VI­VE, AMA Y AGRA­DE­CE

Cin­co ra­zo­nes que pue­den con­de­nar­te al fra­ca­so.

Ritmo Social - - Sumario.Ritmo Personal -

TA­NIA BÁEZ NOS OFRE­CE AL­GU­NOS CON­SE­JOS PA­RA OB­TE­NER EL ÉXI­TO.

1.-NO TEN­GO DI­NE­RO… Es ne­ce­sa­rio el di­ne­ro, pe­ro no im­pres­cin­di­ble. Hay cen­te­na­res de his­to­rias de em­pren­de­do­res que han em­pe­za­do des­de ce­ro y tu­vie­ron un éxi­to ex­tra­or­di­na­rio. Ste­ve Jobs es uno de los más fa­mo­sos, o Jeff

Be­zos, fun­da­dor de Ama­zon quien em­pe­zó sin na­da, aun­que so­bre to­do, mu­cho atre­vi­mien­to. Tras gra­duar­se en Prin­ce­ton, Be­zos em­pe­zó a tra­ba­jar en Wall Street lle­gan­do a con­ver­tir­se en el vi­ce­pre­si­den­te se­nior más jo­ven de la firma de in­ver­sio­nes Des­haw. De­jó la se­gu­ri­dad de un em­pleo bien re­mu­ne­ra­do y es­ta­ble por em­pe­zar su pro­pia em­pre­sa. Lo de­jó to­do atrás y en el ga­ra­je de su ca­sa em­pe­zó a cons­truir la que aho­ra es la em­pre­sa más im­por­tan­te de co­mer­cio di­gi­tal del mun­do. En el mer­ca­do his­pano hay mu­chos más tes­ti­mo­nios, sien­do uno de los co­no­ci­dos, la his­to­ria de An­drés Mo­reno, el crea­dor de Open En­glish, quien es­tu­vo mu­chos años en Ca­li­for­nia bus­can­do in­ver­sio­nis­tas. Mu­chas ve­ces dur­mien­do en un so­fá gra­cias a sus ami­gos que por so­li­da­ri­dad le bus­ca­ban es­pa­cio pa­ra dor­mir. Na­rra que en mu­chas oca­sio­nes la em­pre­sa es­tu­vo a pun­to de que­brar, que li­dió con de­ce­nas de fra­ca­sos

2.-QUIE­RES COM­PLA­CER A TO­DOS: Si po­nes co­mo prio­ri­dad lo que desean los de­más, bai­la­rás al rit­mo de sus ne­ce­si­da­des y no de las tu­yas. No hay nin­gu­na fór­mu­la que ga­ran­ti­ce que to­dos es­ta­rán con­ten­tos in­de­pen­dien­te­men­te de las de­ci­sio­nes que to­mes y co­mo no las hay en­ton­ces, ¿No se­ría más in­te­li­gen­te que te en­fo­ques en qué quie­res, pa­ra qué lo deseas y to­mes tus pro­pias de­ci­sio­nes, in­de­pen­dien­te­men­te de lo que quie­ran otros?

¿De quién es el sue­ño?

En­ton­ces, ¿quién me­jor que el/la due­ño/a pa­ra asu­mir­lo y de­fen­der­lo de opi­nio­nes aje­nas?

3.-EVI­TAS QUE TE CRI­TI­QUEN: ¡Ay, los crí­ti­cos! Mu­chas ve­ces es gen­te que no se atre­ve a ha­cer lo que ha­ces y es­co­gen la crí­ti­ca, una de las vías más fá­ci­les pa­ra acer­car­se a quie­nes sí se lan­za­ron de­trás del ob­je­ti­vo. Lo gran­de es ¡cuán­to sue­len afec­tar­nos! Fí­ja­te que si en las re­des so­cia­les ge­ne­ras 20 co­men­ta­rios po­si­ti­vos

y dos ne­ga­ti­vos, sue­les en­fo­car­te más en esas que son las me­nos, que en las de­más. Crí­ti­cas, siem­pre ha­brán, lo im­por­tan­te es que nos mo­va­mos a pe­sar de ellas. Que ha­ga­mos lo que nos to­ca, que no nos des­en­fo­quen. Apren­de a con­vi­vir con ellas, por­que mien­tras más re­co­no­ci­mien­to lo­gres, más crí­ti­cas des­per­ta­rás.

4.TE ES­CON­DES EN TU TI­MI­DEZ… No te gus­ta so­cia­li­zar. No eres de ha­cer ami­gos… no sa­bes ini­ciar una con­ver­sa­ción. No te gus­ta ven­der. Y an­te las ame­na­zas de las con­se­cuen­cias, res­pon­des: ”Bueno, yo soy así”. El ser hu­mano con in­te­li­gen­cia emo­cio­nal, pro­cu­ra desa­rro­llar ha­bi­li­da­des que le su­men pun­tos pa­ra el lo­gro de sus me­tas. Desa­rro­lla nue­vas ca­pa­ci­da­des que lo ayu­den a su­pe­rar aque­llas li­mi­ta­cio­nes que fre­nen su evo­lu­ción.

Na­die es de una ma­ne­ra pa­ra siem­pre… to­dos po­de­mos cam­biar, so­bre to­do si nos en­fo­ca­mos en las co­sas bue­nas que va­mos a al­can­zar, tras mo­di­fi­car esos pa­tro­nes de con­duc­ta que na­da su­man.

5.ES­PE­RAS POR EL MO­MEN­TO PER­FEC­TO: Te lo di­go des­de el ini­cio: NO EXIS­TE. Hay mo­men­tos con me­jo­res con­di­cio­nes que otros, pe­ro ¡per­fec­tos, no los es­pe­res! ¡No lle­gan, se crean! Hay una ami­ga ar­tis­ta que pos­pu­so su lan­za­mien­to has­ta ba­jar unas li­bras, pos­te­rior­men­te, has­ta en­con­trar una dis­que­ra, más tar­de has­ta mu­dar­se de ciu­dad… el tiem­po pa­sa y si­gue bus­can­do el mo­men­to ideal. Mien­tras, otros ya van le­jos, mien­tras ella es­pe­ra, ellos se le ade­lan­ta­ron en el mer­ca­do. De­fi­ne cla­ro lo que quie­res, pa­ra qué, los re­cur­sos que ne­ce­si­tas, haz un plan de ac­ción y pon fe­cha… en­ton­ces ¡arran­ca! Las caí­das, los acier­tos, te lle­na­rán de apren­di­za­jes. Ya de por sí eso es ga­nan­cia. El mo­men­to per­fec­to nun­ca lle­ga, eso es lo úni­co se­gu­ro. El ca­mino del éxi­to es em­pi­na­do. Es co­mo su­bir una cues­ta con gi­ros im­pre­vis­tos, des­cen­sos abrup­tos. Pe­ro de igual mo­do hay lla­nu­ras apa­ci­bles con vis­tas, que te lle­nan de emo­ción.

Pre­pá­ra­te con la me­jor co­ra­za pa­ra pro­te­ger­te y lle­var­te adon­de quie­res es­tar: una ac­ti­tud op­ti­mis­ta, con­fia­da y de­ci­di­da a per­sis­tir has­ta lo­grar lo que es­tá des­ti­na­do pa­ra ti. Co­mén­ta­me si has li­dia­do con al­gu­nas de es­tas cin­co ex­cu­sas ¿Qué te fun­cio­nó pa­ra su­pe­rar­las?

¿Qué te pa­re­ció es­te ar­tícu­lo?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.