Spen­cer apa­ren­tan fa­vo­re­cer cier­tas ten­den­cias de es­ti­lo y per­so­na­li­dad, ca­be re­sal­tar que la di­rec­ción de sus vi­das pa­re­cie­ran di­ver­gir drás­ti­ca­men­te, es­pe­cial­men­te en re­la­ción a su fe­li­ci­dad ma­tri­mo­nial. Dia­na con­tra­jo matrimonio a tem­pra­na edad, mien­tras que Ka­te es­pe­ró al­can­zar una ma­du­rez es­ta­ble en su re­la­ción y es­tar se­gu­ra de que se de­fi­nie­ra cuál se­ría su rol en la monarquía.

Aún así, la du­que­sa de Cam­brid­ge y su es­po­so el prín­ci­pe Wi­lliam han en­con­tra­do mu­chas for­mas de hon­rar a Dia­na. Las si­mi­li­tu­des más cla­ras se en­cuen­tran con la pa­sión en que am­bas mujeres se han in­vo­lu­cra­do en ac­ti­vi­da­des fi­lan­tró­pi­cas y de bie­nes­tar so­cial. Aun­que en el ca­so de Dia­na, en mu­chas oca­sio­nes su de­di­ca­ción a cier­tas cau­sas, como las mi­nas te­rres­tres o el VIH, cau­só in­con­ve­nien­tes con la monarquía, Ka­te ha en­con­tra­do for­mas de par­ti­ci­par en cau­sas de su in­te­rés de for­ma menos con­tro­ver­sial. Otras for­mas de enal­te­cer el le­ga­do de su sue­gra han si­do más pa­ten­tes. En la pren­sa y el in­ter­net se ha pro­pa­ga­do el fe­nó­meno de bus­car el atuen­do equi­va­len­te de am­bas da­mas ca­da vez que Ka­te sa­le en pú­bli­co, pe­ro es in­ne­ga­ble que tan­to Dia­na como Ka­te se ha in­cli­na­do por cier­tos es­ti­los de jo­ye­ría y ves­ti­men­ta. En el área de la jo­ye­ría, las se­me­jan­zas en­tre las pre­fe­ren­cias de am­bas son en par­te por cau­sa de las cir­cuns­tan­cias y par­te in­fluen­cia de la mis­ma Dia­na so­bre su hijo Wi­lliam. Ade­más de ha­ber in­cul­ca­do en sus hi­jos la bús­que­da de un es­ti­lo de vi­da lo más nor­mal posible y un es­pí­ri­tu fi­lan­tró­pi­co, Dia­na tam­bién in­flu­yó en hi­jos el dis­fru­te de la jo­ye­ría fi­na, y eso se ha evi­den­cia­do en los re­ga­los que Wi­lliam le ha he­cho a su es­po­sa.

Wi­lliam y Harry am­bos se­lec­cio­na­ron pie­zas del jo­ye­ro de su ma­dre tras su par­ti­da. Ori­gi­nal­men­te, Wi­lliam eli­gió el re­loj Tank Fra­nçai­se de oro ama­ri­llo ela­bo­ra­do por la ca­sa Cartier y que le ha­bía re­ga­la­do su pa­dre, John Spen­cer, que Dia­na lle­va­ba con fre­cuen­cia, mien­tras que Harry op­tó por el anillo de com­pro­mi­so. Even­tual­men­te, los jó­ve­nes prín­ci­pes in­ter­cam­bia­ron es­tos recuerdos. Al­gu­nos ru­mo­res ase­gu­ran que los prín­ci­pes acor­da­ron que el pri­me­ro en com­pro­me­ter­se uti­li­za­ría el anillo de Dia­na; pues cuan­do Wi­lliam le pi­dió matrimonio a Ka­te, le en­tre­gó el anillo de su ma­dre. El anillo tie­ne un sim­bo­lis­mo pro­fun­do pa­ra la pa­re­ja, ya que –como ha co­men­ta­do Wi­lliam en di­ver­sas en­tre­vis­tas– es una po­se­sión muy sen­ti­men­tal pa­ra él y que al dár­se­lo a Cat­he­ri­ne se ase­gu­ra­ba de que su ma­dre no se per­die­ra del día de sus nup­cias.

Sin em­bar­go, el re­loj de su ma­dre y la ca­sa

que lo di­se­ñó cau­sa­ron una fuer­te im­pre­sión en el prín­ci­pe, quien pa­ra su ter­cer aniver­sa­rio de bo­das, en el 2014, le re­ga­ló a su es­po­sa un re­loj Ba­llon Bleu de Cartier, per­so­na­li­za­do con un za­fi­ro in­crus­ta­do en el me­tal pa­ra que com­bi­na­ra con su anillo de com­pro­mi­so.

Otra jo­ya que ha cau­sa­do sen­sa­ción con su uso es el Cam­brid­ge Lo­ver’s Knot tiara, que con su ro­mán­ti­co nom­bre, his­tó­ri­co pa­sa­do y es­pec­ta­cu­lar be­lle­za ha ins­pi­ra­do a mi­llo­nes.

Es­ta tiara tie­ne más de cien años en po­se­sión de la fa­mi­lia real, sien­do crea­da como una ré­pli­ca de una tiara es­ti­lo gó­ti­co que per­te­ne­cía a la abue­la de la rei­na Mary, la prin­ce­sa Au­gus­ta Hes­se, du­que­sa de Cam­brid­ge.

Fue ela­bo­ra­da pa­ra la rei­na Mary por la ca­sa de jo­ye­ros Ge­rrard en 1913 o 1914. Su po­pu­la­ri­dad ac­tual se de­be a que es­ta tiara fue pres­ta­da a la prin­ce­sa Dia­na en las se­ma­nas pre­vias a su bo­da con el prín­ci­pe Char­les, pe­ro, aun­que es­ta op­tó por usar la tiara de la fa­mi­lia Spen­cer pa­ra su bo­da, se con­vir­tió en uno de sus ac­ce­so­rios fa­vo­ri­tos, es­tre­cha­men­te aso­cia­do a la prin­ce­sa. La tiara fue de­vuel­ta a la monarquía tras el di­vor­cio de Dia­na y Char­les y no ha­bía si­do uti­li­za­da en vein­te años, has­ta que le fue en­tre­ga­da a Ka­te pa­ra un ban­que­te de estado en el pa­la­cio de Buckingham.

Con­tra­rio a otras pie­zas fa­mo­sas de la co­lec­ción real, la Cam­brid­ge Lo­ver’s Knot per­te­ne­ce a la co­lec­ción pri­va­da de la fa­mi­lia y es la ac­tual pro­pie­dad de la rei­na Isa­bel, que la he­re­dó de su abue­la, la rei­na Mary, y quien no la ha uti­li­za­do des­de ha­ce dé­ca­das, pre­fi­rien­do otras pie­zas de la co­lec­ción como la Girls of Great Bri­tain and Ire­land tiara.

Ca­be re­sal­tar un úl­ti­mo pun­to de com­pa­ra­ción im­por­tan­te: tan­to Dia­na como Cat­he­ri­ne han apos­ta­do a

Ade­más de ha­ber in­cul­ca­do en sus hi­jos la bús­que­da de un es­ti­lo de vi­da lo más nor­mal posible y un es­pí­ri­tu fi­lan­tró­pi­co, Dia­na tam­bién in­flu­yó en hi­jos el dis­fru­te de la jo­ye­ría fi­na, y eso se ha evi­den­cia­do en los re­ga­los que Wi­lliam le ha he­cho a su es­po­sa.

ser ma­dres in­vo­lu­cra­das, rom­pien­do con si­glos de tra­di­ción y ocu­pán­do­se ac­ti­va­men­te de la edu­ca­ción y bie­nes­tar de sus hi­jos, as­pec­to que ha cau­sa­do con­tro­ver­sia en la reale­za, pe­ro to­tal apro­ba­ción por el pú­bli­co y que ha re­sul­ta­do en una di­fe­ren­cia­ción mar­ca­da de es­ta nue­va ge­ne­ra­ción de la reale­za.

RP

En el área de la jo­ye­ría, las se­me­jan­zas en­tre las pre­fe­ren­cias de am­bas son en par­te por cau­sa de las cir­cuns­tan­cias y par­te in­fluen­cia de la mis­ma Dia­na so­bre su hijo Wi­lliam.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.