LA SIM­PLI­FI­CA­CIÓN DEL SOM­BRE­RO

Sus pri­me­ros pa­sos en el mun­do de la moda em­pe­za­ron con el som­bre­ro.

Ritmo Platinum - - Contenido -

Co­co co­men­zó su exi­to­sa tra­yec­to­ria abrien­do una tien­da de som­bre­ros en Pa­rís. Al po­co tiem­po, con su arro­jo y ca­pa­ci­dad de in­no­va­ción, re­vo­lu­cio­nó la moda y se con­vir­tió en un sím­bo­lo de gla­mur. En el es­ta­ble­ci­mien­to mar­ca­do con el nú­me­ro 21 de la Rue Cambon, en Pa­rís, una lo­ca­li­za­ción pri­vi­le­gia­da en pleno co­ra­zón de un ele­gan­te ba­rrio y a po­cos me­tros de la Pla­ce Ven­dô­me y de la Rue du Fau­bourg Saint-Ho­no­ré, Cha­nel abrió su pri­me­ra tien­da de som­bre­ros, “Cha­nel Mo­des”, en 1910. La ca­sa de moda se con­vir­tió en si­nó­ni­mo de lujo y ten­den­cias.

Pe­ro ya ha­cía un año que Co­co Cha­nel es­ta­ba dan­do rien­da suel­ta a su crea­ción, y des­de el apar­ta­men­to de es­tu­dian­te de su aman­te, Étien­ne Bal­san (un mi­li­tar de 24 años de ori­gen bur­gués) ven­día sus som­bre­ros ele­gan­tes, fun­cio­na­les y sen­ci­llos, en con­tra­po­si­ción a los som­bre­ros os­ten­to­sos de la épo­ca. Cu­rio­sa­men­te, Co­co en­con­tró sus pri­me­ras clien­tas en las ex­pa­re­jas de Étien­ne, quie­nes le ayu­da­ron a ha­cer­se de una clien­te­la en­tre sus ami­gas. En po­co tiem­po ob­tu­vo be­ne­fi­cios que le per­mi­tie­ron de­vol­ver el di­ne­ro in­ver­ti­do a su aman­te y em­pe­zar a vi­vir una vi­da to­tal­men­te in­de­pen­dien­te. Ella fue la pri­me­ra mo­de­lo de pa­sa­re­la de sus pro­pios di­se­ños.

La for­ma de ves­tir de sus amantes fue re­fe­ren­te de su estilo. Atraía to­do ti­po de mi­ra­das y co­men­ta­rios cuan­do lle­ga­ba a las ca­rre­ras de ca­ba­llos con un ele­gan­te tra­je sas­tre y un dis­cre­to som­bre­ro. Su estilo con­tras­ta­ba con los ves­ti­dos ele­gan­tes de la épo­ca.

Su ins­pi­ra­ción

La jo­ven Co­co, que se des­ta­ca­ba por su pe­lo re­co­gi­do y sus som­bre­ros re­don­dos de pa­ja, fue de­pen­dien­te de la Ca­sa Gram­pay­re a los 17 años, una tien­da de len­ce­ría y en­ca­jes; en ese es­ce­na­rio em­pe­zó a ima­gi­nar som­bre­ros pa­ra com­ple­tar el atuen­do de las clien­tas. Di­se­ñó el pri­me­ro pa­ra Ma­da­me Bar­let, una da­ma dis­tin­gui­da de la épo­ca, con tan buen re­sul­ta­do que em­pe­zó a re­ci­bir va­rios en­car­gos de las mu­je­res de la al­ta so­cie­dad de ese tiem­po. Co­co te­nía una gra­cia es­pe­cial pa­ra ador­nar el som­bre­ro más sim­ple con cin­tas, blon­das, alas o bandas y con­ver­tir­lo en un ob­je­to ele­gan­te y en­can­ta­dor. Sus fa­mo­sos som­bre­ros sim­bo­li­za­ron el pri­mer pa­so en la li­be­ra­ción de las mu­je­res de ma­ne­ra pú­bli­ca. La moda, has­ta el mo­men­to, las obli­ga­ba a usar cor­sés y bus­tos en­ta­lla­dos así co­mo som­bre­ros lle­nos de plu­mas, tu­les y ador­nos ab­so­lu­ta­men­te inú­ti­les.

Cha­nel le qui­tó vo­lu­men a los som­bre­ros, re­ti­ró to­dos los ador­nos y pro­pu­so el uso de unas boi­nas con aires mas­cu­li­nos que pro­po­nían una nue­va es­té­ti­ca.

Las mu­je­res po­dían usar­las y mo­ver­se li­bre­men­te, por lo que se con­vir­tie­ron en las pre­fe­ri­das de las amantes de es­te ti­po de com­ple­men­tos. La jo­ven di­se­ña­do­ra bus­ca­ba la co­mo­di­dad y la sen­ci­llez en sus di­se­ños, pe­ro sin ol­vi­dar la ele­gan­cia.

La afi­ción de Cha­nel por lo mas­cu­lino y por en­con­trar la fun­cio­na­li­dad y la co­mo­di­dad en el estilo, mar­ca­ron su tra­yec­to­ria. Em­pe­zan­do por los som­bre­ros ca­no­tiers (de pa­ja de co­pa rec­ta), y pa­san­do por las cha­que­tas de te­ji­do de la­na ás­pe­ra y re­sis­ten­te. La di­se­ña­do­ra bus­ca­ba con fre­cuen­cia ins­pi­ra­ción en el ar­ma­rio de sus amantes.

Su ca­rre­ra co­mo som­bre­re­ra flo­re­ció cuan­do la ac­triz de tea­tro Ga­brie­lle Dor­ziat uti­li­zó sus mo­de­los en la obra Bel Ami de 1912, di­ri­gi­da por F. No­ziè­re, y pos­te­rior­men­te en la re­vis­ta Les Mo­des. RP

Sus som­bre­ros eran li­ge­ros, pre­ci­sos, lim­pios, pe­ro con un dra­ma­tis­mo so­fis­ti­ca­do car­ga­do de la do­sis jus­ta de plu­mas, cin­tas o bi­su­te­ría. Ella fun­da­men­tó la sim­pli­ci­dad co­mo ba­se de la ele­gan­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.