Con­cep­tua­li­zan­do sus vi­deos

Fa­ná­ti­co de las pe­lí­cu­las de te­rror, Mi­chael siem­pre se in­cli­na­ba por dar­le un to­que muy di­fe­ren­te a sus au­dio­vi­sua­les, siem­pre que­rien­do lle­var ca­da uno de sus tra­ba­jos a otro ni­vel.

Ritmo Platinum - - Personal Style -

Pa­ra rea­li­zar cual­quier ti­po de trabajo siem­pre se tie­ne, de una u otra for­ma, al­go que ins­pi­ra al agen­te que lle­va a ca­bo o rea­li­za al­go de­ter­mi­na­do. Mi­chael, aun­que fue una men­te bri­llan­te después de ini­ciar a tra­ba­jar sus vi­deos mu­si­ca­les en so­li­ta­rio, no fue la ex­cep­ción, pues tam­bién te­nía esa mu­sa que lo ha­cía ins­pi­rar pa­ra lle­var un pro­duc­to de ca­li­dad a sus se­gui­do­res. Una de las co­sas que lo ha­cían pen­sar en sus fa­bu­lo­sos vi­deos, eran las pe­lí­cu­las de te­rror; le apa­sio­na­ban, tan­to que fue después de dis­fru­tar de una co­me­dia mez­cla­da con ci­ne de te­rror (Un hom­bre lobo ame­ri­cano en Lon­dres) que aca­tó la bri­llan­te idea de rea­li­zar un au­dio­vi­sual si­mi­lar a esa cin­ta de la que ha­bía dis­fru­ta­do, lo que lo lle­vó al pun­to de lla­mar él mis­mo al pro­duc­tor de esa pe­lí­cu­la, John Lon­dis. ¿El re­sul­ta­do? Th­ri­ller. Un as­pec­to que no pa­sa des­aper­ci­bi­do son los asom­bro­sos pa­sos que se in­ter­pre­ta­ban, ele­men­to que ca­rac­te­ri­za ca­da uno de los vi­deos del ar­tis­ta. Los mis­mos son una com­bi­na­ción de sus ideas y los pa­sos del pro­ta­go­nis­ta de la pe­lí­cu­la El prin­ci­pi­to, en la cual ac­tua­ba el bai­la­rín y pro­duc­tor

Bob Fos­se, el mis­mo en­car­ga­do de di­ri­gir la pe­lí­cu­la Ca­ba­ret en 1972. Sin em­bar­go, hay que des­ta­car que Jack­son lle­vó es­tas ideas mu­cho más allá, per­fec­cio­nan­do de ma­ne­ra im­pre­sio­nan­te esos pa­sos que se vol­vie­ron par­te de su iden­ti­dad co­mo ar­tis­ta y de sus vi­deos, con el pa­so de los años. La ves­ti­men­ta po­co co­mún que tam­bién se con­vir­tió en su mar­ca dis­tin­ti­va for­man par­te del com­pen­dio de ideas que la su­per­es­tre­lla del pop po­nía en pro­ce­so cuan­do te­nía un pro­yec­to en men­te. La ro­pa ne­gra, con bri­llos, y sus bai­la­ri­nes siem­pre si­guien­do su mis­ma lí­nea tam­bién se iden­ti­fi­ca­ban con ca­da pro­yec­to mu­si­cal. De­fi­ni­ti­va­men­te, la crea­ti­vi­dad que se lle­va­ba a ca­bo en ca­da uno de los au­dio­vi­sua­les de Mi­chael era el re­sul­ta­do de un trabajo en equi­po, mu­cho tiem­po de or­ga­ni­za­ción de su par­te y el em­pe­ño que se de­ja­ba en el es­ce­na­rio de trabajo, eran las pau­tas que mar­ca­ban la di­fe­ren­cia en ca­da una de sus en­tre­gas mu­si­ca­les. To­da esa ge­nia­li­dad de­trás de la rea­li­za­ción de sus es­pec­tácu­los pa­ra ro­dar sus vi­deo mu­si­ca­les lo hi­cie­ron ser me­re­ce­dor de un se­llo que lo lle­vó a cues­tas por siem­pre, aún después de su muer­te. Mu­chos han con­si­de­ra­do que Mi­chael cam­bió la tra­ma de ha­cer vi­deos, en un mo­men­to en que to­dos los ar­tis­tas se­guían una mis­ma lí­nea: lo tra­di­cio­nal. Las ru­ti­nas de bai­les y la tra­ma ar­gu­men­tal lo hi­cie­ron ser re­co­no­ci­dos por la re­vis­ta Ro­lling Sto­ne co­mo el ar­tis­ta vi­sual más im­por­tan­te en la his­to­ria de la mú­si­ca. Asi­mis­mo, el dia­rio es­ta­dou­ni­den­se The Bal­ti­mo­re Sun, afir­mó que Jack­son con­vir­tió el vi­deo mu­si­cal en una for­ma de ar­te y for­ta­le­ció el cre­ci­mien­to de la ca­de­na te­le­vi­si­va MTV. RP

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.