La prin­ce­sa de co­ra­zo­nes

Ritmo Platinum - - Personal Style -

Co­rría oto­ño del año 1996, cuan­do el gran di­se­ña­dor Os­car de la Ren­ta nos in­vi­tó a que lo acom­pa­ñá­se­mos a Was­hing­ton pa­ra la Gran Ga­la del Cen­tro Ni­na Hy­de contra el cán­cer. La ra­zón no po­día ser más es­ti­mu­lan­te y di­ver­ti­da, ya que la in­vi­ta­da de ho­nor era na­da más y na­da menos que lady Dia­na, la prin­ce­sa que nos ro­bó el co­ra­zón y un icono vi­vien­te, en ese en­ton­ces, de la mo­da. Nues­tra en­co­mien­da era muy cla­ra: te­nía­mos que fo­to­gra­fiar a Lady Di bai­lan­do con Os­car, al­go que, al prin­ci­pio, el ser­vi­cio se­cre­to bri­tá­ni­co nos di­fi­cul­tó, pe­ro Os­car

–como buen do­mi­ni­cano– ob­vió la se­gu­ri­dad y se plan­tó en fren­te a Ma­rian Bal­cá­cer y de quien es­cri­be, re­pi­tien­do reite­ra­da­men­te que hi­cié­se­mos las fo­tos. Ner­vio­sas y atur­di­das, ma­ni­pu­la­mos flas­hes y fo­co, y la foto que Os­car que­ría se con­vir­tió en una her­mo­sa reali­dad que dio la vuel­ta al mun­do. Esa no­che per­ci­bí una mu­jer ca­biz­ba­ja, muy her­mo­sa… y pen­sé pa­ra mis aden­tros que na­da de­bió ha­ber si­do co­lor de ro­sa. A los po­cos me­ses de es­te en­cuen­tro, el mun­do ama­ne­ció con la trá­gi­ca no­ti­cia de su muer­te y las imá­ge­nes del fu­ne­ral y de sus hi­jos que­da­ron gra­ba­das por siem­pre en el epi­cen­tro de nues­tro co­ra­zón. Mel­ba Se­gu­ra de Gu­llón, Ali­cia Ortega, Ginny Hein­sen, Sa­rah Jor­ge León, Les­lie Amia­ma, Mo­ni­ka Lesch­hörn, María De Mo­ya, Ma­riel de Bo­net­ti, María To­rres Pri­da, Ma­rie­lla Ha­zoury y Ve­ró­ni­ca Va­re­la nos ins­pi­ra­ron con su gra­cia y es­ti­lo sien­do nues­tras mu­sas pa­ra re­cor­dar, a tra­vés de her­mo­sas imá­ge­nes, a es­ta gran mu­jer, por me­dio de los len­tes de los gran­des fo­tó­gra­fos de es­te país, ba­jo el ojo aser­ti­vo del jo­ven ta­len­to y di­rec­tor crea­ti­vo Jor­ge Brown. Ce­le­bre­mos pues, su pa­so por es­ta vi­da, sin ol­vi­dar que a pe­sar de sus pe­sa­res, de sus al­tos títulos, be­lle­za y gran vi­da, el tí­tu­lo que nun­ca ol­vi­da­re­mos fue con el cual la co­ro­nó el pue­blo y el mun­do pa­ra siem­pre, con el más sim­ple y be­llo que fue: la prin­ce­sa de la gen­te y la de nues­tros co­ra­zo­nes.

“Dia­na, sin dudas, ha si­do la fi­gu­ra más im­por­tan­te del si­glo pa­sa­do, pe­ro tam­bién la más vul­ne­ra­ble y tris­te”.

Os­car de la Ren­ta

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.