REN­ZO MON­GE

Ritmo Social - - Sumario. Entrevistas - entrevista Nat­ha­lie Her­nán­dez fo­to Ju­lio Cé­sar Pe­ña

DI­REC­TOR DE EX­POR­TA­CIO­NES DE LA PRES­TI­GIO­SA BO­DE­GA AR­GEN­TI­NA ESCORIHUELA, NOS HA­BLA DE SU TRA­YEC­TO­RIA EN EL MUN­DO VI­TI­VI­NÍ­CO­LA.

¿Qué re­pre­sen­ta el vino en la vi­da de Ren­zo Mon­ge? ¿Qué sien­te al des­cor­char una bo­te­lla de vino?

Es un pro­duc­to no­ble. Una bo­te­lla de vino im­pli­ca dis­fru­tar los me­jo­res mo­men­tos. Siem­pre da mo­ti­vos pa­ra com­par­tir con fa­mi­lia y ami­gos. Ge­ne­ra esa cu­rio­si­dad de ex­pe­ri­men­tar có­mo se va desen­vol­vien­do ca­da co­pa.

¿Có­mo re­la­cio­na us­ted el mun­do vi­ti­vi­ní­co­la con los ne­go­cios?

El mer­ca­do vi­ti­vi­ní­co­la, sin du­da, tie­ne un pe­so muy im­por­tan­te so­bre los ne­go­cios. El vino es una be­bi­da que es­tá pre­sen­te en mu­chos mo­men­tos y del que hay bas­tan­te por co­no­cer. Con abun­dan­tes va­rie­da­des de uva, ti­pos de vi­nos y di­fe­ren­tes es­ti­los, la vi­ti­vi­ni­cul­tu­ra es una in­dus­tria que ha ve­ni­do cre­cien­do a lo lar­go de los años en to­do el mun­do. La mis­ma siem­pre tie­ne in­ter­ac­ción con otras in­dus­trias, des­de las que pro­veen in­su­mos y ma­qui­na­rias, has­ta las que se en­car­gan de su co­mer­cia­li­za­ción.

¿Có­mo lle­ga Ren­zo a la fa­mi­lia Escorihuela?

Lue­go de tra­ba­jar al­gu­nos años en lo­gís­ti­ca in­ter­na­cio­nal, em­pren­dí mi rum­bo ha­cia Escorihuela Gas­cón, con el afán de po­der en­vol­ver­me en el mun­do del vino.

¿Qué se sien­te ser tan jo­ven y te­ner so­bre sus hom­bros res­pon­sa­bi­li­da­des co­mo las pro­pias de su car­go?

Es una gran ex­pe­rien­cia y un tre­men­do desafío que me mo­ti­va a me­jo­rar día a día, po­nien­do es­fuer­zo en se­guir desa­rro­llan­do nue­vos ne­go­cios y man­te­ner nues­tro pro­duc­to pre­sen­te en la me­sa de nues­tros clien­tes.

¿Qué re­pre­sen­ta Escorihuela en su vi­da?

Pa­ra mí es otra fa­mi­lia. Un gran equi­po en el que tra­ba­ja­mos día a día, cui­dan­do nues­tros vi­ñe­dos, ela­bo­ran­do un pro­duc­to de pri­me­ra ca­li­dad, y dan­do a co­no­cer la cul­tu­ra del vino ar­gen­tino a tra­vés de nues­tros pro­duc­tos.

¿En al­gún mo­men­to se vi­sua­li­zó sien­do par­te de es­ta in­dus­tria?

Era una po­si­bi­li­dad que veía re­mo­ta. Co­mo te co­men­ta­ba, ven­go del sec­tor de la lo­gís­ti­ca in­ter­na­cio­nal, pe­ro siem­pre re­la­cio­na­do con vino, por lo que era un tra­ba­jo que an­he­la­ba. Sin du­da, cuan­do se pre­sen­tó la opor­tu­ni­dad de tra­ba­jar en una bo­de­ga, y no so­lo cual­quier bo­de­ga, si no Escorihuela, no du­dé mi de­ci­sión un se­gun­do.

¿Ca­mi­nar en los vi­ñe­dos de Escorihuela... ¿qué sen­ti­mien­tos pro­vo­ca en us­ted?

Es una mez­cla en­tre or­gu­llo, ale­gría y eu­fo­ria. Es ver to­do des­de el co­mien­zo. Có­mo los lu­ga­res son cui­da­do­sa­men­te se­lec­cio­na­dos; la for­ma en que la uva cre­ce y có­mo va­rían las plan­tas. Ver a las per­so­nas tra­ba­jan­do pa­ra cui­dar de los vi­ñe­dos, pa­ra lle­gar al tan es­pe­ra­do mo­men­to de la co­se­cha. Ca­da bo­te­lla de vino con­lle­va un tra­ba­jo que mu­chas ve­ces no se ve, de esos ver­da­de­ros in­vi­si­bles que son la ba­se fun­da­men­tal de to­do el pro­ce­so.

Sí tu­vie­se la opor­tu­ni­dad de cam­biar de área, ¿lo ha­ría?

Real­men­te no lo cam­bia­ría. Es­toy muy con­ten­to con mi tra­ba­jo. Me ha per­mi­ti­do vi­vir muy lin­das ex­pe­rien­cias y co­no­cer gen­te ex­tra­or­di­na­ria.

REN­ZO IVÁN MON­GE FUN­GE CO­MO DI­REC­TOR DE EX­POR­TA­CIO­NES DE LA PRES­TI­GIO­SA BO­DE­GA AR­GEN­TI­NA ESCORIHUELA, PA­RA LA­TI­NOA­MÉ­RI­CA. RE­CIEN­TE­MEN­TE ES­TU­VO DE VI­SI­TA EN EL PAÍS, DE LA MANO DE SE­ÑOR VINO. ES­TE JO­VEN MEN­DO­CINO ES EL MIS­MO QUE DE NI­ÑO CA­MI­NA­BA POR LA CA­LLE BEL­GRANO, EN GODY CRUZ Y SIEM­PRE VEÍA UNA AN­TI­GUA BO­DE­GA, LA CUAL QUE­RÍA VI­SI­TAR,

PE­RO CREÍA ABAN­DO­NA­DA. AL LLE­GAR HA­CE SIE­TE AÑOS A ESCORIHUELA Y CO­NO­CER EL GRAN TONEL DE BAKKHOS, RE­COR­DÓ QUE HA­BÍA ES­TA­DO AHÍ. ESA VIE­JA BO­DE­GA QUE PEN­SA­BA DESATENDIDA, SE MAN­TIE­NE HAS­TA EL DÍA DE

HOY Y VA­RIOS AÑOS DES­PUÉS, SE CON­VIR­TIÓ EN SU LU­GAR DE TRA­BA­JO.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.