Fren­te a tri­bu­na­les Una vi­da de con­tro­ver­sias

En cual­quier ám­bi­to que in­ter­vino du­ran­te sus ca­si 51 años de exis­ten­cia, era el rey. No po­día os­ten­tar un ran­go me­nor en cual­quier ac­ción que eje­cu­ta­ra. Y así co­mo es el Rey del Pop, tam­bién lo fue de la con­tro­ver­sia. Re­pa­se­mos las principales.

Ritmo Platinum - - Personal Style - tex­to Da­nie­la Cruz Gil fo­to Ar­chi­vos Mi­chael Jack­son

Fa­mi­lia es fa­mi­lia, re­za el di­cho. So­bre to­do si ha­bla­mos de los Jack­son, ori­gen de aque­llos pro­di­gios in­fan­ti­les cu­ya pie­za más va­lio­sa y ex­tra­or­di­na­ria era pre­ci­sa­men­te el pe­que­ño Mi­chael. Las es­pe­cu­la­cio­nes, trans­for­ma­das lue­go en ru­mo­res, se vol­vie­ron his­to­rias y tes­ti­mo­nios: la dis­ci­pli­na fé­rrea que los hi­zo una can­te­ra de ta­len­tos y éxi­tos con­vi­vió con los abu­sos de to­da ín­do­le; la fría dis­tan­cia de Joe Jack­son, un hom­bre a quien Mi­chael te­nía prohi­bi­do lla­mar papá, co­mo afir­man re­cien­tes pu­bli­ca­cio­nes en los me­dios de co­mu­ni­ca­ción. Una ni­ñez mar­ca­da por el trabajo cons­tan­te le im­pi­dió dis­fru­tar de es­ta eta­pa de su vi­da, co­mo cual­quier in­fan­te tie­ne de­re­cho a ha­cer­lo.

Tam­po­co fue fá­cil ser el más ta­len­to­so de to­dos, una po­si­ción que pro­vo­ca­ría dis­tan­cias en­tre el as­tro y el res­to del clan, que hoy so­bre­vi­ven a la es­tre­lla mu­si­cal es­ta­dou­ni­den­se más im­pac­tan­te de la se­gun­da mi­tad del si­glo XX. Si en­tra­mos al te­rreno del amor y las re­la­cio­nes, la ba­se fa­mi­liar de Jack­son no le pu­so fá­cil es­te as­pec­to de su vi­da. La con­tro­ver­sia acom­pa­ñó siem­pre a sus pa­re­jas más co­no­ci­das, ya si es­tu­vie­sen a la al­tu­ra de su fa­ma (co­mo el ca­so de Li­sa Ma­rie Pres­ley) o si las sa­ca­ra del ano­ni­ma­to (co­mo Deb­bie Ro­we, ma­dre de sus hi­jos Prin­ce Mi­chael y Pa­ris). Si su pri­mer ma­tri­mo­nio con Li­sa Ma­rie no era su­fi­cien­te­men­te sor­pren­den­te, al tra­tar­se de una bo­da que unía la reale­za del pop con la hi­ja del rey del rock and roll El­vis Pres­ley, la con­tro­ver­sia au­men­ta­ría con que la unión ci­vil, ca­si se­cre­ta, se reali­zó en un rin­cón del Ca­ri­be lla­ma­do Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na. Los con­tra­yen­tes ne­ga­ron du­ran­te me­ses es­te ca­sa­mien­to que so­lo du­ró dos años. Aun­que mu­chos du­da­ron de la na­tu­ra­le­za ge­nui­na de es­ta pa­re­ja, pú­bli­ca­men­te am­bos se de­di­ca­ron siem­pre pa­la­bras amo­ro­sas y de res­pe­to mu­tuo. En el ca­so de su re­la­ción con Deb­bie (su ami­ga de mu­chos años), la con­tro­ver­sia ve­nía ali­men­ta­da por las du­das que la orien­ta­ción se­xual de MJ ge­ne­ró des­de su adul­tez. Es­tos cues­tio­na­mien­tos se nu­trían a su vez de par­ti­cu­lar re­la­ción que Mi­chael es­ta­ble­cía con in­fan­tes, las acu­sa­cio­nes de abu­so in­fan­til que ro­dea­ron, uno que otro ru­mor des­ta­pa­do en los me­dios, de­cla­ra­cio­nes pú­bli­cas de per­so­na­jes con ale­ga­das re­la­cio­nes con el ar­tis­ta… El he­cho que el ma­tri­mo­nio se rea­li­za­ra por in­sis­ten­cia de su ma­dre Kat­he­ri­ne, tam­bién in­cre­men­tó los co­men­ta­rios so­bre la ver­da­de­ra na­tu­ra­le­za de es­ta re­la­ción que en­gen­dró dos hi­jos. Y la ter­ce­ra fuen­te de con­tro­ver­sia la cons­ti­tu­yen sus des­cen­dien­tes: Prin­ce Mi­chael, Pa­ris y Blan­ket. La lle­ga­da al mun­do de es­tos tres se­res hu­ma­nos es­tu­vo ro­dea­da de du­das so­bre el víncu­lo bio­ló­gi­co de Jack­son con ca­da uno de ellos. Que los ni­ños se cria­ran so­lo con él en su idí­li­co ran­cho lla­ma­do Ne­ver­land, el uso de más­ca­ras cuan­do sa­lían en pú­bli­co y otras me­di­das exa­ge­ra­das to­ma­das por Mi­chael, in­cre­men­ta­ban el mor­bo y la cu­rio­si­dad de se­gui­do­res, me­dios de co­mu­ni­ca­ción y el res­to del mun­do. El ori­gen des­co­no­ci­do de la ma­dre de Blan­ket, quien na­ció por in­se­mi­na­ción ar­ti­fi­cial y fue cons­ta­ta­do co­mo hi­jo bio­ló­gi­co del ar­tis­ta, su­mó pun­tos a la con­tro­ver­sial pa­ter­ni­dad de la es­tre­lla de Th­ri­ller. Es­ta re­la­ción atí­pi­ca de Mi­chael Jack­son con los ni­ños es la con­tro­ver­sia cen­tral de su vi­da. In­clu­si­ve, las acu­sa­cio­nes de abu­so in­fan­til y pe­dofi­lia en 1993 y 2003 mar­ca­ron su ca­rre­ra y em­pu­ja­ron al ar­tis­ta a los bor­des del de­cli­ve crea­ti­vo en 2003. Aun­que fue­ron no pro­ba­das en la cor­te, la som­bra de es­ta si­tua­ción se alar­gó lo su­fi­cien­te so­bre el au­tor del te­ma We are the world, quien de­cía amar a los ni­ños. ¿Y qué pue­de ser más con­tro­ver­sial y ex­tra­va­gan­te en el ar­tis­ta afro­ame­ri­cano más que­ri­do del si­glo XX que un pau­la­tino cam­bio de piel, del ne­gro al blan­co? Se es­pe­cu­ló mu­cho con los orí­ge­nes de es­te blan­quea­mien­to, que fue­ron con­fir­ma­das con los re­sul­ta­dos de la au­top­sia: su­fría la en­fer­me­dad del vi­tí­li­go, que cau­sa cam­bios drás­ti­cos en los to­nos de piel. RP

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.