CA­MI­LA DU­QUE­SA DE CORNWALL

De­ta­lles de su fa­mi­lia, abo­len­go, su eterno y se­cre­to amor: el prín­ci­pe Char­les

Ritmo Platinum - - Contenido - tex­to Pau­li­na Va­re­la fo­tos Fuen­te externa

To­ma­mos una vis­ta des­de otra pers­pec­ti­va a la his­to­ria de Ca­mi­la y el prín­ci­pe Char­les.

Ca­mi­lla Ro­se­mary Shand na­ció el 17 de ju­lio de 1947 en Lon­dres, In­gla­te­rra, en una fa­mi­lia no­ble. Fue­ron sus pa­dres, el Ma­yor Bru­ce Shand, quien era ofi­cial del Ejér­ci­to bri­tá­ni­co y su es­po­sa, la ho­no­ra­ble Ro­sa­lind Cu­bitt, la hi­ja de Ro­land Cu­bitt, el ter­cer Ba­rón Ash­com­be. Tie­ne una her­ma­na me­nor, An­na­bel Elliot, y te­nía un her­mano me­nor, Mark Shand, quien fa­lle­ció en el 2014. Se cree que su bi­sa­bue­la ma­ter­na, Ali­ce Kep­pel, fue aman­te del rey Eduar­do VII de 1898 a 1910. Du­ran­te su in­fan­cia, Ca­mi­lla se con­vir­tió en una lec­to­ra ávi­da, de­bi­do a la in­fluen­cia de su pa­dre. Cre­ció con mu­chas mas­co­tas, y, a una edad tem­pra­na, apren­dió a mon­tar a ca­ba­llo, lo cual desa­rro­lló –des­de muy tem­pra­na edad– su amor por las ac­ti­vi­da­des ecues­tres. Se­gún ella, su in­fan­cia “fue per­fec­ta en to­dos los sen­ti­dos”. Es­to la hi­zo con­ver­tir­se en una ji­ne­te apa­sio­na­da y se le veía fre­cuen­te­men­te en ac­ti­vi­da­des ecues­tres. Al cum­plir los die­ci­séis años, via­jó al ex­tran­je­ro pa­ra asis­tir a una es­cue­la de per­fec­cio­na­mien­to en Sui­za. Des­pués de com­ple­tar su cur­so, via­jó a Fran­cia pa­ra apren­der fran­cés y ex­plo­rar la li­te­ra­tu­ra fran­ce­sa en la Uni­ver­si­dad de Lon­dres en Pa­rís, du­ran­te seis me­ses. Ca­mi­lla to­mó la de­ci­sión de mu­dar­se de ca­sa y, al ha­cer­lo, com­par­tió va­rios pi­sos con ami­gas cer­ca­nas. Du­ran­te es­ta épo­ca tra­ba­jó como se­cre­ta­ria pa­ra una va­rie­dad de fir­mas pres­ti­gio­sas en el West End, y lue­go fue recepcionista en la fir­ma de de­co­ra­ción Sibyl Co­le­fax y John Fow­ler en May­fair.

Pri­mer En­cuen­tro con Prin­ce Char­les

Aun­que Ca­mi­lla y el prín­ci­pe Char­les per­te­ne­cían al mis­mo círcu­lo so­cial y oca­sio­nal­men­te asis­tían a los mis­mos even­tos, no fue­ron in­tro­du­ci­dos de ma­ne­ra for­mal has­ta que, en 1971, se co­no­cie­ron en un jue­go de po­lo en Wind­sor Great Park cuan­do Ca­mi­lla bro­meó acer­ca del he­cho que su bi­sa­bue­la ha­bía te­ni­do un ro­man­ce con el rey Eduar­do VII, di­cien­do: “Mi bi­sa­bue­la era la aman­te de su ta­ta­ra­bue­lo. Sien­to que te­ne­mos al­go en co­mún”. Des­pués de es­to, se con­vir­tie­ron en ami­gos ín­ti­mos y even­tual­men­te co­men­za­ron a sa­lir como pa­re­ja, lo cual era bien co­no­ci­do den­tro de su círcu­lo so­cial. A prin­ci­pios de 1973, lue­go de sa­lir por un cor­to tiem­po, la re­la­ción fue pues­ta en pau­sa pues el prín­ci­pe Char­les tu­vo que via­jar al ex­tran­je­ro pa­ra unir­se a la Ma­ri­na Real y cum­plir con sus de­be­res reales. Sin em­bar­go, la re­la­ción ter­mi­nó abrup­ta­men­te un tiem­po des­pués cuan­do el prín­ci­pe Char­les vuel­ve a ca­sa, y se en­cuen­tra con la no­ti­cia que Ca­mi­lla es­ta­ba com­pro­me­ti­da pa­ra ca­sar­se con An­drew Par­ker Bow­les.

Exis­ten mu­chas teo­rías y ru­mo­res de­trás de la ines­pe­ra­da rup­tu­ra por­que la re­la­ción ter­mi­nó de una ma­ne­ra tan ines­pe­ra­da, pe­ro la ma­yo­ría de los bió­gra­fos reales con­cuer­dan que in­clu­so si Char­les y Ca­mi­lla hu­bie­sen que­ri­do ca­sar­se o tra­ta­do de ob­te­ner la apro­ba­ción pa­ra ha­cer­lo, ha­bría si­do re­cha­za­do, pues de Ca­mi­lla se ha­bía di­cho que no era lo su­fi­cien­te­men­te “vir­gi­nal” ni lo su­fi­cien­te­men­te aris­to­crá­ti­ca pa­ra ca­sar­se con el prín­ci­pe. Se de­cía que pa­ra re­ci­bir apro­ba­ción de su fa­mi­lia y de sus ase­so­res, cual­quier no­via po­ten­cial ten­dría que te­ner un fon­do aris­to­crá­ti­co, no po­día ha­ber­se ca­sa­do an­te­rior­men­te y pre­fe­ri­ble­men­te, ser vir­gen, lo cual Ca­mi­lla no cum­plía.

Pri­mer matrimonio con An­drew Par­ker Bow­les

A fi­na­les de los años se­sen­ta, Ca­mi­lla co­no­ció a An­drew Par­ker Bow­les, un ofi­cial de la Guar­dia y te­nien­te de los Blues y Ro­yals, a tra­vés de su her­mano me­nor, Si­mon Par­ker Bow­les, quien tra­ba­ja­ba pa­ra la fir­ma de vi­nos de su pa­dre en May­fair. Su re­la­ción ini­cial fue de ma­ne­ra irre­gu­lar ya que ter­mi­na­ban y vol­vían con el no­viaz­go du­ran­te al­gu­nos años. Pe­ro a la re­la­ción se le ha­bía vis­to el final en 1970 cuan­do An­drew co­men­zó a sa­lir con la prin­ce­sa An­ne, la her­ma­na me­nor del prín­ci­pe Char­les. Sin em­bar­go, des­pués de que Ca­mi­lla ter­mi­na­ra su re­la­ción con el prín­ci­pe, se re­con­ci­lia­ron y anun­cia­ron su com­pro­mi­so en el Ti­mes, en 1973, ca­sán­do­se el 4 de ju­lio ese mis­mo año. Fue con­si­de­ra­da la “Bo­da de la so­cie­dad del año”. La au­to­ra real Penny Ju­nior re­ve­la, en su li­bro The Du­chess: The Un­told Story que el prín­ci­pe Char­les le su­pli­có a Ca­mi­lla de no ca­sar­se. Pe­ro Ca­mi­lla si­guió ade­lan­te por­que sa­bía que Char­les no te­nía in­ten­cio­nes de ca­sar­se con ella. Ca­mi­lla y An­drew, du­ran­te su matrimonio, tuvieron dos hi­jos, Tom (na­ci­do en 1974), quien es ahi­ja­do del prín­ci­pe Char­les, y Lau­ra (na­ci­da en 1978). Sus hi­jos fue­ron cria­dos en la fe ca­tó­li­ca ro­ma­na de su pa­dre, par­ti­cu­lar­men­te du­ran­te la vi­da de su abue­la pa­ter­na.

Po­cos años des­pués de la bo­da, ya ha­bían ru­mo­res acer­ca de la re­la­ción de Ca­mi­lla y Char­les; aun­que ella es­ta­ba ca­sa­da, se creía que ellos ha­bían re­to­ma­do su re­la­ción de ma­ne­ra romántica. Se di­ce tam­bién que An­drew es­ta­ba al tan­to de que es­to es­ta­ba ocu­rrien­do, pe­ro lo per­mi­tía pues él tam­bién es­ta­ba con otras mujeres.

Trian­gu­lo amo­ro­so

En el 1980, el prín­ci­pe co­no­ce a Lady Dia­na, cuan­do ella so­lo te­nía 18 años y él ya arri­ba­ba a los 30. Le pro­pu­so matrimonio tan so­lo un año des­pués, el 6 de fe­bre­ro de 1981. La no­ti­cia sa­lió al pú­bli­co el 24 de fe­bre­ro, des­pués de una en­tre­vis­ta que Char­les tu­vo con el pe­rió­di­co más pres­ti­gio­so del Reino Uni­do “The Guar­dian”, en la cual co­men­tó acer­ca del com­pro­mi­so, di­cien­do: “Me sien­to po­si­ti­va­men­te en­can­ta­do y fran­ca­men­te asom­bra­do de que Di es­té pre­pa­ra­da pa­ra to­do es­to”. Se di­ce que Ca­mi­lla ayu­dó al prín­ci­pe Char­les a ele­gir a su fu­tu­ra es­po­sa, Dia­na, ya que Ca­mi­lla ha­bía si­do de­cli­na­da como una es­po­sa po­ten­cial años an­tes por Lord Mount­bat­ten, de Bur­ma, de­bi­do a su edad (16 me­ses ma­yor que el prín­ci­pe), su ex­pe­rien­cia se­xual, y su fal­ta de li­na­je aris­to­crá­ti­co. Char­les, lue­go se ca­só con la Dia­na en ju­lio de 1981 en una bo­da real de cuen­to de ha­das, con un es­ti­ma­do de 750 mi­llo­nes de per­so­nas vien­do al­re­de­dor del mun­do, y con Ca­mi­lla asis­tien­do como in­vi­ta­da. Pe­ro si­tua­cio­nes co­men­za­ron a vol­ver­se di­fí­ci­les y es­ca­bro­sas has­ta an­tes de la lla­ma­da bo­da del si­glo. Se re­ve­la en la fa­mo­sa bio­gra­fía de Dia­na por An­drew Mor­ton, Dia­na: Her True Story he­cha por las gra­ba­cio­nes ofi­cia­les de Dia­na, que la prin­ce­sa de Ga­les en­con­tró un bra­za­le­te con las ini­cia­les Gy F de Gladys y Fred, los apo­dos que se ha­bían pues­to el prín­ci­pe Char­les y su en­ton­ces aman­te, en el es­cri­to­rio de Mi­chael Col­bor­ne, el con­fi­den­te y mano de­re­cha del prín­ci­pe. An­drew Mor­ton, el bió­gra­fo ofi­cial de Dia­na re­ve­la que Dia­na pen­só en can­ce­lar la bo­da, di­cién­do­le a sus her­ma­nas: “No pue­do ca­sar­me con él, no pue­do ha­cer es­to, es­to es ab­so­lu­ta­men­te in­creí­ble”. Lo que ellas le res­pon­den que ya es­ta­ba muy tar­de, ya que “tu ca­ra ya es­tá en las toa­llas de té”. Lo que no te­nía idea era que su pro­pio es­po­so pa­ra ha­cer­lo, tam­bién tu­vo que ser per­sua­di­do al al­tar. Se re­ve­la en la bio­gra­fía por Penny Ju­nor que el prín­ci­pe Char­les, an­tes de la bo­da, se pa­ró en la ventana del Buckingham Pa­la­ce a ver a la mul­ti­tud con lá­gri­mas co­rrien­do por su ca­ra. Ju­nor tam­bién agre­ga que: “Mien­tras Char­les ca­mi­na­ba por el pa­si­llo, mi­ró a Ca­mi­lla con una mi­ra­da tris­te en su ros­tro. Su ma­ra­vi­llo­sa aven­tu­ra ha­bía ter­mi­na­do, y la reali­dad es­ta­ba al abrir de una puer­ta”. Otra bio­gra­fía por Cat­he­ri­ne Ma­yer, tam­bién re­ve­la que el prín­ci­pe Char­les le di­jo a un asis­ten­te en su bo­da: “No pue­do se­guir con la bo­da”.

Des­de la bo­da ya co­mien­za la pa­ra­noia de Dia­na y el desas­tro­so matrimonio. Tan rá­pi­do, que ya en la lu­na de miel es­ta­ban te­nien­do pro­ble­mas, cuan­do el prín­ci­pe Char­les usa un con­jun­to de ge­me­los que le ha­bía re­ga­la­do su ex no­via, Ca­mi­lla. Dia­na tam­bién re­ve­ló, en unas se­ries de le­tras a su se­cre­ta­ria per­so­nal, Ja­ne Par­sons, de su tiem­po en la lu­na de miel donde por es­tas le­tras, pue­den ver una

El día del anun­cio del com­pro­mi­so ma­tri­mo­nial, el Pa­la­cio de Buckingham anun­ció que Ca­mi­lla se­ría ti­tu­la­da como du­que­sa de Cornwall, con el tra­ta­mien­to de Al­te­za Real, evi­tan­do así con­fu­sio­nes y brin­dan­do un res­pe­to a la me­mo­ria de Dia­na. Des­pués de con­ver­tir­se en du­que­sa de Cornwall, Ca­mi­lla ad­qui­rió ran­go como la se­gun­da mu­jer más al­ta de la

Or­den de Pre­ce­den­cia del Reino Uni­do (des­pués de la Rei­na).

El matrimonio se llevó a ca­bo en una ce­re­mo­nia ci­vil en Wind­sor Guild­hall, el 9 de abril de 2005. La ce­re­mo­nia,

rea­li­za­da en pre­sen­cia de las fa­mi­lias de la pa­re­ja: los pa­dres del no­vio, la rei­na

Eli­za­beth II y el prín­ci­pe Phi­llip, du­que de Edim­bur­go, no asis­tie­ron a la ce­re­mo­nia de bo­das ci­vil, pe­ro es­ta­ban

pre­sen­tes en el Ser­vi­cio de Ora­ción y De­di­ca­ción y ce­le­bra­ron una re­cep­ción pa­ra la pa­re­ja en el Cas­ti­llo de

Wind­sor des­pués.

vis­lum­bre ín­ti­ma del matrimonio en­tre los re­cién ca­sa­dos. En es­tas se­ries de le­tras, la jo­ven prin­ce­sa tam­bién re­ve­la que: “La lu­na de miel fue una opor­tu­ni­dad per­fec­ta pa­ra po­ner­se al día con el sue­ño”.

La pa­re­ja te­nían di­fe­ren­tes in­tere­ses se­gún Penny Ju­nor en su nue­va bio­gra­fía so­bre Ca­mi­lla, The Du­chess: The Un­told Story que en­ton­ces la prin­ce­sa Dia­na, no mos­tra­ba amor por los pe­rros y ca­ba­llos de la fa­mi­lia real, el tra­ba­jo de Char­les, la llu­via, Bal­mo­ral (la pro­pie­dad de la fa­mi­lia real), via­jar y has­ta es­tar so­la. Mu­chas co­sas que apa­sio­na­ban a am­bos, el prín­ci­pe Char­les y a Ca­mi­lla.

Una dé­ca­da más tar­de, la re­la­ción amo­ro­sa del prín­ci­pe con Ca­mi­lla se hi­zo pú­bli­ca y en 1993, sa­lió a la luz el es­cán­da­lo “Ca­mi­lla­ga­te”, en el que se pu­bli­ca­ron trans­crip­cio­nes de una ín­ti­ma con­ver­sa­ción te­le­fó­ni­ca en­tre la pa­re­ja en el 1989, donde ex­pre­sa­ron su amor usan­do un len­gua­je ín­ti­mo pa­ra re­fle­jar esa pa­sión y se ha­bló de bus­car ca­sas ru­ra­les de ami­gos cer­ca­nos donde pu­die­ran se­cre­ta­men­te “Ren­dez­vous”.

Ca­mi­lla, en la cin­ta, tam­bién de­cía có­mo desea a Char­les de­ses­pe­ra­da­men­te, lo cual repite tres ve­ces mien­tras él le de­cla­ra­ba su amor y se rehu­sa­ban a de­cir adiós. Des­pués de es­ta in­fa­me cin­ta, co­no­ci­da como el “Ca­mi­lla­ga­te”, Char­les y Ca­mi­lla fue­ron cru­ci­fi­ca­dos por los me­dios de co­mu­ni­ca­ción. “No po­día ir real­men­te a nin­gún la­do. Era ho­rri­ble. Fue una épo­ca muy des­agra­da­ble en mi vi­da y no se la desea­ría ni a mi peor enemi­go”, di­jo la du­que­sa de Cornwall re­cien­te­men­te so­bre la épo­ca des­pués de que su re­la­ción fue re­ve­la­da al mun­do.

Ca­mi­lla des­pués de su di­vor­cio

En enero de 1995, des­pués de 22 años de matrimonio, Ca­mi­lla y An­drew de­ci­die­ron di­vor­ciar­se, 15 de esos años Ca­mi­lla te­nía una re­la­ción amo­ro­sa con el prín­ci­pe Char­les. Una de­cla­ra­ción con­jun­ta he­cha por sus abo­ga­dos el 11 de enero de 1995 afir­mó que su di­vor­cio era amistoso y que se de­bía a que la pa­re­ja te­nía in­tere­ses muy dis­tin­tos. El di­vor­cio fue fi­na­li­za­do en mar­zo de 1995. Un año des­pués An­drew se ca­sa con su se­gun­da es­po­sa Ro­se­mary.

Al mis­mo tiem­po, la re­la­ción ma­tri­mo­nial de Char­les y Dia­na ha­bía em­pe­za­do a de­te­rio­rar­se de for­ma pú­bli­ca y, en 1992, la pa­re­ja se se­pa­ró de ma­ne­ra for­mal, se­pa­ra­ción que ter­mi­nó en di­vor­cio el 28 de agos­to de 1996. Des­pués de los di­vor­cios de am­bas pa­re­jas y an­tes de la muer­te de Dia­na en 1997, Char­les y Ca­mi­lla em­pe­za­ron a ver­se otra vez de ma­ne­ra dis­cre­ta. Char­les era cons­cien­te de que la re­la­ción es­ta­ba re­ci­bien­do mu­cha publicidad ne­ga­ti­va y nom­bró a Mark Bo­lland, a quien ha­bía em­plea­do en 1995 pa­ra re­no­var su pro­pia ima­gen y pa­ra me­jo­rar el per­fil pú­bli­co de Ca­mi­lla.

Aun­que mu­chos pien­san que su matrimonio fue un po­co inusual y tris­te, Ca­mi­lla co­men­ta en su bio­gra­fía que ella y An­drew aún son ami­gos y que su matrimonio fue fe­liz y muy ca­ri­ño­so. Has­ta es­te día tie­nen una re­la­ción muy amis­to­sa, An­drew y su es­po­sa, Ro­se­mary asis­tie­ron a la bo­da del prín­ci­pe de Ga­les y Ca­mi­lla y ha­ce seis años Ca­mi­lla asis­tió al fu­ne­ral de la se­gun­da es­po­sa de An­drew, Ro­se­mary quien per­dió la lu­cha contra el cán­cer.

Jun­tos al fin

Ca­mi­la se con­vir­tió en la acom­pa­ñan­te no ofi­cial de Char­les en va­rios even­tos. En 1999, la pa­re­ja hi­zo su pri­me­ra apa­ri­ción pú­bli­ca y ofi­cial en el Ritz Ho­tel en Lon­dres, donde asis­tie­ron a una fies­ta de cumpleaños. Unos dos­cien­tos ca­ma­ró­gra­fos y re­por­te­ros de to­do el mun­do es­ta­ban allí pa­ra pre­sen­ciar­los jun­tos. En 2000, acom­pa­ñó a Char­les a Es­co­cia pa­ra una se­rie de com­pro­mi­sos ofi­cia­les. Ella se reunió más tar­de con la rei­na, por pri­me­ra vez des­de que se hi­zo pú­bli­ca la re­la­ción, en la fies­ta de 60 años del rey de Gre­cia, Cons­tan­tino II. Es­ta reunión fue vis­ta como un cla­ro se­llo de apro­ba­ción por la Rei­na so­bre la re­la­ción de Char­les y Ca­mi­lla.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.