Amo­ríos del prín­ci­pe Char­les

De­ta­lles del ini­cio de la vi­da amo­ro­sa del he­re­de­ro al trono de In­gla­te­rra.

Ritmo Platinum - - Contenido -

Es mu­cho lo que se ha es­cri­to de los amo­res del pri­mo­gé­ni­to de la rei­na de In­gla­te­rra, el fla­man­te prín­ci­pe de Ga­les, Char­les. Sin em­bar­go, po­cos sa­ben que an­tes de las co­no­ci­das his­to­rias de Dia­na Spen­cer y de su ac­tual es­po­sa, Ca­mi­la Par­ker Bow­les, hu­bo otras mujeres que, por su tí­tu­lo o su po­si­ción, hu­bie­ran que­ri­do lle­gar al al­tar pa­ra unir­se en matrimonio al prín­ci­pe.

Se po­dría de­cir que la vi­da amo­ro­sa de Char­les ini­ció con Lu­cía San­ta Cruz, hi­ja del em­ba­ja­dor de Chi­le en Lon­dres. Un no­viaz­go cor­to que pron­to se es­fu­mó pa­ra dar pa­so a otras re­la­cio­nes que co­rrie­ron con la mis­ma suer­te.

Al otro­ra jo­ven prín­ci­pe le era fá­cil con­quis­tar se­ño­ri­tas, hi­jas de di­plo­má­ti­cos que cum­plían mi­sión en su tie­rra. Igual que la se­ño­ri­ta San­ta Cruz, Sy­bi­lla Dor­man, hi­ja del go­ber­na­dor de Mal­ta, ca­yó ren­di­da a sus pies, aun­que por po­co tiem­po. A ellas dos le su­ce­de­rían otras jó­ve­nes de abo­len­go, dig­nas del he­re­de­ro al trono de una de las di­nas­tías más an­ti­guas de Eu­ro­pa.

Se di­ce que sos­tu­vo va­rios me­ses de no­viaz­go na­da más y na­da menos que con Sa­bri­na Gui­ness, he­re­de­ra de la fa­mo­sa em­pre­sa cer­ve­ce­ra.

Lady Tr­yon Har­per, la so­cia­li­té aus­tra­lia­na, hi­ja del mag­na­te edi­to­rial Barry Har­per de Mel­bour­ne, tam­bién fue no­via de Char­les a prin­ci­pios de los años 70, du­ran­te los pri­me­ros me­ses del matrimonio de Ca­mi­lla con An­drew Par­ker Bow­les. Otras eran miem­bros de no­bles fa­mi­lias de la aris­to­cra­cia de su país como lady Aman­da Knatch­bull, nie­ta de lord Mount­bat­ten. La so­bri­na de Wins­ton Chur­chill, lady Ja­ne We­lles­ley tam­bién tu­vo un ro­man­ce con el prín­ci­pe, pe­ro uno de los nom­bres que más lla­man la aten­ción es lady Sa­rah Spen­cer, her­ma­na de su fu­tu­ra es­po­sa, Dia­na Spen­cer, un amo­río que mu­chos no co­no­cían y, lue­go de es­te, dio como re­sul­ta­do una de las bo­das más

co­men­ta­das de to­dos los tiem­pos con el desen­la­ce que to­dos co­no­ce­mos. An­tes de su matrimonio con Dia­na, se ba­ra­jan otros nom­bres, amo­ríos frus­tra­dos que for­man par­te de la vi­da del he­re­de­ro al trono de In­gla­te­rra. Pe­ro, es im­po­si­ble de­jar de men­cio­nar en­tre sus no­vias a la que real­men­te con­quis­ta­ría su co­ra­zón y que fru­to de ese amor y pa­sión si­guen uni­dos: Ca­mi­la Shand. Por ra­zo­nes del des­tino su ro­man­ce, ini­cia­do en 1972, no pros­pe­ró. Tan pron­to ocu­rrió es­ta se­pa­ra­ción, Char­les par­tió fue­ra del país a cum­plir com­pro­mi­sos pro­pios de su tí­tu­lo, con la Ma­ri­na Real Bri­tá­ni­ca. Du­ran­te es­te tiem­po, Ca­mi­la se re­con­ci­lia con su an­ti­guo no­vio, An­drew Par­ker-Bow­les, con el que con­tra­jo matrimonio en

1973. Una nue­va bio­gra­fía del prín­ci­pe Char­les de In­gla­te­rra sa­lió a la luz es­te mis­mo año, de la es­cri­to­ra Sally Be­dell Smith. En la bio­gra­fía, ti­tu­la­da Prín­ci­pe Char­les: las pa­sio­nes y las pa­ra­do­jas de una vi­da im­pro­ba­ble, se des­cri­ben los al­ti­ba­jos su­fri­dos por el he­re­de­ro de la co­ro­na bri­tá­ni­ca a lo lar­go de su vi­da, des­ta­can­do su tu­mul­tuo­so matrimonio con Dia­na y su re­la­ción con Ca­mi­la. En el li­bro, la au­to­ra cuen­ta su com­pli­ca­da re­la­ción con Lady Di, a la que, se­gún ella, nun­ca amó. Sally Be­dell Smith de­ja cla­ro que el ver­da­de­ro amor de Char­les siem­pre fue Ca­mi­la. En 1980, el prín­ci­pe y Dia­na co­men­za­ron una re­la­ción, pe­ro Char­les no te­nía nin­gu­na pri­sa por ca­sar­se. To­do es­to cam­bió cuan­do la pren­sa co­men­zó a es­pe­cu­lar que la pa­re­ja ha­bía pa­sa­do dos noches jun­tos, al­go que Dia­na ne­gó ro­tun­da­men­te. An­te es­to, su pa­dre, el prín­ci­pe Fe­li­pe ad­vir­tió a su hijo con una mi­si­va, ins­tán­do­le a que to­ma­se una de­ci­sión lo más pron­to posible si que­ría pro­te­ger su repu­tación y la de Dia­na: «Char­les, de­bes pro­po­ner­le matrimonio a Dia­na o de­jar­la». Se­gún cuen­ta Pa­me­la Hicks, hi­ja de Luis Mount­bat­ten y ami­ga de la fa­mi­lia, «Char­les no es­ta­ba enamo­rado de Dia­na, no es­ta­ba pre­pa­ra­do pa­ra ca­sar­se». Be­dell Smith opi­na en su li­bro que «tal vez Char­les ha­bría en­ten­di­do me­jor los ma­ti­ces del men­sa­je de su pa­dre si hu­bie­sen ha­bla­do en per­so­na», ex­pli­can­do que en aque­lla épo­ca, las car­tas eran la for­ma de co­mu­ni­ca­ción más co­mún en­tre pa­dre e hijo.

El 24 de fe­bre­ro de 1981, Char­les pre­sen­tó a Dia­na como su pro­me­ti­da, en­tre­gán­do­le el fa­mo­so anillo de za­fi­ro y dia­man­tes que años des­pués el prín­ci­pe Wi­lliam da­ría a Ka­te Midd­le­ton. Char­les se se­pa­ró de Dia­na en 1992, tras on­ce años de matrimonio, y, el 8 de abril de 2005, tras la trá­gi­ca muer­te de su pri­me­ra es­po­sa, lo­gró ca­sar­se con quien hu­bie­ra que­ri­do ha­cer­lo trein­ta años an­tes. RP

Lady Aman­da Knatch­bull

Lady Tr­yon Har­per

Sa­rah Spen­cer

El 24 de fe­bre­ro de 1981, Char­les pre­sen­tó a Dia­na como su pro­me­ti­da, en­tre­gán­do­le el fa­mo­so anillo de za­fi­ro y dia­man­tes que años des­pués el prín­ci­pe Wi­lliam da­ría a Ka­te Midd­le­ton. Char­les se se­pa­ró de Dia­na en 1992, tras on­ce años de matrimonio, y, el 8 de abril de 2005, lo­gró ca­sar­se con Ca­mi­la Par­ker-Bow­les.

Lady Ja­ne We­lles­ley

Lady Ja­ne Daw­nay

Sa­bri­na Guin­ness

Lu­cía San­ta Cruz

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.