El le­ga­do de una prin­ce­sa

Des­de sus la­bo­res fi­lan­tró­pi­cas has­ta los va­lo­res que in­cul­có en sus hi­jos, el le­ga­do de Dia­na vi­ve hoy.

Ritmo Platinum - - Personal Style - tex­to Aman­da Pi­zano

Vein­te años des­pués de su par­ti­da, Dia­na se man­tie­ne como una fi­gu­ra icó­ni­ca y ado­ra­da de la cul­tu­ra in­gle­sa. Su le­ga­do, prin­ci­pal­men­te en las in­fluen­cias que de­jó en sus hi­jos, per­du­ra. Dia­na fue una mu­jer de una fuer­za sin­gu­lar, in­ca­paz de acep­tar el mun­do que le ro­dea­ba por lo que era y con la gran ne­ce­si­dad de uti­li­zar su po­si­ción pri­vi­le­gia­da pa­ra de­jar­le me­jor de lo que lo ha­bía en­con­tra­do.

Una de sus más fir­mes creen­cias con­sis­tía en que las per­so­nas jó­ve­nes de­bían ser apo­ya­das pa­ra ase­gu­rar­se de que lo­gra­ran lle­nar su ma­yor po­ten­cial. Su pa­sión en cuan­to a in­vo­lu­crar­se en cau­sas fi­lan­tró­pi­cas fue una de sus me­tas e in­clu­yó or­ga­ni­za­cio­nes que se iden­ti­fi­ca­ban con pro­yec­tos con­tro­ver­sia­les como fue el ca­so de la cam­pa­ña pa­ra la prohi­bi­ción de bom­bas te­rres­tres or­ga­ni­za­da por la Cruz Ro­ja y el HA­LO Trust, su de­fen­sa por las per­so­nas sin ho­gar, su apo­yo a ni­ños con dis­ca­pa­ci­da­des o en­fer­me­da­des, es­pe­cial­men­te a tra­vés del Or­mond Street Hos­pi­tal, y su gran la­bor con la trans­for­ma­ción del es­tig­ma de aque­llas per­so­nas con­ta­gia­das de VIH/SI­DA, en­tre otras. Su­peran­do una gran can­ti­dad de re­tos per­so­na­les en su vi­da y lo­gran­do ha­cer­lo en el ojo pú­bli­co, Dia­na es prueba de que es posible so­bre­pa­sar las ex­pec­ta­ti­vas que son im­pues­tas so­bre ca­da per­so­na.

Al­re­de­dor del mun­do, Dia­na de Ga­les con­ti­núa sien­do un sím­bo­lo de amor, com­pa­sión y ca­ri­dad. Su fa­ma y ad­mi­ra­ción pú­bli­ca no te­nían pre­ce­den­te en la his­to­ria de la fa­mi­lia real in­gle­sa. Lo que ha­cía que Dia­na fue­ra una fi­gu­ra tan es­pe­cial pa­ra mi­llo­nes de per­so­nas era su fa­ci­li­dad de re­con­for­tar a aque­llos que lo ne­ce­si­ta­ban, ha­cien­do siem­pre lo que con­si­de­ra­ba co­rrec­to, es­pe­cial­men­te cuan­do era di­fí­cil o iba contra las nor­mas so­cia­les o la tra­di­ción mo­nár­qui­ca.

Su le­ga­do más im­por­tan­te es lo que era prio­ri­ta­rio pa­ra la prin­ce­sa en vi­da: sus hi­jos Wi­lliam y Harry.

Una de sus ci­tas más con­mo­ve­do­ras es cuan­do afir­mó que “lu­cha­ré por mis hi­jos en to­do ni­vel pa­ra que pue­dan lo­grar lle­nar su po­ten­cial como se­res hu­ma­nos y cum­plir con su de­ber pú­bli­co”. Du­ran­te su vi­da, tra­tó de dar­les una in­fan­cia nor­mal y fe­liz, mien­tras les pre­pa­ra­ba pa­ra su fu­tu­ro como miem­bros de la fa­mi­lia real.

Una de sus ac­cio­nes más cri­ti­ca­das fue su in­vo­lu­cra­mien­to cons­tan­te en la edu­ca­ción de sus hi­jos. Tra­tan­do de que tu­vie­ran ex­pe­rien­cias nor­ma­les, de que no vi­vie­ran sus vi­das den­tro de las pa­re­des de un pa­la­cio, Dia­na les llevó a par­ques te­má­ti­cos, al ci­ne y has­ta a McDo­nalds, en una se­rie de ex­pe­rien­cias que nin­gún miem­bro de la fa­mi­lia real ha­bía vi­vi­do an­tes.

Es­ta in­fluen­cia ha mar­ca­do pro­fun­da­men­te a la nue­va ge­ne­ra­ción de la monarquía, asen­tán­do­les fir­me­men­te en el si­glo XXI y lo­gran­do en ellos una aper­tu­ra al pú­bli­co y una devoción a los más ne­ce­si­ta­dos pre­via­men­te im­pen­sa­ble.

Sus fre­cuen­tes vi­si­tas, acom­pa­ña­da de los dos jó­ve­nes prín­ci­pes a re­fu­gios pa­ra in­di­gen­tes y hos­pi­ta­les in­cul­có en Wi­lliam y Harry un sen­ti­do de com­pa­sión que Dia­na en­ten­día era cru­cial pa­ra ha­cer­les me­jo­res lí­de­res y me­jo­res per­so­nas.

El du­que de Cam­brid­ge y el prín­ci­pe Harry han con­ti­nua­do las la­bo­res fi­lan­tró­pi­cas de su ma­dre, apo­yan­do mu­chos de los pro­yec­tos fi­lan­tró­pi­cos que la Prin­ce­sa apa­dri­na­ba, in­clu­yen­do el apo­yo a aque­llos sin ho­gar, a pro­yec­tos pa­ra la erra­di­ca­ción de VIH/SI­DA e ins­ti­tu­cio­nes que ayu­dan a ni­ños y jó­ve­nes. Fas­ci­nan­te e im­per­fec­ta, Dia­na es un sím­bo­lo tam­bién de la re­bel­día contra las li­mi­ta­cio­nes mo­nár­qui­cas en un mun­do cam­bian­te, sien­do par­te –pe­ro apar­te– de la fa­mi­lia real con la que se ca­só y a la que per­te­ne­cen sus hi­jos. Exis­ten dos vi­sio­nes prin­ci­pa­les del le­ga­do de la prin­ce­sa Dia­na. Uno asume que su muer­te re­vi­vió en el pue­blo in­glés la cul­tu­ra del sen­ti­mien­to pú­bli­co, mien­tras que otros ase­gu­ran que su le­ga­do es pu­ra­men­te he­cho por los me­dios, pues el fa­na­tis­mo que ge­ne­ró la prin­ce­sa de Ga­les era fa­bri­ca­do por los mis­mos.

La dua­li­dad se ex­tien­de a la in­fluen­cia que se le atri­bu­ye a la prin­ce­sa so­bre la cons­cien­cia pú­bli­ca: ¿fue la for­ma en la que con­du­jo su vi­da –y el efec­to que tu­vo su muer­te– res­pon­sa­ble por ha­ber afec­ta­do al pú­bli­co o es el in­te­rés en es­te ado­ra­do per­so­na­je una res­pues­ta al cam­bio que se veía en In­gla­te­rra en aquel mo­men­to?

Es pro­ba­ble que la for­ma en la que Dia­na eli­gió ex­pre­sar­se, dar­se a co­no­cer, ha­ya in­fluen­cia­do, ace­le­ra­do la

"Ayu­dar a los que lo ne­ce­si­tan es una par­te esen­cial de mi vi­da, es mi des­tino". Dia­na de Ga­les

ten­den­cia de ma­yor aper­tu­ra en la cul­tu­ra bri­tá­ni­ca; por es­to su muer­te tu­vo tan fuer­te im­pac­to trá­gi­co.

Lo que sí es cier­to es que no tu­vo nin­gún con­trol so­bre có­mo los in­gle­ses se ex­pre­sa­ron al mo­men­to de su muer­te, aún cuan­do, al re­fe­rir­se a sus pro­pios re­tos, fue un ejem­plo de co­ra­je que rom­pía con un es­tric­to pro­to­co­lo y con si­glos de tra­di­ción mo­nár­qui­ca.

Las con­tra­dic­cio­nes que le si­guie­ron en vi­da, son re­fle­ja­das aun en su asu­sen­cia. Pa­ra al­gu­nos, Dia­na se­rá siem­pre la ima­gen vi­va del nar­ci­sis­mo, una mu­jer com­ple­ja que hi­zo siem­pre lo que qui­so. Otros in­sis­ti­rán que su vi­da fue una his­to­ria pre­ven­ti­va pa­ra la monarquía, obli­gán­do­les a cam­biar o ser abo­li­dos y re­cor­dán­do­les que su de­re­chos da­dos por Dios tie­nen hoy tam­bién un com­po­nen­te en­tre­ga­do por el pue­blo. Otros más afir­ma­rán que Dia­na era una mu­jer con sus vir­tu­des y vi­cios como cual­quier otra, co­lo­ca­da en una si­tua­ción im­po­si­ble de la que tra­tó de ha­cer lo me­jor que pu­do. RP

"Quie­ro que mis hi­jos en­tien­dan las emo­cio­nes de los de­más: sus in­se­gu­ri­da­des, sus do­lo­res, sus sue­ños y es­pe­ran­zas". – Dia­na de Ga­les.

fo­tos Ma­rio Testino y fuen­te externa

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.