AMO­RES COM­PLE­JOS

Ritmo Platinum - - Contenido - tex­to Nat­ha­lie Her­nán­dez

La es­can­da­lo­sa vi­da del prín­ci­pe Char­les de In­gla­te­rra, he­re­de­ro a la Co­ro­na bri­tá­ni­ca.

El he­re­de­ro a la co­rono bri­tá­ni­ca ha si­do el pro­ta­go­nis­ta de una sa­ga

amo­ro­sa épi­ca que se ha ex­ten­di­do por dé­ca­das.

Mu­cho se ha es­pe­cu­la­do so­bre el matrimonio del prín­ci­pe Char­les y Dia­na de Ga­les. A lo lar­go de la his­to­ria de sus vi­das, se ha pre­su­mi­do (y aún des­pués de la muer­te de Dia­na) que su matrimonio so­lo se tra­tó de un arre­glo en­tre abue­las y se ha di­cho, ade­más, que la unión se con­su­mó por pu­ro com­pro­mi­so y no por amor. Cier­to o no, lo que sí es ver­da­de­ro es que fue un matrimonio lleno de tur­bu­len­cias, mu­chas de las cua­les fue­ron sen­ti­das des­de los me­dios, in­clu­yen­do las in­fi­de­li­da­des que am­bos pro­ta­go­ni­za­ron. Como es bien sa­bi­do, las per­tur­ba­cio­nes de es­te matrimonio real tra­jo con­si­go el di­vor­cio y unas se­gun­das nup­cias lle­nas de es­cán­da­los, de las que aún se ha­bla y se es­pe­cu­la: el matrimonio en­tre Char­les de In­gla­te­rra y Ca­mi­la Par­ker-Bow­les. Las in­fi­de­li­da­des pa­ra con la ma­dre de sus hi­jos y su amo­río con la no bien vis­ta Ca­mi­la, nos ha­cen com­pren­der que la vi­da amo­ro­sa del prín­ci­pe de Ga­les, ha si­do una muy com­ple­ja y abier­ta al es­cán­da­lo. Ha­ce a pe­nas 12 años que el he­re­de­ro de la monarquía bri­tá­ni­ca lle­gó al al­tar pa­ra de­cir: “Sí, acep­to” a su amor eterno, an­te Dios y los hom­bres, como era de es­pe­rar­se, en una ce­re­mo­nia ro­dea­da de opi­nio­nes que au­gu­ra­ban ben­di­cio­nes y otras en des­apro­ba­ción. Pe­se a lo re­cien­te del matrimonio, la his­to­ria de los enamo­ra­dos tie­ne sa­bor a añe­jo. Des­de muy jó­ve­nes, de he­cho an­tes de que Dia­na lle­ga­ra a su vi­da, ya la re­cha­za­da Ca­mi­la era par­te de los sue­ños de Char­les. Real­men­te, la eter­na­men­te enamo­ra­da pa­re­ja lle­va al­go más de 45 años de re­la­ción amo­ro­sa, de los cua­les mu­chos fue­ron de for­ma clan­des­ti­na.

El re­pu­dio no so­lo fue de aque­llos que aún recuerdan a la eter­na­men­te ad­mi­ra­da Dia­na de Ga­les, te­nien­do como “úl­ti­mos recuerdos” el re­so­nar del Cand­le in the Wind, en la voz de El­ton John, las mi­les de flo­res de­po­si­ta­das en su

me­mo­ria en las puer­tas del Kensington, Buckingham y Alt­horp. Se di­ce tam­bién que en su mo­men­to, fue re­cha­za­da por la mis­mí­si­ma rei­na Isa­bel II, quien de he­cho –en una oca­sión– se re­fi­rió a Ca­mi­la como “esa mu­jer mal­va­da”, se­ña­lán­do­la como la res­pon­sa­ble del di­vor­cio de Char­les y Dia­na. Pe­ro eso cam­bió. A la pa­re­ja se le ha vis­to asis­tir a actos ofi­cia­les, en su ma­yo­ría de ca­rác­ter so­li­da­rio. En ese sen­ti­do, Ca­mi­la ha cum­pli­do de for­ma ejem­plar con sus obli­ga­cio­nes, con lo que fi­nal­men­te “ro­bó” el co­ra­zón de su sue­gra. Con el pa­so del tiem­po Par­ker-Bow­les y Char­les de Ga­les, la pa­re­ja “inacep­ta­ble”, lo­gró tam­bién la acep­ta­ción del pue­blo bri­tá­ni­co, te­nien­do apro­ba­do el matrimonio como he­re­de­ro de la co­ro­na. La apro­ba­ción que la so­cie­dad bri­tá­ni­ca ha con­ce­di­do a la pa­re­ja, se le ad­ju­di­ca a la cer­ca­nía que han mos­tra­do siem­pre a la pa­re­ja real del mo­men­to, los du­ques de

Des­de muy jó­ve­nes, de he­cho an­tes de que Dia­na lle­ga­ra a su vi­da, ya Ca­mi­la

era par­te de los sue­ños de Char­les. Real­men­te, la eter­na­men­te enamo­ra­da

pa­re­ja lle­va al­go más de 45 años de re­la­ción amo­ro­sa, de los cua­les mu­chos fue­ron de for­ma

clan­des­ti­na.

A es­ta fies­ta nup­cial asis­tie­ron se­te­cien­tas per­so­nas, in­clu­yen­do al exes­po­so de la ac­tual du­que­sa de Cornwall, y los cua­tro hi­jos de los ma­tri­mo­nia­dos.

Cam­brid­ge, Wi­lliam y Ka­te, ade­más de su de­mos­tra­ción de lo bue­nos abue­los que son, lle­nan­do de mimos a sus nietos los prín­ci­pes Geor­ge y Car­lo­ta de In­gla­te­rra. No exis­te ac­ción que enamo­re más a un ser hu­mano que te­ner en fren­te a al­guien que lo es­cu­che, que com­par­ta emo­cio­nes y le sir­va de sos­tén en los di­fe­ren­tes ám­bi­tos de su vi­da. Al­go pa­re­ci­do fue lo que le su­ce­dió a Char­les con Ca­mi­la: en ella en­con­tró a una mu­jer con­ver­sa­do­ra, que le es­cu­cha­ba y apo­ya­ba en to­do mo­men­to, de acuer­do a un re­por­te que ha­ce va­rios años pu­bli­có el Dialy Mail de In­gla­te­rra, el que ade­más afir­ma que el prín­ci­pe ha­lló en su amor eterno ca­li­dez, vi­va­ci­dad y un gran sen­ti­do del hu­mor. Sally Be­dell, una au­to­ra in­gle­sa que ana­li­za­ba la re­la­ción mien­tras se man­te­nía en “se­cre­to”, afir­mó que a di­fe­ren­cia de Dia­na, Ca­mi­la era una jo­ven ex­tro­ver­ti­da, que des­de ni­ña mos­tró te­ner gran pa­sión por los ca­ba­llos. Tal vez por ello se aper­so­na­ba con fre­cuen­cia a los par­ti­dos de po­lo en los que Char­les par­ti­ci­pa­ba y en donde, al fi­na­li­zar, char­la­ban por lar­go tiem­po.

En me­dio de tan­ta opo­si­ción, la re­la­ción de los jó­ve­nes en­con­tró a al­guien que les en­ten­dió, acep­tó y –más que na­da– les apo­yó.

El tío de Char­les, lord Mount­bat­ten, fue esa per­so­na ca­paz de com­pren­der los sen­ti­mien­tos de la pa­re­ja. En par­te, el amo­río con­tó con el con­sen­ti­mien­to de Mount­bat­ten, gra­cias a su pen­sar de que Ca­mi­la re­pre­sen­ta­ba una “buena ex­pe­rien­cia de apren­di­za­je” pa­ra su so­brino. El asen­ti­mien­to del tío de Char­les pa­ra con los jó­ve­nes fue más allá de de­cir­les “to­do irá bien” o “den rien­da a sus sen­ti­mien­tos”. Di­cha apro­ba­ción, tu­vo ac­cio­nes con­cre­tas, una de ellas fue ce­der­les su ca­sa de cam­po de Ham­ps­hi­re, pa­ra que pa­sa­sen tiem­po jun­tos fue­ra del len­te de los me­dios, ya que las ho­ras de con­vi­ven­cia pa­ra ellos era li­mi­ta­da.

La bo­da

La bo­da fue una ce­re­mo­nia dis­cre­ta, atra­sa­da por un día, ya que el no­vio tu­vo que ha­cer ac­to de pre­sen­cia al fu­ne­ral del pa­pa. A es­ta fies­ta nup­cial asis­tie­ron se­te­cien­tas per­so­nas, in­clu­yen­do al exes­po­so de la ac­tual du­que­sa de Cor­nua­lles (Ca­mi­la re­nun­ció al tí­tu­lo de prin­ce­sa de Ga­les), y los cua­tro hi­jos de los ma­tri­mo­nia­dos. Y pa­ra so­se­gar el es­pí­ri­tu de Dia­na el día de la bo­da, se or­de­nó re­ti­rar del pe­rí­me­tro re­co­rri­do por los no­vios, los car­te­les que re­za­ban: “Dia­na pa­ra siem­pre; rey Char­les y rei­na Ca­mi­la nun­ca”. Du­ran­te el even­to, a la rei­na Isa­bel II se le nom­bró la “rei­na de hie­lo”. La ma­dre so­lo asis­tió a la ce­re­mo­nia re­li­gio­sa en la que son­rió es­ca­sa­men­te a la no­via y de­di­có muy po­co tiem­po a las fo­tos ofi­cia­les; sin em­bar­go, sa­bía que no po­día se­guir ig­no­ran­do a la mu­jer que por lar­go tiem­po ha­bía ocu­pa­do el co­ra­zón de su vás­ta­go.

Des­pués de la tor­men­ta

Como bien re­za el di­cho: “des­pués de la tor­men­ta vie­ne la cal­ma”, hoy, des­pués de va­rias dé­ca­das dan­zan­do en el ojo del hu­ra­cán del re­cha­zo y de di­ver­sos es­cán­da­los pro­duc­to de las in­fi­de­li­da­des, Char­les y Ca­mi­la pue­den amar­se li­bre­men­te, dis­fru­tan­do la vi­da al má­xi­mo se­gún lo que mues­tran al mun­do. RP

fo­tos Fuen­te externa

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.