LOS AMO­RÍOS DE UNA PRIN­CE­SA

Des­pués de su matrimonio con el prín­ci­pe Char­les, fue­ron mu­chos los enamo­ra­dos que se ru­mo­ra­ron sa­lían con la prin­ce­sa de Ga­les.

Ritmo Platinum - - Contenido - tex­to Aman­da Pi­zano fo­tos Fuen­te externa

Ex­plo­ra­mos los ru­mo­ra­dos amo­res de la prin­ce­sa de Ga­les des­pués de su matrimonio.

Cuan­do Dia­na Spen­cer con­tra­jo matrimonio con el prín­ci­pe Char­les, una de las ca­rac­te­rís­ti­cas que le atraía a la monarquía era su apa­rien­cia vir­gi­nal. Es­ta ima­gen fue des­va­ne­ci­da en la inau­gu­ra­ción de la ga­le­ría Ser­pen­ti­ne, en una fies­ta pa­tro­ci­na­da por Va­nity Fair en 1994, cuan­do la prin­ce­sa sa­lió en un atre­vi­do ves­ti­do, de cor­te por en­ci­ma de la ro­di­lla y sin man­gas, que se vol­vió icó­ni­co. El ves­ti­do, de la di­se­ña­do­ra Ch­ris­ti­na Stam­bo­lian, ha­bía si­do pre­sen­ta­do a la prin­ce­sa tres años an­tes, pe­ro le ha­bía con­si­de­ra­do muy atre­vi­do.

Esa no­che, sin em­bar­go, Dia­na que­ría y ne­ce­si­ta­ba sen­tir­se como un mi­llón de dó­la­res, pues fue la no­che que se te­le­vi­só la afa­ma­da en­tre­vis­ta donde su es­po­so, el prín­ci­pe Char­les, con­fe­só su adul­te­rio con Ca­mi­lla Par­ker-Bow­les. Esa no­che fue tam­bién el ini­cio de una lar­ga tra­yec­to­ria de ru­mo­res que si­guie­ron a la prin­ce­sa y sus enamo­ra­dos has­ta el día de su trá­gi­ca par­ti­da.

En es­tas lí­neas ex­plo­ra­mos al­gu­nos de los más fa­mo­sos ru­mo­ra­dos enamo­ra­dos de la prin­ce­sa:

Prín­ci­pe Char­les

El de­ba­te de si el he­re­de­ro al trono bri­tá­ni­co real­men­te amó a su es­po­sa en al­gún mo­men­to es dis­cu­ti­ble.

Al­gu­nos afir­man que es­tu­vo enamo­rado du­ran­te esos pri­me­ros años de matrimonio, mien­tras que otros, la prin­ce­sa in­clui­da, no es­tán tan se­gu­ros.

Du­ran­te la en­tre­vis­ta que se reali­zó in­me­dia­ta­men­te des­pués de ha­ber anun­cia­do su com­pro­mi­so, a Char­les le pre­gun­ta­ron si es­ta­ba enamo­rado. Su res­pues­ta en ese mo­men­to fue: “lo que sea que eso sig­ni­fi­ca”, y es­tas pa­la­bras trau­ma­ron a la prin­ce­sa des­de an­tes de sus nup­cias.

Dia­na era muy jo­ven al mo­men­to de su bo­da y mu­chos que le co­no­cie­ron afir­man te­nía una vi­sión muy idea­lis­ta de su prín­ci­pe. Es­ta fue rá­pi­da­men­te de­cep­cio­na­da por su for­ma de ac­tuar y dis­tan­cia. Su re­la­ción se de­te­rio­ró tras el na­ci­mien­to del se­gun­do hijo de la pa­re­ja, el prín­ci­pe Harry, y po­co des­pués am­bos bus­ca­ron otros aman­tes. Aún así, mu­chos afir­ma­ron que Char­les fue el amor de la vi­da de Dia­na.

Barry Man­na­kee

Man­na­kee fue el guar­daes­pal­das per­so­nal de la prin­ce­sa du­ran­te aque­llos años en los que Dia­na te­nía po­cos con­fi­den­tes. Por es­ta ra­zón, se con­vir­tió rá­pi­da­men­te en un hom­bro de apo­yo pa­ra la prin­ce­sa y tuvieron una fuer­te e in­ten­sa amis­tad. ¿Fue al­go más su re­la­ción? Es di­fí­cil de­cir­lo. Man­na­kee fue des­po­ja­do de su pues­to por ha­ber des­per­ta­do la sos­pe­cha de Char­les y de­más miem­bros del pa­la­cio, pe­ro no hay for­ma de con­fir­mar pues fa­lle­ció 10 años an­tes que la prin­ce­sa en cir­cuns­tan­cias iró­ni­ca­men­te similares.

Da­vid Wa­ter­hou­se

Wa­ter­hou­se fue Ca­pi­tán, y más tar­de Ma­yor, de Ca­ba­lle­ría. En 1987 se le in­vi­tó a un via­je de es­quí a Klos­ters y se di­ce que fue un ma­ra­vi­llo­so invitado. Ade­más, se le atri­bu­ye ha­ber si­do uno de los más lea­les ami­gos de la prin­ce­sa du­ran­te sus años di­fí­ci­les, cau­ti­ván­do­la con su sen­si­bi­li­dad y di­ver­ti­da per­so­na­li­dad. Wa­ter­hou­se fue fo­to­gra­fia­do con la prin­ce­sa en di­fe­ren­tes oca­sio­nes, en­tre ellas en un con­cier­to de Da­vid Bo­wie en 1987 pa­ra el cual Dia­na vis­tió unos pan­ta­lo­nes apre­ta­dos de piel que fue­ron cri­ti­ca­dos por los ofi­cia­les del pa­la­cio.

Ja­mes Gil­bey

Gil­bey fue uno de los me­jo­res ami­gos de Dia­na du­ran­te to­da su vi­da adul­ta.

Su di­ver­ti­da per­so­na­li­dad ha­cían que la prin­ce­sa se sin­tie­ra có­mo­da cuan­do se reunían en fies­tas y de­más oca­sio­nes so­cia­les, y su per­so­na­li­dad era un gran con­tras­te a la dis­tan­cia del prín­ci­pe Char­les.

Has­ta el día de hoy, Gil­bey ha rehu­sa­do con­fir­mar su amo­río con la prin­ce­sa, pe­ro ha ha­bla­do ex­ten­sa­men­te de los de­más as­pec­tos de su vi­da, aun cuan­do lla­ma­das te­le­fó­ni­cas ín­ti­mas en­tre él y la prin­ce­sa fue­ron re­ve­la­das por la pren­sa.

Se di­ce que la prin­ce­sa no qui­so man­te­ner la re­la­ción a lar­go pla­zo por­que Gil­bey no te­nía los re­cur­sos pa­ra man­te­ner el es­ta­tus al que Dia­na se ha­bía acos­tum­bra­do.

Ja­mes He­witt

Ja­mes He­witt per­te­ne­cía uno de los re­gi­mien­tos más pres­ti­gio­sos de Su Ma­jes­tad, re­ci­bien­do el ho­nor de ser Ca­pi­tán de Guar­da­vi­das.

He­witt era, ade­más, un ex­ce­len­te ju­ga­dor de po­lo. Su fí­si­co era muscu­loso y atlé­ti­co. He­witt es una de las fi­gu­ras más vi­li­fi­ca­das del si­glo XX, pues ven­dió la his­to­ria de su aven­tu­ra con la prin­ce­sa a una pu­bli­ca­ción in­gle­sa. Dia­na de­cla­ró que es­ta­ba de­vas­ta­da tras ha­ber­se en­te­ra­do de que He­witt ha­bía con­ta­do los de­ta­lles ín­ti­mos de su re­la­ción por di­ne­ro y no vol­vió a di­ri­gir­le la pa­la­bra al hom­bre del que ha­bía estado pro­fun­da­men­te enamo­ra­da. Ami­gos de am­bos le des­cri­ben como un hom­bre de gran ca­ris­ma y sen­ti­do del hu­mor. Es­tu­vie­ron jun­tos a par­tir de 1991, du­ran­te un pe­río­do en el que la re­la­ción en­tre Char­les y Dia­na se en­con­tra­ba en un pun­to par­ti­cu­lar­men­te di­fí­cil.

Las opor­tu­ni­da­des de que tu­vie­ran una re­la­ción du­ra­de­ra fue­ron po­cas, Dia­na es­ta­ba aún ca­sa­da con Char­les y ha­bía de­ter­mi­na­do que no se vie­ra en las pren­sa como que sus in­dis­cre­cio­nes fue­ron la cau­sa del de­cli­ve y even­tual final de su matrimonio. Des­pués de su rup­tu­ra ini­cial, las po­si­bi­li­da­des de re­con­ci­liar­se fue­ron di­si­pa­das por el he­cho de que He­witt es­cri­bió un li­bro so­bre su tiem­po jun­tos.

Will Car­ling

Car­ling fue el ca­pi­tán del equi­po de rugby más exi­to­so de su tiem­po lo que le ha­cía un lí­der na­tu­ral. Fue, ade­más, pre­sen­ta­dor de

Dia­na de­cla­ró que es­ta­ba de­vas­ta­da tras ha­ber­se en­te­ra­do de que He­witt ha­bía con­ta­do los de­ta­lles ín­ti­mos de su re­la­ción por di­ne­ro y no vol­vió a di­ri­gir­le la pa­la­bra al hom­bre del que ha­bía estado pro­fun­da­men­te enamo­ra­da.

te­le­vi­sión. Su vi­da per­so­nal, sin em­bar­go, fue más com­pli­ca­da, es­pe­cial­men­te cuan­do se re­la­cio­nó con Dia­na, su es­po­sa Ju­lia y su no­via Ali Coc­kay­ne.

Se­gún los ru­mo­res, Car­ling y Dia­na se co­no­cie­ron en el gim­na­sio donde se jun­ta­ban a to­mar ca­fé por las ma­ña­nas. Car­ling im­pre­sio­nó a Dia­na por ha­ber­se po­di­do re­la­cio­nar efec­ti­va­men­te con los jó­ve­nes hi­jos de la prin­ce­sa, sien­do am­bos gran­des fans del rugby.

Ni Dia­na ni Car­ling con­fe­sa­ron pú­bli­ca­men­te su re­la­ción en nin­gún mo­men­to, pe­ro la rup­tu­ra del matrimonio de Car­ling y el he­cho de que su es­po­sa pú­bli­ca­men­te cri­ti­có a la prin­ce­sa en múl­ti­ples oca­sio­nes, han lle­va­do al pú­bli­co a es­pe­cu­lar que la re­la­ción era mu­cho más que amis­to­sa.

Has­nar Khan

Khan fue el ci­ru­jano car­dio­vas­cu­lar que cap­tó el co­ra­zón de la prin­ce­sa Dia­na. Su atrac­ti­vo pa­ra la prin­ce­sa con­sis­tía en su con­duc­ta ge­nui­na y re­la­ja­da que le per­mi­tía sa­lir­se de su ru­ti­na es­tre­san­te. Khan y Dia­na pri­me­ro se co­no­cie­ron en una de sus fre­cuen­tes vi­si­tas a hos­pi­ta­les, en un mo­men­to de su vi­da, en 1996, cuan­do se acos­tum­bra­ba a su nue­vo rol como em­ba­ja­do­ra de di­fe­ren­tes cau­sas. La na­tu­ra­le­za se­ria y res­pon­sa­ble de Khan lle­na­ba en la prin­ce­sa una ne­ce­si­dad de nor­ma­li­dad que Dia­na no ha­bía des­cu­bier­to des­de su matrimonio. Los ru­mo­res di­cen que la prin­ce­sa se re­fe­ría Khan como “The One” o el hom­bre con el que se ca­sa­ría y que tra­ta­ba for­zo­sa­men­te de im­pre­sio­nar a sus fa­mi­lia­res, quie­nes con­si­de­ra­ban a Dia­na una pa­re­ja inade­cua­da pa­ra un hom­bre como Khan.

Br­yan Adams

Br­yan Adams es­cri­bió una can­ción ti­tu­la­da Dia­na pa­ra la prin­ce­sa de Ga­les en 1985, años an­tes de co­no­cer­la. Se­gún el li­bro A Ro­yal Duty, es­cri­to por el ma­yor­do­mo de Dia­na, Paul Bu­rrell, Adams cul­ti­vó el apre­cio de Dia­na has­ta que, en 1996, tras el di­vor­cio de Dia­na y Char­les, se con­so­li­dó la re­la­ción. La ex­no­via de Adams, Ce­ci­le Thom­sen, tam­bién ha si­do men­cio­na­da, ase­gu­ran­do que la re­la­ción exis­tió.

De­be­mos dar­le su es­pa­cio apar­te, por su­pues­to, al hom­bre que fa­lle­ció al la­do de la prin­ce­sa de Ga­les. Dodi Al-Fayed fue el úl­ti­mo in­ten­to de la prin­ce­sa de en­con­trar el amor ver­da­de­ro y fue con es­te que se en­con­tra­ba du­ran­te aque­lla no­che trá­gi­ca en Pa­rís.

Dodi Al-Fayed fue el úl­ti­mo in­ten­to de la prin­ce­sa de en­con­trar el amor ver­da­de­ro y fue con es­te que se en­con­tra­ba du­ran­te aque­lla no­che trá­gi­ca en Pa­rís.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.