EL ADIÓS DE UNA NA­CIÓN

Los de­ta­lles del fu­ne­ral de Dia­na fue­ron y con­ti­núan sien­do ob­je­to de es­cru­ti­nio y crí­ti­ca, mien­tras que bus­ca­ban la for­ma apro­pia­da de ren­dir ho­me­na­je a un per­so­na­je con­tro­ver­sial en vi­da.

Ritmo Platinum - - Contenido - tex­to Aman­da Pi­zano fo­tos Fuen­te externa

Ex­plo­ra­mos los de­ta­lles del fu­ne­ral de la prin­ce­sa de Ga­les.

El fu­ne­ral de Dia­na, prin­ce­sa de Ga­les, co­men­zó a las nue­ve y ocho mi­nu­tos del 6 de sep­tiem­bre de 1997, con una cam­pa­na­da que sim­bo­li­zó la par­ti­da del co­che fú­ne­bre del pa­la­cio de Kensington.

La ban­de­ra del pa­la­cio on­dea­ba a me­dia as­ta. La se­de de la ce­re­mo­nia pú­bli­ca fue el West­mins­ter Ab­bey de Lon­dres, de donde pa­só a una ce­re­mo­nia pri­va­da en Alt­horp, el ho­gar an­ces­tral de la fa­mi­lia Spen­cer y el lu­gar de des­can­so final de la prin­ce­sa. Al­re­de­dor de dos mil in­vi­ta­dos se reunie­ron en el Ab­bey, mien­tras que el pú­bli­co te­le­vi­si­vo al­can­zó los dos bi­llo­nes de per­so­nas al­re­de­dor del mun­do.

El ataúd, ador­na­do con el es­tan­dar­te real, fue el cen­tro de un en­tie­rro real, pe­ro no un fu­ne­ral de Estado, que in­clu­yó to­da la pom­pa de la reale­za y la li­tur­gia de un fu­ne­ral an­gli­cano.

Ocho miem­bros de la Guar­dia de Ga­les acom­pa­ñó el ataúd du­ran­te el re­co­rri­do por las ca­lles de Lon­dres, que du­ró una ho­ra y cua­ren­ta y sie­te mi­nu­tos. La afa­ma­da fo­to­gra­fía del du­que de Edim­bur­go, el prín­ci­pe de Ga­les, sus hi­jos y su her­mano, el conde Spen­cer, se llevó a ca­bo du­ran­te la mar­cha.

Más de qui­nien­tos re­pre­sen­tan­tes de las ca­ri­da­des que la prin­ce­sa apa­dri­na­ba se unie­ron al cor­te­jo fú­ne­bre. Más de un mi­llón de per­so­nas se ali­nea­ron en las ca­lles de Lon­dres, donde llo­vían flo­res que lanzaban los es­pec­ta­do­res. La ce­re­mo­nia, que ini­cio a las on­ce de la ma­ña­na, tu­vo una du­ra­ción de una ho­ra y diez mi­nu­tos. Los in­vi­ta­dos in­clu­ye­ron miem­bros de la fa­mi­lia real, los pri­me­ros mi­nis­tros in­gle­ses, Mar­ga­ret That­cher, Ja­mes Ca­llag­han y Ed­ward Heath, Sir Cliff Ri­chard, Hi­llary Clin­ton, Henry Kis­sin­ger, la

“El tiem­po es: muy len­to pa­ra los que es­pe­ran, muy rá­pi­do pa­ra los que te­men, muy lar­go pa­ra los que la­men­tan, muy cor­to pa­ra los que ce­le­bran. Pe­ro pa­ra aque­llos que aman, el tiem­po es in­fi­ni­to”.

rei­na Noor de Jor­da­nia, Tom Hanks, Ste­ven Spiel­berg, El­ton John, Geor­ge Mi­chael, Ma­riah Ca­rey, Ri­chard Bran­son, Lu­ciano Pa­va­rot­ti, Tom Crui­se y su en­ton­ces es­po­sa Ni­co­le Kid­man, Karl La­ger­feld, Do­na­te­lla Ver­sa­ce y Cat­he­ri­ne Wal­ker. La co­ber­tu­ra prin­ci­pal del fu­ne­ral es­tu­vo a car­go de Tom Bro­kaw, Ka­tie Cou­ric y An­drew Brown.

Ade­más, es­tu­vie­ron in­vi­ta­dos los reyes de Es­pa­ña, la prin­ce­sa Mar­ga­ri­ta de los Paí­ses Ba­jos, el rey de He­llens, el prín­ci­pe he­re­de­ro de Ja­pón y su prin­ce­sa, y Nel­son Man­de­la.

El pri­mer mi­nis­tro Tony Blair tu­vo a su car­go una lec­tu­ra de la pri­me­ra epís­to­la a los co­rin­tios.

Du­ran­te la ce­re­mo­nia, El­ton John in­ter­pre­tó una ver­sión re­de­di­ca­da pa­ra la prin­ce­sa, ver­sión que pro­me­tió no vol­ver a can­tar ja­más a menos que fue­ra por so­li­ci­tud de uno de los hi­jos de la prin­ce­sa. Con la ayu­da de su co­la­bo­ra­dor Ber­nie Tau­pin, se re­vi­sa­ron y re­es­cri­bie­ron las le­tras de la can­ción ori­gi­nal pa­ra que la can­ción es­tu­vie­ra es­cri­ta des­de el pun­to de vis­ta de una na­ción que per­día a un icono.

Po­cos me­ses an­tes, Dia­na ha­bía si­do fo­to­gra­fia­da con­so­lan­do a El­ton John en el fu­ne­ral de su ami­go mu­tuo Gian­ni Ver­sa­ce.

Char­les, conde Spen­cer y her­mano de la prin­ce­sa, tu­vo a su car­go el pa­ne­gí­ri­co, en el que lo­gró re­pren­der a la monarquía y a la fa­mi­lia real por el tra­to que le ha­bían da­do a su her­ma­na e in­mor­ta­li­zar­le como una víc­ti­ma y he­roí­na al mis­mo tiem­po.

“Me pre­sen­to fren­te a us­te­des hoy re­pre­sen­tan­do a una fa­mi­lia en due­lo, a un país de lu­to fren­te a un mun­do en shock… Los mi­llo­nes de per­so­nas que for­man par­te de es­te ser­vi­cio, por ra­dio o te­le­vi­sión, to­das esas per­so­nas que no le co­no­cie­ron, son un me­jor tri­bu­to a Dia­na de lo que pu­die­se ofre­cer­le hoy. Dia­na fue la esen­cia de la com­pa­sión, del de­ber, del es­ti­lo y de la be­lle­za. Dia­na me ex­pli­có una vez que eran sus pro­pios su­fri­mien­tos que ha­cían posible que se co­nec­ta­ra con aque­llos que han si­do re­cha­za­dos. Es­ta es otra ver­dad so­bre ella. Sin im­por­tar to­do el es­ta­tus, el gla­mour, el aplau­so, Dia­na se man­tu­vo una per­so­na muy in­se­gu­ra en el fon­do, con una ne­ce­si­dad ca­si in­fan­til de ha­cer el bien por los otros pa­ra po­der li­be­rar­se de esos sen­ti­mien­tos, de los que sus des­or­de­nes ali­men­ti­cios eran so­lo un sín­to­ma. El mun­do sin­tió es­ta par­te de su ca­rác­ter y le apre­cio por su vul­ne­ra­bi­li­dad mien­tras le ad­mi­ra­ba por su ho­nes­ti­dad” de­cla­ró el Conde Spen­cer. El en­tie­rro se su­ce­dió el mis­mo día, de ma­ne­ra pri­va­da, en el te­rreno que per­te­ne­ce a Alt­horp, el ho­gar na­tal de Dia­na y de la fa­mi­lia Spen­cer. Es­tu­vie­ron pre­sen­tes Char­les, el ex­ma­ri­do de Dia­na, sus hi­jos, su ma­dre y her­ma­nos y al­gu­nos ami­gos cer­ca­nos.

El cuer­po de Dia­na fue ves­ti­do con un tra­je ne­gro di­se­ña­do por Cat­he­ri­ne Wal­ker que la prin­ce­sa mis­ma ha­bía ele­gi­do se­ma­nas an­tes. Un ro­sa­rio fue pues­to en sus ma­nos, re­cuer­do del en­cuen­tro de Dia­na y la Ma­dre Teresa. Una de las ac­cio­nes que ha ge­ne­ra­do más con­tro­ver­sia en las dos dé­ca­das que han trans­cu­rri­do es la ca­mi­na­ta de Wi­lliam y Harry, que te­nían so­lo quin­ce y do­ce años res­pec­ti­va­men­te al mo­men­to de la muer­te de Dia­na, de­trás del ataúd que lle­va­ba el cuer­po de su ma­dre.

En años re­cien­tes, el conde Spen­cer con­fe­só que ha­bía ob­je­ta­do a la ca­mi­na­ta de par­te de sus so­bri­nos, pe­ro que el pa­la­cio le min­tió, in­sis­tien­do que los jó­ve­nes te­nían el deseo de par­ti­ci­par en el cor­te­jo fú­ne­bre.

Harry, so­bre to­do, ha con­ver­sa­do en años re­cien­tes so­bre lo trau­má­ti­co que fue es­te epi­so­dio en su vi­da y el pro­fun­do do­lor que le ha cau­sa­do, aún ha­bien­do trans­cu­rri­do to­do es­te tiem­po. Dos poe­mas fue­ron leí­dos du­ran­te la ce­re­mo­nia por las her­ma­nas de Dia­na. El pri­me­ro, Turn again to li­fe, de la au­to­ría de Mary Lee Hall, fue leí­do por Sa­rah McCor­quo­da­le, la her­ma­na ma­yor de la prin­ce­sa.

El poe­ma lee, en par­te: “Si de­bo par­tir y de­jar­les aquí, no sean como aque­llos otros que man­tie­nen lar­gas vi­gi­lias y llo­ran... En vez, con­sue­len a otros co­ra­zo­nes y com­ple­ten aqu­llas ta­reas que de­je sin ter­mi­nar”, ex­hor­tan­do a sus se­res que­ri­dos que no per­die­ran tiem­po en due­lo, sino que se de­di­ca­ran a com­ple­tar las ta­reas que el fa­lle­ci­do de­ja sin com­ple­tar.

El se­gun­do poe­ma, a car­go de Lady Ja­ne Fe­llo­wes, fue For Ka­tri­na’s Sun Dial, del au­tor Henry van Dy­ke; lee: “El tiem­po es muy len­to pa­ra los que es­pe­ran, muy rá­pi­do pa­ra los que te­men, muy lar­go pa­ra los que la­men­tan, muy cor­to pa­ra los que ce­le­bran. Pe­ro pa­ra aque­llos que aman, el tiem­po es in­fi­ni­to”. RP

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.