Re­co­no­ci­mien­to en la Ca­sa Blan­ca

Su co­la­bo­ra­ción con la cam­pa­ña de ser­vi­cio pú­bli­co con­tra el al­coho­lis­mo y la con­duc­ción, du­ran­te el man­da­to del pre­si­den­te Ro­nald Rea­gan, le hi­zo me­re­cer lau­ros presidenciales.

Ritmo Platinum - - Personal Style - tex­to Nat­ha­lie Her­nán­dez fotos Fuen­te ex­ter­na

El pre­mio que re­ci­bie­ra Mi­chael Jack­son de ma­nos del ex­tin­to ac­tor, po­lí­ti­co y pre­si­den­te de los Es­ta­dos Uni­dos Ro­nald Rea­gan no obe­de­ce en­te­ra­men­te a su ta­len­to, po­pu­la­ri­dad o ca­ris­ma. Más bien es res­pues­ta a una pe­ti­ción que el mis­mí­si­mo Rey del Pop hi­cie­se a cam­bio de una de sus can­cio­nes: "BEAT IT”. Jack­son re­ci­bió una lla­ma­da de la en­ton­ces se­cre­ta­ria de Trans­por­te, Eli­za­beth Do­le, so­li­ci­tán­do­le que do­na­se la pie­za al Go­bierno, con mi­ras a uti­li­zar­la de sound­track en un co­mer­cial te­le­vi­si­vo y spot ra­dial de 35 se­gun­dos de du­ra­ción. La cam­pa­ña ad­ver­tía so­bre los pe­li­gros de ir al vo­lan­te ba­jo los efec­tos del al­cohol. En prin­ci­pio, Mi­chael pu­so ob­je­ción ante la so­li­ci­tud, pe­ro lue­go de me­di­tar­lo, qui­so que la his­to­ria de es­te con­tac­to con el Po­der Eje­cu­ti­vo de su na­ción fue­ra di­fe­ren­te. Acep­tó y, a cam­bio de "BEAT IT”, so­li­ci­tó un en­cuen­tro con el man­da­ta­rio y es­po­sa Nancy, un re­co­rri­do por la ca­sa, un en­cuen­tro con ni­ños en uno de los sa­lo­nes de la ca­sa pre­si­den­cial y, por úl­ti­mo, al­gu­na es­pe­cie de re­co­no­ci­mien­to. El pac­to que­dó se­lla­do, y la ma­ña­na del 14 de ma­yo de 1984, du­ran­te una ce­re­mo­nia, en la que par­ti­ci­pa­ron al­re­de­dor de dos mil per­so­nas en­tre fun­cio­na­rios, se­cre­ta­rias y se­gu­ri­dad, y des­cri­ta co­mo "su­rrea­lis­ta" por la en­ton­ces pri­me­ra da­ma es­ta­dou­ni­den­se, el je­fe de Es­ta­do en­tre­gó al as­tro del pop, el "Pre­si­den­tial Pu­blic Sa­fety Com­mu­ni­ca­tion Award". La alo­cu­ción de Rea­gan pa­ra re­co­no­cer­lo, fue bre­ve y es­tu­vo lle­na de ha­la­gos: "Él es la prue­ba vi­vien­te de lo que pue­de lo­grar una per­so­na por me­dio de un es­ti­lo de vi­da li­bre de con­su­mo de al­cohol y dro­gas”; el frag­men­to más me­mo­ra­ble del dis­cur­so, al que el tam­bién bai­la­rín, so­lo res­pon­dió: “Es un gran, gran ho­nor. Mu­chas gra­cias, se­ñor Pre­si­den­te”. Es­ta vi­si­ta de Jack­son a la "Whi­te Hou­se" es­tu­vo lle­na de ex­tra­ñe­zas. Jack­son se en­ce­rró en el ba­ño de la bi­blio­te­ca pre­si­den­cial, pi­dien­do que al pri­mer ma­tri­mo­nio del es­ta­do, le acom­pa­ña­sen más per­so­nas (co­mo se ha­bía pac­ta­do), en el sa­lón en don­de com­par­ti­rían lue­go del re­co­no­ci­mien­to y el re­co­rri­do por el edi­fi­cio de la la re­si­den­cia pre­si­den­cial. Lue­go de es­ta es­ce­na, el Sa­lón de Re­cep­cio­nes le re­ci­bió pa­ra su en­cuen­tro con los Rea­gan; allí, en­tre co­men­ta­rios de la pri­me­ra da­ma so­bre el fí­si­co del ar­tis­ta y con­fu­sos mo­vi­mien­tos, cul­mi­nó la vi­si­ta de la es­tre­lla a la re­si­den­cia pre­si­den­cial.

RP

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.