Un ins­ti­tu­to de or­fa­na­to

Gra­cias a su apren­di­za­je y su de­di­ca­ción en el mo­nas­te­rio de Au­ba­zi­ne, Co­co Cha­nel lo­gró desa­rro­llar gran­des ha­bi­li­da­des en la al­ta cos­tu­ra, po­si­cio­nán­do­se co­mo una de las me­jo­res di­se­ña­do­ras de la his­to­ria.

Ritmo Platinum - - Contenido -

Cde mon­jas don­de fue aco­gi­da jun­to a sus her­ma­nas Ju­lia y An­toi­net­te, quie­nes fue­ron lle­va­das por su pa­dre Al­bert Cha­nel, tras la muer­te de su ma­dre Eu­gé­nie Jean­ne De­vo­lle. Ga­brie­lle vi­vió en es­te mo­nas­te­rio, per­te­ne­cien­te a la Con­gre­ga­ción del San­to Co­ra­zón de Ma­ría, du­ran­te seis años, lu­gar que se fue con­vir­tien­do en una ver­da­de­ra aca­de­mia don­de pu­do desa­rro­llar sus pri­me­ras ideas y su gus­to por la cos­tu­ra. Aquí Cha­nel re­ci­bió una es­tric­ta dis­ci­pli­na, la cual in­flu­yó en su ca­rác­ter y en su de­di­ca­ción por di­cha la­bor. Du­ran­te su es­tan­cia apren­dió a co­ser, bor­dar a mano y plan­char. Cha­nel nun­ca ha­bló de Au­ba­zi­ne, pe­ro la be­lle­za aus­te­ra de es­ta aba­día cis­ter­cien­se del si­glo XII, de­ter­mi­nó en gran me­di­da lo que se­ría más tar­de su estilo úni­co, re­in­ter­pre­tan­do va­rios de los de­ta­lles ar­qui­tec­tó­ni­cos del lu­gar y del uni­for­me que usa­ban las ni­ñas del or­fa­na­to. El mo­nas­te­rio se en­cuen­tra en un ere­mi­to­rio (lu­gar so­li­ta­rio), es­ta­ble­ci­do por el obis­po Es­te­ban de Viel­zot (tam­bién co­no­ci­do co­mo Es­te­ban de Oba­zi­ne), y su com­pa­ñe­ro Pe­dro, el cual co­men­zó a ope­rar tras re­ci­bir un per­mi­so epis­co­pal en el año el 1127.

El 8 de mar­zo de 1154 mu­rió su fun­da­dor, quien se con­vir­tió en abad de aque­lla ca­sa y fue ca­no­ni­za­do. Sus res­tos fue­ron tras­la­da­dos en 1279 de la sala ca­pi­tu­lar a la igle­sia y de­po­si­ta­dos en una tum­ba de­co­ra­da con be­llas es­cul­tu­ras, que aún se con­ser­van.

Cha­nel nun­ca ha­bló de Au­ba­zi­ne, pe­ro la be­lle­za aus­te­ra de es­ta aba­día de­ter­mi­nó, en gran me­di­da, lo que se­ría más tar­de su estilo úni­co, re­in­ter­pre­tan­do va­rios de los de­ta­lles ar­qui­tec­tó­ni­cos del lu­gar y del uni­for­me que usa­ban las ni­ñas del or­fa­na­to.

Hoy día la aba­día ofre­ce a los vi­si­tan­tes una na­tu­ra­le­za exu­be­ran­te y un gran pa­tri­mo­nio re­li­gio­so, si­tua­da en­tre las lo­ca­li­da­des fran­ce­sas Bri­ve-laGai­llar­de y Tu­lle. En sus orí­ge­nes fue un mo­nas­te­rio do­ble, uno pa­ra hom­bres y otro pa­ra mu­je­res, en Le Coy­roux, a 600 me­tros de la al­dea. El lu­gar es­tá ac­tual­men­te ocu­pa­do por una pe­que­ña co­mu­ni­dad de mon­jas mel­qui­tas, don­de no so­lo se pue­den rea­li­zar vi­si­tas guia­das, sino tam­bién asis­tir a con­fe­ren­cias, con­cier­tos o cur­si­llos de ca­li­gra­fía, iluminación e ico­no­gra­fía.

Des­pués de ad­qui­rir co­no­ci­mien­tos bá­si­cos de cos­tu­ra, Co­co fue tras­la­da­da a No­tre Da­me a sus 18 años, un in­ter­na­do re­li­gio­so ubi­ca­do en la ciu­dad de Mou­lins, don­de es­tu­vo has­ta sus 21 años. Lue­go aban­do­nó el or­fa­na­to por sus an­sias de libertad, las cua­les la em­pu­ja­ron a co­lo­car­se co­mo de­pen­dien­te en una mer­ce­ría de la mis­ma ciu­dad, tra­ba­jo que com­pa­gi­na­ba con sus ac­tua­cio­nes en La Ro­ton­de, un lu­gar de di­ver­sión pa­ra los ofi­cia­les del ejér­ci­to, don­de can­ta­ba te­mas co­mo Ko ko ri ko y Qui qu’a

vu Co­co (de don­de na­ció su so­bre­nom­bre Co­co).

Cha­nel lo­gró de­mos­trar que la sim­pli­ci­dad era la cla­ve de la ver­da­de­ra ele­gan­cia a pe­sar de vi­vir en una épo­ca don­de las ac­tri­ces y mu­je­res de la aris­to­cra­cia uti­li­za­ban pom­po­sos e in­có­mo­dos ves­ti­dos y, gra­cias a su apren­di­za­je y su de­di­ca­ción en el mo­nas­te­rio de Au­ba­zi­ne, lo­gró desa­rro­llar gran­des ha­bi­li­da­des de al­ta cos­tu­ra, po­si­cio­nán­do­se co­mo una de las me­jo­res di­se­ña­do­ras del la his­to­ria.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.