Ma­ter­ni­dad im­po­si­bi­li­ta­da

A pe­sar de que no hay in­for­ma­cio­nes con­cre­tas, el pe­so de un ru­mor per­ma­ne­ce a tra­vés de los años.

Ritmo Platinum - - Contenido -

To­do iba vien­to en po­pa en la vi­da de Co­co. Sus som­bre­ros ya eran to­do un éxi­to y ador­na­ban per­so­na­li­da­des no­bles, da­mas de so­cie­dad y ar­tis­tas. Ya ha­bía es­ta­ble­ci­do su ca­sa de mo­das en el ex­clu­si­vo Deau­vi­lle, pun­to de en­cuen­tro de aris­tó­cra­tas. Sus co­lec­cio­nes os­ten­ta­ban ya más pie­zas fe­me­ni­nas y fun­cio­na­les.

Eli­mi­nó el cor­sé y su estilo era aplaudido al mis­mo tiem­po que sus ga­nan­cias au­men­ta­ban. Se di­ce que fue en ese mo­men­to de glo­ria cuan­do la di­se­ña­do­ra des­cu­bre su pri­mer y úni­co em­ba­ra­zo. Una ver­sión ase­gu­ra de Co­co no es­ta­ba in­tere­sa­da de te­ner un hi­jo en el mo­men­to y acu­dió a quien le rea­li­za­ra un abor­to. Otras ver­sio­nes des­car­tan su dis­gus­to por la no­ti­cia y ha­blan de un abor­to es­pon­tá­neo. Lo cier­to es que el pro­ce­di­mien­to fue rea­li­za­do con po­cas me­di­das de pre­cau­ción y por po­co se lle­va la vi­da de Ga­brie­lle. Es­to pro­vo­có que que­da­ra im­po­si­bi­li­ta­da de vol­ver a te­ner otro em­ba­ra­zo. El au­ra de mis­te­rios que de­jó Co­co Cha­nel ha lle­va­do a los bió­gra­fos a hur­gar en­tre los más pro­fun­dos re­co­ve­cos de su vi­da, des­lum­bra­dos an­te el espíritu de una “mu­jer con pan­ta­lo­nes” que no pi­dió nun­ca per­mi­so pa­ra dar su opi­nión y vi­vir su vi­da a su ma­ne­ra, y que a pe­sar de que se es­pe­ra­ría un re­cha­zo so­cial an­te la re­bel­día fe­me­ni­na, fue ova­cio­na­da y glo­ri­fi­ca­da.

Así, co­mo mu­chos otros te­mas, el de su es­te­ri­li­dad que­da­rá cu­bier­to con un de­li­ca­do ve­lo de tweed, co­mo si la mis­ma Co­co nos di­je­ra: “Ce n’est pas vo­tre af­fai­re”. No sa­bre­mos con se­gu­ri­dad si no po­der ser ma­dre fue pa­ra ella una tra­ge­dia. No sa­be­mos, si co­mo di­cen al­gu­nos es­pe­cia­lis­tas en su vi­da, Co­co no es­ta­ba pa­ra na­da in­tere­sa­da en los la­zos fa­mi­lia­res o si, al final de sus días, cuan­do se en­con­tra­ba es­pe­ran­do pa­cien­te­men­te la muer­te en ese lu­jo­so apar­ta­men­to del ho­tel Ritz, la gran­de­za de ha­ber si­do Co­co Cha­nel era su­fi­cien­te o tal vez sí hu­bie­ra que­ri­do te­ner a su la­do unas ma­nos ti­bias que le ali­via­ran la so­le­dad. RP

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.