Los pa­dres de una prin­ce­sa

El com­pli­ca­do matrimonio de Ed­ward John y Fran­ces Ruth Ro­che, su di­vor­cio y re­la­ción con la monarquía mar­co pro­fun­da­men­te a Dia­na.

Ritmo Platinum - - Contenido -

Los orí­ge­nes de Dia­na de Ga­les guar­dan es­tre­cha re­la­ción con el mun­do en el que vi­vió a par­tir de los 17 años y has­ta su trá­gi­ca par­ti­da. Pro­vie­ne de una fa­mi­lia no­ble, aris­tó­cra­ta, y tan­to su pa­dre como su ma­dre es­tu­vie­ron vin­cu­la­dos a la reale­za. Ed­ward John, pro­ge­ni­tor de Dia­na, fue el oc­ta­vo conde de Spen­cer. De su la­do, la ma­dre de Lady Di, Fran­ces Ruth Bur­ke Ro­che (fa­lle­ci­da Fran­ces Shand Kydd), era hi­ja de Mau­ri­ce Ro­che, cuarto ba­rón Fer­moy.

Sien­do muy jó­ve­nes, el conde de Spen­cer (an­tes conde Alt­horp), y la ho­no­ra­ble Fran­ces Ruth Bur­ke Ro­che con­tra­je­ron matrimonio en la aba­día de West­mins­ter, tras lo cual la da­ma adop­tó el tí­tu­lo de viz­con­de­sa Alt­horp. An­tes de que se con­su­ma­ra el di­vor­cio de la pa­re­ja, a los con­des le na­cie­ron cin­co des­cen­dien­tes: Eli­za­beth Sa­rah La­vi­nia Spen­cer, Cynt­hia Ja­ne Spen­cer, John Spen­cer (quien so­lo vi­vió diez ho­ras), Dia­na Fran­ce Spen­cer y Char­les Spen­cer, con­ver­ti­do en no­veno conde Spen­cer, tras la muer­te de su pa­dre.

Sus vi­das an­tes del matrimonio: Ed­ward John

El 24 de enero de 1924, na­ció en Lon­dres Ed­ward John, el ni­ño que unos años más tar­de se con­vir­tie­ra en el asis­ten­te del rey Geor­ge VI, pa­dre de la rei­na Eli­za­beth, con fi­nes de ir en­tre­nán­do­se pa­ra sus días de conde.

El hijo de Al­bert Spen­cer se edu­có en el Co­le­gio Eton, en la Real Aca­de­mia de Sand­hurst y en el Co­le­gio Real de Agri­cul­tu­ra. El oc­ta­vo Spen­cer ocu­pó di-

ver­sas cu­ru­les en el tren real, sien­do los más des­ta­ca­dos el pues­to de Can­ci­ller del Con­da­do de Nort­ham­ptons­hi­re, Al­to She­riff de Nort­ham­ptons­hi­re, Juez de

Paz en el Con­da­do de Nor­folk, ade­más de ser ca­ba­lle­ri­zo de su ma­jes­tad Isa­bel II y nom­bra­do miem­bro de la Real Or­den Vic­to­ria­na. Otra de las fun­cio­nes eje­cu­ta­das por Ed­ward John fue com­ba­tir du­ran­te la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, en donde sir­vió como ayu­dan­te de cam­po de Mal­colm Bar­clay-Har­vey, go­ber­na­dor de Australia Me­ri­dio­nal.

Fran­ces Ruth Ro­che

La ma­dre de la prin­ce­sa Dia­na na­ció bau­ti­za­da como la ho­no­ra­ble Fran­ces Bur­ke Ro­che, el 20 de enero de 1936, en el con­da­do de Nor­folk, como ya se ha se­ña­la­do, den­tro de una fa­mi­lia no­ble y re­la­cio­na­da con la reale­za. Des­de su na­ci­mien­to y has­ta la muer­te, es­tu­vo con­de­co­ra­da por títulos, gra­cias a los orí­ge­nes de sus an­ces­tros y el cur­so que dio a su vi­da de adul­ta. Viz­con­de­sa de Alt­horp al con­traer matrimonio con Ed­ward Spen­cer, tras sus se­gun­das nup­cias con el he­re­de­ro millonario Pe­ter Shand Kydd, se le nom­bró ho­no­ra­ble se­ño­ra Pe­ter Shand Kydd; al mo­men­to de su muer­te, so­lo era lla­ma­da se­ño­ra Fran­ce Shand Kydd.

En­tre pa­dres e hi­ja

Mu­cho se es­pe­cu­la so­bre el áni­mo que do­mi­nó la re­la­ción en­tre lady Dia­na y su ma­dre. En una oca­sión, el ex­ma­yor­do­mo de Dia­na, Paul Bu­rrell, ha­bló de una co­mu­ni­ca­ción es­ca­sa en­tre ellas, afir­man­do que los la­zos es­ta­ban que­bra­dos. Bu­rrell de­cla­ró que du­ran­te los cua­tro me­ses an­te­rio­res al fa­tí­di­co ac-

ci­den­te de la prin­ce­sa, ellas no tuvieron con­tac­to. Sin em­bar­go, otro exo­fi­cial de Lady Di des­min­tió di­chas afir­ma­cio­nes, ta­chán­do­las de ab­sur­das e hi­zo re­fe­ren­cia a una re­la­ción es­tre­cha, lle­na de amor y mimos.

Con una re­la­ción ar­mó­ni­ca o no, las vi­das de Shand Kydd y Lady Di tuvieron va­rios pun­tos en co­mún, ini­cian­do por­que am­bas con­tra­je­ron matrimonio sien­do muy jó­ve­nes con hom­bres con­si­de­ra­ble­men­te de más edad que ellas, lo que lla­mó la aten­ción de la so­cie­dad y pro­ta­go­ni­za­ron do­lo­ro­sos di­vor­cios que es­can­da­li­za­ron a sus con­tem­po­rá­neos. En cuan­to a la re­la­ción pa­ter­nal de Dia­na, so­lo se sa­be que es­ta era muy dul­ce, que es­tu­vo col­ma­da de amor y com­pli­ci­dad, aun des­pués de que Spen­cer se ca­sa­ra con Rai­ne, con­de­sa de Dart­mouth y quien era de po­co agra­do pa­ra Dia­na y sus her­ma­nas.

Una ac­ción que de­jó en evi­den­cia lo bien lle­va­dos que eran pa­dre e hi­ja, es la afir­ma­ción de que, al na­ci­mien­to del prín­ci­pe Wi­lliam, el oc­ta­vo conde de Spen­cer, con­du­jo des­de Nort­ham­ptons­hi­re has­ta Lon­dres pa­ra gri­tar­le al mun­do des­de un bal­cón la lle­ga­da de su nie­to, el hijo de la prin­ce­sa Dia­na y he­re­de­ro de la co­ro­na bri­tá­ni­ca.

El di­vor­cio y sus efec­tos

Era una ni­ña de ape­nas ocho años cuan­do sus pa­dres pro­ta­go­ni­za­ron un di­vor­cio lleno de es­cán­da­los y re­sen­ti­mien­tos, que pa­sa­ron de las co­lin­dan­cias del ho­gar Spen­cer, a ocu­par es­pa­cios en los me­dios. Uno de los acon­te­ci­mien­tos que más es­can­da­li­zó a la so­cie­dad bri­tá­ni­ca, fue la de­cla­ra­ción de Ruth Lady Fer­moy, ma­dre de Fran­ce y quien de­cla­ró en su contra, lo que le arre­ba­tó la cus­to­dia de los ni­ños y de­jó en ella una pro­fun­da tris­te­za.

Lue­go del rom­pi­mien­to le­gal de los Spen­cer, la vi­da de Dia­na se con­vir­tió en un ir y ve­nir. Vi­vió en­tre Nort­ham­ptons­hi­re (con su pa­dre), y en la is­la de Seil, fren­te a la cos­ta oc­ci­den­tal de Es­co­cia con su ma­dre, con quien an­tes re­si­dió en Lon­dres. El di­vor­cio de sus pa­dres mar­có la vi­da de la prin­ce­sa pa­ra to­da la vi­da, pues fue un pro­ce­so que, ade­más, es­tu­vo mi­na­do de dis­cu­sio­nes y pe­leas por la cus­to­dia de Dia­na y sus her­ma­nas. De igual for­ma, se ha­bla de llan­to in­con­te­ni­ble de la ma­dre y bo­rra­che­ras con­ti­nua de su pa­dre, lo que de­no­ta en que Lady Di y sus her­ma­nas lo tuvieron to­do ma­te­rial­men­te ha­blan­do, ex­cep­to tran­qui­li­dad.

Des­pués de la desunión

Lue­go de la rup­tu­ra, la nue­va­men­te ho­no­ra­ble Fran­ces Bur­ke Ro­che em­pe­zó a vivir en tran­qui­li­dad en la is­la Seil. Pe­ro su se­re­ni­dad se vio in­te­rrum­pi­da cuan­do su her­mo­sa Dia­na se con­vir­tió en la es­po­sa del prín­ci­pe Char­les. Re­fi­rién­do­se al cam­bió de vi­da que ex­pe­ri­men­tó lue­go de la bo­da de su hi­ja, la ma­dre de la prin­ce­sa de­cla­ró a The Ti­mes, con voz amar­ga­da: “La pren­sa lle­gó aquí ha­ce 16 años y des­de en­ton­ces no se ha ido nun­ca”. De he­cho, siem­pre cul­pó a la pren­sa de la rup­tu­ra de su se­gun­do matrimonio, cuan­do su es­po­so Pe­ter la de­jó por una mu­jer más jo­ven. Pa­só sus úl­ti­mos años so­la en la is­la, donde le sor­pren­dió la tem­pra­na muer­te de Dia­na y donde mu­rió a los 68 años, tras una lar­ga en­fer­me­dad.

Del oc­ta­vo conde de Spen­cer se es bien sa­bi­do que se ca­só igual­men­te en se­gun­das nup­cias con la con­de­sa Rai­ne Leg­ge. En ellos se cum­plió el “has­ta que la muer­te los se­pa­re”, tras el de­ce­so del conde al per­der la ba­ta­lla contra una apo­ple­jía y com­pli­ca­cio­nes car­dia­cas, a las que se en­fren­tó du­ran­te sus úl­ti­mos 14 años de vi­da. RP

La gran di­fe­ren­cia de eda­des en­tre Ed­ward John y Fran­ces Ruth Ro­che no fue im­pe­di­men­to pa­ra que con­tra­je­ran matrimonio lue­go un cor­to tiem­po de fe­liz no­viaz­go. Sin em­bar­go, el sí an­te Dios y los hom­bres no fue has­ta la muer­te. Die­ci­séis años des­pués de la bo­da, un es­can­da­lo­so di­vor­cio pu­so fin a la re­la­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.