Las nup­cias del si­glo XX

Dia­na de Ga­les y el prín­ci­pe Char­les

Ritmo Platinum - - Contenido -

Se di­ce mu­cho de las re­la­cio­nes que co­mien­zan de­ma­sia­do rá­pi­do, pe­ro los tiem­pos los ajus­ta ca­da quien a su me­di­da.

Tal pa­re­ce ha­ber si­do lo que pen­só el prín­ci­pe Char­les cuan­do pi­dió la mano de aque­lla jo­ven dul­ce de ape­nas 20 años, cuan­do él te­nía unos 12 más que ella. Pe­ro aquí el te­ma cen­tral no fue pre­ci­sa­men­te la edad, sino los seis me­ses de re­la­ción que te­nían cuan­do es­to su­ce­dió y que re­pre­sen­tan so­lo la pun­ta del ice­berg en “de­ta­lles” que ador­na­ron pa­ra siem­pre es­ta unión… his­tó­ri­ca. El tras bam­ba­li­nas que re­pre­sen­tó una de las bo­das más sig­ni­fi­ca­ti­vas pa­ra In­gla­te­rra, y los es­pec­ta­do­res de to­das par­tes del mun­do, fue más de dra­go­nes que de ha­das.

Dia­na, hi­ja del VIII conde de

Spen­cer, era una jo­ven tí­mi­da y vul­ne­ra­ble, has­ta cier­to pun­to mar­ca­da por el di­vor­cio de sus pa­dres; no fue una da­ma muy no­vie­ra. Muy hu­ma­ni­ta­ria sí, siem­pre preo­cu­pa­da por lo que po­día dar a los de­más, al pun­to que, a los 16 años, de­jó sus es­tu­dios pa­ra tra­ba­jar en una guar­de­ría. El prín­ci­pe Char­les, uno de los sol­te­ros más co­di­cia­dos de Eu­ro­pa, cre­ció en me­dio de los se­cre­tos pro­pios de la reale­za has­ta que los hi­zo pro­pios. Es el pri­mer prín­ci­pe na­ci­do en In­gla­te­rra que in­ten­ta se­ria­men­te apren­der el ga­lés, pe­ro so­lo uno más de los que su­po ma­ne­jar a la per­fec­ción las sos­pe­chas so­bre su estado ci­vil, y con es­to nos re­fe­ri­mos a la re­la­ción ilí­ci­ta que man­te­nía con Ca­mi­la Par­ker Bow­les, el gran amor de su vi­da y ac­tual es­po­sa, cuan­do ella aún es­ta­ba ca­sa­da y él en una re­la­ción “for­mal” bas­tan­te pú­bli­ca.

Se abre el te­lón

Men­cio­na­do es­to, lle­ga­mos a aque­lla no­che del 3 de fe­bre­ro de 1981, cuan­do en una ce­na pa­ra dos, Char­les de­cla­ra­ba su amor a Dia­na, en el pa­la­cio de Buckingham, tras me­dio año de no­viaz­go. El com­pro­mi­so no tar­dó mu­cho en sa­lir a la luz pú­bli­ca, jun­to a la apa­ri­ción de Dia­na, un per­fil que no tan­tos co­no­cían, al radar de to­da Gran Bre­ta­ña, los pa­pa­raz­zi y en­ton­ces del mun­do.

El com­pro­mi­so lo anun­cia­ron pú­bli­ca­men­te, como ya es cos­tum­bre pa­ra las ca­sas reales. Pa­ra la fe­cha, quien es­ta­ba

por con­ver­tir­se en la prin­ce­sa de In­gla­te­rra, lu­ció una icó­ni­ca cha­que­ta azul, del mis­mo tono del es­pec­ta­cu­lar za­fi­ro de 18 qui­la­tes en co­lor azul in­ten­so, ro­dea­do por 14 pe­que­ños dia­man­tes que con­for­ma­ron el icó­ni­co anillo con el que Char­les acom­pa­ñó su pro­pues­ta de matrimonio.

Dia­na son­reía tí­mi­da an­te los flas­hes y las in­ci­si­vas e in­sis­ten­tes pre­gun­tas de los pe­rio­dis­tas que es­pe­ra­ban en los jar­di­nes del pa­la­cio de Buckingham pa­ra ver de cer­ca a quien en­ton­ces era prác­ti­ca­men­te una des­co­no­ci­da pa­ra ellos: Lady Dia­na Fran­ces Spen­cer.

El gran día

Po­cos me­ses pa­sa­ron an­tes de que lle­ga­ra el 29 de ju­lio. Lady Dia­na Spen­cer pa­só la no­che an­tes de su bo­da en Cla­ren­ce Hou­se, re­si­den­cia de la rei­na ma­dre de In­gla­te­rra, Eli­za­beth Bo­wes-Lyon (1900-2002). Ese día ama­ne­ció con el so­nar de las cam­pa­nas de la Ca­te­dral de St. Paul. Ella, ves­ti­da de ilu­sión, y él, de tran­qui­li­dad, lle­ga­ron al gran día, dan­do ini­cio for­mal a una his­to­ria donde es­tos dos aman­tes se­rían más víc­ti­mas que pro­ta­go­nis­tas, pe­ro que an­te la ex­pec­ta­ti­va y la ma­gia del mun­do no de­ja­ría de ser ja­más la bo­da más her­mo­sa del si­glo.

El ves­ti­do

Dia­na lle­va­ba el ro­man­ti­cis­mo en la piel y su ves­ti­do co­rro­bo­ró. Co­lor mar­fil, de in­men­sas man­gas fa­rol, fal­da abu­llo­na­da, es­co­te con vo­lan­tes y una co­la de 25 me­tros fue lo que crea­ron las agu­jas de los di­se­ña­do­res Eli­za­beth y Da­vid Em­ma­nuel, quie­nes ade­más bor­da­ron a mano len­te­jue­las y unas 10,000 perlas al tra­je en ta­fe­tán que llevó la prin­ce­sa más que­ri­da de to­dos los tiem­pos. El mis­mo fue imi­ta­do por in­fi­ni­dad de no­vias den­tro y fue­ra de Reino Uni­do a par­tir de la fe­cha.

En la ca­be­za, he­ren­cia fa­mi­liar: una an­ti­gua dia­de­ma flo­ral, re­for­za­da en 1919, cuan­do Sa­rah Spen­cer se la re­ga­ló a la viz­con­de­sa de Alt­horp, Cynt­hia, la abue­la pa­ter­na de Dia­na, el día de su bo­da. La pie­za es­tá for­ma­da en tu­li­pa­nes y flo­res de oro tan bri­llan­tes como quie­nes la lu­cie­ron a tra­vés de los años y que hoy es­tá ex­pues­ta en Alt­horp, en la pro­pie­dad fa­mi­liar de los Spen­cer. El prín­ci­pe Char­les, por su la­do, lu­ció el uni­for­me de la Ma­ri­na Real, mien­tras que to­dos los miem­bros de la Ca­sa Real Wind­sor y sus La ca­te­dral de San

Pa­blo –en in­glés, Saint Paul's Cat­he­dral– es la ca­te­dral an­gli­ca­na de Lon­dres, se­de de la dió­ce­sis y del obis­po de Lon­dres, per­te­ne­cien­te a la de­no­mi­na­da Igle­sia de In­gla­te­rra. Se en­cuen­tra en Lud­ga­te Hill, el pun­to más al­to de la ciu­dad. La co­mu­ni­dad an­gli­ca­na es la ter­ce­ra co­mu­ni­dad cris­tia­na más grande del mun­do, tras la Igle­sia ca­tó­li­ca y la Igle­sia or­to­do­xa. ilus­tres in­vi­ta­dos, en­tre los que se en­con­tra­ban ca­si to­dos los so­be­ra­nos rei­nan­tes de la vieja Eu­ro­pa, vis­tie­ron sus me­jo­res ga­las. Tres mil qui­nien­tas per­so­nas se con­gre­ga­ron en la Ca­te­dral de St. Paul pa­ra ser tes­ti­gos per­so­nal­men­te de la unión, mien­tras que dos mi­llo­nes de ad­mi­ra­do­res de los Wind­sor y de la fu­tu­ra prin­ce­sa se agol­pa­ron a lo lar­go del tra­yec­to de cin­co ki­ló­me­tros en­tre Buckingham y el tem­plo. Es­to sin con­tar los 750 mi­llo­nes de per­so­nas de to­das par­tes el mun­do, que fue­ron es­pec­ta­do­res de la ce­re­mo­nia des­de sus te­le­vi­so­res y los mil mi­llo­nes de au­dien­cia ra­dio­fó­ni­ca. A su vez, 4,000 po­li­cías y 2,200 ofi­cia­les mi­li­ta­res fue­ron so­li­ci­ta­dos pa­ra con­tro­lar el des­bor­da­do

en­tu­sias­mo de la mul­ti­tud al pa­so de la co­mi­ti­va nup­cial por la pla­za pa­la­cie­ga, el pa­seo de Mall, la pla­za de Tra­fal­gar, Flett Street y la pla­za de la ca­te­dral.

Lady Dia­na lle­gó des­de Cla­ren­ce Hou­se a la ca­te­dral en una ca­rro­za de cris­tal, la mis­ma que llevó al rey Jor­ge V pa­ra su co­ro­na­ción. Arri­bó a la ca­te­dral, del bra­zo de su pa­dre, el conde Spen­cer. La vi­mos ca­mi­nar como en una nu­be ha­cia el al­tar, donde es­pe­ra­ba Char­les, im­po­nen­te en su uni­for­me de ga­la de la ma­ri­na real, el ar­zo­bis­po de Can­ter­bury, “pa­pa” de la igle­sia an­gli­ca­na, que ce­le­bró la ce­re­mo­nia ayu­da­do por 25 sa­cer­do­tes.

Como es­pec­ta­do­res, en los ban­cos de Saint Paul, se sen­ta­ba la reale­za eu­ro­pea –sal­vo los reyes Juan Char­les y So­fía, como pro­tes­ta por ele­gir Gi­bral­tar pa­ra ini­ciar su via­je de no­vios– ade­más de nu­me­ro­sos jefes de Estado, au­to­ri­da­des y ce­le­bri­da­des de to­do el pla­ne­ta, in­clui­da Nancy Rea­gan, la es­po­sa del pre­si­den­te es­ta­dou­ni­den­se.

El ra­mo de una prin­ce­sa

Si bien el ves­ti­do y la tiara des­lum­bra­ron en ele­gan­cia y buen gus­to, el ra­mo no fue la ex­cep­ción. La prin­ce­sa Dia­na op­tó por un gran ra­mo de flo­res blan­cas que re­po­sa­ban en for­ma de cas­ca­da has­ta sus to­bi­llos. Or­quí­deas, rosas, gar­de­nias, fres­sias y li­rios, fue­ron al­gu­nas de las flo­res que se­lec­cio­nó como las más re­pre­sen­ta­ti­vas de to­das las cul­ti­va­das en Gran Bre­ta­ña. Ade­más, fue rea­li­za­do por la mis­ma flo­ris­te­ría que ha­bía he­cho el ra­mo de la rei­na Isa­bel II y de otras no­vias de la ca­sa real bri­tá­ni­ca.

La cor­te nup­cial

Lady Dia­na fue acom­pa­ña­da por su pa­dre, Ed­ward John Spen­cer (VIII conde Spen­cer) al al­tar y llevó cin­co da­mas de ho­nor y dos pa­jes.

Las da­mas de la no­via fue­ron lady Sa­rah Arms­trong-Jo­nes, de die­ci­sie­te; In­dia Hicks, de ca­tor­ce, nie­ta del fa­lle­ci­do lord Mount­bat­ten, tío del prín­ci­pe Char­les; Sa­rah

Ja­ne Ga­se­lee, de diez, hi­ja de Nick Ga­se­lee, en­tre­na­dor del prín­ci­pe Char­les en las ca­rre­ras de ca­ba­llos en Lam­bourn; Cat­he­ri­ne Ca­me­ron, de seis, hi­ja del ín­ti­mo ami­go del prín­ci­pe Char­les, Do­nal Ca­me­ron, y de lady Ce­cil, que es ma­dri­na a su vez del hijo de la prin­ce­sa Ana, y Cle­men­ti­ne Ham­bor, de cin­co, bis­nie­ta de sir Wins­ton Chur­chill, con quien te­nía pa­ren­tes­co lady Dia­na, y alum­na du­ran­te un año de la fu­tu­ra prin­ce­sa en el Young En­gland Kin­der­gar­ten.

Los dos pa­jes fue­ron los ahi­ja­dos del no­vio lord Ni­cho­las Wind­sor, de on­ce años, hijo de los du­ques de Kent, y Ed­ward van Cut­sem, de

ocho, hijo de unos ami­gos ín­ti­mos del prín­ci­pe.

Por su la­do, el prín­ci­pe de Ga­les, rom­pien­do con la tra­di­ción, no se li­mi­tó a un so­lo pa­drino, sino que con­tó con dos pa­ra com­par­tir es­te ho­nor: el prín­ci­pe An­drew, en­ton­ces de vein­tiún años, y el prín­ci­pe Ed­ward, de die­ci­sie­te, sus her­ma­nos.

Tras el “sí” que hi­zo eco en el mun­do, Char­les y Dia­na subie­ron a un pre­cio­so lan­dó, fa­bri­ca­do a ini­cios de si­glo pa­ra la co­ro­na­ción del rey Ed­ward VII y ti­ra­do por cua­tro ca­ba­llos tor­dos, con des­tino al pa­la­cio de Buckingham, es­ce­na­rio donde ten­dría lu­gar la re­cep­ción nup­cial.

El pas­tel nup­cial

Allí, sin duda al­gu­na, el pro­ta­go­nis­ta fue ese gi­gan­tes­co pas­tel. Te­nía cin­co pi­sos, al­can­zan­do los dos me­tros de al­to y cien ki­los de pe­so. El pas­tel de fru­tas con he­la­do de que­so cre­ma fue con­fec­cio­na­do por Da­vid Avery, je­fe de pa­na­de­ría de las Fuer­zas Ar­ma­das Na­va­les, y lle­va­ba el men­sa­je: “Con los me­jo­res de­seos de Su Al­te­za Real El Prín­ci­pe y la Prin­ce­sa de Ga­les”. Por la al­ta can­ti­dad de al­cohol, el pas­tel es aún co­mes­ti­ble, ha­bien­do si­do pre­ser­va­do y man­te­ni­do en­vuel­to en una ca­ja des­de la bo­da el 29 de ju­lio de 1981. Dos años atrás, en 2015, fue ven­di­do a co­lec­cio­nis­tas en una subas­ta por £ 920 ( equi­va­len­te a unos $ 1,375 dó­la­res). La tor­ta no es la úni­ca pie­za de recuerdos de la bo­da real que se ven­dió en subas­ta en 2015. “La bo­da de Lady Dia­na y el prín­ci­pe Char­les cap­tu­ró la aten­ción del mun­do en la te­le­vi­sión y a tra­vés de mu­chos pe­rió­di­cos y re­vis­tas”, di­jo el subas­ta­dor Sam Heller. “E in­clu­so hoy, la gen­te sim­ple­men­te no pue­de te­ner su­fi­cien­te de la di­fun­ta prin­ce­sa.

El be­so

A pe­sar de los tan­tos de­ta­lles que hi­cie­ron de es­ta, la bo­da más vis­ta y re­cor­da­da de to­dos los tiem­pos, fue­ron los mis­mos no­vios quie­nes pro­vo­ca­ron el ver­da­de­ro "es­cán­da­lo me­diá­ti­co": el be­so en el bal­cón del pa­la­cio real. Allí, fren­te a la mul­ti­tud de in­gle­ses, y a las mil mi­llo­nes de al­mas que si­guie­ron el cro­no­ló­gi­co por to­do el pla­ne­ta, la nue­va pa­re­ja real se­lló con un dul­ce be­so lo que pa­re­ció ser el ini­cio de una his­to­ria de amor... con sa­bor a "cró­ni­cas de una muer­te anun­cia­da".

Y vi­vie­ron fe­li­ces pa­ra...

Des­pués de la lu­na de miel de

cru­ce­ro por el Me­di­te­rrá­neo, lo que si­gue se sa­le un po­co del guion. Des­de el adul­te­rio co­me­ti­do por am­bos, la pre­sen­cia cons­tan­te de Ca­mi­lla en sus vi­das, la bu­li­mia y los in­ten­tos de sui­ci­dio de Dia­na, su as­cen­so a es­tre­lla mun­dial, ca­ta­pul­tán­do­la como la "prin­ce­sa del pue­blo", el so­no­ro di­vor­cio en 1996, la pe­lea por la cus­to­dia de sus hi­jos y la trá­gi­ca muer­te de "Lady

D" en un ac­ci­den­te en Pa­rís, el 31 de agos­to de 1997, cuan­do ha­bía rehe­cho su vi­da con el mul­ti­mi­llo­na­rio egip­cio Dodi AlFa­yed, to­das se con­vir­tie­ron en es­ce­nas de una vi­da cru­da que a raíz o a pe­sar de sus tra­ge­dias, la as­cen­dió al ‘olim­po’ de los mi­tos, con­vir­tién­do­la en uno de los per­so­na­jes más ca­ris­má­ti­cos de to­dos los tiem­pos.

Tras la ce­re­mo­nia re­li­gio­sa, los re­cién ca­sa­dos, Char­les y Dia­na de Ga­les, fue­ron lle­va­dos en un pre­cio­so ca­rrua­je, fa­bri­ca­do en 1902 pa­ra el Rey Eduar­do VII y ti­ra­do por cua­tro ca­ba­llos tor­dos, con des­tino al pa­la­cio de Buckingham.

Lady Dia­na fue acom­pa­ña­da por su pa­dre, Ed­ward John Spen­cer (VIII conde Spen­cer) al al­tar y llevó cin­co da­mas de ho­nor y dos pa­jes mien­tras que el prín­ci­pe Char­les con­tó con dos pa­dri­nos pa­ra la bo­da, sus her­ma­nos, los prín­ci­pes An­drew y Ed­ward, rom­pien­do con la tra­di­ción de lle­var so­lo uno.

Sin lu­gar a dudas, el pro­ta­go­nis­ta de la re­cep­ción nup­cial en el pa­la­cio fue el gi­gan­tes­co pas­tel de bo­das, te­nía cin­co pi­sos, al­can­zan­do los dos me­tros de al­to y cien ki­los de pe­so. Fue con­fec­cio­na­do por la es­cue­la de co­ci­na de las Fuer­zas Ar­ma­das Na­va­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.