DA­NIE­LA CRUZ RIZEK Y LAU­REN LA­MA

EN­TU­SIAS­TAS

Ritmo Social - - Sumario. Entrevistas - entrevista May­ra Pé­rez Cas­ti­llo fo­tos Luis Vidal es­ti­lis­mo Jo­se­lo Fran­jul ma­qui­lla­je An­drews Sal­da­ña pe­lu­que­ría Él­vi­ra Se­púl­ve­da ves­tua­rio per­so­nal y BCBG Ma­xaz­ria ac­ce­so­rios Jo­ye­ría Mi­che­lle

Ami­gas y so­cias. Es­tas dos da­mas com­par­ten su pa­sión por la de­co­ra­ción y el buen gus­to. Jun­tas han em­pren­di­do un in­tere­san­te ne­go­cio que, des­de ya, es to­do un éxi­to.

La bue­na­ven­tu­ran­za es la me­jor alia­da de Da­nie­la Cruz Rizek y Lau­ren La­ma Ca­naán; tan­to la una co­mo la otra en­con­tra­ron en sus ca­mi­nos con quien com­par­tir su vi­sión y quie­nes las res­pal­den: sus pa­dres. Son jó­ve­nes en­tu­sias­tas con vi­sio­nes cla­ras y que dis­fru­tan a ple­ni­tud ca­da pa­so de su ex­pe­rien­cia em­pre­sa­rial, cu­yo nom­bre es Al­ta­ca­sa, que con­ju­ga la pa­sión y de­di­ca­ción de am­bas con la ca­li­dad de las me­jo­res mar­cas de la in­dus­tria.

La ener­gía po­si­ti­va con la que fue con­cep­tua­li­za­da se de­ja sen­tir en el ele­gan­te es­pa­cio ubi­ca­do en el se­gun­do ni­vel de Tien­da Mary.

Allí, un mun­do so­fis­ti­ca­do de es­ti­los, co­lo­res, mue­bles, ar­tes y acen­tos im­pre­sio­nan al vi­si­tan­te des­de el pri­mer es­ca­lón del edi­fi­cio. Per­fec­to con­cep­to pa­ra que sus crea­do­ras com­par­tan las cró­ni­cas que vi­vie­ron du­ran­te to­do el pro­ce­so de crea­ción que tie­ne lu­gar en un an­ti­guo al­ma­cén de un ne­go­cio fa­mi­liar al que ellas le han he­cho trans­for­ma­cio­nes es­pec­ta­cu­la­res. A par­tir de aquí so­lo hay una his­to­ria que se em­pie­za a es­cri­bir aho­ra...

RS: ¿Có­mo sur­ge la idea de Al­ta­ca­sa?

DA­NIE­LA CRUZ: Por se­pa­ra­do, te­nía­mos la mis­ma idea de ne­go­cio. Am­bas fa­mi­lias han si­do ami­gas de to­da la vi­da... y co­mo Iran­na Ca­naán y Lau­ren La­ma son di­se­ña­do­ras, fui­mos mi ma­má (Mar­ce­lle Rizek) y yo a so­li­ci­tar la opinión so­bre su con­cep­to y vi­mos de in­me­dia­to la opor­tu­ni­dad de aso­ciar­nos con ellas, y ahí es có­mo sur­ge Al­ta­ca­sa, una mueblería con ca­rac­te­rís­ti­cas úni­cas, que pre­ten­de sa­tis­fa­cer los más va­ria­dos gus­tos de sus con­su­mi­do­res.

RS: ¿Có­mo fue to­do el pro­ce­so de ini­cio?

DA­NIE­LA CRUZ: En abril fui a la fe­ria de Mi­lano y ha­bía he­cho un pe­di­do de mar­cas que ya pre­via­men­te te­nía­mos vis­ta. Lue­go nos in­vo­lu­cra­mos en el pro­ce­so de bus­car el lu­gar pa­ra la tien­da; des­pués de ana­li­zar, op­ta­mos por es­te edi­fi­cio, ubi­ca­do en un lu­gar tan cén­tri­co co­mo la Ro­ber­to Pas­to­ri­za. LAU­REN LA­MA: To­do flu­yó por­que, co­mo te di­ji­mos, te­ne­mos una re­la­ción de amis­tad des­de siem­pre. A par­tir de que de­ci­di­mos aso­ciar­nos, Da­nie­la y yo nos fui­mos jun­tas a Mai­son & Ob­jet Pa­ris, en Fran­cia, que se ce­le­bró en sep­tiem­bre del año pa­sa­do. La fa­mi­lia de Da­nie­la es pro­pie­ta­ria de Tien­da Mary y les ofre­cie­ron es­ta área, que era des­ti­na­da al al­ma­cén. Le qui­si­mos de­jar la esen­cia y po­co a po­co to­do fue flu­yen­do.

RS: ¿Por qué una mueblería?

DA­NIE­LA CRUZ: En mi ca­so es­tu­dié Co­mu­ni­ca­ción Pu­bli­ci­ta­ria, pe­ro mi fa­mi­lia siem­pre tra­ba­jó mueblería. La tien­da de­jó de traer mue­bles pa­ra co­mer­cia­li­zar lo que en­tra en lis­ta de bo­das, cris­ta­le­ría y ador­nos. En vis­ta de que ha­cía fal­ta so­fás, co­me­do­res, lám­pa­ras y de­más, que la gen­te pre­gun­ta­ba, me in­tere­sé por ese la­do.

LAU­REN LA­MA: Mi ma­má y yo, prin­ci­pal­men­te, nos en­fo­ca­mos en de­co­ra­ción del ho­gar que es una pa­sión que com­par­ti­mos y siem­pre fue una idea que tu­vi­mos y que ya la es­ta­mos po­nien­do en fun­ción.

RS: ¿Cuá­les obs­tácu­los tu­vie­ron?

LAU­REN LA­MA: Una vez que nos reuni­mos, qui­si­mos abrir; ha­bía mu­cho en­tu­sias­mo por am­bas par­tes y nos pro­pu­si­mos abrir en no­viem­bre- di­ciem­bre del 2016. ¡To­do era per­fec­to, que­ría­mos arran­car de una vez! Era co­mo ha­blar­lo un día y co­men­zar al otro día, pe­ro hu­bo fac­to­res que nos hi­cie­ron de­te­ner un po­co, co­mo pe­di­dos que se nos atra­sa­ron, la obra del es­pa­cio, fui­mos mo­vien­do fe­chas, pe­ro ya fi­nal­men­te abri­mos.

RS: ¿De dón­de sur­ge el nom­bre?

DA­NIE­LA CRUZ: Co­men­za­mos a bus­car un nom­bre que en­gan­cha­ra y que fue­ra sen­ci­llo, en una so­la pa­la­bra... si te das cuen­ta, Al­ta­ca­sa es la unión de dos pa­la­bras en una so­la. Lue­go de la ho­ra del al­muer­zo, en la sa­la de mi ma­má, nos sen­ta­mos con un dic­cio­na­rio a bus­car nom­bres y si­nó­ni­mos. Te­nía­mos op­cio­nes pe­ro no nos en­can­ta­ban. En la llu­via de ideas se di­jo: “El al­ma­cén es al­to y te­ne­mos co­sas de la ca­sa”... así sur­gió el nom­bre.

RS: ¿Pa­ra cuál ti­po de per­so­nas es­tá pen­sa­da Al­ta­ca­sa? LAU­REN LA­MA: Los ex­clu­si­vos mo­de­los y di­se­ños de nues­tros pro­duc­tos han si­do pen­sa­dos en la mu­jer, sin im­por­tar la edad, que le gus­ta te­ner una ca­sa a la van­guar­dia, eli­gien­do siem­pre lo más acor­de a su es­ti­lo, y no ol­vi­dan­do las ten­den­cias en cuan­to a de­co­ra­ción se re­fie­re.

RS: ¿Cuál es el es­ti­lo de los am­bien­tes de Al­ta­ca­sa?

DA­NIE­LA CRUZ: Los mue­bles, ac­ce­so­rios y de­más ele­men­tos or­na­men­ta­les de Al­ta­ca­sa han si­do or­ga­ni­za­dos co­mo las sa­las de di­fe­ren­tes vi­vien­das, de tal mo­do, que el vi­si­tan­te pue­da vi­sua­li­zar y apre­ciar las di­ver­sas com­bi­na­cio­nes que he­mos crea­do pa­ra ellos, de ma­ne­ra que, si les gus­ta el es­ti­lo y los com­po­nen­tes del de­co­ra­do, pue­dan ad­qui­rir­lo co­mo es­tá ex­pues­to.

RS: ¿Al­gu­na anéc­do­ta per­so­nal que co­nec­te con es­te pro­yec­to?

DA­NIE­LA CRUZ: Nos ha im­pac­ta­do por­que pa­sa­mos de una vi­da a otra, en mi ca­so de tra­ba­jar con mi pa­pá en la tien­da, en el área de com­pra y ven­ta; de Lau­ren tra­ba­jar con su ma­má en de­co­ra­ción, pa­ra sur­gir no­so­tras, ex­plo­ran­do nue­vas co­sas: li­diar con adua­nas, su­pli­do­res, en­víos, fi­nan­zas... no­so­tras mis­mas. La ex­pe­rien­cia es más un apren­di­za­je per­so­nal en el que po­de­mos de­cir que so­mos más ma­du­ras. ¡Y nos gus­ta to­do!

RS: ¿Quién ha­ce ca­da co­sa?

LAU­REN LA­MA: Siem­pre tra­ta­mos de ha­cer to­do jun­tas pa­ra es­tar em­pa­pa­das de to­do y, en ca­so de que una no es­té, to­do flu­ya. Aun­que, de acuer­do con el co­no­ci­mien­to, una ten­ga más res­pon­sa­bi­li­dad en una co­sa que en otra.

RS: ¿Qué vie­ne a agre­gar Al­ta­ca­sa al mer­ca­do?

LAU­REN Y DA­NIE­LA: La idea siem­pre fue traer mue­bles pa­ra gen­te jo­ven, sin em­bar­go, hay pa­ra to­das las eda­des y es­ti­los… des­de lo muy mo­derno has­ta lo clá­si­co que pue­den ador­nar un mis­mo en­torno, que ten­gan la más al­ta ca­li­dad, du­ra­bi­li­dad y a un pre­cio ase­qui­ble. Nues­tros mue­bles evo­lu­cio­nan al com­pás de los tiem­pos, po­si­cio­nán­do­se co­mo la más ac­tua­li­za­da en la

de­co­ra­ción del ho­gar, y ex­hi­bien­do los es­ti­los y co­lo­res en bo­ga. Al­ta­ca­sa es ca­li­dad a buen pre­cio. Nues­tros mue­bles son ita­lia­nos, por­tu­gue­ses, fran­ce­ses, es­pa­ño­les… lo me­jor y con la fa­ci­li­dad de que las per­so­nas pue­den or­de­nar­los con una te­la es­pe­cí­fi­ca que desee.

RS: ¿Qué pa­pel jue­ga la de­co­ra­ción en sus vi­das dia­rias?

LAU­REN LA­MA: En mi ca­so es mu­cho por­que ha si­do to­da mi vi­da. Es­toy aquí y en la esen­cia si­gue sien­do de­co­ra­ción, por­que vi­vi­mos trans­for­man­do los es­ce­na­rios den­tro de la tien­da… es­to es una ca­sa. DA­NIE­LA CRUZ: Pa­ra mí es to­do, sin pen­sar­lo, lo he vi­vi­do mi vi­da en­te­ra. Tien­da Mary tie­ne más de 55 años y cre­cí en­tre mue­bles, las fe­rias de mue­bles eran par­te de las va­ca­cio­nes fa­mi­lia­res, por­que siem­pre ha­bía que apro­ve­char las fe­rias y no­so­tros tam­bién íba­mos… yo sa­lía de los cam­pa­men­tos y te­nía­mos que vi­si­tar 50 su­pli­do­res co­mo al­go nor­mal. En otras pa­la­bras, a pe­sar de que no fue al­go que me in­tere­só des­de pe­que­ña, ha si­do mi vi­da y me gus­ta.

RS: En el as­pec­to per­so­nal, ¿có­mo de­fi­ni­rían su es­ti­lo de­co­ra­ti­vo? LAU­REN LA­MA: Muy tran­si­cio­nal con to­ques mo­der­nos.

DA­NIE­LA CRUZ: Soy más de lo con­tem­po­rá­neo con to­ques clá­si­cos, me gus­ta mez­clar es­ti­los. Pre­ci­sa­men­te es lo que ofre­ce­mos aquí que la gen­te ven­ga y lo en­cuen­tre to­do aquí sin im­por­tar los gus­tos; que si eres una per­so­na de ca­sa muy clá­si­ca y no quie­res cam­biar, so­lo dar­le un to­que con una bu­ta­ca mo­der­na lo pue­das ha­cer, o vi­ce­ver­sa. RS: ¿Có­mo es la per­so­na­li­dad de ca­da una y có­mo for­ta­le­ce es­te pro­yec­to?

DA­NIE­LA CRUZ: Lau­ren es pa­cí­fi­ca y yo más in­quie­ta. El com­ple­men­to ideal en es­te ne­go­cio.

RS: ¿Cuál es el pró­xi­mo pa­so a dar en Al­ta­ca­sa?

LAU­REN Y DA­NIE­LA: Cre­cer más co­mo tien­da, am­pliar la ga­ma de pro­duc­tos… más ade­lan­te po­dría­mos ofre­cer ser­vi­cios a pro­yec­tos, co­mo lob­bies, apar­ta­men­tos mo­de­lo, en­tre otros. Tam­bién ase­so­ría a pro­yec­tos, com­ple­men­tan­do el que ya te­ne­mos que con­sis­te en que el clien­te so­li­ci­ta la ase­so­ría y un per­so­nal de Al­ta­ca­sa va y mi­de to­do y, de acuer­do a la dis­tri­bu­ción, ha­ce­mos una su­ge­ren­cia de lo que le po­dría con­ve­nir.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.