RIT­MO PLA­TI­NUM VA DE ELE­GAN­CIA Y RE­VO­LU­CIÓN CON CO­CO CHA­NEL

Ritmo Platinum - - Contenido - es­cri­be Na­ta­lia Na­chón • fotos Ar­chi­vos Co­co Cha­nel

De pa­sa­do bas­tan­te com­pli­ca­do y una vi­da per­so­nal que fue re­fle­jo de to­do ello, ca­na­li­zó sus emo­cio­nes, sus lu­chas y sus más im­por­tan­tes de­seos a tra­vés de pie­zas que cam­bia­rían la his­to­ria pa­ra siem­pre. In­ten­tó re­es­cri­bir su pa­sa­do muchas ve­ces, pe­ro la voz de su pre­sen­te fue más po­de­ro­sa. Fue pro­ba­ble­men­te en­ton­ces cuan­do con­fir­mó quién era, aun­que in­ter­na­men­te siem­pre lo su­po. De fir­ma que su­peró a la per­fec­ción el es­ta­lli­do de dos gue­rras y un ca­rác­ter igual de fuer­te y de­ci­si­vo, Co­co, y Ga­brie­lle (su nom­bre de na­ci­mien­to) de­ja­ron de­trás pa­tro­nes de con­duc­ta pa­ra mos­trar­se co­mo la ele­gan­te re­vo­lu­cio­na­ria que tan­to ne­ce­si­ta­ba la moda, y en los pá­rra­fos in­tro­duc­to­rios de to­do un li­bro de vi­da a fa­vor del em­po­de­ra­mien­to fe­me­nino. Lo hi­zo así, en­con­trán­do­se y sien­do na­die más que ella. De lo mis­mo im­preg­nó a sus di­se­ños, por­que nun­ca in­ten­tó que nin­guno de ellos en­ca­ja­ra en el rom­pe­ca­be­zas de la épo­ca, más bien, los ideó pa­ra que rom­pie­ran ese y to­dos los moldes. De allí que, más que sim­ple moda, ge­ne­ra­ra clá­si­cos, pie­zas

cu­yo pro­ta­go­nis­mo y de­man­da no de­pen­die­ran de nin­gún con­tex­to, más que de la sim­ple ma­gia que des­can­sa en el lujo.

No ha­ce tan­to de ha­ber de­ja­do atrás las no­ches de can­tan­te por las ma­ña­nas de di­se­ño. Era la dé­ca­da de los 20 y ella es­ta­ba se­gu­ra de que ven­drían cam­bios, qui­zás más o igual de sig­ni­fi­ca­ti­vos que los que lo­gró re­es­cri­bien­do su pa­sa­do. Ya no se tra­ta­ba de Ga­brie­lle, sino de aquel apo­do de cua­tro letras al que de­bía dar fuer­zas. Uno que otro ro­man­ce que no fun­cio­nó le lle­vó a cam­biar aho­ra des­de afue­ra. Se cor­tó el ca­be­llo, lle­vó pan­ta­lo­nes y, po­co a po­co, es­ta ten­den­cia em­pie­za a en­con­trar el cur­so que ne­ce­si­ta pa­ra con­ver­tir­se en le­ga­do. De las som­bras de una ni­ñez ba­jo un ho­gar dis­fun­cio­nal y otras tan­tas que le su­mó el or­fa­na­to, hi­zo luz…en me­dio de Pa­rís, al­ber­gan­do en la Rue Cambon sus crea­cio­nes, mien­tras des­can­sa­ba su men­te en el Ritz, don­de ha­bi­tó por más de tres dé­ca­das. Aun­que an­tes en­con­tró paz en un apar­ta­men­to del que tam­bién exis­ten anéc­do­tas. No to­do en su vi­da gi­ró en torno a amo­ríos, tam­bién su­po cul­ti­var im­por­tan­tes amis­ta­des. Una vez al­can­zó in­ser­tar los círcu­los más al­tos de la pi­rá­mi­de so­cial, creó uno nue­vo: el pro­pio, lo­gran­do atraer fi­gu­ras que iban más allá de Fran­cia y

Eu­ro­pa. Pre­si­den­tes, pri­me­ras da­mas, in­te­lec­tua­les, ar­tis­tas, to­dos es­ta­ban cer­ca de Co­co. Chur­chill, Jac­que­li­ne Ken­nedy, Pi­cas­so, Jean Coc­teau, Jo­sé Ma­ría Sert y su es­po­sa, la pia­nis­ta y mu­sa de ar­tis­tas, Mi­sia, son so­lo al­gu­nos de los nom­bres que en­ca­be­za­ban la elás­ti­ca e ín­ti­ma lis­ta. De he­cho, a mu­chos de ellos so­lía re­ci­bir­los en ca­sa con fre­cuen­cia y por lar­gas tem­po­ra­das.

Sin em­bar­go, su re­la­ción con el ar­te fue un po­co más in­ten­so, so­bre to­do con la li­te­ra­tu­ra. Amó leer des­de

ni­ña, en los li­bros en­con­tra­ba es­ca­pe, libertad. Se man­tu­vo ro­dea­da de gran­des bi­blio­te­cas. “Des­de au­to­res grie­gos has­ta poe­tas con­tem­po­rá­neos” man­tu­vie­ron cau­ti­va­da a Cha­nel, tam­bién a Jea­nLouis Fro­ment, quien ini­ció en 2007 Cul­tu­re Cha­nel (co­lec­ción am­plia de lo más per­so­nal de Co­co), y lo se­cun­dó, el año pa­sa­do, con una se­rie de ex­po­si­cio­nes in­di­vi­dua­les (The Wo­men Who Reads) que re­co­pi­la­ban, en­tre otras co­sas, las obras li­te­ra­rias pre­di­lec­tas de Cha­nel.

De ca­da una de esas ga­la­xias for­mó su uni­ver­so. Era bue­na ca­za­do­ra de ta­len­tos; Ful­co Di Ver­du­ra fue la prue­ba vi­vien­te de ello. El duque, con ha­bi­li­da­des in­na­tas pa­ra la crea­ción de jo­yas, en­con­tró en Co­co una men­to­ra y un im­pul­so. Se hi­zo re­co­no­ci­do y a la vez se con­vir­tió en su fa­vo­ri­to.

Des­de que la co­no­ció a tra­vés de las mon­jas en sus tiem­pos de or­fe­li­na­to, Co­co en­con­tró en la moda su gran lien­zo. Aho­ra se atre­vía a ex­pe­ri­men­tar con pin­ce­la­das de ri­gor y la cer­te­za de que fun­cio­na­ría.

Su re­vo­lu­ción de las ten­den­cias es­té­ti­cas ini­ció con la sim­pli­fi­ca­ción de la opu­len­ta Be­lle Épo­que, dan­do ori­gen a un nue­vo sig­ni­fi­ca­do pa­ra la ele­gan­cia, una sen­ci­lla y me­nos po­sa­da. Em­pe­zó por los som­bre­ros, con­ti­nuó con los ves­ti­dos. Aun­que de­trás de to­do es­to se en­con­tra­ba un gi­gan­te cu­yo cre­ci­mien­to ja­más se de­tu­vo: la se­gu­ri­dad más pu­ra de la que em­pe­zó a ves­tir a mu­jer a par­tir de su épo­ca. Su in­ten­ción nun­ca fue “crear”, ella más bien re­in­ter­pre­tó lo es­ta­ble­ci­do, “tra­du­cía a su idio­ma” pie­zas ya exis­ten­tes y, po­co a po­co, des­per­tó la aten­ción de un ex­clu­si­vo pú­bli­co que tam­bién se in­tere­sa­ba en “ha­blar­lo”. No fue de mo­das ni mo­vi­mien­tos pa­sa­je­ros, fue de en­con­trar so­lu­cio­nes eternas a “si­tua­cio­nes atem­po­ra­les”. Co­mo la de agre­gar ca­de­nas a las car­te­ras de mano que se lle­va­ban has­ta el mo­men­to, li­be­ran­do pa­ra siem­pre las ma­nos de las da­mas du­ran­te los even­tos so­cia­les con la 2.55.

De­to­nó el pun­to de gi­ro que tan­to ne­ce­si­ta­ba el ne­gro, con el “little black dress”, cam­bian­do a po­si­ti­va y so­fis­ti­ca­da la con­no­ta­ción que acom­pa­ña­ba a es­te co­lor. Lo mis­mo hi­zo con la cha­que­ta que pre-

sen­tó en te­ji­do de tweed, la ca­mi­se­ta bre­to­na (de ra­yas y man­gas lar­gas) y los pan­ta­lo­nes ma­ri­ne­ros. Pie­zas de ves­tir que an­tes so­lo se pen­sa­ban pa­ra el ar­ma­rio mas­cu­lino, aho­ra tam­bién eran idea­les pa­ra el de la mu­jer.

Los aires de trans­for­ma­ción no se li­mi­ta­ron a de­mo­cra­ti­zar, en cuan­to a gé­ne­ro, la moda, tam­bién pro­pu­so nue­vas for­mas pa­ra los ador­nos me­ra­men­te fe­me­ni­nos, co­mo los za­pa­tos de pun­ta cua­dra­da que aho­ra iban a bi­co­lor, com­bi­nan­do el blan­co y el ne­gro en un mis­mo cal­za­do. Y las jo­yas... esa mez­cla de per­las, bi­su­te­ría y juego de lar­gos que tan­to le iden­ti­fi­có. Una vez con­quis­ta­do lo vi­sual, ubi­có ba­jo su ob­je­ti­vo a los de­más sen­ti­dos, en es­pe­cial el del ol­fa­to, crean­do una fra­gan­cia, la No. 5; cu­yas go­tas ter­mi­na­rían por per­fu­mar pa­ra siem­pre sus pi­sa­das, y la de to­da da­ma que de­ci­die­ra ca­mi­nar jun­to a su fi­lo­so­fía.

A pe­sar de su espíritu re­vo­lu­cio­na­rio, ella odia­ba las im­po­si­cio­nes. En la vi­da de Ma­de­moi­se­lle to­do se tra­ta­ba de ser fiel a ella y a na­die más y que­ría lo mis­mo pa­ra to­das las mu­je­res.

Ella es­ta­ba se­gu­ra de que las re­glas na­cían elás­ti­cas y se en­tre­gó a la ta­rea de es­ti­rar­las. Ves­tía de ella, fue la me­jor em­ba­ja­do­ra de su mar­ca por­que per­so­ni­fi­ca­ba a la per­fec­ción lo que sig­ni­fi­ca­ban sus pie­zas. Por esos sus di­se­ños siem­pre fue­ron atem­po­ra­les, clá­si­cos que pre­va­le­cen en el tiem­po, igual que ella.

“Al­gu­nas per­so­nas pien­san que el lujo es lo opues­to de la po­bre­za. No lo es. Es el an­tó­ni­mo de la vul­ga­ri­dad”.

“Ha ha­bi­do muchas du­que­sas de West­mins­ter. Cha­nel hay una so­la”.

“A me­nu­do, quie­nes al­can­zan el éxi­to son los que ig­no­ran que es po­si­ble fra­ca­sar”, Co­co Cha­nel.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.