El prín­ci­pe Harry

De jo­ven im­pe­tuo­so y rebelde a un prín­ci­pe digno de la monarquía, la tra­yec­to­ria de Harry ha si­do pro­fun­da­men­te im­pac­ta­da por la pér­di­da de su ma­dre.

Ritmo Platinum - - Personal Style - tex­to Aman­da Pi­zano

Es una de las imá­ge­nes más po­de­ro­sas del si­glo XX y una de las más crue­les: un jo­ven de do­ce años, hom­bros ten­sos, vis­ta ba­ja, ma­nos em­pu­ña­das, mar­chan­do en el cor­te­jo fú­ne­bre de­trás del ataúd de su ma­dre. El ni­ño es el prín­ci­pe Harry; en el ataúd, su ma­dre, la prin­ce­sa Dia­na. Harry y su her­mano Wi­lliam, el exes­po­so de Dia­na el prín­ci­pe Char­les y su her­mano, el conde Spen­cer ca­mi­na­ban des­pa­cio por las ca­lles cen­tra­les de Lon­dres el 6 de sep­tiem­bre de 1997. Sie­te días an­tes, la her­mo­sa, ca­ris­má­ti­ca e im­pre­de­ci­ble prin­ce­sa Dia­na ha­bía fa­lle­ci­do en un ac­ci­den­te au­to­mo­vi­lís­ti­co en Pa­ris. Te­nía 36 años, la edad que cum­pli­rá Harry en cua­tro años. Aun­que han pa­sa­do dos dé­ca­das, los recuerdos de Harry de ese día han te­ñi­do su vi­da.

“Mi ma­dre aca­ba­ba de fa­lle­cer y tu­ve que ca­mi­nar un tre­cho lar­go de­trás de su ataúd, ro­dea­do de mi­les de mi­llo­nes de per­so­nas que nos ob­ser­va­ban en las ca­lles o en te­le­vi­sión. No creo que nin­gún ni­ño de­ba te­ner que ha­cer eso, ba­jo nin­gu­na cir­cuns­tan­cia. No creo que su­ce­de­ría hoy en día”.Harry ad­mi­te que ese día y la muer­te de su ma­dre le mar­ca­ron pro­fun­da­men­te, que, por dé­ca­das se en­con­tró a la de­ri­va, ro­dea­do de un gru­po de ami­gos adi­ne­ra­dos, que fu­ma­ban y be­bían en ex­ce­so.

Fue du­ran­te es­ta fa­ce­ta que el sol­te­ro más co­di­cia­do del mun­do to­có fon­do y cuan­do

le fo­to­gra­fia­ron en una fies­ta ves­ti­do de na­zi en una oca­sión, y des­nu­do en Las Vegas en otra.

Los úl­ti­mos años, sin em­bar­go, han vis­to un cam­bio mar­ca­do en su for­ma, una com­bi­na­ción de ac­ce­si­bi­li­dad, au­to­con­fian­za y tra­ve­su­ra que le re­cuer­da a mu­chos que co­no­cie­ron a la prin­ce­sa Dia­na.

Es­te ca­mino, sin em­bar­go, es uno que le ha cos­ta­do tiem­po. No fue has­ta que cum­plio sus 28 años, por con­se­jo de su her­mano ma­yor, que Harry con­si­guió ayu­da pro­fe­sio­nal pa­ra en­fren­tar el do­lor de la muer­te de su ma­dre. Rom­pien­do con si­glos de tra­di­ción y pro­fun­da­men­te in­fluen­cia­do por su pro­pia ex­pe­rien­cia, Harry ha to­ma­do un rol ac­ti­vo en di­fe­ren­tes ins­ti­tu­cio­nes que se dedican a pro­mo­ver cau­sas re­la­cio­na­das a la sa­lud men­tal. “Per­der a tu ma­dre a tan tier­na edad tie­ne un in­creí­ble im­pac­to en el res­to de tu vi­da, por lo que hoy en día tra­to de ayu­dar a otras per­so­nas que se en­cuen­tran en si­tua­cio­nes similares”.

Si­guien­do el ejem­plo que le in­cul­có su ma­dre, Wi­lliam y Harry bus­can vivir la vi­da más nor­mal posible y ha­cen que es­to sea una prio­ri­dad, rea­li­zan­do ta­reas como la compra del su­per­mer­ca­do, per­so­nal­men­te. So­bre el ba­lan­ce de nor­ma­li­dad y reale­za, Harry es de la opi­nión de que es un ba­lan­ce de­li­ca­do pues es im­por­tan­te pa­ra la na­ción que no se di­lu­ya la ma­gia de una institución que el pue­blo y el mun­do ne­ce­si­tan.

Su bús­que­da de nor­ma­li­dad, en con­tra­po­si­ción con la fa­ci­li­dad que su po­si­ción le oto­ro­ga de con­se­guir lo que quie­re (como con­tac­tar di­rec­ta­men­te al Je­fe de las Fuer­zas Ar­ma­das cuan­do fue or­de­na­do a aban­do­nar la zo­na de com­ba­te o cuan­do con­si­guió que el Mu­seo de His­to­ria Na­tu­ral per­ma­ne­cie­ra abier­to pa­ra pa­sear­lo en in­ti­mi­dad con su no­via, Meg­han Mar­kel), cau­sa una dua­li­dad que se asi­mi­la mu­cho a la tra­yec­to­ria que atra­ve­só su ma­dre y con la que lu­chó to­da su vi­da. Uno de sus más re­cien­tes in­cia­ti­vas, en com­bi­na­ción con Wi­lliam y Cat­he­ri­ne, es lo­grar que la mo­nar­quia evo­lu­cio­ne a una institución del si­glo XXI. Y, aun­que su her­mano es el he­re­de­ro al trono, la fuer­za, ca­ris­ma y vi­ta­li­dad de Harry han si­do fun­da­men­ta­les en el cam­bio que se bus­ca pa­ra la institución. Ac­tual­men­te, Harry tie­ne tres pi­la­res que en­fo­can lo que ha­ce él su día a día. El pri­me­ro es hon­rar y ex­ten­der el le­ga­do de su ma­dre, lo que le ha lle­va­do a co­la­bo­rar con ins­ti­tu­cio­nes que tra­ba­jan con VIH/ SI­DA (como Sen­te­ba­le) o la erra­di­ca­ción de mi­nas te­rres­tres (como el HA­LO Trust, institución de la que su ma­dre fue pa­tro­na). “Va­mos a ha­cer to­do lo que po­da­mos pa­ra que nun­ca sea ol­vi­da­da, y pa­ra en­car­nar to­do lo que ella re­pre­sen­tó en vi­da. Real­men­te es­pe­ro que mu­chos de

“To­dos los días, de­pen­dien­do de lo que es­té ha­cien­do, me pre­gun­to có­mo se­ría si aún es­tu­vie­ra aquí, qué di­ría y có­mo es­ta­ría ha­cien­do que to­do el mun­do se rie­ra. Me gus­ta ima­gi­nar có­mo se­ría el mun­do si ella es­tu­vie­ra aún”.

los ta­len­tos de mi ma­dre sean de­mos­tra­dos por las la­bo­res que reali­zó”.

En se­gun­do lu­gar, Harry bus­ca apo­yar a su abue­la en sus fun­cio­nes reales donde sea re­que­ri­do. El ter­cer pi­lar es rom­per el es­tig­ma que ro­dea a los te­mas de sa­lud men­tal. Harry pa­só de es­tu­diar en el Eton College a ser­vir con las Fuer­zas Ar­ma­das bri­tá­ni­cas por 10 años, vo­lan­do mi­sio­nes de com­ba­te en Af­ga­nis­tán. Su tiem­po en el ejér­ci­to tu­vo un gran im­pac­to en su per­so­na y le otor­gó una opor­tu­ni­dad muy per­so­nal de abo­gar por los mi­li­ta­res he­ri­dos. Pa­ra es­tos fi­nes, Harry lan­zó los Jue­gos Pa­rao­lím­pi­cos In­vic­tus, que se ce­le­bran anual­men­te.

Su em­pa­tía sa­le a re­lu­cir cuan­do se desen­vuel­ve en­tre ni­ños y jó­ve­nes de ba­jos re­cur­sos o con pro­ble­mas y con sol­da­dos que han com­par­ti­do sus ex­pe­rien­cias en com­ba­te. Es en es­tos mo­men­tos que el ca­ris­ma, la fuer­za y la pa­sión por ha­cer el bien que Harry he­re­da de su ma­dre sa­len a re­lu­cir y cuan­do se vuel­ve una fuer­za in­va­lua­ble pa­ra la monarquía mo­der­na. En los úl­ti­mos me­ses, Harry y Wi­lliam han to­ma­do va­rias me­di­das pa­ra hon­rar a su ma­dre en el vi­gé­si­mo aniver­sa­rio de su par­ti­da. En­tre es­tas ac­cio­nes se en­cuen­tran co­mi­sio­nar una es­ta­tua que se­rá co­lo­ca­da en los jar­di­nes pú­bli­cos del Pa­la­cio de Kensington, donde Dia­na vi­vió por mu­chos años, re­de­di­car su tum­ba en la fe­cha de su par­ti­da en una pe­que­ña e ín­ti­ma ce­re­mo­nia pri­va­da y ha­blar so­bre el le­ga­do de Dia­na en un nue­vo do­cu­men­tal ti­tu­la­do Dia­na, Our Mother: Her li­fe and le­gacy donde el jo­ven prín­ci­pe na­rra el trau­ma de aquel fu­ne­ral pú­bli­co, las di­fi­cul­ta­des que ha en­fren­ta­do des­de su par­ti­da y, prin­ci­pal­men­te, los recuerdos que tie­ne de la prin­ce­sa como ma­dre.

“No creo que ha­blar de ella se­rá fá­cil pa­ra no­so­tros en nin­gún mo­men­to, pe­ro aho­ra, a los vein­te años de su par­ti­da, se sien­te como el mo­men­to ade­cua­do pa­ra re­cor­dar­le a los de­más la di­fe­ren­cia que hi­zo, no so­lo a la fa­mi­lia real, sino tam­bién al res­to del mun­do”.

El jo­ven prín­ci­pe que des­pi­dió a su ma­dre aquel trau­má­ti­co sep­tiem­bre no ha des­apa­re­ci­do. Esa ima­gen, que tan­to ha im­pre­sio­na­do al pue­blo bri­tá­ni­co, la lle­va gra­ba­da en el al­ma. “To­dos los días, de­pen­dien­do de lo que es­té ha­cien­do, me pre­gun­to có­mo se­ría si aún es­tu­vie­ra aquí, qué di­ría y có­mo es­ta­ría ha­cien­do que to­do el mun­do se rie­ra. Me gus­ta ima­gi­nar có­mo se­ría el mun­do si ella es­tu­vie­ra aún”.

RP

“Va­mos a ha­cer to­do lo que po­da­mos pa­ra que nun­ca sea ol­vi­da­da, y pa­ra en­car­nar to­do lo que ella re­pre­sen­tó en vi­da. Real­men­te es­pe­ro que mu­chos de los ta­len­tos de mi ma­dre sean de­mos­tra­dos por las la­bo­res que reali­zó”.

fo­tos Fuen­te externa

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.