DIA­NA: LA PRIN­CE­SA DEL PUE­BLO

LA PRIN­CE­SA DEL PUE­BLO

Ritmo Platinum - - Contenido - tex­to Aman­da Pi­zano fo­tos Fuen­te externa

Ex­plo­ra­mos la vi­da de la mu­jer más fo­to­gra­fia­da del mun­do du­ran­te su tiem­po como es­po­sa del prín­ci­pe de Ga­les.

Aun­que el ajus­te fue di­fí­cil, en esos pri­me­ros me­ses de matrimonio se le veía fe­liz. Dia­na Spen­cer ha­bía lo­gra­do el sue­ño de to­da ple­be­ya y se ha­bía ca­sa­do con un prín­ci­pe. Sin im­por­tar lo di­fí­cil que fue­ra, es­ta­ba vi­vien­do un cuen­to de ha­das.

Al­gu­nos ha­blan so­bre que, el día de la bo­da, se le veía in­se­gu­ra, pues te­nía ya sus sos­pe­chas res­pec­to a Char­les y Ca­mi­lla, pe­ro en cá­ma­ra, Dia­na era la ima­gen per­fec­ta de una no­via fe­liz, enamo­ra­da de su prín­ci­pe y con to­das las ex­pec­ta­ti­vas de te­ner un matrimonio fun­cio­nal. Te­nía vein­te años de edad. Unas se­ma­nas an­tes, cuan­do ha­bían anun­cia­do su com­pro­mi­so ofi­cial­men­te y Char­les le ha­bía en­tre­ga­do el de­no­mi­na­do “Za­fi­ro de la Ple­be­ya”, tuvieron una en­tre­vis­ta donde un re­por­te­ro le pre­gun­tó a su fu­tu­ro es­po­so si es­ta­ban enamo­ra­dos. Char­les res­pon­dió, tor­pe­men­te, que “lo que sea que eso sig­ni­fi­ca­ra” en una fra­se que sim­bo­li­za­ría las di­fi­cul­ta­des de su matrimonio de ahí en ade­lan­te. Dia­na, inocen­te­men­te, ha­bía res­pon­di­do que “¡por su­pues­to!”.

“No ten­go un li­bro de re­glas. Me guío de mi co­ra­zón, no de mi ca­be­za” - Dia­na de Ga­les

Es­te mo­men­to es qui­zás una de las más cla­ras ex­pre­sio­nes de que el he­re­de­ro al trono bri­tá­ni­co no es­ta­ba enamo­rado de su es­po­sa. Al­gu­nos de sus con­fi­den­tes afir­man que Char­les pen­sa­ba que po­día enamo­rar­se de Dia­na, pe­ro dos hi­jos más tar­de, el prín­ci­pe ha­bía vuel­to a los bra­zos de la mu­jer que le ha­bía cau­ti­va­do des­de años an­tes: Ca­mi­lla Par­ke­rBow­les.

Char­les ha di­cho en en­tre­vis­tas que le fue fiel a su es­po­sa has­ta que su matrimonio se au­to­des­tru­yó, pe­ro, sea es­to ver­dad o no, su tra­to con la jo­ven prin­ce­sa que le mi­ra­ba con ado­ra­ción, no era su­fi­cien­te pa­ra que es­ta cre­ye­ra en su fi­de­li­dad.

Ella, qui­zás, pue­de ser cri­ti­ca­da por su ino­cen­cia. A sus trein­ta y dos años de edad, Char­les de­bió ha­ber­se ma­ne­ja­do me­jor. Pe­ro los do­ce años de di­fe­ren­cia en sus eda­des fue­ron una bre­cha que los Wa­le­ses no pu­die­ron des­en­tra­ñar. Él ha­bía pa­sa­do su eta­pa for­ma­ti­va cuan­do Dia­na era aún una ni­ña, por lo que no te­nían co­ne­xio­nes in­te­lec­tua­les, po­cos ami­gos en co­mún, po­cos in­tere­ses similares y nin­gu­na ex­pe­rien­cia de vi­da que les unie­ra.

Así, se en­con­tra­ron uni­dos por sus res­pec­ti­vos de­be­res a la reale­za en vez de enamo­ra­dos.

La so­le­dad den­tro de su pro­pio matrimonio y los al­ti­ba­jos que le pro­du­je­ron los na­ci­mien­tos de Wi­lliam y Char­les, lle­va­ron a la prin­ce­sa de Ga­les a bus­car un rol pa­ra sí mis­ma den­tro de la monarquía. Char­les, qui­zás por ce­los de que la pren­sa ado­ra­ba a su jo­ven es­po­sa y le ig­no­ra­ba cuan­do sa­lían jun­tos, eli­gió que tu­vie­ran agen­das so­cia­les y fi­lan­tró­pi­cas se­pa­ra­das, por lo que Dia­na se en­con­tró en­fren­ta­da al mun­do en com­ple­ta so­le­dad.

El mun­do, sin em­bar­go, le ado­ra­ba. En los me­dios Dia­na en­con­tró, en esos pri­me­ros años de matrimonio, la ado­ra­ción que ha­bía es­pe­ra­do en­con­trar en su matrimonio.

En bús­que­da de sí mis­ma, Dia­na se vol­vió ha­cia el pue­blo bri­tá­ni­co pa­ra de­fi­nir su pro­pia iden­ti­dad, dán­do­se cuen­ta que mien­tras más se in­vo­lu­cra­ba con es­te, con los más ne­ce­si­ta­dos, mar­gi­na­dos o con sus ins­ti­tu­cio­nes cul­tu­ra­les, me­jor de­fi­ni­ción ten­dría en los me­dios.

Es­te fue un pe­río­do tur­bu­len­to pa­ra la prin­ce­sa. Más tar­de, con­fe­só ha­ber­se las­ti­ma­do a pro­pó­si­to y ha­ber su­fri­do de bu­li­mia pa­ra po­der li­diar con el es­trés de las ex­pec­ta­ti­vas de su rol en la fa­mi­lia real.

Fue un pe­río­do tam­bién de pro­fun­da so­le­dad. Sus hi­jos eran muy jó­ve­nes y su es­po­so te­nía po­co in­te­rés en su matrimonio. Y, aún así, los ta­bloi­des re­por­ta­ban ca­da gran o pe­que­ño even­to como si fue­ra un drama te­le­vi­si­vo.

Ha­ber asu­mi­do el rol de prin­ce­sa trans­for­mó a Dia­na. De ha­ber­se ca­sa­do con cual­quier otro hom­bre en el mun­do, su lu­cha qui­zás no hu­bie­se si­do tan fuer­te, pe­ro al for­mar par­te de la monarquía, Dia­na ne­ce­si­ta­ba ser la me­jor prin­ce­sa que pu­die­ra ser pa­ra con­si­de­rar­se a sí mis­ma exi­to­sa.

Otros in­di­vi­duos se han in­cor­po­ra­do a la fa­mi­lia real sin con­ver­tir­se en ce­le­bri­da­des.

El gran im­pac­to que tu­vo Dia­na se me­día, en gran par­te, por su mis­ma pre­sen­cia fí­si­ca: era una mu­jer her­mo­sa, de fac­cio­nes ex­pre­si­vas y gran­des ojos azu­les que trans­mi­tían una esen­cia pu­ra.

Su fi­gu­ra es­bel­ta es­ta­ba he­cha pa­ra lle­var lo me­jor que la mo­da de aquel mo­men­to te­nía que ofre­cer. Si hu­bie­se si­do una mu­jer arro­gan­te, o si hu­bie­se apa­ren­ta­do sen­tir con­fian­za en sí mis­ma, su atrac­ción pa­ra el pú­bli­co hu­bie­se si­do li­mi­ta­da. Gran par­te de su ca­ris­ma se de­bía a la com­bi­na­ción de su apa­rien­cia fí­si­ca y al ai­re de ac­ce­si­bi­li­dad que su ti­mi­dez na­tu­ral le da­ba.

Su pre­sen­cia ema­na­ba con­fian­za y aque­llos que le ro­dea­ban no po­dían evi­tar con­fiar en ella. Dia­na te­nía la fa­ci­li­dad, y el deseo, de que la gen­te le co­no­cie­se, lo­gran­do ofre­cer­le al pú­bli­co pe­que­ñas mi­ra­das a su mun­do sin re­ve­lar to­do lo que real­men­te le pa­sa­ba. Na­da de lo que de­cía era ver­gon­zo­so o in­dis­cre­to, pe­ro los que con­ver­sa­ban con ella sen­tían que les en­tre­ga­ba una par­te de sí mis­ma y por es­to el pue­blo sen­tía que la co­no­cía.

Le fal­ta­ba esa arro­gan­cia que ca­rac­te­ri­za­ba en ese mo­men­to a la monarquía y por eso co­nec­ta­ba de ma­ne­ra ex­cep­cio­nal con los que le ro­dea­ban. Te­nía, ade­más, una in­creí­ble ap­ti­tud de ha­cer sen­tir a la gen­te bien, in­clu­so es­pe­cia­les, por ha­ber­les con­ce­di­do su aten­ción. Ar­ma­da de in­for­ma­li­dad, lo­gra­ba man­te­ner su dig­ni­dad real.

Otra de sus gran­des ca­rac­te­rís­ti­cas era el he­cho de que se le sen­tía siem­pre au­tén­ti­ca. En sus pro­pias pa­la­bras: “No ten­go un li­bro de re­glas. Me guío de mi co­ra­zón, no de mi ca­be­za”.

Su po­ca edu­ca­ción for­mal tam­bién era de gran atrac­ti­vo. Pe­ro, aun­que no te­nía cu­rio­si­dad in­te­lec­tual ni dis­ci­pli­na, sí po­seía una men­te prác­ti­ca e

in­tui­ti­va. No era buena con los pro­ce­sos ra­cio­na­les, pe­ro era exi­to­sa por­que po­día asu­mir ideas cuan­do te­nían im­por­tan­cia emo­cio­nal pa­ra ella. Era, ade­más, muy in­tui­ti­va e in­te­li­gen­te al mo­men­to de sa­ber lo que los que le ro­dea­ban ne­ce­si­ta­ban y te­nía una gran ha­bi­li­dad pa­ra pla­ti­car, lo­gran­do con­ver­sar so­bre cual­quier co­sa con cual­quier per­so­na exi­to­sa­men­te. Dia­na po­seía tam­bién un gran sen­ti­do del hu­mor y una na­tu­ra­le­za su­ma­men­te es­pon­tá­nea que sus hi­jos, es­pe­cial­men­te, recuerdan.

Tal vez por la fal­ta de una institución for­mal en­car­ga­da de li­diar con la ima­gen de la prin­ce­sa (es­ta no tu­vo un se­cre­ta­rio de pren­sa nun­ca), re­ca­yó so­bre los ta­bloi­des mol­dear la ima­gen de Dia­na. Y, aun­que ge­ne­ral­men­te es­ta­ban predispuestas en su fa­vor (pues pro­mo­ver­le era bueno pa­ra el ne­go­cio), eran fa­mo­sos por ex­pre­sar sus dis­gus­tos con la prin­ce­sa, ata­cán­do­le cuan­do es­ta ha­cía al­go que con­si­de­ra­ban de­bía com­par­tir.

En su rol pú­bli­co, Dia­na evo­lu­cio­nó, de­mos­tran­do ca­da vez más des­tre­za al mo­men­to de li­diar con el pú­bli­co, la pren­sa e in­clu­so la monarquía a la que per­te­ne­cía. En pri­va­do, sus tor­men­tos, reales e ima­gi­na­dos, le si­guie­ron has­ta aque­lla trá­gi­ca no­che en Pa­rís.

Su fi­gu­ra es­bel­ta es­ta­ba he­cha pa­ra lle­var lo me­jor que la mo­da de aquel mo­men­to te­nía que ofre­cer. Si hu­bie­se si­do una mu­jer arro­gan­te o si hu­bie­se apa­ren­ta­do sen­tir con­fian­za en sí mis­ma, su atrac­ción pa­ra el pú­bli­co hu­bie­se si­do li­mi­ta­da.

Su pre­sen­cia ema­na­ba con­fian­za y aque­llos que le ro­dea­ban no po­dían evi­tar con­fiar en ella. Dia­na te­nía la fa­ci­li­dad, y el deseo, de que la gen­te le co­no­cie­se, lo­gran­do ofre­cer­le al pú­bli­co pe­que­ñas mi­ra­das a su mun­do sin re­ve­lar to­do lo que real­men­te le pa­sa­ba.

El gran im­pac­to que tu­vo Dia­na se me­día, en gran par­te, por su mis­ma pre­sen­cia fí­si­ca: era una mu­jer her­mo­sa, de fac­cio­nes ex­pre­si­vas y gran­des ojos azu­les que trans­mi­tían una esen­cia pu­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.