An­tes de la reale­za

Ex­plo­ra­mos los orí­ge­nes de la prin­ce­sa de Ga­les en la aris­to­cra­cia in­gle­sa

Ritmo Platinum - - Contenido -

ntes vol­ver­se

Lady Di o la prin­ce­sa del pue­blo, na­ció como Dia­na Fran­ces Spen­cer el pri­me­ro de ju­lio de 1961, en Park Hou­se, cer­ca de San­dring­ham, Nor­folk, In­gla­te­rra. La fa­mi­lia Spen­cer per­te­ne­ce a la aris­to­cra­cia in­gle­sa, sien­do la hi­ja me­nor del matrimonio for­ma­do por John Spen­cer VIII, viz­con­de Alt­horp, conde de Spen­cer y su pri­me­ra es­po­sa, la ho­no­ra­ble Fran­ces Ruth Bur­ke Ro­che, hi­ja de Mau­ri­ce Ro­che IV ba­rón Fer­moy, ami­go cer­cano del rey Geor­ge VI y de Ruth Broche, quien era una con­fi­den­te y da­ma en es­pe­ra de la rei­na Eli­za­beth (ma­dre de la ac­tual rei­na).

Por de­re­cho pro­pio y des­de su na­ci­mien­to, Fran­ces Ruth Bur­ke Ro­che sos­tu­vo el tí­tu­lo de “ho­no­ra­ble” sien­do la hi­ja de un ba­rón. En el 1954, con tan so­lo 19 años, Fran­ces se ca­só con John Spen­cer, un hom­bre de mu­chos más años. Su unión en el West­mi­nis­ter Ab­bey lle­va­ba el tí­tu­lo no ofi­cial de “La Bo­da del año”. Po­co años des­pués, Fran­ces te­nía la gran pre­sión de pro­crear un he­re­de­ro va­rón, aun­que ya ha­bía te­ni­do dos hi­jas, Sa­rah y Ja­ne. En 1960 na­ció John, quien hu­bie­ra si­do el he­re­de­ro, pe­ro a tan so­lo 11 ho­ras, fallece por com­pli­ca­cio­nes. Tras es­ta pér­di­da, vie­nen al mun­do la prin­ce­sa Dia­na y su her­mano Char­les Spen­cer quien se vuel­ve el he­re­de­ro y el IX Conde Spen­cer.

Al Dia­na cum­plir sus ocho años, en el 1967, su ma­dre Fran­ces, in­fe­liz en el matrimonio, de­jó al pa­dre de Dia­na por Pe­ter Stand Kydd, un he­re­de­ro de una for­tu­na de pa­pel ta­piz en Australia que ha­bía co­no­ci­do el año an­tes. Sus pa­dres se di­vor­cia­ron amar­ga­men­te, y des­pués de mu­chos con­flic­tos, su pa­dre ga­nó la cus­to­dia de los cua­tro hi­jos.

Fran­ces se ca­sa tres años des­pués y los hi­jos se pa­san su tiem­po en­tre la is­la es­co­ce­sa de Seil y Lon­dres.

En 1976, su pa­dre tam­bién se vuel­ve a ca­sar, con Rai­ne, con­de­sa de Dart­mouth.

Dia­na y sus her­ma­nos no se lle­va­ban bien con su ma­dras­tra y du­ran­te ese tiem­po via­jó por to­do el país, com­par­tien­do tiem­po con su pa­dre en Nort­ham­ptons­hi­re, y con su ma­dre en la is­la de Seil fren­te a la cos­ta oc­ci­den­tal de Es­co­cia, pe­ro nun­ca lle­gó a vivir en com­pa­ñía de su ma­dras­tra. Aun­que Dia­na no era una miem­bro de la fa­mi­lia real, fue cria­da como tal, per­te­ne­cien­do a la al­ta aris­to­cra­cia in­gle­sa, vi­vien­do en una man­sión puer­ta con puer­ta de la re­si­den­cia de la rei­na Eli­za­beth

II y su fa­mi­lia en Park Hou­se. El com­pa­ñe­ro de in­fan­cia del her­mano me­nor de Dia­na era el her­mano me­nor del prín­ci­pe Char­les, el prín­ci­pe An­drew.

Edu­ca­ción

Dia­na fue a la es­cue­la pre­pa­ra­to­ria Ridd­les­worth Hall has­ta los 9 años y a la es­cue­la Sil­field Kings Lynn, en Nor­folk. Lue­go asis­tió a la ex­clu­si­va West Heath, una es­cue­la de chi­cas en Se­ve­noaks, Kent, donde no es­ta­ba muy en­fo­ca­da en sus es­tu­dios y fue con­si­de­ra­da como una es­tu­dian­te aca­dé­mi­ca­men­te por de­ba­jo del pro­me­dio, ha­bien­do fa­lla­do to­dos los exámenes de ni­vel dos ve­ces.

Hob­bies

En las áreas que sí so­bre­sa­lía era en de­por­tes como na­ta­ción, bu­ceo y hoc­key, ga­nan­do mu­chas com­pe­ten­cias de na­ta­ción. Es­te ejer­ci­cio lo con­ti­nuó en sus días con la fa­mi­lia real, na­dan­do to­dos los días pa­ra man­te­ner­se en for­ma.

Des­de que es­ta­ba en la es­cue­la, su deseo y pa­sión era con­ver­tir­se en bai­la­ri­na, por lo que asis­tió a cla­ses de ba­llet du­ran­te su in­fan­cia; sin em­bar­go, su cre­ci­mien­to a una al­tu­ra de 5 pies 10 pul­ga­das le im­pi­die­ron con­ver­tir­se en pro­fe­sio­nal.

Dia­na tam­bién dis­fru­ta­ba de ju­gar te­nis y era una es­quia­do­ra ex­per­ta. Los via­jes es­quí anua­les no eran inusua­les pa­ra fa­mi­lias ri­cas y aris­to­crá­ti­cas, al igual que la prác­ti­ca de la equi­ta­ción, pe­ro Dia­na, al su­frir una caí­da cuan­do pe­que­ña, evi­tó mon­tar­se a un ca­ba­llo por una gran par­te de su vi­da. En 1977, a la edad de 16 años, de­jó West Heath y asis­tió por po­co tiem­po al Ins­ti­tu­to Al­pin Vi­de­ma­net­te, sub­se­de de la es­cue­la Rou­ge­mont en Sui­za. Dia­na tra­tó de fi­na­li­zar sus es­tu­dios en Sui­za, pe­ro des­pués de un se­mes­tre aban­do­nó sus es­tu­dios.

Re­en­cuen­tro con el prín­ci­pe Char­les

Se di­ce que fue en­ton­ces, mien­tras acom­pa­ña­ba a su her­ma­na ma­yor Sa­rah, quien es­ta­ba sa­lien­do con el prín­ci­pe en ese tiem­po, cuan­do vol­vió a co­no­cer al prín­ci­pe Char­les. An­tes de cum­plir 17 años, se mu­dó a Lon­dres, al apar­ta­men­to de su ma­dre, que vi­vía la ma­yor par­te del año en Es­co­cia.

Un tiem­po des­pués, su pa­dre le com­pró un apar­ta­men­to en el área de Earls Court de Kensington de re­ga­lo pa­ra su 18 cumpleaños, donde vi­vió has­ta 1981, com­par­tién­do­lo con tres com­pa­ñe­ros de pi­so. En es­ta épo­ca, a pe­ti­ción de su ma­dre, to­mó cla­ses avan­za­das de co­ci­na, aun­que nun­ca se vol­vió pro­fe­sio­nal, y co­men­zó a tra­ba­jar como pro­fe­so­ra de ni­ños has­ta que tu­vo un ac­ci­den­te de es­quí que la in­ha­bi­li­tó por tres me­ses. Tam­bién tra­ba­jó como asis­ten­te de prees­co­lar, ayu­dó a or­ga­ni­zar fies­tas, y has­ta tu­vo al­gu­nos tra­ba­jos de lim­pie­za pa­ra su her­ma­na Sa­rah y sus ami­gos.

En el ve­rano del 1980 fue cuan­do el prín­ci­pe real­men­te se in­tere­só

por Dia­na, des­pués de que la re­la­ción con Sa­rah, la her­ma­na ma­yor de Dia­na, ha­bía ter­mi­na­do.

Dia­na fue a un jue­go de po­lo en las afue­ras de la ciu­dad cuan­do vio a Char­les ju­gan­do y con­ver­sa­ron des­pués del jue­go.

El prín­ci­pe la in­vi­tó a un fin de se­ma­na en Co­wes, a bor­do del ya­te real Bri­tan­nia, se­gui­do por una in­vi­ta­ción al cas­ti­llo de Bal­mo­ral, donde fue bien re­ci­bi­da por la rei­na, prín­ci­pe Phi­lip y la rei­na ma­dre.

La pa­re­ja tu­vo al­gu­nas ci­tas en Lon­dres y seis me­ses des­pués, en fe­bre­ro de 1981, Char­les le pro­pu­so matrimonio.

Su­san Zi­rinsky, la pro­duc­to­ra eje­cu­ti­va de Prin­cess Dia­na: Her Li­fe, Her Death, The Truth, di­ce que:

“Lo que más me sor­pren­dió es que so­lo ha­bían sa­li­do 12 ve­ces an­tes de ca­sar­se”.

Dia­na y el prín­ci­pe Char­les se ca­sa­ron el 29 de ju­lio de 1981, en la Ca­te­dral de San Pa­blo de Lon­dres, co­men­zan­do una de las re­la­cio­nes más pu­bli­ca­das y co­men­ta­das en los me­dios. Su bo­da se­ría co­no­ci­da como la bo­da del si­glo.

Sus ex­pe­rien­cias de in­fan­cia im­pac­ta­ron pro­fun­da­men­te a la prin­ce­sa, en­ca­mi­nán­do­le a un des­tino de trá­gi­co final. El im­pac­to psi­co­ló­gi­co de los su­ce­sos de su in­fan­cia, es­pe­cial­men­te el pro­fun­do do­lor pro­vo­ca­do por el di­fí­cil di­vor­cio de sus pa­dres y la sub­si­guien­te re­la­ción en­tre am­bos, pro­du­jo en Dia­na una ne­ce­si­dad de ser acep­ta­da, ama­da y ado­ra­da que le lle­va­ría más tar­de a bus­car la apre­cia­ción de to­do el que le ro­dea­ba, in­clu­yen­do, en ex­tre­mo, a la apro­ba­ción del pue­blo bri­tá­ni­co y de to­do aquel que se en­con­tra­ba ex­pues­to a la des­crip­ción de su per­so­na en los me­dios. RP

El prín­ci­pie la in­vi­tó a un fin de se­ma­na a Co­wes, a bor­do del ya­te real Bri­tan­nia, se­gui­do por una in­vi­ta­ción al cas­ti­llo de Bal­mo­ral, donde fue bien re­ci­bi­da por la rei­na, prín­ci­pe Phi­lip y la rei­na ma­dre. Tuvieron al­gu­nas ci­tas en Lon­dres y seis me­ses des­pués, en fe­bre­ro de 1981, Char­les le pro­pu­so matrimonio.

"Lo que más me sor­pren­dió es que so­lo ha­bían sa­li­do 12 ve­ces

an­tes de ca­sar­se".

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.